viernes, septiembre 24, 2010

La hora de los mosquitos


1. En alguna de las tantas reuniones blogueras entre vino y vino el compañero Manolo planteó una analogía sobre el efecto de los blogs que mas o menos rezaba así: "¿qué puede hacer un mosquito contra una locomotora? - Nada, pero puede volver loco al maquinista". Y por estos días vemos que efectívamente el maquinista está llegando a niveles de locura patológicos dado que más que un mosquito es un enjambre de mosquitos el que vuelve loco al maquinista (que por suerte ya no tiene acceso al Raid que lo protegía exterminando a los malditos mosquitos en otros tiempos).

2. Hace un par de años Luis D'Elía les decía a Bonelli y Silvestre que grupo Clarín era una pistola en la cabeza de la democracia. Pero en estos dos años las cosas cambiaron y la pistola pasó, como se ve en la imagen que sigue (agradecimiento a Matías, lector del blog por el aporte), de apuntar a la cabeza de la democracia a apuntarse a su propia cabeza (click para agrandar).



3. Es ese impulso suicida, fruto de la desesperación ante los nuevos tiempos que corren (excelsamente analizados aquí por Nicolás Mavrakis), el que llevó a un grupo mediático que hasta entonces gozaba de una importante credibilidad, a publicar todo tipo de disparates y mentiras como por ejemplo que las elecciones nacionales se iban a adelantar a Marzo de 2010, a operar el lenguaje burdamente en función de sus intereses, a manipular las encuestas online y un sinfín de etcéteras que logran que ni siquiera se pueda creer en la información que presentan sobre el clima.

4. Por supuesto que no hay que circunscribir todo esto a Clarín (por más que sean el grupo dominante y cohesionador de los intereses opositores) ya que como plantea Mavrakis el tema es el fin de época que estamos atravesando. Tenemos cientos de ejemplos pero en el arte de la descontextualización vulgar sin dudas el precursor fue Fontevecchia con su diario online Perfil editado por un macartista sin escrúpulos como Darío Gallo que siguen a rajatabla el principio de oro Glebluneano: no dejes que la verdad te impida hacer una buena nota. Aunque en rigor las notas no son buenas, pero bueno, hacen lo que pueden pobres.

5. Es más que interesante ver la transformación acelerada de los medios del establishment en circuitos cerrados de propagación de intereses corporativos y políticos. Ya no importa más ni la verdad ni la verosimilitud ni siquiera sus audiencias. Vimos en estos últimos tiempos cómo cada invento de los titiriteros se toma literalmente sin cuestionar en este circuito y el modus operandi es más o menos así: el titiritero inventa algo o fuerza una interpretación (generalmente tiradísima de los pelos al punto de dejarla pelada) y luego los títeres repiten hasta el punto en el que por repetición goebbeleana se instala esa idea. Luego, una vez instalada, pasa a formar parte del acervo de argumentos que nutren el relato ficticio de esta cadena de medios y se utiliza como referencia en editoriales y notas, reforzando la sedimentación de la mentira como verdad en el imaginario colectivo.

6. Por supuesto que para que esto funcione tienen que apelar al prestigio prestado de algunos profesionales que ponen la cara para legitimar este relato ficticio en programas/publicaciones que apunten a una audiencia lo más heterogénea posible; digamos desde Majul hasta Magdalena pasando por Mirtha y demás celebrities y, por supuesto, si es necesario el apoyo logístico aparecen algunos opositores y profesionales como podrían ser abogados constitucionalistas que forman parte de este circuito. Gente otrora respetada como Magdalena pasaron a ser simples títeres acríticos del discurso de sus empleadores. La creación literaria (llamar "noticia" o "información" a estas operaciones sería un serio exceso) no importa en dónde aparece: una vez que se enuncia la tarea es amplificarla a como de lugar sin mostrar fisuras.

7. Y la fuerza estaba allí, en que no haya fisuras. Este modelo funcionó muy bien gracias a la concentración mediática y a la falta de medios alternativos de comunicación que pudieran responder y mostrar otras realidades. El monopolio del relato era la fortaleza. Los periodistas que mentían ¿a quién le tendrían que rendir cuentas si en definitiva estaban allí en lo alto, inalcanzables en sus pedestales de cristal? Desde tanta altura podían disparar a mansalva contra cualquiera con total impunidad ya que el que recibía los balazos no tenía cómo defenderse.

8. Y si bien este circuito cerrado e impermeable cohesiona a los que lo integran, que se apoyan corporativamente entre sí en defensa de sus ficciones, ahí, afuera del country informativo, apareció una horda de mosquitos que enloquece al maquinista. Los pequeños hombrecitos que simulaban -y quizás hasta creían- ser todopoderosos como en aquella historia del Mago de Oz, se sienten amenazados, desnudos. Están tan atemorizados de perder el ranchito que habían forjado durante la época del periodismo tradicional que, ante la vista de todos, ni siquiera se atreven a dialogar con los que cuestionan ese relato. El sólo hecho de que sus audiencias escuchen la otra campana atenta contra esos privilegios que detentan hoy por hoy.

9. Casos como el de Pablo Sirvén, Carlos Roberts, Darío Gallo, Pepe Eliaschev, Alfredo Leuco, Ricardo Roa, etc. Todos funcionan de la misma manera: escriben cualquier cosa y, cuando se les responde y se los invita a debatir sobre lo que publicaron, se desentienden e incluso se enojan. ¿Cómo un sucio mosquito va a exigir derecho a réplica? ¿Acaso los mosquitos tienen derechos?

10. Ilustrativa al respecto fue la respuesta de Pablo Sirvén ante la invitación que nos hizo Gerardo Fernández a él, a Carlos Roberts y a quien escribe estas líneas a debatir sobre el tema de los "blogueros K" (así denominan los periodistas corporativos a la blogósfera política) en su programa de radio. Al principio Sirvén no respondía y no sólo eso, doblaba la apuesta utilizando calificativos como "twitforajidos" para quienes osaban responderle en sus términos. Pero luego de insistirle, prometiendole un diálogo totalmente respetuoso con el fin de aclarar los tantos, la respuesta fue el bloqueo. El argumento para bloquearme lo copio textual de su twitter. En palabras suyas: A Faur lo bloqueé x su insistencia en que acepte una entrevista q ya le dije q no haré:eso no es diálogo sino limarte;q siga así,pero sin mí. Y eso que hasta el diputado opositor Fernando Iglesias le dijo a su manera que no tenga miedo. Pero bueno, no hubo caso.

11. Así las cosas, una argumentación racional, un debate, un intercambio de ideas constituye una amenaza seria para el periodismo corporativo. Leuco no lo invitará a Lucas a su programa a responder a la acusación pública que hizo, Sirvén no se sentará a debatir con los blogueros sobre lo que escribe de ellos, Darío Gallo no ofrecerá derecho a réplica por las acusaciones y difamaciones sin fundamento, Ricardo Roa seguirá escribiendo cualquier cosa en sus columnas de Clarín y Luis Majul seguirá teniendo miedo. El country informativo seguirá cerrándose sobre sí mismo, comiendose la cola hasta su certera extinción. Porque en la medida que siguen brotando espacios de debate, de análisis, de información, de opinión, en esa misma medida morirán los circuitos cerrados de información que hoy por hoy son capaces de reproducir sin sonrojarse cualquier leuquismo por más ridículo que fuera.

12. Hoy, a un par de años de plantearlo, se entiende por qué desde este espacio (por más que 678 se lo haya apropiado como el maléfico Kirchner se apropió de los derechos humanos) habíamos bautizado al periodismo de aquí-ahora como "periodismo in the pendiente". Periodismo que está condenado a la extinción y cuyo lugar de análisis está siendo apropiado y redistribuido por la sociedad en su conjunto. Como dijera en su momento Abraham Lincoln (luego popularizado por el genial Bob Marley): pueden engañar a algunos algunas veces, pero no pueden engañar a todos todo el tiempo.

13. Cierro el post insistiendo en que lean el análisis de Nicolás Mavrakis aquí y con la repitición del mensaje resumen de este post:



Saludos
D.F.

PD: Qué blandengues resultaron los valientes periodistas independientes, al final le tienen miedo a unos míseros mosquitos. Quién lo hubiera dicho.

Imagen: Urgente24.com

26 respuestas:

Tomas dijo...

Excelente. Abrazo.

Carlos Balmaceda dijo...

Amén

José Antonio Aranda dijo...

Enceguecido por tu odio no te das cuenta de que la virulencia K desangra al país. La gente en la calle tiene miedo, muchos periodistas se están autocensurando por temor a las represalias del poder y cada vez estamos más aislados del mundo.

Mientras tanto, vos y tu grupete de fanáticos ultramegakirchneristas continúan cobrando fortunas pagadas por LA GENTE a través de sus impuestos, creando operaciones de desinformación financiadas por Aníbal Fernández, la SIDE y los servicios de inteligencia de la Venezuela chavista.

Criticás a periodistas de renombre solo porque se limitan a leer Clarín y repetir lo que dice, como si eso estuviese mal. Por no darles derecho a réplica a ustedes, que son seres despreciables y antidemocráticos que aprovecharían los espacios para crispar y violentar aún más a la sociedad. En definitiva, por ser libres e independientes como siempre lo fuimos.

Así como la última dictadura militar, que nosotros desde Clarín combatimos férreamente, dijo que iba ganando la Guerra de Malvinas, el régimen K se vanagloria de una supuesta suba en las encuestas que en todo caso responde a los efectos Carótida y Stent.

Cuando la real realidad, que aparece fielmente reflejada en la tapa de Clarín todos los días, diluya el mundo virtual de los KK, haga trizas sus ansías de poder y aplaste sus ínfulas nacionalpopulares, sabrán ustedes que estuvieron del lado equivocado en esta lucha permanente por la libertad de prensa y los intereses de nuestro pais. Y deberán cargar por el resto de sus vidas con el estigma de haber defendido la peor tiranía que haya conocido nuestro país en toda su historia.

PD: Sí a la represa de Ayuí
twitter.com/arandaarrocero

Fernando dijo...

Muy bueno. Un apunte: la frase del mosquito la leí por primera vez en Mafalda (no sé si es de Quino o la sacó de otro lado). Si no me equivoco la dice Libertad.

Diego F. dijo...

Ah, no sé, yo sólo conocí la versión Manolezca y se me quedó grabada en la frágil memoria :) Hablando de Mafalda aprovecho para aclarar por si las moscas -o mosquitos- que  "inthependiente" lo tomé de una caricatura suya que publiqué hace unos años para ilustrar un post en la que hablaba del país independiente y lo adapté al periodismo.
Saludos!

Alejandro Bresler dijo...

Excelente, Diego. Gracias.

Mateyruta dijo...

que bueno leerte!

Salud!

Fernando dijo...

No hay problema, no tenés por qué saberlo. De todas formas es una frase muy bien utilizada y que creo que nos alienta a todos a seguir lustrando el teclado. Abrazo

Anahi dijo...

Ojalá todos esos tarados fueran el enemigo principal... ojalá.
Slds.

Olivia dijo...

:D Me hizo reír enserio.
No es justo que Capusotto le robe así a este honesto humorista.

Olivia dijo...

Estoy de acuerdo con que los blogs están cambiando la manera de informarse no solo de política si no de todo en general, por ejemplo, sobre ciencia, antropología, arqueología, etc. 
Lo único que me preocupa es que hay varias generaciones que no usan Internet para eso (si es que la usan)  y ni hablar de ir a cotejar lo que publica un diario X con lo que aparece en un blog X (por hablar de una fuente fácilmente accesible).
Esas generaciones todavía creen que si algo sale en los diarios o apareció en un libro debe ser verdad. 
No se cuándo se zanjará esta otra "brecha generacional".
Alguien escribió algo sobre esto?

basileus dijo...

si los medio se empiezan a preocupar por responder a los ataques blogeros es que están sintiendo los golpes, lo que es una buena señal, sino, no se molestarían en nombralos, ni en enunciarlos a la justicia por "amenazas de muerte".

Prometeo dijo...

Diego. ¿Es el mismo Mavrakis que publicó esa mierda de las empanadas?

Anahi dijo...

¿Vos estás diciendo que internet y específicamente los blogs son la fuente de la verdad, y que el problema es generacional........????????
Uy dió, ¡qué mal andamos...!

Anahi dijo...

Hoy leí en el twiter a un periodista k diciendo que twiter no era un medio, ¡¡¡sino una fuente!!!!
¡¡¡¡¡¡¡socorro, quiero volver a las cavernas!!!!!!!!

Carlos Balmaceda dijo...

¡Aranda a la Barcelona! ¡Ídolo!

FGJ dijo...

Genial análisis negro.
Me pregunto que es lo que enseñarán sobre esto en las carreras vinculadas a los medios de comunicación., que óptica le darán a todo esto. Ha pasado mucha agua bajo el puente desde nuestros tiempos.

Carpe Diem dijo...

Coincido con Olivia. En realidad, tanto libros como diarios y revistas, y lo mismo los actuales soportes informáticos y redes sociales son vehículos para difundir información, que puede ser vardadera o falsa, honesta odeshonesta.
Lo que inquieta a los elefantes blancos del periodismo es que SU verdad, que era La verdad consagrada, pueda ser puesta en tela de juicio por personas físicas individuales, armadas con un palillo ante los tanques mediáticos en los que ellos se movilizan.
 Jauretche hablaba de lo que pasó en su tiempo, en el que hubo una transición del original "Es cierto porque lo dice La Prensa o La Nación" al "¿que querés, si lo dice La Prensa (o La Nación)?". Ahora vivimos, quizás de modo mas acelerado un proceso similar, en el que hay que tener presente, claro. que hay gente no familiarizada con las opciones del internauta, no siempre por una cuestión generacional, pues otros no acceden a la PC por falta de posibilidades materiales.
La parte del león la siguen teninedo ellos, pero se los ve incómodos lidiando con una realidad que se les complica. Personajes como Majul, Leuco o Roa no cambiarán, porque tienen el macaneo instalado en el disco rígido, y lo seguirán haciendo aún si se quedan sin lectores y/u oyentes. Pero el tema no son ellos, sino los interes para los que hacen su faena. Sus empleadores tienen que buscar atajos, nuevos recursos y no se si los encontrarán.

Gonzalo dijo...

Excelente repaso de la crónica de una muerte anunciada...

Abrazo!

Diego F. dijo...

La verdad que no sé, espero que no :S
Saludos

Anahi dijo...

No, no era mi intención buscar roña, pero por favor, no me provoques, ¿sí?
Ahora te entendí mejor, digo, ahora que te explayaste. Porque por tu comentario anterior se prestaba a ser interpretado como lo hice.
<span>No me gustan las panaceas</span>, les escapo con la mayor velocidad de la que soy capaz, y a veces las defensas a ultranza que hacen los geek de la internet, o los blogueros de los blogs, etc, me exasperan. Es eso.
Sabés que en internet también hay bastante pescado podrido, ¿no?, así como interferencia del poder y otras faunas...
Pero también te digo: ¿hay algún blog en donde hayan publicado las obras completas de Kusch? ¿hay algún blog que haya publicado las obras de Gambaro? ¿Geocultura del hombre americano está publicada en algún blog? Digo, pensando en los libros.
Son medios, instrumentos, herramientas, tecnologías. Son sólo eso. Hoy están, mañana podrían no estar.
Slds.

boudu dijo...

Lo unico q me produce esta entrada en tu bitacora es un: "bah"

El conglomerado de blogs K esta produciendo la misma sanata q producen Clar*n y su monopoly. Para muestra basta el patetico post en conurbanos anunciando muchisimo antes que los resultados oficiales (que todavia no estan) el arrollador triunfo de Yavsky en la CTA.  Con 500 mil (?) votos. En fin.

Pero bueno, quiza escribir esto te haga sentir un mosquito (?) importante.

HLC dijo...

Muy bueno. Ya tienes un votito más en los Bitácoras.

Suerte.

www.loquemetocaloscojones.blogspot.com

Marianela dijo...

Es ambas cosas, un twit es lo que dice una persona asi que una persona puede repetir y hacer circular lo que dice otro o decir. Yo lei en este blog un post de un twit de Macri apostando con no se quien equipos para una escuela. Eso es fuente.

Marianela dijo...

el post anterior era para Anahi

Mavrakis dijo...

Lo de las "empanadas" no era una mierda, fue la primera síntesis literaria del choque cultural entre el menemismo y el kirchnerismo. Ya van a ver.

Related Posts with Thumbnails