lunes, abril 09, 2012

Iguales ante la ley


Probablemente este no sea uno de los posts más políticamente correctos de este blog; pero hay infinitas cuestiones en la vida cotidiana en la que lo políticamente correcto no es lo correcto a secas. El mismísimo concepto de Femicidio es una de ellas.

Voy a partir de una base que separa aguas en este tema: si efectívamente creemos en que todos y todas somos iguales ante la ley. Para ello voy a citar el artículo 80 de nuestro Código Penal, referido al homicidio, que establece lo siguiente:

ARTICULO 80. - Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en el artículo 52, al que matare:

A su ascendiente, descendiente o cónyuge, sabiendo que lo son.

Con ensañamiento, alevosía, veneno u otro procedimiento insidioso.

Por precio o promesa remuneratoria.

Por placer, codicia, odio racial o religioso.

Por un medio idóneo para crear un peligro común.

Con el concurso premeditado de dos o más personas.


Como podemos apreciar el artículo tal y como rige al día de hoy separa en una categoría aparte, en su primer inciso, a quien mata a sus padres, hijos o pareja de otros tipos de homicidios. Y agrega el artículo 2) que implica la alevosía, la crueldad, en el crímen. Los vínculos profundos están claramente separados de las causales "precio" (asesinato por encargo por ejemplo) u "odio racial o religioso" por otro ejemplo. Quien mata a su pareja o a sus hijos en un caso, o quien mate a otro por dinero en el otro, sean hombres o mujeres, reciben el mismo trato ante la ley de acuerdo al tipo de crimen cometido. Sin embargo se está por tratar en el Congreso un proyecto que tiene como fin hacer una diferenciación en la pena de acuerdo a si quien mata en ciertas situaciones es mujer u hombre.

Que quede claro: aqui nadie discute que las mujeres hayan sido oprimidas a lo largo de la historia y en diversísimas culturas y que en muchos lugares aún sigan sucediendo. Es cierto además que predominan los casos de violencia familiar en los que las víctimas son mujeres, así como también es cierto que, a pesar de las declamaciones discursivas, en lo empírico al día de hoy hay mucho camino por recorrer en cuanto a que efectívamente logremos la igualdad de trato y oportunidades en hombres y mujeres, en un mundo que arrasta la historia que arrastra.

Pero los que creemos en la igualdad ¿creemos en serio que si un ser humano hombre asesina a su pareja mujer es diferente a si un ser humano mujer asesina a su pareja masculina? También podríamos preguntarnos si a los seres humanos que asesinan a sus parejas, independientemente de su sexo biológico, les cambiaría en algo el hecho de recibir más pena que el otro sexo biológico a la hora de quitarle la vida a sus cónyuges. Hacen falta intensas campañas educativas, culturales y principalmente sociales para erradicar la violencia de género, al igual que la violencia racial, política, económica y la religiosa. El planteo de fondo aquí es que, así como en cuanto a "odio racial" debería tener la misma pena el nazi que mata a un judío que el budista que mata a un musulmán o que el cristiano que mata a un mormón, así debería ser tratada la cuestión de género.

Además hay un tufillo muy blumbergeano detrás del razonamiento de quienes impulsan la figura del femicidio: ideológicamente presuponen que una mayor pena amedrentaría a quienes asesinan a sus parejas (digo yo, sean hombres o mujeres en un universo paralelo). Como si estos crímenes humanos fueran fríamente calculados en base a la potencial respuesta del sistema jurídico y no fueran crímenes pasionales que existen desde que tenemos memoria como especie. ¿En serio creemos que una mayor pena en los crímenes pasionales cometidos por alguien de un género redundaría en menos violencia hacia el otro género? ¿No era que éramos todos iguales ante la ley?

Si fuéramos por ese camino también podríamos concluir en que deberíamos hablar de "negricidios" diferenciados de "odio racial" y crear una nueva categoría para quienes asesinen a alguien de tez oscura separandola de los demás que, por odio racial también, asesinan a un colorado, rubio, albino, asiático o caucásico. ¿Cambiaría en algo el hecho de que el asesinato es un asesinato motivado por odio racial? Claro que no, así como tampoco el Femicidio cambia el hecho de que quien mata es el/la compañero/a de vida, independientemente de si sus cromosomas dicen XX o XY. Por tomar un ejemplo reciente: nadie diría que el asesinato de Carlos Soria fue un "Machicidio" y no un crímen pasional encuadrado en el inciso 1) del artículo 80 citado anteriormente.

Y si efectívamente predominara la intención de instaurar la figura del "Femicidio" se debería contemplar también la posibilidad de que se incluya el "Machicidio" como figura jurídica y que tenga exactamente la misma pena que el "Femicidio" a pesar de tener menor incidencia relativa que el Femicidio. ¿Por qué esta mujer acaso debería tener menos pena que este hombre?



Tengamos además en cuenta que este tipo de crímines son los que se suelen denominar pasionales. ¿Existe evidencia empírica alguna de que una mayor pena redunde en una menor incidencia en crímenes pasionales o, incluso "crímenes" a secas? No, de hecho extrapolemos; salgamos de la cuestión de género y veremos que ni siquiera el Ancho de espadas, la pena de muerte, modifica la tasa de crímenes (pongo adrede como fuente a La Nación: no hay más a la derecha).

Este razonamiento blumbergeano (de darle más pena a un género que otro ante el mismo delito suponiendo que mayor pena implicaría la baja de la tasa de criminalidad) por alguna cuestión marketinera terminó sonando políticamente correcto. Pero -y lo lamento por mis amigas feministas que me odiarán con este post un poquito más- no lo es. Lo correcto -a diferencia de lo políticamente correcto- sería: mismo crimen, mismo castigo. El problema no es si es macho o hembra; el problema es que mono mate al mono.

Como sabiamente dijera el Monstruo de Espagueti Volador en sus mandaminentos pastafarianos: "Ah, y te entre en la cabeza: mujer = persona, hombre = persona, iguales = iguales. Ninguno es mejor que el otro, a menos que hablemos de moda pero lo siento: eso se lo dejé a las mujeres y a algunos hombres que conocen la diferencia entre el azul verdoso y el fucsia."

Saludos
D.F.

PD: Guido aportó un dato interesante que es el proyecto original, que planteaba agregar este inciso"11º A una mujer mediante violencia de género, cuando esta fuere ejercida por un hombre.
Cuando en el caso del inciso primero de este artículo, mediaren circunstancias extraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho a veinticinco años.
", finalmente fue modificado en la comisión. El proyecto con las modificaciones de la comisión es este.

PD2: Agrego una interesante entrevista a Iñigo Ortiz sobre el tema de la tipificación penal del "Femicidio"

Imagen: fotosde.eu

62 respuestas:

javier dijo...

un grosso el mounstruo de espagueti volador. y si, siempre pense lo mismo que en el post.

Carlos Balmaceda dijo...

En qué te metiste Diego F. De un lado, te van a cachetear las mujeres, y del otro, el consabido "cualquier temita con tal de no tocar el caso Ciccone, ¿eh?" Anticipo el modo en que van a llegar al off topic: "Vanderbrole había amenazado a su mujer, ejerciendo violencia de género. Pero ella supo defenderse al punto de que puso en jaque a todo un gobierno y logrará en unos días que Boudou renuncie".
Algunas cuestiones:
-En el fondo de estos crímenes planea el fantasma del pater familiae, el macho proveedor, el alfa dominante. 
-Desde este punto de vista, de algún modo tienen que ver con el reparto de roles, la mujer como objeto de conquista, el hombre como cazador, la mujer viéndose a sí misma como objeto a conquistar y no como sujeto. O sea, tienen que ver con los más arraigados y siniestros hábitos de la cultura burguesa.
-Estas medidas de tipo legal se proponen dentro de un orden burgués como éste que vivimos (notablemente mejorado, con conquistas encomiables, con embates contra corporaciones que determinan roles, hábitos y costumbres como la Iglesia) pero que no deja de ser burgués. El cambio de fondo sería un cambio de ese orden, pero esperá sentado.
-De otro modo cabría pensar que los 237 femicidios del año pasado corresponderían a psicópatas y perversos, por lo que podría concluirse que abundarían los psicópatas y perversos en la población masculina porque "naturalmente" serían así. Sabemos que no es así. Los individuos están determinados histórica y socialmente.
-Hay casos de un carácter espantoso, como el del tipo que en Mendoza se acogió al avenimiento para casarse con su mujer después de violarla y luego la mató o como aquel que en la Patagonia se casó con una mujer habiendo asesinado a su anterior mujer, y terminó repitiendo la misma historia. En ambos casos la justicia facilitó las muertes, lo que nos lleva a pensar que el entramado económico legal tiene su correspondencia en los dispositivos de la justicia. Cambiar la figura legal entonces es casi una ingenuidad.
-La otra cara de este orden burgués que se cristaliza en los hábitos se ve cuando la justicia determina que cuando una pareja se separa, el hombre no puede vivir con sus hijos, queda fuera de su casa y además tiene que mantenerlos. Si alguien esto le parece justo, es que no puede revisar la naturalización de estas costumbres.
-Otra cosa son los vínculos familiares: padre o madre pueden ser a esta altura un título en una partida de nacimiento. Las conformaciones familiares son tan lábiles que habría que revisar esto: que un concubino mate a su mujer o viceversa y que no haya agravamiento es un sinsentido.
-Parece inútil la discriminación en este caso, pero qué hacemos con los 237 femicidios que se produjeron en 2011, y contando... (no sé, lo menciono, pero de veras no sé qué podrá hacerse)
-Me parece que de fondo lo que se resquebraja es la moral y el concepto de familia burgués: en los últimos meses tenemos a Candela, cuya mamá amenaza a los captores de su hija por la tele, al nene que mató su padrastro en Lincoln, a Tomás el asesinado en la costa, al nene muerto en el country, a las cuatro mujeres de La Plata, al pibe que fue obligado en un pueblo de la provincia de Buenos Aires a saltar por la ventana cuando el padre de su novia lo encontró en su habitación, y al que quizás sea el más cínico y paradójico de todos: el padre que mata a su hijo drogadicto con una Magnun 357, porque presume que lo puede atacar (si era peligroso ¿qué hacía una Magnum en esa casa? Si lo era, ¿por qué no disponer de gas pimienta en caso de que la situación se tornara ingobernable?) Al tipo lo dejan en libertad y al otro día los medios lo tratan como una víctima y hace un raid televisivo [...]

Comandante Cansado dijo...

Excelente el comentario de Carlos.

Comandante Cansado

Alfre dijo...

Completamente de acuerdo con el post.

Respecto al feminismo, me he divertido bastante leyendo algunos posts y las consecuentes discusiones en el blog de Jack (jugodeladrillo.blogspot.com)

No tengo una postura con respecto a la cuestión de género bien clara, básicamente porque no tengo casi material serio leído sobre el tema (más allá de alguna columna de algún diario). Pero como guía para esbozar una postura a propósito de cualquier tema (social) me parece imprescindible aplicar una regla general: en la medida que se pueda, identificar si y dónde haya una relación cualquiera de dominación, fijar postura a favor del lado del sometido, y analizar la situación desde ahí.

Y, siguiendo ese método, donde me parece que le erra el feminismo (por lo menos el feminismo que impulsa estas leyes), es en la identificación de la parte sometida. Como históricamente la parte pasiva en la sociedad le ha tocado a las personas de sexo femenino, identifican "pasividad en el rol social", con "sometimiento".  luego, las mujeres son víctimas de la sociedad machista. Por lo que mi análisis tambíen es politicamente incorrecto. Además de muy poco documentado, por lo que soy conciente de que puedo estar obviando algún elemento de importancia.

Pero, y dejando de lado las confusiones más burdas, para mí la confusión más general es olvidar que cualquier sistema de imposición de roles de género, cuando funciona, funciona tanto cohercitiva como productivamente (en el sentido de producción positiva de subjetividad) pero para ambos: los "hombres" son tan víctimas del "machismo" como las "mujeres", sólo que en roles opuestos.

Robo un ejemplo del blog de Jack cuando el accidente de los mineros en Chile en 2010: ¿por qué el feminismo, en pos de la igualdad de géneros, no reclama la igualdad de derechos de las mujeres de ir a trabajar en las minas subterráneas, mientras los maridos se quedan en casa lavando los platos? Supongo que para reclamar esas cosas incómodas debería existir algo así como un "masculinsmo". Que, paradójicamente, reclame el derecho de los hombres a que la sociedad no los encuadre en el rol de sostén familiar, de macho protector, de individuo exitoso económicamente, productivo, fuerte, seguro, apto para enrolarse en el ejército e ir a morir a alguna parte, o en la policía, apto para salir a repartir balas y palos, o en alguna carrera frenética y solitaria de ascenso profesional a cualquier precio,  etc.

Ocupar la "parte activa" en una repartición de roles de tipo "activo/pasivo" (u hombre/mujer, etc.) no equivale en nada a ser el "agente" de la dominación. Y acá es justamente donde me parece que está el problema: no se puede (o por lo menos por mi parte no puedo) identificar un "agente" fijo instaurador y beneficiario de las relaciones de género. Como yo lo veo, pero no tengo postura tomada, me parece más a un acuerdo, un toma y daca.

En el plano de lo particular, cuando veo muchas parejas (felices e infelices, "machistas" o "liberadas") parece una constante una suerte de esclavitud recíproca, de renuncias mutuas en pos de asegurar otras tantas ataduras mutuas. No lo digo como algo negativo, es que me parece (a lo mejor ingenuamente) la naturaleza inevitable de la cosa.

Aunque noto que parece duro decir algo así cuando se tienen en cuenta los 237 ¿femicidios? que menciona Carlos. Por ahí en esa desigualdad, tan constatablemente material, haya algo que se le escapa a mi punto de vista. ¿Pero valen esos números de un modo absoluto? ¿No valdría contraponerlo con otros números de muertes desiguales también, aunque algo menos evidentemente, producto de desigualdades de género, como muertos en cárceles, [...]

Massa dijo...

Diego, estoy 100% de acuerdo con tu post, y no voy a poner ningun off-topic, solo para cagarle el pronostico a Charly.

Al final cada dia estas mas liberal - porque recordemos quienes quieren imponer esto: seguro que Lxbxrtxnx esta entre ellxs.

Saludos!

predicad0r dijo...

Opino desde el sentido comun mas llano.

La "igualdad de oportunidades" o la "igualdad en el trato" suelen ser declaraciones de lo màs reaccionarias. Y en el momento historico lo son en una abrumadora frecuencia. Ejemplo practico : es por eso que el discurso neoliberal esta plagado del llamado a la "igualdad de oportunidades". El tema seria asi: enfrentemos a Mike Tyson con un niño de 5 años en el cuadrilatero; ambos gozarian de la "igualdad de oportunidades" ya que son seres humanos, le otorgamos el mismo gimnasio y un manager para entrenar. La "igualdad de oportunidades".

Me parece que ante la realidad de la diferencia implicita de los seres humanos (social, fisica, cronologica, economica , etc) mediatizamos con la ley la igualdad. Entonces igualar implica necesariamente favorecer al que se encuentra en un estado de inferioridad.

Creo en la igualdad y en la generalidad (en la generalidad) la mujer se encuentra en una situacion de inferioridad de fuerza fisica, capacidad economica, inferioridad social frente al hombre. Entonces me parece bien una mayor pena por la diferencia de poder, al igual que hay diferencia o abuso de poder cuando un adulto asesina a un niño, o cuando se pena con mayor gravedad asesinar a alguien que duerme.

Un principio abstracto de igualdad absoluta aprioristica es tremendamente reaccionario, o al menos pienso eso.

Saludos.

predicad0r dijo...

Historicamente los trabajos  insalubres y peor pagos recaian en mujeres y niños (o repasemos la revolucion industrial y los inicios del capitalismo industrial). Es una cuestion de epoca y de region geografica que nos toque habitar.

Diego F. dijo...

Tu respuesta está en perfecta consonancia con lo que digo acerca del tufillo blumbergeano en los impulsores de esta iniciativa. Evidentemente creés que quien mata a su pareja especula con la pena a la hora de hacerlo y por eso mayor castigo redundaría en menor incidencia del crímen.  Sólo pido evidencias empíricas al respecto ya que como señalo en el post ni siquiera la pena de muerte genera menos crímenes.

Pero sobre tu otro planteo "<span>la mujer se encuentra en una situacion de inferioridad de fuerza fisica, capacidad economica, inferioridad social frente al hombre." Estos asesinatos no necesitan fuerza física para cometerse, si compartís la cama te pueden clavar un cuchillo mientras dormís, envenarte como ha sucedido en tantos casos de "viudas negras", o lo que fuere. Pero además, con ese mismo criterio también </span><span>deberíamos implementar el femirrobo: más pena a los hombres que roben a mujeres, y así con todo. No suena a una buena idea y esta forma de dejar de ser iguales ante la ley (no como una abstracción, que es lo que parecés haber entendido, sino como una forma de reconocimiento de igualdad concreta: "tu vida vale tanto como la mía y si matás o mato yo tenemos que tener el mismo castigo porque somos iguales") me parece que no contribuye en nada a lo que se propone combatir: que no haya más muertes.</span> Si vos suponés que esto contribuiría de alguna manera a que hubiera menos homicidios de mujeres, pido por favor me expliques de qué manera bajarían estos asesinatos si a la mujer asesina le dieran 30 años por matar y al hombre asesino 40.
Saludos.

Diego F. dijo...

<span>"<span>Parece inútil la discriminación en este caso, pero qué hacemos con los 237 femicidios que se produjeron en 2011, y contando... (no sé, lo menciono, pero de veras no sé qué podrá hacerse)"</span>  
 
Yo creo que se reduce la incidencia dandole herramientas como centros de atención, celeridad y seguimiento en el caso de las denuncias de violencia doméstica, poner a disposición lugares y personas que puedan actuar como refugio psicológico y físico ante casos de maltratos, además de campañas de concientización publicitarias y escolares. Pero llamar femicidio al asesinato de una mujer y ponerlo en una tipificación diferente al de un hombre con mayor pena no brinda solución ni atenuación alguna en el hecho de que en ciertas parejas en emoción violenta que conviven bajo el mismo techo uno mate al otro.  
 
Saludos!</span>

Rudolf97 dijo...

Pero el proyecto puede ser modificado en el Congreso, no necesariamente tiene que salir aprobado a libro cerrado. Se le puede modificar, agregar o quitar artículos que mejoren la ley en su conjunto. Si bien hay mayoría, no creo que sea un rejunto de obtusos que solo van al baño cuando el ejecutivo lo permite. Así como también hay gente muy valiosa fuera del FPV que puede aportar al proyecto.
Ésto claro en función de seguir manteniendo el espíritu de igualdad ante la ley.

predicad0r dijo...

Bueno, tendriamos que explicar si penar con mayores castigos a los asesinatos que al robo hace que disminuyan los asesinatos. Tambien tendriamos que explicar si aplicar mayores penas a los asesinatos premeditados que a los no premeditados. Asi sucesivamente con todos los agravantes.

Desde el super sentido comun me parece que el fin de la pena no es unicamente disminuir el delito, me parece que desde la mas basica moral humana exigimos que quien hace algo se haga cargo de sus actos.

Tambien desde el sentido mas comun me parece que en circunstancias premeditadas el agravamiento de las penas tiende a hacer que el delincuente evite las circunstancias agravantes. Si el robo esta penado en menor escala que el asesinato me parece que el asaltante va a tener cierta tendencia a evitar asesinar a su victima.

Saludos

Hugo dijo...

Es fina la línea en la cual el combate a la discriminación se vuelve discriminación, y tampoco veo con mucho gusto la inclusión de un femicidio como agravante, como si matar a una mujer fuera peor que matar a un hombre. Igual, entiendo que hay razones para plantearlo, no se si las correctas, pero está claro que hay una situación problemática que hay que tratar de resolver de alguna manera.

En cuanto a la discriminación, el meollo de la cuestión está en que hay obvias diferencias físicas y de comportamiento entre hombres y mujeres y esto se tiende a ignorar estúpidamente. Las diferencias físicas influyen en los actos. La concepción de igualdad tiene una parte buena y una parte mala. La buena es que da igualdad de oportunidades, cosa con la que estoy de acuerdo. La mala es que nos hace creer estúpidamente que somos iguales.

<span>Los individuos están determinados histórica y socialmente.  </span>

No, la biología también influye. Hay estudios que muestran incluso diferencias a nivel cognitivo (procesamiento del lenguaje, pensamiento espacial, etc.) entre un género y otro.

También te diría, sin ningún estudio en mano para respaldarme, pero por simple observación, el hombre tiende a ser mas violento físicamente. Lo cual puede ser producto de varias cosas, quizás porque es mas fuerte y por eso la violencia no le resulta tan extraña. Quizás porque puede. Esta tendencia puede reducirse con las tecnologías, pero siempre va a haber una tendencia (creo yo) a que el hombre se incline mas por la violencia. Si esto puede o debe regularse por ley es una incógnita que no sabría responder.

En cuanto al feminismo, usa el tema de la igualdad, pero sólo para donde le conviene. Y es lógico. No va a pedir que haya mas mujeres en las minas de metales pesados o en el circuito de recolección de basura, o que cambien los baños de "damas y caballeros" por baños mixtos. Porque ahí el esquema de igualdad se va al carajo y, además, no obtendrían ninguna ganancia de ello. Es como pedirle a un multimillonario que abogue por el comunismo (salvando las distancias, obvio, quise dar un ejemplo extremo).

Diego F. dijo...

O sea, a priori desde el sentido común puede parecer lógico que a más pena menos delito (ese es el fundamento de las reformas blumbergeanas), pero cuando se analiza un poco el tipo de delito (crimen pasionales) creo que es harto evidente que quien los comete no lo hace especulando con la pena. Eso es lo que trato de decir. En el caso del robo, ¿vos decís que quien roba a una mujer merece más pena que quien roba a un hombre?
Saludos

Diego F. dijo...

Me llama la atención el avalar esto bajo el argumento de que "algo hay que hacer" sin meditar mucho respecto del qué. Recuerdo cuando Majul firmó al aire el petitorio del ex inge Juanca Blumberg bajo ese mismísimo argumento. Algo había que hacer. Bien, se hizo, ¿sirvió para algo o produjeron consecuencias negativas esas reformas?
Saludos!

Guido dijo...

Con el texto original del proyecto pensaba igual que vos, ya que efectivamente había una diferenciación entre que una mujer asesinara a un hombre y viceversa. Esto hacía que la vida del hombre valiera menos que la de la mujer, abandonando de este modo el concepto de igualdad ante la ley.
 
Pero en aras de incluir a las parejas del mismo sexo, se mantuvo la palabra "cónyuge" en el proyecto. Entonces va a ser un homicidio agravado con perpetua "aquel que matare a una ascendiente, descendiente, cónyuge o con quien hubiera convivido o mantenido una relación de pareja", lo cual en la práctica hace que se mantenga la igualdad ante la ley de hombres y mujeres. 
 
Hasta donde sé solo se extiende el agravamiento de la pena que hoy solo es para el cónyuge (o sea solo abarca asesinatos dentro de un matrimonio) a todo tipo de relaciones de pareja, actual o pasada, lo cual me parece bien. 
 
Eso sí, estoy de acuerdo con el espíritu de lo que decís. Hay ciertos temas que son políticamente incorrectos pero es necesario tratarlos. Existe el sexismo contra los hombres en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. 
 
Un caso flagrante es que las mujeres puedan jubilarse a los 60 años y los hombres recién a los 65, sabiendo además que la esperanza de vida masculina es varios años inferior a la femenina. Es una injusticia que no resiste el menor análisis.

Diego F. dijo...

Guido: ¿tendrás por ahí el texto modificado del proyecto así lo incorporamos en la discusión?
Saludos!

Eduardo Real dijo...

Totalmente de acuerdo. Para seguir siendo "políticamente incorrecto", debo decir que el discurso (y relato) "de género" me las tiene al plato. Hay una publicidad (la de Quilmes, creo) que cada vez que aparece en televisión me obliga a cambiar de canal o apagarle el sonido (la del "igualismo"). No la soporto. No-la-so-por-to. Es imbancable el modo de presentar el tema.

Si lo circunscribimos al ámbito penal, aún cuando el tema es muchísimo más amplio, creo recordar que hace un tiempo a una mujer mató al marido y tuvo como atenuantes el maltrato al que diariamente éste le propinaba.

Contrario sensu, y a pesar de idénticas circunstancias en el "Caso Barreda", ahí se puso el acento sobre los vínculos familiares (¿y de género?) entre víctimas y victimario, y no sobre el trato que las arpías le propinaban diariamente a "Conchita" Barreda.

¿Porqué ese trato pesó en el primer caso y no en el segundo? A mi entender, por preconceptos y prejuicios que están "embedded" en las leyes. Del mismo modo, si el divorcio de la mujer del country que ahogó a su hijo hubiera llegado a sentencia, seguramente "por defecto" se habría quedado con la guarda de los hijos. Porque "la mujer" es la criadora idónea (?) de hijos.

Esa serie de prejuicios debería ser removido de la legislación. La casuística, la prevalencia, no debería integrar el cuerpo legal. Cada caso es "EL" caso, con su propia identidad. ¿Porqué el parricidio (o filicidio) es peor que el homicidio a secas? Porque PRESUME que padres e hijos DEBEN quererse. Sí o sí. Aún cuando no se puedan ni ver. Ídem marido y esposa o cualquier otro vínculo familiar.

En cualquier caso, debería ponerse el acento en establecer quién es el fuerte y quién el débil en la relación, pero sin pre-asignarle por ley tal o cual rol a uno u otro género.

Guido dijo...

Acá está el texto del proyecyo original del año pasado:

http://www.ncn.com.ar/notas/9755-aocon-la-ley-de-femicidio-esperamos-que-justicia-se-comprometaa.html    (ver artículo 1 inciso 11)

Acá esta el texto actual, donde el inciso 11 es eliminado y se extiende el inciso 1 eliminando el sexismo:

http://www.pensamientopenal.org.ar/femicidio-texto-del-dictamen-aprobado-por-las-comisiones-de-legislacion-penal-y-familia-mujer-ninez-y-adolescencia-de-la-camara-de-diputados-de-la-nacion/

Diego F. dijo...

Gracias Guido. Pero entonces, si ese es el proyecto que se tratará, al final no se incorpora la figura de femicidio ni se agravarían para "los hombres" las penas como se viene informando hasta aquí (en base a la versión que yo también conocía del proyecto sin estas modificaciones).
Buen aporte.
Saludos!

javier dijo...

eduardo, mis amigas feministas tambien odian la publicidad de quilmes.

La testosterona dijo...

No se olviden de mi. por favor!!
No me excluyan del debate
Soy una hormona muy educada (tanto como para leer un blog),
aunque armo algunos despelotes

Eduardo Real dijo...

Sí, es francamente insoportable. No recuerdo ninguna otra publicidad que me haya hecho reaccionar de ese modo.

yevgeny dijo...

Me parece Diego que lo que se desprende de tu razonamiento es que el agravamiento de penas nunca soluciona ningún problema, ergo, no agravemos ninguna pena. Lo cuál es una concepción general que aplicaría a cualquier caso, mezclarlo con el tema de género puede confundir dado que es una argumentación genérica, no puntual al caso que estás tratando.
Yo coíncido con vos si te entiendo bien, y agregaría otras cosas: la vieja idea de un castigo que no sigue la ley del talión sino que se basa en la readaptación social, suponiendo que el "criminal" encontrado culpable del crimen que sea tiene un problema (presuponiendo que el sistema jurídico considera que la sociedad proporciona al individuo la libertad de desarrollarse personalmente y en armoniosa relación con sus semejantes, y que si aquel no lo logra es por un problema personal y no social) que lo llevó a delinquir y que ese problema puede ser solucioando con ayuda brindada durante su reclusión. Y otras hermosas ideas que no aplican al nefasto orden social que impera en el mundo entero.
Difícil entonces opinar de la cuestión puntual. Quizás pueda tomarse a la figura  penal de "femicidio" como una declaración de principios de la sociedad en donde emerge: Un "entendemos que hay un problema particular que refiere a la opresión patriarcal en el ámbito familiar que lleva en su límite a la destrucción premeditada de la mujer por su opresor masculino, y para eso creamos una figura penal que tipifique el caso, creando cierta consciencia social del grave estado de la situación". Pero ojo, porque en la discusión legalista inocua, sea lo que sea que pensemos al respecto,  podemos esconder la discusión social de fondo que nos debemos.
Porque lo que sí hay que discutir imperiosamente en nuestra sociedad, es el machismo, la opresión de género y cuáles son las razones para que éste (profundamente enquistado en la humanidad toda, como consecuencia de su desarrollo histórico) siga estando tan vigente en nuestra sociedad. Discusión extremadamente larga y compleja que debe atravesar siglos de historia. El hecho es que vivimos en sociedades determinadas por relaciones de dominación, y, desde mi punto de vista, bienvenido sea cualquier intento de cuestionar la naturalización de esas relaciones como inherentes a la especie y no a la sociedad y a la historia que la construyeron. La liberación de la mujer, entonces, solo se podrá dar plenamente cuándo la especie este liberada de las relaciones de dominación. Un feminismo que no cuestiona al capitalismo, es inocuo (tal como un ecologismo que no cuestione el capitalismo de raíz).

Guido dijo...

En la práctica si se agravarían las penas, porque una gran parte de los homicidios catalogados como femicidios son cometidos por novios, concubinos, ex parejas, etc, que no estan comprendidos en los causales actuales de agravamiento de la pena. Solo que en vez de aplicarlo solamente para cuando un hombre mata a una mujer, se aplica en las dos direcciones, como es hoy en día para asesinatos entre cónyuges. La palabra femicidio quedó como eslogan para presentar la ley, que es buena a mi criterio con el texto modificado, pero no, en definitiva no se incorpora formalmente esa figura y está bien que así sea.

Diego F. dijo...

"<span>Me parece Diego que lo que se desprende de tu razonamiento es que el agravamiento de penas nunca soluciona ningún problema, ergo, no agravemos ninguna pena. Lo cuál es una concepción general que aplicaría a cualquier caso, mezclarlo con el tema de género puede confundir dado que es una argumentación genérica, no puntual al caso que estás tratando. "
</span>

Es que justamente, los argumentos que usamos para discutir con el blumbergismo cuando piden más penas para los crímenes se aplican también en casos particulares como este. Personalemente no creo para nada que estos crímenes -los pasionales- aminoren o se agraven de acuerdo a si más pena o no. Son crímenes que se producen por situaciones emocionalmente muy complejas y factores psicológicos que en ciertos casos trascienden los límites al punto de llegar a matar a la pareja. ¿La familia de Barreda por ejemplo estaría viva si el código penal le diera 10 años más al hombre que a la mujer que mata? Me parece muy evidente que no habría afectado el resultado.
Que falta mucho por hacer en contra del machismo estamos de acuerdo todos creo, y las razones son miles de años de formas culturales machistas que no se van a acabar en el corto plazo; el tema es que esto del "Femicidio" no contribuye, es generar una desigualdad incoherente  y modificaría un concepto base de la democracia que es que toda vida vale lo mismo. Por eso me parece bien el cambio que le hicieron al proyecto poniendo la misma pena sea hombre o mujer el asesino.
Saludos!

Diego F. dijo...

Lo que decía es que las penas no se agravan SOLO para los hombres sino que una mujer que comete el mismo crímen paga lo mismo, como debe ser.
Saludos!

Hugo dijo...

<span>¿Porqué el parricidio (o filicidio) es peor que el homicidio a secas? Porque PRESUME que padres e hijos DEBEN quererse.</span>

Debería ser agravado si hay un vínculo afectivo y el asesino "abusó" de esa confianza al cometer el crímen. Igual es cierto que entre padres e hijos hay una relación muy fuerte, en la mayoría de los casos (buena o mala), no se si la presunción es sólo de amor, hay un vínculo familiar que no necesariamente es bueno ni malo: simplemente existe. Quizás se tiene en cuenta eso también, no sólo el afecto. Presupone que es antinatural matar al tipo que te dio vida y no me parece un a presunción demasiado fantasiosa.

<span>En cualquier caso, debería ponerse el acento en establecer quién es el fuerte y quién el débil en la relación, pero sin pre-asignarle por ley tal o cual rol a uno u otro género.</span>

Concuerdo.

Hugo dijo...

Pienso que el argumento de que sea agravado (parricidio, conyuguicidio, etc.) es porque uno no se espera, en general, que su hijo, sus padres o pareja lo asesinen. Es como una traición, especialmente si viven en la misma casa. Igual no me sale explicarlo bien, pero digamos que uno no toma las mismas precauciones ante comportamientos violentos de un familiar que las que tomaría si fuera alguien apenas conocido, no es algo que te esperás, y por eso es agravado, porque al presuponerse un vínculo afectivo le es mas fácil cometer el crímen, lo cual lo hace mas aberrante. ¿Será así?

Hugo dijo...

Contame un peor trabajo que el de soldado (y con peor paga: la muerte, heridas permanentes y un gran etc. :D). Igual si, depende de la época y el lugar, en la Inglaterra industrial seguramente las mujeres y niños la habrán pasado bastante mal. No se me ocurre otro ejemplo, pero seguramente haya algunos mas.

Celina dijo...

Estoy de acuerdo en que endurecer las penas es un método muy cuestionable para prevenir el delito. Pero me resulta bastante chocante, Diego, la manera en que hacés hincapié en el concepto de "crimen pasional", de las emociones fuertes, etc., casi casi como diciendo "no lo pueden evitar". Por otro lado, la abstracción legal de la igualdad está muy bien, pero cuando choca contra una desigualdad real y muy grave se puede volver -como dice alguien más arriba- reaccionaria. Inútil, como mínimo. Las leyes tienen que servir a la sociedad existente, no a la ideal. Y tiran por ahí un par de casos públicamente notorios, pero que son una ínfima minoría. La realidad a la que afectaría la ley es la de miles y miles de personas (en su GRAN mayoría mujeres) que viven en situaciones de constante violencia, abuso y terror y a quienes en la justicia muchas veces no le dan bola. Por eso incluir una perspectiva "de género" (por más que a algunos les suene muy feminista - jódanse) en el sistema legal es, en términos prácticos, importantísimo.

Aunque dije anteriormente que coincido en que el agravamiento de penas no necesariamente ayuda a reducir el delito, agrego que las leyes son parte del entramado social y que tal vez mostrar desde el sistema penal que la violencia de género(*) no será tolerada, quien sabe, pueda llegar a tener algún efecto social en el largo plazo. Es la famosa "discriminación positiva".

Y por supuesto coincido con todos los señalamientos acerca de que la desigualdad es un tema social, cultural, histórico, etc. que excede a lo legal.

(*) Creo que esta categoría existe, no es casual que la violencia intra-familiar hacia las mujeres sea tan preponderante.

PD: los que tratan de hacerse pasar por víctimas de una supuesta conspiración feminista... por favor, déjense de decir estupideces.
PD 2: no pude leer el proyecto original porque el link que pasaron más arriba no funciona. Pero dado que el proyecto con dictamen de comisión no discrimina a víctimas y victimarios por género (aunque en la vida real claramente va a afectar a mayor cantidad de hombres) debo decir que la diatriba del post termina siendo un poco carente de sentido, más allá del interesante debate que abrió.

Celina dijo...

"El hombre tiende a ser más violento físicamente" -eso es verdad, pero cuánto es por los mayores niveles de testosterona y cuánto por el rol social asignado a los hombres en el cual no sólo no está mal visto, sino activamente fomentado el uso de la violencia física?

Diego F. dijo...

Más allá de la lectura que hacés sobre los supuestos énfasis que hago en conceptos como "crímen pasional" o "agravado por el vínculo" o lo que fuere, y que omite el resto de la argumentación que hago para sostener lo que digo, prefiero responderte sobre  esto "<span> debo decir que la diatriba del post termina siendo un poco carente de sentido, más allá del interesante debate que abrió." </span>
Si bien pareciera que al final se implementará la versión esa del proyecto (la otra extrañamente estaba online hace un rato, yo la pude leer y básicamente agregaba un artículo 11 con lo que planteo en el post), es recurrente la presión a las autoridades por parte de algunos grupos feministas para incluir esa figura de "discriminación positiva" en el código penal, como también en otros paises se debate. Me parece que es más que sano poder discutir estas cuestiones sin dogmatismos lubertinezcos. Mi vida vale tanto como la tuya y si un hombre mata a una mujer merece la misma pena que si una mujer mata a un hombre. 
Saludos

Eduardo Real dijo...

A menos que lo mates por accidente, los asesinatos intrafamiliares por lo general no suceden "en seco". Suelen estár precedidos por una relación entre mala y pésima, con lo cual tal desprotección o descuido no debiera pesar.

La excepción sería el concurso con "emoción violenta" (p.e., el clásico marido que redepente se encuentra con la jermu y el pata'e lana manos en la masa)

Diego F. dijo...

PD: Acá está el proyecto original que agregaba este artículo

"11º A una mujer mediante violencia de género, cuando esta fuere ejercida por un hombre.
Cuando en el caso del inciso primero de este artículo, mediaren circunstancias extraordinarias de atenuación, el juez podrá aplicar prisión o reclusión de ocho a veinticinco años.”"

Eduardo Real dijo...

Celina: "<span>Y tiran por ahí un par de casos públicamente notorios, pero que son una ínfima minoría.</span>"

Puede ser. Pero siendo "ínfima minoría" ¿Cómo hay que tratarlo cuando sucede? ¿Como dicen las estadísticas que debería ser o como realmente es el caso?

predicad0r dijo...

Me parece que consideras a la pena un absoluto en cuanto a la prevencion del delito y te cerras sobre eso. Digo fijate que las penas  tambien tienen un caracter de retribucion hacia la victima y tambien un caracter proporcional en cuanto hacerse cargo de los propios actos.

Fijate que tanto hablas de Blumberg que en definitiva el mas blumbergbiano terminas siendo vos. Porque lo afirmo?  Porque buscas la justificacion del agravamiento de las penas en una cuestion absolutamente preventiva. Digo NO, la sociedad en su mayoria no le da un caracter exclusivamente preventivo a la pena de un delito. Salvo vos y Blumberg.

El agravamiento de las penas es anterior a Blumberg o entonces porque no hechamos luz sobre a todos los agravantes que existen en el codigo penal. Porque es mas grave asesinar a un niño que un adulto? O acaso parafraseandote no "son humanos iguales"? Y los crimenes de lesa humanidad? Porque es un agravante que desde el Estado desencadenes un genocidio??? Digo si "todos" los asesinatos los cometen humanos contra humanos? El agravamiento de penas contra los genocidas actua como "prevencion"? La pena tiene un componente de proporcionalidad con respecto a la relacion de poder. Por eso uno o el crimen mas aberrante es el cometido de manera sistematica y planificada desde el Estado.

En un comentario anterior opinabas negando de cierta manera la existencia de una  relacion de poder entre hombres y mujeres. Interesante punto, si es cierto lo que decis me imagino que las estadisticas de crimenes tenderan al 50% de perpetradores masculinos y femeninos. Me imagino que en el caso de los niños (que son seres humanos como cualquiera) correra tu argumento que cualquiera puede asesinar a cualquiera envenenado o dormido, que no existen relaciones de dominacion de ninguna especie en la sociedad.

Las estadisticas (sin BsAs) marcan que estan lejos de tu teorico 5oy50 de la igualdad de poder a la hora de cometer homicidios. Casi el 93% de los imputados por homicidios dolosos en 2009 fueron hombres http://www.jus.gov.ar/areas-tematicas/estadisticas-en-materia-de-criminalidad.aspx Supongo que esta desproporcion de perpetradores hecha por tierra el imaginativo argumento de igualdad de poder a la hora de perpetrar homicidios.

Diego F. dijo...

Tergiversar y forzar interpretaciones sobre lo que está ahí a la vista de todos para no responder sobre los planteos es hacer trampa (por ejemplo "<span> opinabas negando de cierta manera la existencia de una  relacion de poder entre hombres y mujeres." cuando el post dice bien clarito "</span><span>Que quede claro: aqui nadie discute que las mujeres hayan sido oprimidas a lo largo de la historia y en diversísimas culturas y que en muchos lugares aún sigan sucediendo. Es cierto además que predominan los casos de violencia familiar en los que las víctimas son mujeres, así como también es cierto que, a pesar de las declamaciones discursivas, en lo empírico al día de hoy hay mucho camino por recorrer en cuanto a que efectívamente logremos la igualdad de trato y oportunidades en hombres y mujeres, en un mundo que arrasta la historia que arrastra.")</span>
Pero bueno, por suerte nuestros legisladores discutieron el tema y llegaron a una conclusión diferente a la tuya y eliminaron el "Femicidio" y ahora es para todos y todas misma pena por el mismo delito lo que se intenta agregar.
Saludos

predicad0r dijo...

Es interesante la hipotesis del antropologo Marvin Harris que establece las raices de la dominacion masculina en la acaparacion historica de las armas por parte de los hombres.  Se me ocurren trabajos peores que el del soldado que es  el trabjo de  victimas de los soldados. Pienso por ejemplo en la poblacion palestina o los 2.000.000 de iraquies civiles (en su mayoria niños y mujeres) asesinados por EEUU en la 1era guerra del Golfo.

La utilizacion de mujeres y niños como mano de obra tiene que ver con la facilidad de aprovecharse de grupos humanos sometidos a alguna relacion de dominacion. Por eso podes tener a indigenas o negros segun el periodo historico o el lugar geografico. A quien domina siempre le resulta mas facil explotar a los ultimos orejones del tarro. Y los ejemplos sobran no solo en la Inglaterra industrial sino que hasta la vuelta de tu casa vas a encontrar ejemplos donde lo mas explotados entre los explotados tienden a ser los ultimos orejones del tarro mujeres, niños, negros, indigenas etc el grupo dominado que se te ocurra.

Un link a quien le interes sobre una perspectiva sobre el tema
Marvin Harris : "el macho salvaje"
http://bibliotecaignoria.blogspot.com.ar/2009/07/marvin-harris-el-macho-salvaje.html

Fernanda dijo...

Venía a decir bastante de lo que ya dijo Celina. Coincido plenamente con la idea de Diego de que el endurecimiento de penas en sí mismo no soluciona nada y que el código penal ya contempla la pena máxima para casos consistentes con lo que implicaría esta figura del "femicidio". La discusión sobre el alcance de "conyuge" es clave y fue mencionada. La idea de "crimen pasional" es confusa porque en muchos de los casos aludidos es más pasión por el crimen que crimen de pasión. Alguien dijo a modo de broma que no se trata de casos en los que el marido encontró a la mujer con el amante en la cama y eso es clave. De lo que se habla en la mayoría de los casos es de situaciones de violencia familiar extrema que muchas veces termina en homicicio. Que la figura de "violencia familiar" no tiene género, es muy cierto y coincido. Pero por favor, no se puede, ni siquiera en los términos más laxos de la charla de café, comparar la violencia simbólica del maltrato psicológico al homicidio. La situación familiar de Barreda no lo exculpa de los escopetazos (del mismo modo que, a mi entender, no exculparía a una mujer en su lugar). Lamentablemente, si no hay un dispositivo social de contención, de mediación o de intervención cuando todavía estamos hablando de violencia simbólica (o, peor aún, en las primeras instancias de la violencia física) mal podemos después pretender evaluar la gravedad de las penas para el homicidio. A esa altura, ya es tarde. El problema es cómo instalar legalmente que el maltrato psicológico es grave, que un empujón es grave, que un puñetazo es grave y así siguiendo. Y esto es así tanto de un hombre a una mujer como de una mujer a un hombre.

La "corrección política" es un flagelo que habría que exterminar, pero no se puede dejar de señalar que las condiciones desiguales para enfrentar estas violencias existen no sólo por una cuestión estadística sino cultural. Este es el mundo en el que todavía vivimos:
http://www.lanacion.com.ar/1462534-la-nueva-maternidad-que-desafia-al-feminismo
Peguense una vueltita por los comentarios y después discutimos igualdad.

fabian dijo...

Los delincuentes resumen en una frase mucho de lo que nos pasa, tal vez sin proponérselo: Si matás un rati no te vas.
Y es que es cierto, asesinar a un vigilante no tiene una pena más grave que cualquier otro homicidio doloso pero la investigación se hace "hasta las últimas consecuencias", no como una frase de compromiso, si no en los papeles. La tasa de esclarecimientos de crímenes contra policías es mucho más alta que la de los homicidios de cirujas o de travestis. Llamativamente nadie dice: Si matás a un croto/travesti/chico de la calle no te vas.
Al parecer no se trata de la extensión de las condenas, sino de indefensión y por otro lado de efectividad en la investigación según quién haya sido afectado.
Un ex policía me dice: ¿Sabés qué se hace cuando denunciás el robo de un auto? Nada. Se toma la declaración, se pone la hoja sobre las demás y se pasa un radio. Después va a un listado. Fin de la historia.
Hasta hace unos pocos años se hacía más o menos lo mismo con las denuncias de maltrato familiar. Los mismos policías, que solían ser golpeadores domésticos en altísima proporción, estaban más de acuerdo con el golpeador que con la golpeada. Les resultaba más fácil identificarse con el macho maltratador por una cuestión cultural y de género.
Estos problemas no son tan fáciles de resolver y entender como a veces nos puede parecer.
Violencia es violencia, y dividir a hombres y mujeres como si fueran dos especies diferentes solo con propósitos de marketing lo único que logra es compartimentar aún más la sociedad y evitar que nos podamos reconocer en el otro, como parte del problema pero también de la solución.
Tenemos revistas para mujeres, libros, películas, autos, deportes y hasta shampoo. ¿Porqué no íbamos a tener justicia por género?
Calculo que en unos cien años estas divisiones van a ser tan ridículas como las costumbres talibanes de hoy. Eso espero al menos.

Ricardo M. dijo...

Es injusto hacer una diferenciación de género. Aún reconociendo el mayor poderío físico de los hombres, y la mayor posibilidad cultural de ejercer una dominación psicológica(y otras ventajas de poder), estas características pueden ser consideradas como agravantes en si mismas (con independencia del sexo), aún en la minoría de veces en que la relación de poder es al revés.
Sin duda hay un componente cultural, además de las hormonas, en que la mayoría de los delitos violentos sean cometidos por hombres, por eso hay muchos más presos que presas en cualquier sistema penal del mundo.
Y en cuanto al largo de las penas, no tiene poder de disuasión, pero cumple dos funciones importantes. La justicia penal se hizo para sustituir la venganza privada, así que tiene que haber una correspondencia y proporcionalidad con la gravedad del crimen, ya que el Estado esta sustituyendo la venganza de la víctima.
Y el otro motivo es la necesidad de aislar las víctimas de los potenciales victimarios. Salvo excepciones, los criminales tienden a repetir (o agravar) su conducta. Cada año más atroden implica menor riesgo para los de afuera. Si los violadores solo salieran a una edad que necesiten viagra inyectable para tener sexo, no habría casi reincidencias. Además de la masculinidad, la edad juvenil (hasta 40 años digamos) es más propensa a la violencia, si los que cometen homicidios terminaran su juventud (y un poco más) aislados de la sociedad, reincidirían menos. No me contesten con excepciones, vayamos a los grandes números. 

Ricardo M. dijo...

Es injusto hacer una diferenciación de género. Aún reconociendo el mayor poderío físico de los hombres, y la mayor posibilidad cultural de ejercer una dominación psicológica(y otras ventajas de poder), estas características pueden ser consideradas como agravantes en si mismas (con independencia del sexo), aún en la minoría de veces en que la relación de poder es al revés.
Sin duda hay un componente cultural, además de las hormonas, en que la mayoría de los delitos violentos sean cometidos por hombres, por eso hay muchos más presos que presas en cualquier sistema penal del mundo.
Y en cuanto al largo de las penas, no tiene poder de disuasión, pero cumple dos funciones importantes. La justicia penal se hizo para sustituir la venganza privada, así que tiene que haber una correspondencia y proporcionalidad con la gravedad del crimen, ya que el Estado esta sustituyendo la venganza de la víctima.
Y el otro motivo es la necesidad de aislar las víctimas de los potenciales victimarios. Salvo excepciones, los criminales tienden a repetir (o agravar) su conducta. Cada año más atroden implica menor riesgo para los de afuera. Si los violadores solo salieran a una edad que necesiten viagra inyectable para tener sexo, no habría casi reincidencias. Además de la masculinidad, la edad juvenil (hasta 40 años digamos) es más propensa a la violencia, si los que cometen homicidios terminaran su juventud (y un poco más) aislados de la sociedad, reincidirían menos. No me contesten con excepciones, vayamos a los grandes números. 

Ricardo M. dijo...

Es injusto hacer una diferenciación de género. Aún reconociendo el mayor poderío físico de los hombres, y la mayor posibilidad cultural de ejercer una dominación psicológica(y otras ventajas de poder), estas características pueden ser consideradas como agravantes en si mismas (con independencia del sexo), aún en la minoría de veces en que la relación de poder es al revés.
Sin duda hay un componente cultural, además de las hormonas, en que la mayoría de los delitos violentos sean cometidos por hombres, por eso hay muchos más presos que presas en cualquier sistema penal del mundo.
Y en cuanto al largo de las penas, no tiene poder de disuasión, pero cumple dos funciones importantes. La justicia penal se hizo para sustituir la venganza privada, así que tiene que haber una correspondencia y proporcionalidad con la gravedad del crimen, ya que el Estado esta sustituyendo la venganza de la víctima.
Y el otro motivo es la necesidad de aislar las víctimas de los potenciales victimarios. Salvo excepciones, los criminales tienden a repetir (o agravar) su conducta. Cada año más atroden implica menor riesgo para los de afuera. Si los violadores solo salieran a una edad que necesiten viagra inyectable para tener sexo, no habría casi reincidencias. Además de la masculinidad, la edad juvenil (hasta 40 años digamos) es más propensa a la violencia, si los que cometen homicidios terminaran su juventud (y un poco más) aislados de la sociedad, reincidirían menos. No me contesten con excepciones, vayamos a los grandes números. 

Libélula dijo...

No leí todo lo q escribieron el resto de los comentaristas. Mi posición al respecto es que no estoy ni un poco de acuerdo con el planteo del post, el planteo es absolutamente tendencioso hacia buscar una igualdad que no existe en el plano de lo real. Desde mi punto de vista, está mal planteado directamente. Si partieras desde acá: "<span> </span><span>aqui nadie discute que las mujeres hayan sido oprimidas a lo largo de la historia y en diversísimas culturas y que en muchos lugares aún sigan sucediendo. Es cierto además que predominan los casos de violencia familiar en los que las víctimas son mujeres" las opiniones q formarías serían muy, muy distintas. En cuanto tenga más tiempo sigo comentando pero más allá si es o no políticamente correcto, pienso q es manipuladoramente inaceptable. </span> 

Diego F. dijo...

"<span>Y en cuanto al largo de las penas, no tiene poder de disuasión, pero cumple dos funciones importantes. La justicia penal se hizo para sustituir la venganza privada, así que tiene que haber una correspondencia y proporcionalidad con la gravedad del crimen, ya que el Estado esta sustituyendo la venganza de la víctima. "</span>
Por supuesto, pero yo no veo menos punible al tipo que prende fuego a su mujer que a la mujer que prende fuego a su marido.
<span>
"Y el otro motivo es la necesidad de aislar las víctimas de los potenciales victimarios."</span>

Es absolutamente necesario eso, pero no tiene relación alguna con incrementar la pena de acuerdo al sexo biológico de quien mata.

Saludos!

Diego F. dijo...

O sea, si digo algo en lo que coincidís pero no lo pongo en el primer párrafo sino en el 4to sobre 12, es manipuladoramente inaceptable y sino formaría opiniones "muy muy diferentes"? No suena demasiado razonable. En ningún lado digo que hay una igualdad en lo concreto, está escrito claramente en el post; mi planteo va por el lado de penalidades diferentes de acuerdo al género más allá de la incidencia. En concreto sería: ¿por qué una mujer que incendia al marido debería tener menos pena que el hombre que prende fuego a la esposa?

Ursula B dijo...

Va en dos partes. Primero, coincido con muchos comentarios que apuntan a repensar caminos de transformación sociocultural para erradicar las violencias contra los géneros en nuestras sociedades. En realidad para ser justa con vos, Diego, creo que también aportás a ese punto señalando una alerta sobre ese proyecto. Pero disiento en algunas de tus ideas por ejemplo en como sacas a bailar el temita de la <span>igualdad, </span>uf! este principio está contemplado en la Constitución y los instrumentos de ddhh pero, para mí, es más un horizonte sociocultural a construir y que guía principios legales que una <span>realidad plena,</span> hemos avanzado pero nos queda un largo camino por recorrer y pelear y las estrategias de lucha van cambiando

Ursula B dijo...

Se va la segunda! Debo reconocer que me molestó la analogía de las defensoras de la figura femicidio con el personaje Blumberg. Este facho Sr. con el pedido de aumentar las penas, bajar la edad de imputabilidad contribuía a reforzar un estereotipo social <span>joven pobre=causante del mal en nuestra sociedad=la inseguridad</span> y su consecuente legitimidad para la persecución. A mí  modesto entender la figura del femicidio no estigmatiza a los varones. Atentti con la generalización de "las feministas",hay muchas(CLADEM, ELA)que discuten su incorporación al Código Penal. Y como para cerrar, a mí también me parece una cagada el <span>igualismo</span> de Quilmes porque legitima y naturaliza prácticas violentas que se dan en algunas parejas, por ej:la desconfianza,invadir la privacidad del otro.Y eso nada tiene que ver con el amor.

Celina dijo...

<p>Código Penal:
</p><p>"ARTICULO 80. - Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, pudiendo aplicarse lo dispuesto en el artículo 52, al que matare:
</p><p>(...)
</p><p>8° A un miembro de las fuerzas de seguridad pública, policiales o penitenciarias, por su función, cargo o condición." 

</p><p> 
</p><p>Resulta que sí tiene pena más grave y que ya "no somos todos iguales ante la ley". Supongo que incluyeron esa cláusula porque un policía por su calidad de policía está expuesto a un mayor riesgo de ser asesinado. Igual que una mujer por su condición de mujer, como muestran las estadísticas.</p>

Celina dijo...

Los casos se tratan individualmente, "como realmente son"; las políticas y la legislación se basa en estadísticas y en generalidades, no en particularidades.

Celina dijo...

Tu vida vale tanto como la mía, pero yo tengo muchas más probabilidades de morir a manos de mi cónyuge que vos. Entonces qué hacemos?

Igual está bien, coincido en que el texto nuevo es mejor porque en la práctica va a ser aplicable a los casos de femicidio y sin dar lugar a sospechas de que se vulnera la igualidad ante la ley. Más allá de este caso puntual de agravamiento de las penas y su cuestionable efectividad, insisto con que la inclusión de una "mirada de género" en la justicia es absolutamente necesaria porque sé por experiencias cercanas que en muchos casos la manera en que tratan estos asuntos, desde la policía hasta el juez, es vergonzosa.

Celina dijo...

El trabajo de soldado es peligroso, pero es elegido por mucha gente porque tiene prestigio social.

Libélula dijo...

Si respondo la pregunta con la que cerrás tu respuesta caería en un reduccionismo obsoleto. Aunque te suene poco razonable, insisto, no coincido en la formulación del problema. Y tampoco pienso que hay q darle tantas vueltas intelectualoides, solo observar ampliamente la realidad de la mujer con sus condicionamientos sociales e históricos y sacar conclusiones. Si hubiera casos de asesinatos hacia el hombre porcentualmente mucho más elevados que asesinatos a la mujer podríamos hablar de machicidio como referís. Slds

Alfre dijo...

Es que el prestigio social que percibe el soldado es tan resultado del "machismo" como el prestigio social que percibía, o puede percibir todavía hoy, una madre de familia tradicional, casada con el señor contador, ama de casa, con esperanzas en su hijito el futuro doctor.

O, para no salir del mismo ejemplo del soldado, es tan víctima del machismo la novia que se queda en casa esperando el regreso de su amado héroe, como el soldado que va a una guerra a matar y morir siguiendo como un burro la zanahoria del "prestigio" que "otros" le ponen adelante (entre ellos, quizás también esté su novia, de quien el soldado espera admiración -que puede recibir como no)

Diego F. dijo...

–¿Cuál es su opinión con respecto a la creación de la figura penal del femicidio, como existe en algunos países latinoamericanos?

Soy contrario a la tipificación autónoma del femicidio. Tanto por razones de principio como por la más que dudosa eficacia que tendría su regulación autónoma; puede incluso tener efectos negativos.
–¿A qué se refiere?

–Por razones de principio, dado que no creo que deban efectuarse distinciones legislativas por razón de género en el interés jurídico más importante, la vida. Otra cosa es que se atienda a una específica mayor vulnerabilidad de la víctima que tenga su causa en el género o en cualquier otra circunstancia social, pero para dar relevancia a esa mayor vulnerabilidad basta con agravantes específicas en algunos delitos, sin que sea necesario crear tipos específicos.
–¿Considera que puede resultar contraproducente?

–En primer lugar, si lo que se quiere es prevenir, la investigación criminológica ha demostrado de modo apabullante que es mucho más importante atender a la probabilidad de condena que a la gravedad de la pena impuesta. En lugar de poner otro artículo en el Código Penal o en una ley especial, lo que tiene que hacerse en el ámbito de la Justicia penal es poner los recursos para implementar políticas policiales específicas de prevención y persecución de la muerte de mujeres –y otras formas de violencia–. Además, y aquí es donde la medida tendría probablemente efectos negativos, precisamente por la dudosa legitimidad del establecimiento de tal diferencia –y que la legitimidad es dudosa lo demuestra la polémica existente–, se daría un alimento injustificado e innecesario a la absurda hipótesis del “macho acorralado”, según la cual en materia de género se ha llegado a una situación en la cual se producen excesos en contra de los hombres.

Rudolf97 dijo...

<span>Diejo te dejó picando esto: En concreto sería: ¿por qué una mujer que incendia al marido debería tener menos pena que el hombre que prende fuego a la esposa?</span>

Hugo dijo...

No entendí nada, pero quizás se deba a que los acentos se volvieron locos con el nuevo sistema de comentarios.

Hugo dijo...

Me refería mas bien al ser soldado antes, cuando no era una elección, las guerras mundiales, vietnam, la colimba acá, etc.

Fabián dijo...

Sentido común quimicamente puro. Muy bueno. Influye tanto sobre el devenir de las cosas como un par de hipos, pero aún así fue reconfortante leerlo. Las mujeres que te detesten por esto no son feministas: son unas completas estúpidas

Ana Reyna dijo...

Que en los casos de violencia familiar la víctima más frecuente es la mujer es una idea instalada por el feminismo que no tiene ningún asidero ni está sostenida por ningún estudio estadístico incuestionable. A pesar de eso, está tan machacada en el cerebro de la opinión pública que lo damos por hecho sin apenas reflexionar.



Sin embargo no es así: si en "violencia familiar" incluimos la violencia contra los hijos, veremos que la victimaria más frecuente es la madre. Y en lo que refiere exclusivamente a las relaciones entre cónyuges, las estadísticas del feminismo ocultan cuidadosamente los casos de asesinato por encargo (generalmente a cargo de la nueva pareja / amante / etc.), las falsas denuncias por violación o maltratos (señaladas por una jueza en España, a causa del atasco que provocan en los tribunales), las falsas acusaciones de pedofilia o violencia contra el marido (ver la cloaca inmunda "Las/12" en la que las asociaciones de padres separados de sus hijos son falsamente acusadas de encubrir pedófilos sin la menor prueba), etc.



En el rubro "igualdad" faltaría hacer un estudio cuidadoso de las penas que reciben varones y mujeres por el mismo delito, es curioso observar por ejemplo el nivel de tolerancia social que ha obtenido el asesinato de niños sobre todo por parte de la izquierda mogólica. El caso de Romina Tejerina es paradigmático: denunció una supuesta e improbable violación luego de ser acusada de matar al niño que dio a luz, violación que ha sido ya universalmente aceptada como cierta a pesar de no haber ni una prueba de tal cosa.



En el fondo lo que se pretende es judicializar las relaciones entre varones y mujeres, convirtiendo toda relación heterosexual en un caso de opresión y violencia denunciable por la mujer ante los tribunales y con su palabra aceptada por toda prueba.



Y para rematarla, ya que todos somos iguales ¿Hay algún estudio "de género" acerca de las condiciones de reclusión en las cárceles para varones y para mujeres? ¿Alguien comparó alguna vez las condiciones en las que cumplen pena varones y mujeres? Ningún/a feminista contestará nada de esto jamás. La "igualdad" es un concepto curiosamente volátil.

Salute y gracias por atreverse.

Rudolf97 dijo...

Al trajín que tendrá el Congreso con el tratamiento de reforma y unificación del Código Civil y Comercial, más el embate y lobby que ya está haciendo la iglesia en contra de ésto, se viene la reforma del Código Penal. Ésto claro, con suerte para 2013 o 2014, tomando mínimo un año de trabajo de la comisión encargada de elaborar el nuevo código.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-193094-2012-05-02.html

Macri Prescindente dijo...

Estoy de acuerdo con lo que planteás. Otra cosa absurda es que el femicidio es referido no sólo a la persona de sexo femenino sino a la de género femenino. De lo que interpreto que si matás a tu pareja travesti también es femicidio. Y digo yo, si una lesbiana mata a su pareja, ¿también es violencia de género? Todo el asunto es bastante confuso.

Related Posts with Thumbnails