martes, diciembre 21, 2010

El Paladín de la muerte y la descendencia del proceso


Ver la frialdad con la que el genocida en el banquillo repetía las mismas mentiras con las que intentaron justificarse en el juicio a las juntas décadas atrás es fuerte y demuestra por qué hay que seguir insistiendo con la memoria histórica.

El discurso de los genocidas, aquel que habla de la "guerra" interna había sido fulminado argumentalmente en el alegato de Strassera durante el juicio a las juntas quien, al referirse a esa falacia, planteó lo siguiente:

¿qué clase de guerra es ésta en la que no aparecen documentadas las distintas operaciones? Que carece de partes de batalla de lista de bajas propias y enemigas; de nominas de heridos; que no hay prisioneros como consecuencia de ningún combate, y en la que se ignoran las unidades que tomaron parte... Qué clase de guerra es ésta en donde los enfrentamientos resultan simulados, y en la que en todos los combates las bajas sólo hallaron en su camino a los enemigos de las fuerzas legales, que no tuvieron una sola baja. Porque resulta extraño, señores jueces, que una banda de subversivos militarmente organizados, que contaba con armas modernas, no cause a las tropas represoras ni siquiera un herido, mientras todos sus integrantes mueren. Las únicas muertes que pueden contabilizarse en las fuerzas del orden en su gran mayoría, fueron consecuencia de los atentados criminales a que me he referido al comienzo, y en los intentos de copamientos de unidades también ya reseñadas. Pero estos últimos fueron combates leales.

¿Se puede considerar acción de guerra el secuestro en horas de la madrugada, por bandas anónimas, de ciudadanos inermes?

Y aun suponiendo que algunos o gran parte de los así capturados fuesen reales enemigos, ¿es una acción de guerra torturarlos y matarlos cuando no podían oponer resistencia?...

¿Es una acción de guerra ocupar las casas y mantener a los parientes de los buscados como rehenes? ¿Son objetivos militares los niños recién nacidos?

¿Se puede equiparar el saqueo del ajuar de una casa con la incautación del parque de artillería enemigo? "Me robaron todo, desde el calzón de mi señora hasta el magiclik de la cocina", relato el testigo Hugo Pascual Luciani.

¿Son éstas las consecuencias desagradables no queridas de toda guerra?

¿Pueden hechos de esta naturaleza compararse con los efectos de un bombardeo aéreo a objetivos militares, que necesariamente causan muertes de inocentes?

No señores jueces, ésos no fueron episodios no queridos pero inevitables. Fueron actos criminales comunes, que nada tienen que ver con la guerra. Pero aceptemos ahora, por vía de hipótesis, la teoría de la guerra, tan cara a los acusados, y comprobaremos que sus situaciones, lejos de mejorar, se ven moralmente tanto o más comprometidas.

Porque, señores jueces, tal como es aceptado sin reservas por el orden jurídico internacional, cierta clase de hechos, por su profunda inmoralidad y fundamentalmente porque exceden las necesidades del combate, para convertirse en crímenes de lesa humanidad, no son permitidos ni siquiera en la guerra.

De acuerdo con estos principios, nuestro país ratificó los cuatro convenios de Ginebra de 1949, que establecen mínimas reglas humanitarias para el trato y la protección de civiles y combatientes en caso de conflicto armado.

Estos cuatro convenios tienen un articulo tercero que es común, aplicable a los conflictos armados internos, por el que las partes se obligan a:

Tratar con humanidad, sin distinción alguna de carácter desfavorable, basada en la raza, color, religión o creencias, sexo, nacimiento o fortuna, o cualquier otro criterio análogo, a las personas que no participen directamente en las hostilidades, inclusive a los miembros de las Fuerzas Armadas que hayan depuesto las armas y las personas que hayan quedado fuera de combate por enfermedad, herida, detención o cualquier otra causa. Expresamente quedan prohibidos: Los atentados a la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas, las mutilaciones y los tratos crueles, torturas y suplicios, la toma de rehenes, los atentados a la dignidad personal; especialmente los tratos humillantes y degradantes, las condenas dictadas y las ejecuciones efectuadas sin juicio previo emitido por un tribunal regularmente constituido y provisto de las garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados. La falta de observancia de estos principios constituye infracción grave a los convenios y, como tal, según la doctrina internacional, crimen de guerra.

Por otra parte, los calificativos de "sucia" y "no convencional" carecen de entidad jurídica y son, por lo tanto, irrelevantes a la luz del derecho aplicable. Lo contrario llevaría a aceptar que un neologismo no fundado en norma jurídica alguna, puede alterar el derecho positivo conforme los intereses de quienes lo invocan.

La guerra es algo ya de por sí lo suficientemente horroroso como para admitir el calificativo de sucia por añadidura. Esto es un eufemismo para tratar de encubrir actividades propias de pandilleros antes que de soldados...

Se llega así, señores jueces, a la formulación de una alternativa de hierro: O no hubo guerra y estamos frente a una manifestación de delincuencia común, o la hubo, y entonces enfrentamos a criminales de guerra.
Aquí pueden leerlo más en detalle, con la refutación de la supuesta necesidad de torturar que aducen estos asesinos que usurparon el Estado con sus armas para usarlas en contra del pueblo al servicio de los intereses foráneos y corporaciones locales que se llenaron los bolsillos gracias al terror y la abolición de las garantías constitucionales impuestos a la fuerza por estos criminales.

Los que en su oposición al Gobierno hablan de "los montoneros revanchistas que gobiernan" tienen en Videla la encarnación empírica de lo que dicen con tanta liviandad. Ahí está el omnipotente señor del terror recordandole a esas personas que "los enemigos de ayer hoy gobiernan y pretenden erigirse en paladines de los derechos humanos". Y que Videla pronuncie esas palabras debería ser un recordatorio a los sectores que sin adherir a las ideas de los genocidas ponen el eje en el supuesto "uso político de los derechos humanos" por parte de este gobierno. Un recordatorio de que hay algunas cosas con las que no hay que joder.

Estos asesinos que gracias al esfuerzo de los que lucharon durante décadas están siendo juzgados no sólo no se arrepienten sino que reivindican lo actuado. Ni siquiera tienen la humanidad de decir adónde están los cuerpos de los que secuestraron y asesinaron usando al aparato del Estado, ni mucho menos revelar a quiénes entregaron los 400 hijos apropiados que sus familias siguen buscando. A nadie pidieron perdón, ni a las víctimas del aparato estatal usurpado ilegalmente ni al pueblo argentino que todavía al día de hoy sufre las consecuencias del andamiaje legal implantado a fuerza de sangre y terror.

Detrás del horror y la burda propaganda había un plan a largo plazo y ese plan les salió bien. Sólo basta como prueba de esto escuchar lo que decía Videla en los años en los que se sentía el señor de la vida y la muerte en esta conferencia de prensa que sólo se vió al aire en vivo y luego una vez en canal 7 gracias al rescate del archivo por parte de Felipe Pigna.

Muchos de los problemas sociales y económicos que padecemos al día de hoy tienen mucho que ver con el legado de los genocidas y sus cómplices civiles: no sólo la ley de medios, la ley de entidades financieras y demás decretos dictatoriales que al día de hoy estamos intentando desarmar, sino también la deuda externa, la concentración económica, extranjerización de la economía, la inequidad en la distribución del ingreso con las consecuencias sociales que eso implica y mucho más como denunciara a un año del golpe Rodolfo Walsh. Por supuesto, habrá quien diga que hay democracia desde el '83 y que durante ese tiempo se profundizaron las consecuencias. Y es cierto, pero los factores de poder condicionaron a esa democracia: vean por caso la enorme resistencia que surge cuando se intenta reemplazar sólo una de las leyes heredadas de la dictadura como es la ley de medios, o cómo le arrancaron a Alfonsín las leyes de obediencia debida y punto final a punta de pistola, o los indultos a los genocidas dispuestos por el traidor a la patria Carlo Saúl.

Además esa democracia tutelada fue la concreción del plan explicitado por Videla cuando le preguntaron cuándo iba a volver la democracia y el respondió diciendo que "el proceso" tenía que crear la descendecia, los herederos del proceso:



Y la descendencia del proceso de la que habla Videla está entre nosotros. Está pidiendo amnistías para estos asesinos después de haberlos indultado, como el caso del ahora candidato a presidente Duhalde; abogando por el olvido y perdón a quienes ni siquiera pidieron perdón ni se arrepienten del horror e incluso aliándose con ellos como hiciera la republicana Carrió (quien además minimiza la trascendencia de los juicios al plantear que son "mil viejitos humillados" y defiende a los que se apropiaron de chicos arrancados del seno de sus madres, quienes sufrieron todo tipo de vejaciones en los campos de concentración).



Y qué decir de Mauricio Macri, quien no sólo plantea "dejar de joder a los fantasmas del pasado", puso en cargos del gobierno de la ciudad a defensores de la dictadura, creó una policía nueva con los residuos de aquellos años como se ve aquí sino que, como si esto fuera poco, diseñó toda la estrategia comunicacional en base al discurso videlista:
"Con honestidad, idoneidad y eficiencia. Con madurez y sentido de unidad es fácil pensar en la recomposición del ser argentino. Ese ser argentino, basado en madurez y sentido de unidad, permitirá inspirar para elevarnos por encima de la miseria que la antinomia nos ha planteado, para dejar, de una vez por todas, ese ser anti y ser, de una vez por todas, Pro: Pro argentinos”.
Jorge Rafael Videla, 24 de Mayo de 1976.
Por supuesto que hay muchos otros cuadros que son parte de esa descendencia de la que hablaba Videla como Martinez de Hoz, Cavallo o Melconián entre muchos otros que andan como si nada por la vida. Pero el hecho de que hoy Videla al igual que muchos otros videlas esté siendo juzgado y condenado es invaluable para nuestra historia y futuro. No se puede construir para adelante si lo que impera es la impunidad. Por eso desde aquí vamos a apoyar siempre sin peros y agradecer la política de hacer justicia para cerrar las heridas criminales del pasado impulsada por este gobierno, que tendrá muchas falencias (como cualquier gobierno que asuma en un país que sufrió todo lo que ha sufrido el nuestro en estos 35 años) pero que no quitan la enorme valentía y decisión que se requiere para seguir poniendo a estos tipos en lugar físico e histórico que merecen por sus actos en contra del pueblo argentino.

Saludos
D.F.

Imagen: perfil.com

13 respuestas:

raztez dijo...

<p><span>es que sí era una guerra, una guerra contra terrorismo de estado, el único problema es que la perdimos... los que apoyan a los terroristas son simples traidores a su país, no solo es Carrio y Macri, también es magneto-clarin y los hijos de puta del campo, ellos también tienen que pagar la parte que les toca </span>
<span> </span>
</p>

Eduardo D'Negri dijo...

No fue una guerra. Sino estas aceptando el discurso de los genocidas. La idea de la guerra interna esta en la base de todo lo que los milicos desarrollaron despues incluido el aparato represivo-asesino que montaron con complicidad civil y con impulso civil incluso desde antes (Gracias Isabelita) Es significativo todo lo que todavia actua como oposicion a un resurgir de la Nacion, todo lo que subsiste de aquella ideologia, todos los que pregonan por un modelo economico, social, politico como el que se desarrollo en esos años. Me da asco como se llenan la boca hablando de democracia, como disfrazan sus verdaderos pensamientos y verdaderas intenciones al calor de una democracia que recuperar y valorar costó la vida de miles de argentinos y que aun hoy tiene muchas grietas. Naturalmente que odian esa democracia pero afortunadamente hoy no es tan facil para algunos ser sincero en ese aspecto, en cuanto muestra cierta fortaleza de nuestra democracia.
Hay que conocer nuestra historia muy profundamente

Severian dijo...

Cuando eran dueños de la vida y de la muerte de cualquiera, no se les occurrio que eventualmente iban a pagar lo que hicieran. Hoy delante de los jueces apelan al patetismo: se muestran agobiados, van en camilla, lloran. Ponen en evidencia que la razón detras de sus crímenes es una profunda forma de cobardía.

Que suerte que me haya tocado vivir en esta época para poder verlo.

el mundo al revés dijo...

Se llega así, señores jueces, a la formulación de una alternativa de hierro: O no hubo guerra y estamos frente a una manifestación de delincuencia común, o la hubo, y entonces enfrentamos a criminales de guerra"   más claro, el agua...
buenísimo post Diego, mucha información...
lo voy a multiplicar, si se puede...
Saludos.

Leitsns dijo...

No puedo parar de imaginarme a los que hoy justifican cualquier comentario diciendo: Este chorea y no lo quiero, se puso esta cartera, se viste asi etc...al margen del obvio vacio en la justificación que muchos encuentran para decir que tal no les gusta, nadie custiona desde ese mismo lugar (periodistas medios etc) que todo ese aparato y usurpacion del estado, todos los secuestros, las armas, los operativos por la noche, los lugares clandestinos, todo eso se hizo con el dinero de los contribuyentes?? Con nuestro dinero?? Digo no?? hoy 2010 que tanto se habla y preocupa que se hace con el dinero, esto no deberia ser para estos comentaristas el colmo de los colmos?? Te quitan, te torturan, te matan, te endeudan, te uzurpan...todo con tu propio dinero??? Ojo no estoy hablando de dinero, hablo del colmo de los colmos!!!

Rodrigo dijo...

Si algo me quedo atragantado del Nunca Mas es el prologo de Sabato que instala el germen de la teoria de los dos demonios y de que en esa epoca existio una guerra. La funcion que cumplio la CONADEP, el NUNCA MAS, es inapelable, aquellos que han puesto el cuerpo y el alma en esa tarea de meterse en el cementerio del peor de los infiernos por primera vez y abrir ventanas y puertas para que den luz a esa matanza, a tanta mierda reunida y organizada, pero ese prologo con el tiempo dio letra a los hijos de puta de siempre para estas cuestiones de defenderse de lo indefendible, y como el golpe fue civil tambien y ese gobierno se sostuvo en manos y acciones civiles  (economistas, empresarios, curas, principalmente y mucho vecino de a pie que miraban/miran los tanques con fruicion).
Que Videla hable en un juicio que lo somete a lo que el no dio, justicia objetiva e imparcial, estado de derecho; me parece una ventaja del destino, por suerte muchos jovenes pueden escucharlo y ver que no hay mito, ni leyenda, ni deformaciones de una realidad; no, ese relato de Videla fue protegido y escondido, negado, por los dueños de los microfonos, salvo cuando apoyarlos no tenia rating. Lo cual nos expone a una verdad evidente y en Carrio esto es claro, como vocera de la hegemonia de medios y "establishment" (esa palabra que por suerte es extranjera) hoy hablar en contra de los juicios mide bien en algun sector de la poblacion, espero y creo que minoritaria, pero esta ahi, al lado, en la cola del supermercado, en el taxi, en la radio, en la tele. Lo de Macri es otra historia y Videla lo definió en aquella conferencia que cita Diego, cuando dice que el proceso necesitaba crear una descendencia, Mauricio es una creatura de esa descendencia, un heredero politico de toda esa ideologia y metodologia tambien.
El 24 de marzo del 96, nos sacaron a patadas en el culo de la Plaza de las Madres los muchachos azules de Menem, me sente con una amiga en la plaza Congreso, ella hija de desaparecidos y lloramos juntos porque "aca nunca los vamos a ver presos", llegue a casa y Lanata en su programa de domingo hizo un especial sobre el golpe, recuerdo que el dijo que iba a guardar esa cinta para mostrarle a su hija el dia de mañana lo que paso en este pais. La ironia del paso del tiempo y las vueltas raras de Jorgito Siempre Opositor, las mias no, sigo pensando y sintiendo lo mismo sobre los milicos, han hecho de esas palabras en su boca, una cosa extraña e inexplicable; pero ese dia fue un refugio y ahi anda mi VHS de ese dia, arrinconado en el mejor rincon de mi biblioteca, como un testimonio invencible, como el simbolo de lo que fuimos como sociedad y lo que permitimos, soy del 73, año rabioso y revuelto, doloroso para mi familia, mi abuelo en Chile fue torturado en el Estadio Nacional  y devuelto y obligado a si queria vivir lo debia hacer fuera de Chile o en la clandestinidad, mi abuelo eligio esto ultimo y no lo vimos nunca mas. Alla en Chile no existe lo que aca ya es habitual y motivo de hinchar el orgullo, que se sienten frente a un jurado y paguen por lo que hicieron, este fue el año con mayor cantidad de procesos y condenas de los represores, eso junto a la ley de medios, matrimonio igualitario y algunas cosas más, hace que uno salga a la calle y sienta que vivimos en un pais un poco mas justo, falta bastante, pero esa sensacion esta en el aire y si nos dejamos, se siente en el centro del pecho, donde vive el orgullo.

Juan Pablo dijo...

Son psicópatas y lo que cuesta es entender que los psicópatas no sienten compasión por el otro. Él cree que se ganó un lugar en el Cielo, el Estado debe asegurar que cumpla su pena porque es responsable de perseguir, secuestrar, asesinar, vejar y desaparecer a los habitantes de la Nación.

Fueron entrenados por la Escuela de las Américas y los torturadores franceses que habían actuado en Argelia: para ellos el Terror fue una institución. No esperen ningún acto de misericordia de su parte. Están orgullosos y deben sentirse frustrados de no habernos liquidado a todos nosotros (o a nuestros padres).

Rodrigo dijo...

Pero estan viviendo la justicia del hombre, que es real, la otra, la divina o lo que sea, aun en fanaticos convencidos, igual en esos casos en el fondo de su alma es una incertidumbre, ademas como ese dios que les han mostrado es tan exigente, saben que nunca lo conforman, entonces siempre sienten que estan en falta con ese dios.
No espero un acto de misericordia porque tampoco yo se lo creeria, de ultima le serviria a el cuando apoya su cabeza en la almohada. Es simplemente la trascendencia de que actos asi, por mas que sean de tipos que en su momento decidian no solo politicas de un pasi si no la vida y la muerte de miles de personas, hay un lugar donde lo pagan, que no da lo mismo por mas argumentos que expongan y que existen lugares donde van a tener que pagar con su encierro lo que hicieron.

santix dijo...

<span><span>"Como iban a deponer la Constitución, los uniformados juraron por la flamante Acta para el Proceso de Reorganización Nacional, en la que se suprimían el Congreso, la Corte Suprema y todos los cargos ejecutivos nacionales, provinciales y municipales."</span></span>

El caradura dice ahora que "La Constitución Nacional guarda luto"

Diego F. dijo...

Siempre se puede, para eso está!
Saludos

Gustavo dijo...

Martinez de Hoz, en un discurso poco despues del golpe, dijo que el golpe era indispensable, para que surgiera una nueva economia. No estas tan errado en lo que planteas del dinero, no desde nuestra parte de la ideologia, sino de la de ellos, que no les importaba matar a quien sea y cuantos sean, con tal de implantar su modelo economico.

Proto dijo...

Yo iba a tirar una reflexión tanto descolgada, pero igual se aplica cuando hablaste de eso terrible de la "descendencia".

La noticia de lo que pasó ayer obviamente me llenó de alegría, tanto el hecho en sí como la señal que implica.
Pero a la vez siento preocupación y dolor por todo lo otro.

Para empezar, la existencia de ese candidato que sale con el tema de "perdonar, olvidar, la dignidad quitada a las FFAA, etc", y que no haya sido un exabrupto o burrada, sino que sea una constante. Insiste e insiste con eso, cuando ya no quedaba casi nadie que hiciera campaña hablando de Videla como un referente válido (al menos no directamente, claro está).

¿A donde quiero ir con esto? Tal vez no es parámetro, pero cuando se leían los fallos, saltaban miles de comentarios en sitios webs y versiones digitales de diarios de tipo "estos montoneros que nos gobiernan", "¿por qué no juzgan al ERP?", "¿por qué justicia para un sólo lado?". Y lo mas triste de todo es justamente que no son las viudas y sumisas esposas de los milicos o las viejas que extrañan los comunicados, sino que en su mayoría son pendejos que ayer aprendieron a decir "montonero", entonces hoy escucharon a un señor llamado Videla, que hasta ayer al mediodía ni sabían quien era, y las barbaridades insostenibles que dijo les parecieron algo novedoso y hasta original.

Y lo peor, es que no es sólo tonterías de un pibe que como terminó las clases y está de vacaciones, escribe tonterías en internet de puro ocioso. Lo digo porque también me dedico a la vida académica, doy clases en varias facultades y me preocupa que en los que empiezan cada vez empieza a escucharse el discurso tipo: "¿dictadura?... yo no se, a mis viejos no les pasó nada", o "a mí mi viejo me dijo que no era tan terrible como dicen", o "mi vieja nunca hizo nada raro, entonces no le pasó nada"; pibes que luego van a ser la carne de cañón para los defensores acérrimos de los militares.

Eso me preocupa de la figura de Duhalde. Toda mi vida vivi en Lomas de Zamora, y no creo que la derecha capitalina más recalcitrante vote a "ese negro de mierda del conurbano" y mucho menos ahora con un partido de derecha claramente establecido como tal que es el PRO. Me parece que el voto que va a captar Duhalde, es el pibe de 18 que va a votar por primera vez, que no sólo no tiene la mas puta idea de quien fue Videla, sino que peor aún, no tiene la mas puta idea de quien es Duhalde, entonces piensa que es algo nuevo. O algo incluso más temible, que se forme la idea de: "No tengo la menor idea de quien es Videla, pero si este gobierno perverso y tiránico dice que es malo, entonces no lo debe haber sido tanto..."

Fueron un par de ideas muy dispersas las mías, disculpas si se perdieron, y sinceramente, temo haber abierto una caja de pandora. Por eso un poco pensaba la idea de festejar la noticia, festejar lo que tiene de avance; pero estar atentos, y defendiendo la memoria, estar alertas de los nuevos desafíos que pueden implicar.

Juan Pablo dijo...

Ojalá este pedido de condena llegue a concretarse. Si así fuera, qué alegría señores.

Related Posts with Thumbnails