viernes, octubre 08, 2010

Los amigos del FMI


Una de las buenas políticas impulsadas por el gobierno de Néstor Kirchner fue la de sacarnos de encima al nefasto Fondo Monetario Internacional gracias a la cual aquellas imposiciones que padecimos durante toda la década del '90 dejaron de gobernar la Argentina. En los últimos años, sin embargo, y a pesar de la pésima imagen que tiene el FMI en nuestras pampas gracias a que todavía la memoria colectiva funciona, fueron apareciendo voces desde el ámbito político y mediático -amén de los trillados economistas del establishment- que vienen intentando relegitimar al globalmente repudiado organismo en lo que desde este espacio denominamos la campaña "ahora el FMI es bueno".

Algunos ejemplos de esta campaña los hemos ido mostrando a lo largo de estos últimos años -su inicio coincide con la elección de Cristina como presidenta- pero nunca está de más recordar de dónde venimos:

El Diputado radical Oscar Aguad por ejemplo se quejaba de que debido a la recuperación de los aportes de los trabajadores por parte del Estado no iba a venir el FMI a salvarnos:



Elisa Carrió, desde la coalición cívica, planteó en reiteradas ocasiones y reportajes la necesidad de volver a tomar deuda con el Fondo Monetario. Incluso llegó a decir que si ella llegaba a ser Presidente iba a eliminar las retenciones y cubrir el bache con deuda del FMI, planteando que ahora el Fondo había cambiado y era buenito:



El columnista estrella de economía del diario La Nación, Roberto Cachanosky, en varios de sus artículos agoreros -tremendamente agoreros y que cualquiera que tenga un ápice de credibilidad sobre sus pronósticos debería repasar a la luz de los hechos- planteaba cuestiones tales como que Argentina quedó marginada del mercado voluntario de deuda. Así que ni los japoneses ni los alemanes ni el FMI van a prestar para que el matrimonio dilapide mientras mantiene su alianza con Venezuela.



Lo mismo en las publicaciones de Jorge Fontevecchia, en donde no sólo se paran automáticamente en la vereda del Fondo sino que los "análisis" económicos y propuestas respecto al destino del país surgen de personajes nefastos para la historia de nuestro país como Manuel Solanet o Domingo Cavallo.

Y por supuesto, no podía faltar grupo Clarín que siempre está atento a estas cuestiones y en reiteradas columnas que van publicando siguen instalando la idea de que el FMI es un organismo serio y republicano al que hay que hacerle caso ya que este gobierno, ya lo sabemos, es de terror y sólo la civilización de la mano del establishment internacional puede salvar a este país del populismo. Si algunos hasta parecen relamerse de felicidad cuando el FMI nos critica.

Y si bien es importantísimo recordar quiénes son los que bregan por la vuelta a este nefasto organismo que tanto daño nos causó y luchan día a día en contra de los intereses de la Nación, hay un punto por parte del oficialismo que ayuda a estos señores y señoritas a instalar la idea de la necesidad dandole letra para insistir en la necesidad de volver al FMI. El error del gobierno en no haber logrado hasta hoy una solución al problema de credibilidad en el INDEC. Esto lo hemos analizado en este post mostrando cómo, a esta altura, cualquier efecto positivo que haya tenido es superado por la falta de credibilidad en las estadísticas públicas, algo en lo que Roberto Navarro coincide y agrega varios otros datos que demuestran cómo a esta altura terminó siendo un boomerang que impide presentar los logros efectivos del gobierno (y hasta permite que algunos de estos sectores ahora intenten embatir contra el censo nacional):



Néstor Kirchner prometió en A dos voces, en el último reportaje que concedió como Presidente, que normalizaría el tema del Indec y desde aquí creemos que ya es hora de encontrar una solución que relegitime las estadísticas públicas ante el descreimiento generalizado que hay al respecto; no por una cuestión moralista sino porque realmente a esta altura es contraproducente, impide que se aprecien los logros -que ciertamente los hay-, oculta a las empresas que generan inflación y permite que estos mamarrachos logren instalar la idea de que hay que volver al FMI o que el censo será una mentira.



Saludos
D.F.

13 respuestas:

Francis dijo...

Es un poquito fuerte verlo a Nestor entrevistado exclusivamente por "A 2 Sobres" (como ahora le dicen) en el canal del ahora monopólico Clarin.

Pero con respecto al post, creo que no blanquean lo del INDEC porque algunas cosas buenas saldrán a la luz pero así también algunas que no quieren que se sepan además del hecho de aceptar que estuvo mal la intervención, entonces si el resultado neto no es claramente positivo no es algo que lo vayan a hacer.

Dormidano dijo...

En nuestro humilde bulín nos hemos estado ocupando de esa campañia que hoy recibió el invalorable aporte de Gabriel Rubinstein y de Augusto de la Torre, magnificados por Ámbito Pendenciero y Tortura Web.
Espero, por el bien de todos, que la memoria no nos falle.

daniel dijo...

Si el nuevo caballito de batalla del discurso monopolico es el f.m.i,creo que le va salir el tiro por la culata.No me preocupa.
Slds.

javier dijo...

ese video de navarro es lo mas.

Eduardo dijo...

Yo creo que realmente la economia nacional esta en crecimiento y que hay muchos signos positivos para exhibir pero yendonos a la genesis del problema... ¿Porque el Gobierno se metio en este problema de la credibilidad del INDEC? Es decir, ¿Que fue lo que originalmente generó esta situación del INDEC? Porque sinceramente perdi nocion de la situacion en la que se origino esto.

Sergio dijo...

En mi opinión la principal causa que llevó a intervenir el INDEC es la deuda en bonos ajustada por inflación.
Por un lado, el INDEC estaba lleno de "empleados" de los tenedores de deuda, que "armaban" el índice a pedido (por poner solo un ejemplo, en el listado había productos y servicios suntuosos incluidos) Por otro lado, los tenedores de bonos son, al mismo tiempo, formadores de precios. La ecuación cierra perfecta ...
Mientras más aumento los precios, más gano por ambos lados, y obligo al estado a refinanciarse emitiendo más bonos ajustados por inflación, que yo manejo.
De ahí también la tremenda resistencia a que se pague deuda con Reservas de Libre disponibilidad ... Ellos quieren que el estado (que venimos a ser todos nosotros) se siga endeudando, porque deber es sinónimo de depender, así como NO DEBER es sinónimo de INDEPENDENCIA.
Entonces, por un lado se controlan lo más que se puede los precios a través de la Secretaría de Comercio Interior (Moreno), y lo que no se puede controlar, probablemente se "dibuje" en el índice, usando la "máxima" de "el fin justifica los medios".

Eduardo Real dijo...

Respecto de "restablecer la confianza en el INDEC" sospecho que será misión imposible durante la era K, porque quienes legitiman o deslegitiman son los medios patronales, así que dudo que el chancho chifle. Desde hace casi un año el INDEC está trabajando codo a codo con las universidades, y, más aún, está publicando los microdatos con los que se construye el índice, de modo tal que cualquiera los podría recostruir a partir de ellos.

Por otro lado, debo recordar que no es que ahora no se le crea. Nunca se le creyó. Véase sinó esta nota(1) del ex-periodista Jorge "Protector de Débiles" Lanata del 2006, previo a la intervención del 2007. Peor aún: En "los países serios" tampoco le creen a sus respectivos INDEKKKS. En el caso de Francia y Gran Bretaña(2), 2 de cada 3 no les creen a sus respectivos INDEKS. En el caso USA(3) es aún peor: No incluye a la energía(!) ni a la vivienda dentro de sus mediciones, entre otras.

O sea, en resumen: No es que ahora las cifras son increibles y antes sí lo eran. Nunca lo fueron. Ni aquí, ni en el First World. Entiendo que el IPC es un muy mal indicador, y que habría que suplantarlo por varios otros indicadores individuales menos cuestionables, menos "promedio". Reitero: Lo más cuestionable es el INDICADOR, no quien efectúa la medición. Así lo relevara la Madre Teresa de Calcuta, a cada quién le parecerá mucho o poco, porque las "sensaciones térmicas" son percepciones individuales, y el IPC es un PROMEDIO ponderado de más de 600 bienes y servicios. A un tipo que lo estén fritando con las patas en el hielo le dará una temperatura "normal".

(1) (ver fecha de la nota) http://www.jorgelanata.com/documentos/editoriales/08-04-06-1-El%20Indec%20de%20Yrigoyen.pdf
(2) http://www.stiglitz-sen-fitoussi.fr/documents/rapport_anglais.pdf
(3) http://www.shadowstats.com/

donchango dijo...

El indec es un tema de Clarín, dejénselo. Lo que hace falta es empezar a apretar a los monopolios que manejan el precio de los alimentos. Volver con el IAPI o como se llame que tenía Perón para controlar la exportación.

Omar dijo...

Hay en todo esto un concepto equivocado y es la idea de intervencion.
El INDEC es un organismo del Estado y por tanto tambien parte del gobierno nacional que hoy representa al estado (nosotros), entonces de donde sale la idea de que el gobierno (estado) se interviene a si mismo?

Omar dijo...

Por otra parte y tal como afirma al comienzo del post, hay que aceptar que pagar deuda es bueno para nosotros los Argentinos, porque eso nos libero de las ataduras del FMI, aunque despùes muchos se rasguen las vestiduras por que se priorice pagar deuda!!!!

Omar dijo...

Por otra parte y tal como afirma al comienzo del post, hay que aceptar que pagar deuda es bueno para nosotros los Argentinos, porque eso nos libero de las ataduras del FMI, aunque despùes muchos se rasguen las vestiduras por que se priorice pagar deuda!!!!

Diego F. dijo...

Pagar las deudas sí, legitimar fraudes no Omar. No es lo mismo deuda que fraude ni deuda con organismos multilaterales que acreedores privados ni todo se maneja ni se debe manejar de la misma manera. No voy a entrar en este post a hablar de la deuda porque para eso hay otros tantos, pero quería aclarar eso porque sino parece que todo es lo mismo.
Saludos

Omar dijo...

Ok Diego conozco tu postura y la respeto ademas no es mi intención generar nuevamente polémica con esto-

Related Posts with Thumbnails