miércoles, enero 11, 2012

El debate sobre el relato



Esta carta pretende escapar a una falsa polarización. Quienes firman Plataforma, quienes adhieren y promueven Carta Abierta y quienes firmamos estos “Argumentos” afirmamos desear que la Argentina sea una sociedad más igualitaria. ¿Cómo es posible que nuestro diagnóstico acerca de lo que sucede en el país sea tan distante del de Plataforma?

El pensamiento crítico, que reivindicamos, distingue entre cualidades diferentes, se adentra con cuidado en procesos complejos. No descalifica a los adversarios o a quienes piensan diferente: construye argumentos. Quienes firmamos este texto creemos que es urgente desplegar un debate franco, que busque reconocer los matices y complejidades del proceso actual.

Cuando se parte de una presuposición, por ejemplo que este gobierno es calamitoso o maravilloso, y de ello se deriva que todo lo que haga ese gobierno tendrá esa misma cualidad, se está renunciando al análisis político y a la principal función de la crítica, que es la capacidad de distinguir.

Los firmantes de Plataforma 2012, con algunos de los cuales hemos compartido muchas luchas, parten de una idea que consideramos equivocada: este gobierno es nefasto y sólo hace cosas nefastas. Vamos a detenernos en las principales afirmaciones:

1 “Se ha profundizado la desigualdad”. Esto no puede afirmarse y menos aún al pasar. Los compañeros saben que hay distintas formas de estudiar la distribución del ingreso y que en cualquiera de ellas la desigualdad no se ha profundizado desde 2003 a la actualidad. La Asignación Universal, la ampliación de las jubilaciones, la reducción del trabajo precario (aún modesta para los objetivos que deben plantearse) ayudaron a eso. Las tan vapuleadas retenciones y el Impuesto a las Ganancias (aunque está pendiente una reforma impositiva) mejoran la distribución. Además, leyes como el matrimonio igualitario o del peón rural reducen otras desigualdades. Nos parece muy preocupante que se realice una afirmación tan grave sin análisis ni datos. ¿Acaso Plataforma no pretende convencer a los que piensan distinto?

2 Vemos con idéntica preocupación a la de los compañeros que desde los hechos del Parque Indoamericano en 2010 y la represión en Formosa, comience a agrietarse una de las grandes conquistas democráticas posteriores a los asesinatos de Kosteki y Santillán. Nos referimos a la máxima, tan criticada por los medios masivos, de que la policía concurra sin armas a las protestas sociales. El primer quiebre fue el asesinato de Fuentealba, con evidente responsabilidad de la policía provincial, que produjo una protesta de la CTA y de la CGT (incluyendo paro de actividades). El asesinato de Mariano Ferreyra, con gran repercusión, está siendo investigado y produjo la inédita consecuencia de un secretario general gremial preso. Ese hecho parece no existir para Plataforma. Por nuestra parte, consideramos imprescindible que el gobierno nacional tenga una política consecuente con su política de derechos humanos en relación con los asesinatos ocurridos en Jujuy, Santiago del Estero, Formosa y otras provincias. Una política que logre retrotraernos a la situación previa a los primeros muertos en protestas en las provincias. Creemos firmemente que es necesario que todas las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos tomen esta cuestión como central en su agenda. Ese es el desafío no sólo para el Gobierno, sino también para muchos actores de la sociedad argentina.

3 Todos los gobiernos, de izquierda o de derecha, construyen relatos. La pregunta no es si los intelectuales se sienten interpelados por esos relatos. La pregunta crítica es qué habilitan y qué obstruyen dichas narraciones. Honestamente, entre quienes apoyan las principales medidas de los últimos años, vemos énfasis bastante distintos, comentarios críticos, disputas relevantes e irrelevantes. La crítica a la ley antiterrorista ha sido la muestra más reciente de lo que afirmamos: hay un debate público. No vemos un discurso único, salvo que así parezca el acuerdo profundo en enfrentar los discursos de aquellos economistas que quieren llevar a este país a los años noventa.

4 Existen disputas por la legitimidad política muy asociadas con los procesos de distribución económica. Y esas luchas son verdaderamente complicadas. No sólo porque una corriente progresista, que ha tenido diferentes capítulos en la historia del país, siga creyendo que las mayorías populares están engañadas, dado que han manifestado su apoyo a pesar de la supuesta “profundización de la desigualdad”. También, y principalmente, porque los poderes económicos y corporativos son mucho más reales de lo que un lector de la Plataforma podría suponer. En su texto no mencionan sus tensiones con el Gobierno: esas tensiones serían “puro relato”. Pero todos hemos visto actuar a los grupos rurales, eclesiásticos, a los medios, a transnacionales, fondos buitre y gobiernos extranjeros. ¿Qué fueron esos hechos? ¿Pura ficción?

5 Hoy se despliega en el país una tensión y una disyuntiva entre una concepción neodesarrollista, que en el fondo cree que mayores formas de inclusión y justicia serán alcanzadas gracias al crecimiento económico y una concepción igualitarista que cree en un desarrollo integral, económico, social, ambiental y cultural. Para evaluar hacia dónde nos lleva una ley o una política, no es suficiente mirar quién la vota: es imprescindible analizar sus efectos o no de transformación social.

6 Que haya acciones y metodologías del Gobierno que no compartamos (el Indec, la minería contaminante) no nos lleva a creer que exista hoy en la Argentina la posibilidad de una construcción de izquierda que insista en desconocer los avances logrados en estos años. Un pensamiento crítico comprometido con lo que hay que lograr, pero también con lo logrado, intervendrá activamente en el debate acerca de lo que falta, que es un avance cualitativo en todos los terrenos de una mayor igualdad.

Quienes creen que nos encontramos ante el demonio y que todo lo que vivimos es solamente una fantochada, una puesta en escena, cometen el error de persistir en un análisis que elude los temas centrales de las políticas del Gobierno y también hacen silencio ante el papel de los poderes a los que se enfrenta. Ese error profundiza la idea de que hay dos trincheras. Cuando tengamos un debate con matices, percibiremos que no serán los mismos los argumentos de los compañeros de Carta Abierta (que no pueden ser calificados como “voceros del Gobierno”) que los de Plataforma, pero tampoco los de sus integrantes. Quien conoce a las personas por sus trayectorias, sus hechos y sus dichos sabe que es bueno siempre juntarse, con el riesgo de que en el entusiasmo transmitido de unos a otros esa ausencia de matices pueda terminar en rejunte.

Firman: Alejandro Grimson, Victorio Paulón, Jorge Gaggero, Florencia Abbate, Roberto Pianelli, Alicia Azubel, Sandra Arito, Eduardo Menajovsky, Claudio Ingerflom, Luisa Valenzuela, Norma Díaz, Paula Abal Medina, Rita Segato, Gustavo Tieffenberg, Jorge Sarquis, Osvaldo Pedroso, Gerardo Aboy Carlés, Hugo Rapoport, Karina Bidaseca, Ariel Lupo, Laura Malosetti, Marta Dujovne, Jorge Kors, Nicolás Escobari, María G. Rodríguez, Damián Pierbattisti, Alejandro Falco, Estela Maidac, Alexandre Roig, José Lipovetzky, Nicolás Freibrun, Eduardo Smalinsky, Alcides Chiesa, Liliana Lukin, Víctor de Zavalía, Horacio Feinstein, Ana Cambours de Donini, Sonia Otamendi, Leda Schiavo, Sebastián Pereyra, Hugo Germano, Gabriel Noel, Daniel Mundo, Pablo De Biase, Ana Castellani, Martín Plot, Gustavo Dalmazzo, Juan Lo Bianco, Sergio Caggiano, Irma Zacaria, Juan Luis Fornero, Débora Gorbán, Cora Arias, Tukuta Gordillo, Graciela Jacob, Ariel Wilkis, Philip Kitzberger, Generación Política Sur, Juan Carlos Marín
Publicado en Página/12

Saludos
D.F.

Imagen: over-blog.com/

49 respuestas:

Leo dijo...

Mientras seguimos generando debates, que estan muy bien, el petroleo y el oro se van. Se me ocurre que seria muy ibnteresante que todos estos grupos: carta abierta, plataforma y "grupo c" planteen 2 o 3 puntos al gobierno, que es lo proximo que hay que hacer, 1 o 2 medidas por vez. Un gran compañero de militancia una vez me dijo que la regla de oro en politica es poder consensuar 2 o 3 puntos luego de un debate, sino se logra eso la politica pasa a ser un grupo de autoayuda. Lograr esos consensos es lo complicado pero deberia ser el objetivo. Entonces que es lo mas inmediato? recursos naturales? emergencia alimentaria? reforma impositiva? espero que la "vanguardia" baje del pedastal (y va para todos) y logremos algo en serio.

Leandro dijo...

Pero que te importa si el oro se va o se queda, si lo que pretenden los pseudoecologistas pedorros es prohibir la mineria! Adentro o afuera, da igual, si se prohibe.

Juan Pablo dijo...

Coincido. En las últimas dos semanas venía pensando una especie de artículo breve con la intención de arribar mas o menos a la misma conclusión: los intelectuales están sobrevalorados. Al menos en este momento de la Argentina.

Es fundamental tener un grupo de buenos analistas, que eventualmente pueden ser intelectuales o no, ya que hay personas que tienen una capacidad intuitiva, un olfato hiperdesarrollado para llegar a buenas conclusiones sin necesidad de ser un investigador académico. Pero eso no quiere decir que los problemas se resuelvan con sus diagnósticos. El diagnóstico puede ser bueno -muchos son calamitosos- y aún así es un montón de letras agrupadas en un artículo o columna. ¿Quién lo lleva a la praxis? Lo lleva el que tiene voluntad de cambiar las cosas y de sacrificar su tiempo libre discutiendo y resolviendo conflictos reales con otras personas.

¿Por qué andaba pensando en ese tema? Por la gente de la Plataforma y también por el papelón de Feinmann hace dos semanas. "Noooo... ¿Cómo voy a ser kirchnerista? Yo soy K de Kant, de Kierkegaard, de Kafka". El muy bobo, cómodo en su sillita, terminó dándole de comer al enemigo por sobrevaluarse con respecto a los militantes, y la paradoja es que el "kirchenista pedestre" al que refiere implícitamente jamás sería tan tonto de cometer ese error. Hay que tener cuidado. Cada cosa en su lugar y para su función. Lo mismo me sucedió con un artículo publicado en Clarín hace poco, empleado para denigrar el Instituto Manuel Dorrego. Provenía de una persona que con ciertas reservas se suma(¿ba?) al kirchnerismo. Sin dudas el motivo del artículo era mas noble, pero sin dudas tampoco, su aparición en el multimedio mas poderoso del país fue motivada con un fin belicoso.

Eduardo Real dijo...

Nadie puede ser tan boludo, sea Feinman o quien sea, de no advertir en qué tablero está jugando. Todos tenemos algo que criticar al kirchnerismo, es imposible coincidir en un 100%.

Ahora, hacer vedettismo intelectual "independentista", teniendo plena conciencia del uso que se le dará a esa "disidencia", me parece infantil. Y si no tienen plena conciencia, entonces viven en una nube de pedos.

Fritz dijo...

Feinmann se cagó en todo e hizo una movida para tener prensa; los intelectualoides son asi...

Juan Pablo dijo...

No creo, a veces el tipo es muy torpe, y sobre todo en el último año. Mirá, Feinmann para mí es como un ídolo, pero se está poniendo pelotudo. No solo por esto, sus últimas produccioes me parecieron pobres, llenas de pedantería y hojarasca (Crítica de la Razón Imperial, últimas contratapas en Página/12, su programa de radio donde toca un pianito de cumpleaños).

Rudolf97 dijo...

Todo muy lindo pero seamos realistas, ¿cuanto puede durar este circo de Plataforma 2012?.

Juan Pablo dijo...

Bueno, de hecho se desgajó ni bien salió :)

Leo dijo...

Para dar un ejemplo de lo que comentaba arriba un buen ejemplo es lo que fue la coalicion por la nueva ley de radiodifusion, alli habia de todos los sectores, el gobierno luego agarro eso (por conveniencia o no, no me importa). Entonces algo similar para la nacionalizacion del petroleo, para la auditoria de la deuda, etc. Muchas de estas ideas se han querido ya implemetnar pero no logran demasiado porque muchas veces esta esto de ver quien firma... (ya paso con la plataforma, cuando firmo la sarlo). Entonces mas que intelectuales es puterio del que ya conocemos en el barrio. Estoy hinchado las bolas de ese puterio de me junto/no me junto. Ojala podamos superarlo pronto.

Rodrigo de antes dijo...

Con Feinmann para mí siempre fue lo mismo, hay momentos que vale la pena, que profundiza y pisa bien donde hay que pisar y se queda, en otras patina, pero se compromete y tiene su valor; lo que pasa es que de repente, me parece, cuando se ve que esta poniéndose un poco peronista, le sale alguna escama y se asusta de si mismo en el espejo que son sus escritos. Aunque él se sienta....feo, no sé, y lo quiera negar aveces, o tamizarlo y decantar en otra cosa, es kirchnerista y militancia (él lo debería saber muy bien) no es consecuencia de aceptar cualquier cosa, tengo mis reservas con el kirchnerismo en cuestiones como ley financiera, reforma impositiva, minería (lo de no se que ecologistas, despectivo, no esta muy lindo de leer che, solo pido condiciones de laburo sanas, que las exenciones impositivas ayudan al más poderoso no es de gobierno progresista como creo que sí es esta gestion) pero estas objeciones lo dije mil veces, y lo sostengo, las hago dentro del cuerpo del kirchnerismo y no en la comodidad del abyecto, de que todo se mejora desde afuera y señalando, sin el compromiso de la militancia y el riesgo de equivocarse por creer, querer e intentar. La verdad que leer protestas de asesinatos en las bocas de tipos que laburaron para medios que se hacían los boludos con las matanzas y degolladeros militares, con el crecimiento brutal de la pobreza y el desempleo, el desguace del estado, la corrupcion y las leyes que liberaron a los criminales, en esas bocas leer que nombran a Marianoi Ferreyra, a Lopez.....caraduras, desesperados que para asentar su odio son capaces de revolear su carrera a la mierda y entonces levantar banderas que ni siquiera saben por donde empiezan y que cuando terminan, las niegan como ahora hacen con su pasado y su presente. El disfraz de cordero en el lobo, haciendose las victimas, han intentado de todo y en algo coincido con Rudolf, no va a durar, es un nuevo intento, un grito más, un agarrón de pelo más; histéricos llenos de vacío. Nunca van a reconocer lo que realmente les enoja, un gobierno popular intentando otra cosa, algo que en nuestra historia se hizo poco.

nauta dijo...

Si, si  <span> Kant, Kierkegaard y Kafka, le faltó Karadagián. Estuvo petulante y tonto.
</span>

la vaquita dijo...

<span>(hoy gran estreno "El regreso")</span><span> </span>
<span>A- ¿Qué es un intelectual?</span><span>  </span>
<span>Pretender identificar a los intelectuales con personas dedicadas a las humanidades y que tienen una postura progresista es una pelotudez mayúscula.</span>
<span></span><span>En el Pentágono, por ejemplo, en este mismo momento hay un montón de intelectuales haciendo profundas reflexiones para ver cómo pueden hacernos mierda en cuanto les demos un tranco de pollo. </span><span>  </span>
<span>Kissinger es un intelectual.</span><span>  </span>
<span>Esta confusión sobre lo que es ser un intelectual hace que no estén todos los que deberían estar ahí, o que los que se autotitulan "filósofos", "artistas" etc se sientan por encima del resto, como una casta. Lo de K de Kant, bla bla bla. </span><span>  </span>
<span>Pienso que los intelectuales del Pentágono no andan por ahí luciendo sus raros peinados nuevos.    
B- El poder de la imagen</span><span>  </span>
<span>Las cámaras hipersensibilizan los egos.</span><span>  </span>
<span>Las cámaras no aman por igual a todos. </span><span>  </span>
<span>A mí por ejemplo no me atrae ver y escuchar a Galeano pero me encanta leerlo.</span><span> </span>
<span>Aunque no parezca, eso influye mucho en la credibilidad de que comunica algo. Alguien con manejo del público y de las cámaras puede llegar muy lejos en política, aunque proponga idioteces (Miguel del Sel, aparte de su estrategia de "yo soy honesto porque no soy político", ganó votos por ese manejo de las cámaras y del público).</span>

Juan Pablo dijo...

Puede ser. En ese caso yo tenía la sensación de que los momentos donde patinaba eran los menos frecuentes.

Yo insisto, no creo que sea eso lo que lo jode. Yo creo que le encanta verse como un Pensador. Y como Narciso, tan enamorado de su propia estatua de Pensador, se ahoga en el río, comportándose como un aristócrata. Después de caerse, se asusta, porque se da cuenta del error. Te doy otro ejemplo, porque lo vengo observando hace años: Néstor Kirchner. Cuando se le cortó el idilio con Néstor, después de esa famosa contratapa señalándole que estaba negociando con escorpiones, no recuerdo si fue en el 2005 o 2006, Néstor lo mandó a freír churros y siguió haciendo su laburo. Tiempo después Feinmann comienza una etapa de artículos mas duros -nunca opositores- con el kirchnerismo, diferenciándose del concepto gramsciano de "intelectual orgánico". Decía que jamás podía ser un militante orgánico porque requiere perder libertad. Cuando muere Néstor, retoma el discurso fana de Kirchner, como Alberto, demostrando lo amigo que había sido. Aparece en dos oportunidades por 678, sin ningún temor y entusiasta. Escribe el libro "El flaco" y también recuerda sus anécdotas y da algunas entrevistas entusiasmando con fervor a la militancia kirchnerista. Todo eso está fantástico, no lo critico en absoluto, pero fue evidente que recibió el sacudón mas de una vez. Y ahora le sucede lo mismo. Le gusta el ambiente aristócrata -por eso habló maravillas de la entrevista en La Nación, en un primer momento- y se diferencia del "militante bruto". No, como voy a ser un militante k. No, yo soy hegeliano, marxista, foucaultiano, sartreano y todos los "anos" que se te ocurran.

Yo creo como Leo que los intelectuales tienen que dejarse de perfumar su ego, laburar para llevar cosas a la praxis y asignarse la importancia que tienen en el escenario actual. No son tan importantes como creen. Los que ponen el lomo valen mucho mas que ellos. Hoy La Cámpora vale infinidad de veces mas que Carta Abierta. Infinidad. Suena áspero, pero lo siento así. Dentro de poco vamos a tener mas grupos de intelectuales que kioscos.

la vaquita dijo...

Quiero decir, me gusta más Feinmann cuando escribe libros que cuando es reporteado. Menos aún me gusta cuando hace filosofía por TV. Y no solo por una cuestión de formas. Me parece que las cámaras lo afectan (mal).

Rodrigo de antes dijo...

Es verdad, coincido, a JPF le encanta leerse y en ese lago tropieza y se ahoga a veces, a mi que en la función de pensar profundamente caiga en contradicciones, me molesta menos que esa actitud "elevada" de subirse al atril a anotarse atrás de todos los escritores y filósofos muertos, que ya no dicen y entonces, claro, no se pueden contradecir ni errar. Y desprestigiar la acción, el poner el cuerpo, en eso caen varios. Pero así como no me gusta que los "intelectuales" (uso comillas porque no es una palabra que me quede cómoda ni a mano, más bien me parece un eufemismo que intenta definir algo de manera extraña, intelectual es por que usa el intelecto? quién no lo usa?) piense que no se puede militar y pensar la militancia, o por lo menos lo ven como dos disciplinas antagonistas y peleadas entre sí, tambien me incomoda la desvirtuación del tipo que aporta ideas desde la contemplación por el hecho de que no quiere meterse en el barro de la militancia, el acto, la bandera en la mano; Carta Abierta en el 2008 y 2009 fue tan importante como 678, fueron espacios, rajaduras de una hegemonía que se hacía insoportable, el efecto actual de este grupo se dispersó más por la incapacidad de debate del rival que por carencias propias. Lo que si me siento militante de una idea de país, a través de un gobierno que me representa como ningún otro lo hizo jamás y eso no me hace perder la mirada crítica. Y también es notorio en estos reaccionarios que se quieren apoderar de la palabra crítica, queriendo explicar que esa palabra define la pureza de pensamiento, y que aquellos que apoyamos este gobierno no somos capaces de criticar porque somos idiotas o porque estamos cooptados.

Fritz dijo...

<span>Nunca me pareció un intelectual de peso Feinmann; el cree que dice cosas muy profundas y se enoja cuando habla como si tuviera la verdad revelada; pero no pasa de maestrito de filosofia progre para tontos; ser filososfo implica aportar ideas nuevas o enfoques creativos interesantes y en un sentido mas profundo es crear sistemas de ideas, o sea; es un mediocre con pantalla (que de ultima puede tener una función util en un programa educativo) pero  lo que mas me molesta es  que siempre que puede tira mierda contra la internet (ni siquiera le sirve su "intelectualidad" para darse cuenta de su importanacia historica y politica).En este ultimo episodio; patético por cierto; aprovecho para decir que "la cloaca de internet" lo ensució, cuando esta claro que o fue un boludo inocente o un vivo que hizo una movida de autopromoción.Y ya otra vez habia dicho que la internet era una basura o algo asi; creo que salió en 678.</span>

la vaquita dijo...

Esperé pacientemente su primer programa de filosofía, en donde trató de explicar la actitud filosófica con el ejemplo de un hombre común que un buen día descubre que "la televisión es una mierda" (en línea con lo de la cloaca de internet, no me pareció una idea muy brillante pero en fin, sigamos, veamos adónde quiere llegar) y que inaugura su mirada filosófica cuando se dá cuenta de que quiere "mandar a la mierda a su esposa y sus hijos" (qué tendrán que ver los hijos con la imposibilidad de recuperar la capacidad de asombro no me lo explico), cuestión que yo trataba con toda mi buena intención de identificarme con algo de lo que él decía pero era imposible porque yo venía siendo la esposa que le impedía al hombre este filosofar ("niños, no molesten a papá que está filosofando!") ... luego siguió con unas disgresiones sobre los culos de Tinelli comparados con el rostro de Julia Roberts o de Greta Garbo (¿será que los culos no te inspiran a filosofar y sí la cara de Julia, y para el caso mío qué tendría que contemplar yo?, no creo que sea tu peinado, José Pablo)  en fin, después cuando lo leí me interesó mucho su análisis del peronismo, del "aparato", me pareció mucho mejor que sus intentos didácticos con la filosofía (aclaro que no vi más programas de esos). Me dio la impresión de que tenía algunas ideas muy buenas pero es más erudito que filósofo. Y definitivamente la cámara no lo ama (y no me refiero a su belleza ni a su peinado, que tampoco lo ayuda). No sé cómo se dice, no es mediático o algo así. Por dar un ejemplo tremendo, Carrió sí es mediática. No hablo del contenido, hablo de la forma, de cierto manejo, los especialistas en comunicación lo explicarían bien.

Juan Pablo dijo...

Ah, creo que recuerdo ese episodio que contás. No en detalle, pero recuerdo que en ese caso el efecto que buscaba me había gustado. La idea, si no me confundo, era adelantar sin mencionarla explícitamente la idea del "ser auténtico" de Heidegger. Dicho de otra manera, en su ejemplo: usted es un tipo que vive cotidianamente, con su familia, frente al televisor después de un día de trabajo y descubre -mirando su programa, pensando, filosofando- que en realidad usted no es auténtico. No es lo que quiere ser. Descubre que está completamente equivocado. Que no quiere esa esposa, ni esa forma de vida. Entonces lanza una provocación de su estilo -que me había gustado- amenazando con todos los peligros que la filosofía auténtica le podía traer: posiblemente descubra que todo lo hizo mal, que su vida no era auténtica. La filosofía, concluía, no le traerá soluciones sino problemas.

Creo que era algo así, porque cuando yo lo ví por primera vez me impactó. Pero me impactó bien. Yo no se, al tipo lo quiero mucho, a pesar de las cosas que le dije recién :P. El programa es un disparador para leer su libro, que a mi me apasionó. Si el objetivo de "La filosofía y el barro de la historia" era contagiar el entusiasmo por la filosofía, conmigo cumplió. Gracias a él comencé a estudiar filosofía por mi cuenta, tengo que ser agradecido y espero poder decírselo personalmente. No implica que la cadena se le sale, y cada vez mas seguido.

la vaquita dijo...

Bueh, capaz si yo era hombre me identificaba, lo que pasa es que la forma hace al contenido, y en ese ejemplo yo tenía dos opciones, o ser un estorbo o una musa inspiradora, pero de filosofar nada.
Estos detalles no son detalles, son lo más importante, porque es lo que está fuera de control. Y si el objetivo es promover el interés por la filosofía, podrían pensar que algunas mujeres están viendo el programa, en vez de joder tanto con los y las, niños y niñs, jóvenes y jóvenas, etc.
Es como en esas películas donde la forma contradice el contenido, y termina la forma siendo el instrumento más eficaz de transmitirte los verdaderos contenidos, porque están puestos como si fueran naturales, como parte del paisaje.
Y volviendo al ejemplo, esa actitud de poner afuera de uno la causa de las propias limitaciones no me parece una nueva mirada: es la salida más común y corriente, un facilismo. 
A pesar de su ejemplito (en donde de facto negó la posibilidad de filosofar  a las mujeres, y por lo mismo que no lo dijo explícitamente el mensaje fue altamente eficiente) Feinmann me parece valioso. De hecho después de su desaire a mis intentos de interesarme por la filosofía compré tres libros suyos.

oscarF dijo...

Era previsible, el 54% no iba a resultar gratis, por semejante herida en algun momento tenía que supurar, ya el Clarin se volvio de palo entonces la lógica les indico recurrir a un arsenal mas sofisticado y que mejor que un pelotón de élite, algunos con varias medallas en el pecho, sin embargo a muchos de ellos con solo verlos trotar, se daran cuenta que estan fugando del peor enemigo que tienen que enfrentar, y que es la realidad que se les vuelve inasible por mas sesos que le pongan. No advierten que millones de tipos y tipas que madrugan todos los días para buscarse el pan, hicieron suyo el proyecto nacional, a calado tan profundamente que ya no es solamente un sentimiento, sino que también tiene un alto componente de cálculo y razón, con lo cual colocan a este proyecto en la mas alta aspiración política de un país, que es soberanía y justicia en todos los ordenes, inclusive por encima de cualqier apellido. Estas cosas algunos "intelectuales" no la entienden y por el pelaje, creo que nunca.
Por otro lado, solamente a los mensos o los olfas se les ocurre que el Kircnerismo no tiene fallas ¡¡vaya si las tiene!! pero es el único por ahora que tiene la facultad y el poder para corregir rumbos y si no lo hicieran no seran los intelectuales los que le moveran el sillón a la fulana, sino los millones que convencidos traccionan un modelo transformador.
Por último le diría a cualquiera que firme en Plataforma o cualquir otro grupo de intelectuales que le pregunte a un negro que labura 10 hs.por dìa o a uno que anda buscandolo sin encontrarlo, si Hegel,Kant o Marx le van a cambiar la vida, seguramente les van a recordar la madre y con toda la razón, porque estos señores del pensamiento no vieron un yunque en su reputisima vida.

Carlos Balmaceda dijo...

Lo de Carta Abierta y Plataforma 2012 es una guerra de egos. Por más sesudos y bienintencionados que sean los contendientes de uno y otro lado, lo que define a un intelectual dentro del sistema capitalista es a) cuántas cátedras tiene en universidades públicas y privadas b) cuántas alumnas se pueden ligar desde su rol de poder c) cuántas revistas de difusión más o menos popular, programas de radio y televisión los entrevistan e) en definitiva qué tan visibles son. Ninguno de éstos sería capaz de llevar la vida de un Juan L. Ortiz o de un Macedonio Fernández, austeros, silenciosos, gozosos de su propio quehacer, que se volvían visibles para los que terminaban reconociéndolos como maestros a su pesar.
Lo que ha logrado el kirchnerismo es agrupar con su "relato" a muchísimos actores, filósofos, docentes, investigadores que por distintas causas no comulgaban ni con el peronismo ni con la política. Lo mismo que hizo el kirchnerismo con las organizaciones de derechos humanos, de enormes diferencias entre sí, lo logró con los intelectuales. Bien por el kirchnerismo, que después de todo, se trata de sumar, de crear poder, de ir juntando los pedacitos dispersos y después pegar con esa masa crítica para tomar cada decisión política y decidir el rumbo a seguir.
El problema es a) para los que quedan "adentro" de este movimiento, qué pasaría el día que el kirchnerismo deje de girar la izquierda, cuando la gesta épica vaya perdiendo su grandeza real (que la tuvo, y la tiene, aunque sobredimensionada como todo "relato" populista). Por ahora eso no pasa y entonces tan felices se los ve a los Palma, Foster, etc.
Claro que están los que vienen desde trechos largos, mucho más largos. Por poner un ejemplo, Galasso, ahí tienen un intelectual que desde hace mucho, pero mucho tiempo sigue el camino jauretcheano, nacional y popular en serio. A propósito, Jauretche, ahí tienen otro que seguramente no estaría en ninguno de estos núcleos de firmantes en disputa. Galasso entonces ni siquiera se pliega al Instituto Revisionista, justamente él que lo ha sido toda la vida. Pero claro, es más o menos como querer afiliar a Perón al peronismo. No es casual entonces que el que esté al frente sea el oportunista, arribista y camaleónico O´Donnell.
678 que tiene tantos méritos, colabora más o menos sin querer con esta concertación de "buenas personas" como diría JP Feinmann, que si se los mira con microscopio tendrá cada uno sus miserias, debilidades y contradicciones. No un Horacio González, por ejemplo, pero sí algún otro que necesita de ese favor, de ese kiosko desde el que necesita seguir despachando. Algunos, ya tienen un híper, como Piglia, así que la juegan desde otro lugar de poder, casi que el kirchnerismo les agradece que sean parte. Otros andan por ahí, pululando.
Hay otro debate más que interesante en todo esto: el intelectual no era así en general. Quiero decir un chabón infatuado que tiene que tener cierto roce con las cámaras, cierta predisposición a la chicana rápida antes de que lo agarre el corte. Pero esta es una época de egocentrismo feroz, de FB y Twitter donde se juega segundo a segundo la posibilidad de ser un vivillo (y por casa cómo andamos también con los blog, eh), hay una suerte de bulimia del yo, me quiero, me gusto, me como, me vomito y vuelvo a escribir otro libro, otra frase, otra intervención en el diario tal para que lo demás sepan que existo (el equivalente a las 456 fotos del último veraneo en Punta subidas a FB).
(sigue)

Carlos Balmaceda dijo...

(termina aquí)
Es más, creo -y esta es una hipótesis surgida de mi propio ego-, que tipos como Feinmann o Sarlo no eran así en los ´70, que la vejez los hubiera tomado más sabios y humildes en una época más sabia y humilde. Sarlo no tenía ninguna necesidad de venderle su alma a clarín y la nación al lado de Pagni y Valeria Mazza y JP podría haberse ahorrado los refritos de peronismo, Heidegger o todos los programas de Encuentro, cine por canal 7, etc. Por algun rincón de Internet leí una vez (no lo pude encontrar ahora que JP quiso ser estrella única de su programa de cine y por eso Cristina Mucci que lo acompañaba quedó afuera), que pidió fangotes de guita afirmando que el era "JP Feinmann". No sé si será tan cierto pero me basta con ver que al tipo lo entrevistan para su libro, y cuando los lambeculos cagatintas dicen "son 890 páginas, pero es muy fluido", el enfermo dice entonces "por la prosa, por la prosa", que es como decir "porque soy tan buen escritor, pero tan bueno..." Feinmann no es el único pero se le nota mucho, y eso es lo feíto. Los diálogos inventados de "El Flaco", diciendo "hacé esto, Néstor, hacé esto", harían ruborizar a cualquiera que tuviera un mínimo de humildad. A él no.
Lo de Sarlo es distinto. Además de abrazarse al diablo por la popularidad (parece mentira pero cualquier boludito que salga por radio parece dejar sentado para el resto que no sólo es un genio por ocupar ese lugar sino que también es pasto de la envidia por hacerlo, y así se la escucha a Beatriz Sarlo casi feliz de estar entre la mersada que acompaña a Slotogzwiazda) necesitó un plus de "racionalidad" entendiendo por eso la necesidad de distinguirse, de examinar de lejos la bosta kirchnerista y poner paños fríos a tanta euforia de tanto intelectual K. El rictus, el gesto de mujer pensante y de carácter de todos modos no le alcanza para tapar lo que se entrevé: ego, ego y más ego.
A todo esto, lo mejor sería que los propios intelectuales se planteen otro modelo intelectual, uno más humilde, con menos brillos, con persistencia en la soledad si la soledad hace falta para producir cosas de alto vuelo aunque los contemporáneos no lo aprecien del todo. Ese intelectual tendría que tener la sencillez de cualquiera, porque en realidad es como cualquiera. Y otra cosa, saber y aceptar que si de verdad este modelo está modificando las estructuras de la sociedad argentina, entonces habrá decenas, cientos, miles de tipos y tipas disputando estos espacios, posiblemente con más bríos, más inteligencia, más frescura, y quizás, sin necesidad de disputarles esos centros universitarios, mediáticos, consagrados por las instituciones sacralizadoras del saber y el poder. 
En este contexto, yo apuesto por este nuevo grupo intelectual: http://www.discutanputos2012.blogspot.com/

Massa dijo...

Y, sin tarasca oficial es dificil, los tipos tienen que laburar...

Massa dijo...

Basta que diga algo contra K para que se vengan los talibanes a decir "nunca me gusto". Que otro sera el "nunca me gusto" del 2012? Seria bueno ir vaticinando...

Massa dijo...

oscarF, el "proyecto nacional" no "a" calado nada. Pero nada, eh. La gente voto porque no se mueva el bote. Queres pruebas? Espera que les saquen a los empleados publicos los "adicionales" que componen en muchos casos mas del 50% del sueldo; espera a ver que les apliquen las subas de los servicios publicos en el primer trimestre... y vamos a ver que tan hondo calo... 
 
Se viene el estallido. Pero esta vez, progre... donde se esconderan?

Massa dijo...

La realidad es que no hay pensamiento "critico", ni en Carta Abierta, ni en estos muchachos que seguramente cobran sus haberes de parte del kirchnerismo. El dia que los muchachos de Carta Abierta tengan que laburar en vez de vivir de la nuestra, muy probablemente cambien su tonada.

la vaquita dijo...

Muy bueno Balmaceda. Pienso que internet (como la tv) nos atrae en parte por nuestros impulsos narcisistas y voyeuristas. Coincido en tu valoración de Galasso, y basta escucharlo en el reportaje que le hizo Aliverti en su programa "Decime quién sos vos" para apreciarlo en todos los sentidos. Pero se está usando la palabra "intelectual" como se usa la palabra "artista", de un modo muy limitado. Se piensa que el intelectual es una mezcla de filósofo con periodista a quien recurrimos para que, con su pensamiento que suponemos crítico y de avanzada, oficie de guía en el camino hacia la emancipación. Los tipos como Galasso no necesitan agruparse para reflexionar sobre cuál es la misión de los intelectuales. Y a los que trabajan para el poder económico concentrado nunca los conoceremos ni aparecerán en programas de tv (y a los autodenominados intelectuales", "artistas", "filósofos" no se les ocurre que son tan intelectuales como ellos, o más todavía, porque no les interesan las cámaras). 

la vaquita dijo...

Sólo conseguí tres "me gusta", y ahora qué hago?

la vaquita dijo...

Creo que armaré "Vacas con zapatos con plataforma 2012" y será el éxito del verano.

Celina dijo...

Es cierto que leyendo el documento de Plataforma 2012 da la sensación de que lo que les molesta realmente es haberse perdido un lugar en el "altar intelectual", que es una cuestión de egos. Suenan despechados, aluden más a cuestiones de forma que de fondo y por más que digan lo contrario, paradójicamente ellos mismos reproducen su situación al salir con este manifiesto que es claramente una "respuesta a" más que la obra de un impulso autónomo. Hasta nombran a Carta Abierta!! Creo que sería mucho más interesante si se hubiese planteado de manera positiva (en el sentido de surgir de un impulso propio y no como una reacción a otra cosa). La única línea que rescato que me pareció interesante es esta:

"<span>Cuando desde los medios públicos se utiliza la denigración de toda voz crítica</span><span> </span><span>por medio</span><span><span> </span></span><span>de recortes de frases, repeticiones, burlas y prontuarización como procedimiento intimidatorio y se invalida a esas mismas voces cuando se expresan en otros medios, se produce una encerrona que por una u otra vía sólo promueve el silencio."</span>

Por lo demás, más que una plataforma es una serie de quejas de intelectuales despechados. Hay que ver cómo siguen (si siguen).

Me pareció buena la respuesta de Horacio González y cómo trata el tema del "ser intelectual". No me cae bien que ante debates así surja la falsa dicotomía entre "los intelectuales que se sientan en un sillón todo el día a filosofar" y "los laburantes que desde su ignorancia en realidad la tienen mucho más clara" blablabla. El endiosamiento de unos u otros es ridículo, cada uno hace lo suyo y cumple con su función, ser intelectual no significa ser elitista y por lo tanto ser anti-elitista no signfica ser anti-intelectual.

Con respecto a JP Feinmann, no se si alguien aparte de él mismo lo consideraría un filósofo -no basta pasar por la facultad de Filosofía para serlo, creo que esto es claro. Es un "pensador" -ponele- y un profesor de filosofía y en su rol me parece bueno (coincido con Juan Pablo en sus elogios hacia "La filosofía y el barro de la historia"). De hecho, es un divulgador de filosofía, lo que es genial. También es un egocéntrico como muchos de sus pares, ya que el egocentrismo es un mal endémico en la academia.

Celina dijo...

Una aclaración con respecto a la frase que cité más arriba: por supuesto que es aplicable al "debate mediático" (más específicamente: al televisivo) y hasta cierto punto es producto de esa lógica bastante superficial de los medios (de la tele). Estos tipos supuestamente debaten en ámbitos académicos o incluso en medios escritos "serios" donde esa lógica no se da. Tanta crítica a 678 parece confirmar que lo que les preocupa son los cm de pantalla que reciben.

la vaquita dijo...

Está estudiado que la presencia de las cámaras de tv altera totalmente el comportamiento de los comunes mortales, lo que por ahí cuesta entender es que también los sociólogos, antropólogos, historiadores etc son comunes mortales. Encima parece que lo que queda flotando para siempre en la memoria colectiva es lo que pasa en la tv o en youtube.

la vaquita dijo...

Me fui al carajo, pero lean qué hermoso esto.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141519

Juan Pablo dijo...

Depende ¿Sos "K" de Kant o de Karadagián?

Juan Pablo dijo...

Ojo que yo no intenté proponer una dicotomía entre el intelectual y el no-intelectual. Sino "proporcionar" el rol de los intelectuales hoy, en la Argentina. Para mí influyen en el tablero muy poco, o dicho de otro modo: muy poco en relación con su exposición mediática. Hay intelectuales que ponen "el hombro" protegiendo y apoyando a sectores muy débiles (desocupados, cooperativistas, indígenas, ambientalistas del interior, etc), esos no van a la misma bolsa de los ególatras que discutimos antes.

Rodrigo de antes dijo...

Insisto que el momento de origen de Carta Abierta fue un tajo en una relato de la realidad hegemonizada por una visión de poder monopólico que hacía casi imposible, inaudible, otra voz que no fuera la visión de ese poder enfrentada con el gobierno para destruirlo, sacarlo, enterrarlo. Ese grupo logró hacer audible la voz de muchos otros que terminaron en las calles en mayo del 2010, festejando el bicentenario y en octubre cuando murió Nestor y reconoció en él a un líder, espontáneamente, fuera de las manijeadas que de cualquier lado nos querían revolver. Como todo espacio que nació de la lucha contra un poder hegemónico, cuando se establece y es legitimado, esa lucha muta y amengua, y deberá encontrar un espacio, o hacerlo, nuevo y que sostenga una vitalidad que hizo nacerlo entre el silencio impuesto por el griterío del monopolio. Y los militantes también. Ahora, si queremos hacer algo distinto, no caer en los mismos errores que nos dañen mortalmente, no parecernos a nada que se haya hecho antes y así, desde un intento único, construir el país de los discursos, hacerlos realidad, no entremos en la destructiva y estupida dicotomía de intelectuales vs. militantes. Esto existe desde Platón y los espartanos. La retroalimentación, la complementación de ambas actitudes frente a la realidad debería enriquecer y no enfrentarnos. El intelectual milita de alguna forma, así como evidentemente uno milita por una idea, esa idea se forma de manera intelectual y sanguínea. En las dos tareas hay algo de la otra, buscar enfrentarse es eliminarse, negar al otro, eso es muy parecido al comienzo de un final.

Rudolf97 dijo...

Justamente, este tipo de gente si algo la caracteriza es no laburar y menos si no hay ganancias exorbitantes gracias a la "seguridad jurídica" donde pondremos a otros a trabajar por chaucha y palito (trabajo esclavo que le dicen, la novia del intendente de CABA te puede ampliar bastante, y aparentemente él también ya que parece recibió un dinero de parte de sábanas sucias).

Rudolf97 dijo...

la vaquita "sos bienvenida", Plataforma 2012. (aunque podría invitarte a la original sociedad/fundación del dueño original del eslogan donde dejan a los de Plataforma como nenes de jardín de infantes, no me acuerdo como carajo se llama esa fundación que tanto le preocupa el país.)

Massa dijo...

Celina, vos pensas que Carta Abierta es el "altar intelectual"? O por ser oficialistas estan en el altar?

El pensamiento (asi como el periodismo) tiene que ser critico siempre (te acordas de Verbitsky denunciando? Ahora "denuncia" con carpetazos de la SIDE, pero a la oposicion!). La critica es algo que el kirchnerismo siempre hizo desaparecer, desde los tiempos en que eran patrones de estancia en Santa Cruz hasta ahora.

El problema va a ser, despues del estallido (progre) que va a haber gente que diga que el gobierno del Nestor y el primero de CFK fueron "buenos", pero se fue al joraca en el segundo de Cris... cuando estaba cantado que iban al matadero y solo lograron sobrevivir tanto por el rebote del 2002 y la soja (y despues el saqueo a la ANSES - total, los jubilados que se jodan).

Massa dijo...

Si el intelectual es oficialista, no puede ser intelectual, porque se le censura el 50% del pensamiento. Si a Feinmann por decir lo que dijo le han dicho de todo menos lindo, imaginate a los pelagatos de Carta Abierta (llamarlos intelectuales es un insulto a los reales intelectuales de toda la historia).

No existen intelectuales reales kirchneristas. Si hay, por supuesto, intelectuales socialistas cooptados por este esperpento.

santix dijo...

Ejemplos de "censura" comenzando en 3,...2,...1,...YA!

A ver si se enteran que el gran problema acá es que no hay mas vision unica del universo, todo se puede discutir, no hay mas verdad revelada ni vacas sagradas.
Resulta que aca "se hace solo lo que quiere Cristina" para los opositorpes.
Y al rato, si Feinmann genera polemica, la ley antiterrorista discusion, Moyano, etc, los opositorpes plantean que "se abren grieetas insalvables en el oficialismo".
Sigan asi, no hay drama.
@escriba:
Los que acusan al kirchnerismo de "discurso único" después mandan "desafíos al poder". Anotá. El kirchnerismo es el único espacio con debate

Andrés dijo...

Me parece que hay un nivel de oposición frente a la crítica que, a mi entender (y lamentablemente acorde con un discurso hegemónico/dominante), se torna obsecuente o termina arrojándole un piedrazo al que no es obsecuente. No digo la pavada esa de que el Kirchnerismo ataca a todo aquel que piensa distinto, la libertad de prensa y todas las pavadas atómicas que les encanta decir a periodistas, intelectuales, transeuntes y Leucos.

Más allá de que comparto el tono general de las expresiones en este blog y en los comentarios me llama poderosamente la atención que de repente hay un amplio rechazo no solo a las expresiones de Feinmann sino a Feinmann mismo («se cagó en todo», «ego», «se está poniendo pelotudo»,«refrita al peronismo»). Estas expresiones eran difícil de escuchar en estos ámbitos hace, digamos... ¿3 meses? De golpe todos nos damos cuenta que era un pelotudo porque dijo dos frases (que no son falsas ni tendenciosas... en todo caso han sido descontextualizadas y puestas en tapa por un sector mediático). Lo he visto en otras ocasiones. Aquí mismo critiqué la forma en la que se le pegaba a Sábat por una caricatura de Macri como si Sábat fuera Goebbels.

Aclaro que nunca me gustó mucho Feinmann. No he leído sus libros, solo algún fragmento de ellos o artículos en Página/12 y he asistido a una presentación de uno de sus libros. Simplemente me hace ruido independientemente que sea JPF, Forster, Laclau o Maradona.

Andrés dijo...

Eduardo dice: «Nadie puede ser tan boludo, sea Feinman o quien sea, de no advertir en qué tablero está jugando. Todos tenemos algo que criticar al kirchnerismo, es imposible coincidir en un 100%.»

Bajo esa determinación, cualquier persona con alcance mediático que juega en un lado del tablero determinado no puede decir NADA que entre en desacuerdo con las jugadas de sus fichas. Cualquier crítica, la que sea, es hacerle el juego a la derecha, ser un boludo o lo que sea. Hay dos colores de fichas, si coincidís en algo con el color negro... sos de los otros. Lo que dice Eduardo sería algo tipo

«Yo tengo un montón de críticas pero no las digo porque me paso para el otro lado. Digamos todo lo bueno y listo.»

Me parece perfecto lo que dijo Feinmann, especialmente lo que resonó por los medios pero en su versión completa, no la recortada sacada de contexto.
El tipo dijo dos cosas que parece que lo convierten en un «boludo» automáticamente.

- Que él, como cualquier «intelectual» (odio que los intelectuales se llamen de esa forma a sí mismos) tiene que tomar distancia y no puede considerarse K. El chiste o chascarrillo posterior fue «soy K de Kant, Kierkegaard, Kafka... » (malísimo por cierto).
- Que le produce una profunda incomodidad seguir a un modelo cuyos líderes acomulan fortunas y muestran una contradicción entre su discurso y su vida personal PERO que él considera que muchas cosas más importantes y transformadoras que ese aspecto. Le da a esa cuestión el lugar que merece: el de la incomodidad.

Cuál de estas dos cosas no es verdad? Alguien se siente cómodo con que nuestra presidenta encarne transformaciones sociales pero tenga un patrimonio gigante? A mi no me parece central, creo que pesan más una transformación que las pelotudeces para la gilada.
Pero lo que dijo JPF es importante. También lo dice Victor Hugo en esta nota
Lo mismo, el mensaje es «Señora, esto existe y me parece mal, me hace ruido. Esto no es lo más importante de todo, pero me gustaría que sea distinto. Lo más importante es esto, esto y esto. Piénselo.». Con ánimo constructivo, me parece que el reconocimiento de algo negativo y su ponderación dentro de un contexto invita a pensar más que evitar el tema.

Yo considero que el «blanco y negro» ya fue. El mambo con Clarín, la tanqueta... todo eso muere con el 54%. A esta altura del partido Magnetto no voltea a nadie. Está claro que, si bien su concentración mediática debe ser desactivada cuanto antes, el «monopolio» carece de poder para torcer ciertos destinos.

Creo que estamos en una etapa con amplia legitimidad popular donde es hora de abrir un poco el debate y empezar a mostrar los matices, con argumentos serios como los que se dieron en el marco de la ley terrorista de parte de Carta Abierta y otros. Ir por más pero abriendo la cancha y cortarla con la obsecuencia y las posturas binarias. Con semejante apoyo popular creciente y luego de 8 años creo que ciertas omisiones o errores tienen cada vez menos excusas y, si las hubiera de verdad, sería bueno analizarlas. En una década se han hecho muchas cosas pero muchas no. Creo que es el momento de profundizar y, si esto no pasa, espero que todo el mundo sea crítico y capaz de poner sobre la mesa lo que no está funcionando.

Andrés dijo...

Y otra cosa.
Los títulos, para mi, no valen nada. Vale lo que la gente puede demostrar que sabe.
Que sean intelectuales o verduleros me da igual. Me importa lo que digan y la capacidad que tengan para elaborar y transmitir un concepto, para abrir la cabeza y permitirme ver nuevas vetas de la realidad. Los rotulitos son su marketing para vender libros o dar conferencias.

Importa qué y no quién.

Juan Pablo dijo...

<span>No seamos tan melodramáticos. La crítica a Feinmann fue por hablar como lo hace doña rosa ("afanan, está mal") e incluso reconocer a regañadientes que se comportó como un boludo (ok, dijo "un poco bobo", no "boludo", pero eso contra sí mismo es como una puteada). Después reconoció que no tiene ninguna constancia de que "afanan" y hasta lo puso en duda "habría que hacer un análisis".  
 
Por lo tanto nos encontramos con un intelectual que lleno de petulancia ("yo soy K de Kant") y torpe. Reconocido por nostros, reconocido por él. Es lógico hacerse preguntas después de semejante fenómeno: ¿Cómo un tipo inteligente puede ser tan miope? ¿Cómo un K de Kant puede ser "un poco bobo"?  
 
Bien ¿Sos K de Kant y no K de Kirchner? Entonces bancate con el cuero que usen el titular que usaron. Tendría que haberse quedado tranquilo en su casa, independientemente del titular escogido por La Nación. Si hubiese hecho eso no lo hubiese criticado. Lo que me molesta es la falta de bolas para sostener sus palabras después de cancherear en cámara. Si sos agrandado y te comés un caño bancate todas las cargadas.  
 
Por mi parte Feinmann es un maestro que estaba atravesando el mar de la pelotudez hace meses, no es de ahora. Pero jamás rechacé a "Feinmann mismo", que sería cagarse en toda su obra. No, está pasando una mal momento como le sucede a cualquiera.</span>

Celina dijo...

No lo decía por tus comentarios.

Juan Pablo dijo...

En pos de la claridad (mi comentario precedente es un desastre, lo hice apurado) voy a narrar la secuencia de los hechos:

1. Feinmann otorga una entrevista a La Nación para promocionar su libro. Allí recuerda que no es kirchnerista, que es K de Kant, etc. Habla de política, la nota es balanceada y critica a los Kirchner por ser millonarios.
2. La Nación publica esa nota con el título "Si gobierna Moyano, van a ver lo que es el autoritarismo peronista", extraído de sus palabras vertidas. La edición online emplea el título "Es muy incómodo adherir al gobierno de dos multimillonarios que te hablan del hambre", también citando una frase de la susodicha nota con Carpena.
3. Feinmann llama a Víctor Hugo Morales para aclarar que se siente traicionado por la versión on-line de su nota, en particular con el título. Víctor Hugo, con la amabilidad que lo caracteriza, le sugiere si no será acaso que "habló de más". Feinmann reconoce que sí. Ahonda en la nota -aquí el oyente, o sea yo, se va agarrando la cabeza- y exclama "que Néstor y Cristina hayan afanado me molesta, pero eso no arruina lo que hicieron". Es importante el orden de la secuencia: primero reconoce que se aflojó, y que aprovecharon su guardia baja para titular de una forma acorde al perfil anti-k de La Nación. A los dos minutos emite una expresión tres veces peor que la original. VHM lo alerta, siempre cordial, preguntándole si tenía constancia de semejante acusación. Admite que no tiene ninguna.
4. Ni lentos ni perezosos, los muchachos de LNO publican una nota sobre la entrevista con Víctor Hugo. Adiviná el título: "Que Néstor y Cristina hayan afanado me molesta, pero eso no arruina lo que hicieron".
5. No contento son su enchastre radial, Feinmann procede a publicar su descargo en Página/12, dónde ahora llama "tramposo" al entrevistador, Carpena, que hasta el momento se había mantenido a salvo de las críticas. Reconoce que en esa entrevista original con La Nación, estuvo "un poco bobo" pero también que los títulos elegidos fueron expresiones textuales de su autoría. Sigue acusando a LNO por su mala voluntad, al resaltar la parte mas conveniente (¿Qué esperaba? ¡Es La Nación!)
6. Carpena al día siguente, en una columna de La Nación, manda a freír churros al K de Kant (a esta altura, de Karadagián). Lo humilla al punto de tratarlo de súbdito del gobierno, sometido a la crítica impiadosa de la militancia. De yapa, aclara que telefónicamente le pidió consejo porque su mujer lo había retado.

Si no leés mis críticas teniendo en cuenta esa secuencia de los hechos, mis palabras pueden resultar demasiado exageradas. Yo sigo creyendo que no lo son.

Eduardo Real dijo...

Estornudás y titulan "Nombrar a Cristina produce gripe". A éso voy con "no saber en qué tablero juegan".

Es cierto que a esta altura de la soirée y con el 54% en el bolso uno debería cagarse de risa de esta tonelada de mala leche, pero suponer que dejaron de tener poder de construcción de sentido me parece temerario.

Una imagen de archivo puesta como actual, un video editado, un título que afirma lo que el texto desmiente, trampitas "inocentes" como cambiar "El Gobierno dijo que..." por "El Gobierno admitió que..." (o peor aún "El Gobierno confesó que...") son cosas de todos los días. Y cuando no son mentiras flagrantes que se ponen en evidencia por sí misma, permean. No todo el mundo está prevenido y a la pesca de truquetes semióticos. Y contruyen sentido común.

Multipliquemos éso por la infinidad de canales a su disposición y la panorámica cambia. Hasta que el grupete no dé las hurras, yo no dormiría sin frazada.

Feinmann: Sos un nabo. O un ególatra. O un nabo ególatra.

Anahí dijo...

La pelea por el relato: expresión civilizada, todo queda en orden y prolijo, bon disant.

No importa el ninguneo al otro, no importa su negación incluso (como a los Qom), y menos la falsedad epistémica: todo queda circunscripto al relato, y si hay algo que desconozco es porque Clarín me lo ocultó. Vale decir, del relato no puede escaparse ni desbordarse nada.

Los zapatistas dicen que el centro va pegado a la derecha. Yo digo que además tienen el mismo origen genético-sistémico, y ambos tienen como táctica tender un velo neblinoso sobre la realidad: el k-ismo y la derecha mediática, por ej., confrontan por el relato, y el relato es del orden de lo ficcional.

En el orden de lo fáctico no se diferencian: tenés ahí a empresarios y corporaciones algunas de las que, por decir, podrían preferir a un Melconian, pero como nunca antes tuvieron mayores ganancias que como las tienen con este gobierno -hecho de la realidad, que la misma CFK asume con "orgullito"-, entonces son k-istas. Después de todo hay áreas que las tienen bien aseguradas, atendidas por sus propios "delegados", como en el caso del lobbista Barañao, por dar sólo un ejemplo. Saben que la base está, la estructura no cambia, ni cambiará. También les quedó muy claro que Chávez es sólo un aliado comercial, y en todo caso táctico; ni ideológico ni político. La cuestión es darle "seriedad" al capitalismo, y eso no entra en la discusión.

Es interesante ver cómo un grupo gobernante dice querer sostenerse sobre la racionalidad como paradigma (y de la razón biotecnológica, por cierto) pero necesita indefectiblemente, a la corta y a la larga, recurrir al relato. En ese menester están un número no despreciable de intelectuales cuyo pensamiento fragmentario y superficial les impide pensar la realidad relacionalmente: si en Formosa matan a los Qom y violan a las Qom, ¿qué tiene que ver con que el CONICET acepte fondos de la corporación minera Barrick Gold? Y si CFK dice que su sueño es urbanizar lo rural, se les convierte entonces "en un gran desafío conceptual". O dicen, ¡es hegeliana! (cosa que, sea dicho, comparte con el 99% de los abogados de nuestro país)... etc. (y un etcétera largo)

Barthes y Eco han hecho excelentes análisis de lo que se llama relato en literatura.
La aplicación del concepto de relato al lenguaje político es un invento de la modernidad posmoderna, más específicamente de Lyotard, quién dicho sea de paso no lo especificó mucho que digamos, pero lo aplicó al programa científico marxiano que pretendió descalificar como "ideológico".

El relato (verosimilitud) se diferencia justamente del discurso argumentativo y del científico (ambos con pretensión de verdad) por el componente ficcional.

Así que, yo por mi parte, y en política sobretodo, me quedo mejor con el martiano concepto de Guerra de las Ideas de mi Cmte. Fidel (y sí, los rebeldes somos así de incivilizados).

Slds.

Related Posts with Thumbnails