domingo, noviembre 20, 2011

Quizás él también tenga cosas para reprochar


La justicia ha liberado a De la Rúa de la culpa por esas muertes. ¿La historia también? Sólo el tiempo dirá. Y la memoria que se construya, de a poco, entre todos.
¿Pero cuán cierto es el dolor que dice sentir De la Rúa? ¿Cuán cierta su sensación de culpa por aquellos días de derrumbe? Él, aquí, ahora, intenta una autocrítica y la hace pública. La hace a su modo, con su estilo, ese del que no puede escapar ni en el helicóptero, ese modo de ser, cansino, de hombre entre parco y distraído. Y así lo dice: Seguramente he cometido muchos errores. Pido disculpas si a alguien molesté.
Eso es todo lo que dirá.
Ni más, ni menos.
Suena poco, ¿no? Pero quizá también él tenga cosas para reprochar, porque se fue quedando solo y, hay que admitirlo, nadie es capaz de hundir a un país con su única fuerza. Ni siquiera un Presidente. Ni siquiera Fernando de la Rúa.
Así, en una nota sin firma, Clarín le pone su sesgo reivindicatorio al pobrecito del chupete, quien a 10 años de haber hecho estallar al país en los pedazos que seguimos juntando al día de hoy sigue sin anoticiarse de su responsabilidad.

A casi 10 años del estallido social, político y económico de las políticas neoliberales en nuestro país, es interesante hacer el ejercicio de recorrer los diarios de la época y ver lo que eran las noticias de aquel entonces y toparnos con las noticias de aquellos años impregnados de tecnocracia en los que hasta se discutía eliminar el ministerio de educación.

Pero bueno, siempre está bueno reivindicar a los grandes estadistas ya que son dialoguistas, consensualistas y respetuosos de las instituciones de la república y todos sabemos que a diferencia de esta diktadura montonera, estos tipos podrán haber cometido algún que otro error pero no hacían populismo ni dividían a los argentinos ni, mucho menos, generaban crispación.

Saludos
D.F.

3 respuestas:

Eduardo Real dijo...

Me recuerda también cómo la inmadura progresía centraba sus críticas más en el cómo que en el qué.

Fruto de ésto, no importaba demasiado que la Ley de Flexibilización Laboral dejara a los laburantes en condiciones similares a las que se encontraban por la época de Robustiano Patrón Costas, sino que se lo hiciera a través de la Banelco. Éso era lo importante: El cómo.

Me recuerda al sketch del Negro Olmedo en el que los chorros le violaban la hija, le asesinaban la esposa y le torturaban al Boby, pero que le rayaran el Siam Di Tella ya no era tolerable.

Por suerte, el Chachoalvarismo capotó junto.

guido dijo...

Eso de que se seguirá presentando a tribunales "como un tributo a la justicia de un ex-presidente" es groso, muy groso. Casi que hay que agradecerle mirá.

Massa dijo...

Estas a full borrandome los comments, eh? No importa, no me amedrento. Si no queres dar debate yo seguire marcando tus inconsistencias. Es mi deber civico.

Saludos!

Related Posts with Thumbnails