martes, julio 28, 2009

Todo lo que quiso saber de sistemas electorales y nunca se atrevió a preguntar



Y sí señor@s, ahora que se está hablando tanto de la necesidad/posibilidad de una reforma política es una buena oportunidad para entender más a fondo los diferentes aspectos y posibilidades relacionados con el sistema electoral.

Aviso para los fiacas: este es un texto muy largo y en algunos puntos algo tedioso pero tiene la virtud de dar un excelente pantallazo en lo general y particular acerca de cómo está compuesto el sistema electoral, qué opciones hay en cada uno de los aspectos, sus consecuencias y todo explicado con ejemplos concretos. ¿Boleta única o listas separadas? ¿Listas abiertas, cerradas o panachage? ¿Es mejor el ballotage? ¿Qué método sería más conveniente para garantizar una mejor representación en el congreso? ¿Estamos de acuerdo con el umbral establecido que perjudica a los partidos chicos? Esto y mucho más está explicado en el texto que viene a continuación.

Aclaro que hice algunas modificaciones al texto para hacerlo más legible (en el original se usan muchas abreviaciones).


SISTEMAS ELECTORALES
por N. Guillermo Molinelli en “Introducción a la ciencia política (nueva versión)”, J. Pinto comp.

1. Introducción

"Traduttore, tradíttore". En cuanto los sistemas electorales son frecuente y resumidamente definidos como mecanismos para traducir votos en bancas, no está mal empezar por advertir que —desde cierta perspectiva y en contra de algunas expectativas— ningún sistemas electorales implica una traducción totalmente fiel de la voluntad ciudadana. Primero, porque la "voluntad ciudadana" no es en sí misma una realidad "a priori", virginal, ya que está determinada por varios elementos, entre los cuales se encuentran, precisamente y como se verá, los sistemas electorales(127). Segundo, porque en la realidad tienden a ser desproporcionales en distintos grados, en general favoreciendo aunque sea un poco a los partidos grandes y perjudicando aunque sea un poco a los chicos, lo que se evidencia en que, casi siempre, el número efectivo de partidos legislativos es menor que el número efectivo de partidos electorales (Lijphart) (128).

El objetivo de este capítulo es describir las alternativas y resumir algunos de sus efectos, ofreciendo un pantallazo del estado del arte en el área. Un capítulo introductorio implica, necesariamente, una selección y simplificación. Aquí se ha optado por prestar mayor atención a aquellos aspectos que están en nuestra historia, realidad, debate y diseño institucional. Esto último es un problema porque hasta hace poco, la literatura especializada focalizaba su interés en las elecciones legislativas de países parlamentarios, prestando mucha menor atención a las elecciones de cargos unipersonales Presidentes, gobernadores, intendentes, etc. y en general, a los sistemas presidenciales(129). Se parte de la premisa de que el tema es importante para entender la realidad política. Esto no siempre ha sido considerado así.

Hasta hace unos años predominaba la idea de que son los factores no-específicamente políticos (por ej. clivajes sociales, económicos, étnicos, religiosos, etc.) y, en todo caso, los políticos no-institucionales (por ej. ideologías, etc.) los que determinan la realidad política. Pero luego recobró fuerza explicativa el llamado "neo-institucionalismo", según el cual las instituciones (entre ellas, las reglas de juego formales, como los sistemas electorales) operan como incentivos/recompensas o como desincentivos/castigos que influyen sobre -y explican- las conductas de votantes, partidos, Presidentes, Primer Ministros, legisladores, etc. Los lectores podrán juzgar por su cuenta si esto es así, luego de leer este capítulo. Baste por ahora recordar que en una democracia representativa los ciudadanos eligen a sus gobernantes, que lo hacen por medio de elecciones, las que a su vez requieren algún sistemas electorales que traduzca votos en bancas. Si es cierto que los sistemas electorales tienen efectos, aquellos hacen a la gobernabilidad y a la representatividad y en este último caso, más concretamente, a en qué medida los representantes deciden teniendo en cuenta lo que los ciudadanos quieren (no simplemente lo que los representantes creen que a éstos les conviene, sino también lo que los ciudadanos mismos creen que les conviene).

Por cierto que los sistemas electorales no son los únicos determinantes de lo que sucede en un sistema político, ni siquiera en alguno de sus aspectos, como el sistema de partidos. Siempre comparten la escena con otros factores que, según las circunstancias, pueden ser tanto o más importantes, entre ellos; cantidad y profundidad de clivajes sociales, grado de compromiso ideológico-partid ario de los votantes (a mayor, menor efecto psicológico, ver luego), concentración o dispersión geográfica de los votantes (en cuanto la concentración protege mejor a partidos nacionales chicos en casos de algunos sistemas electorales que les son desfavorables), grado de "invasión" de los partidos en la sociedad, el sistema de partidos mismo, etc. Sí puede aventurarse una hipótesis meramente plausible: que es en tiempos de rutina democrática, en ausencia de grandes cambios sociales o políticos, cuando sus efectos son comparativamente más operativos e importantes. Una advertencia inicial: en pocos temas como éste es tan necesario recordar la expresión ceteris paribus (es decir, que algo es o será así, pero sólo en la medida en que no cambien otras circunstancias o factores que también son relevantes para el resultado) condición siempre implícita en todas las afirmaciones que se hacen en un marco científico, pero no siempre tenida en cuenta. Aquella necesidad deriva de (a) los varios elementos que conforman los sistemas electorales -cada uno con alternativas de efectos propios- y (b) de su alta sensibilidad al impacto de otros factores extra-sistemas electorales. Se suele decir que los sistemas electorales producen diferentes resultados en diferentes contextos -yo mismo lo he dicho (Molinelli 1993)-. Sin embargo, quizá sea más apropiado decir que los sistemas electorales siempre producen los efectos identificados como tales, pero que tales efectos no se evidencian o son compensados o anulados, total o parcialmente, por otros factores contextuales con los que se combinan (por ej. diseños institucionales, clivajes sociales, etc.). En términos propios de la física, los sistemas electorales son una de las t)arias fuerzas -a veces de distinto peso- que actúan en un campo dado y a veces en diferentes direcciones: la resultante deriva de la suma algebraica de todas esas fuerzas.

En realidad, el tema de los sistemas electorales excede el ámbito de lo político, en un sentido estricto de esta expresión, ya que son también utilizados para la elección de decisores en grupos de interés de todo tipo, clubes deportivos, sociedades anónimas, etc. En algunos estatutos de estas últimas - usualmente las más importantes- es común ver -y a veces es aplicado- el llamado "votoacumulativo", alternativa que ha originado una abundante literatura en el ámbito forense. Aquí nos limitaremos a los sistemas electorales en el marco de un régimen político y democrático. Una definición. Si los lectores desean una definición fácilmente recordable y que capture casi todo lo esencial, ya leyó una disponible: los sistemas electorales son mecanismos para traducir votos en cargos.

En la literatura se utiliza la expresión "bancas" en lugar de cargos, pero para respetar el sentido usual de esa palabra y comprender también a los sistemas electorales usados en las elecciones de cargos unipersonales de especial interés para sistemas presidenciales- conviene generalizar con "cargos". Sin embargo, esta definición no incluye un aspecto -la etapa de selección de candidatos- que para algunos está comprendido en el concepto usual de sistemas electorales (por ej. Mackenzie) y está presente hoy en el debate local ("primarias"). Tampoco captura claramente los llamados "efectos psicológicos" de los sistemas electorales, que ocurren antes de la aplicación del mecanismo de traducción pero en función de la percepción de sus consecuencias. Duverger formalizó esta distinción: muchas reglas electorales tienden (algunas más, otras menos) a que los partidos más votados obtengan un porcentaje aún mayor de bancas y los partidos chicos a empeorarlo, Este es el llamado "efecto mecánico", en cuanto una vez establecidas las reglas, no interviene la conducta humana. Pero los votantes y los partidos advierten estos efectos y en consecuencia los partidos chicos a veces se abstienen de hacer ofertas electorales -más común en elecciones para cargos unipersonales- y algunos/muchos votantes, para no "Perder" el voto, tienden a votar menos a los partidos chicos y más a los grandes. Este es el "efecto psicológico" (Taagepera y Shugart, 1993 y Blais y Carty 1991).

Ya Engels en 1893 explicaba el bipartidismo norteamericano por esta circunstancia. De ahí que, reconociendo una deuda con Rae, se puede definir aquí a los sistemas electorales como el conjunto de mecanismos por los cuales (a) las preferencias de los votantes se transforman en votos y (b) estos votos se traducen en cargos (gubernamentales, entre los partidos o individuos que compiten en elecciones libres). Algunos -especialmente en contextos no especializados y causando cierta confusión- hablan de sistemas electorales para referirse solamente a algunas de las alternativas en lo que es meramente uno de los varios elementos de los sistemas electorales: la usualmente llamada "fórmula" electoral, es decir, representación proporcional, mayoría, etc. Sin embargo, existen otros elementos que conforman los sistemas electorales, el principal de los cuales es la magnitud de distrito (o circunscripción) y es la combinación de todos estos elementos lo que conviene llamar sistemas electorales, porque si bien cada uno estos tiene efectos propios, están afectados por los efectos propios de los otros.

Cómo y porqué esto es así se verá mas claro luego; baste por ahora adelantar que, por ejemplo, la representación proporcional misma tiene efectos menos proporcionales si se la usa en el marco de circunscripciones electorales pequeñas (es decir, que eligen pocos representantes) y es mas proporcional si se la combina con circunscripciones grandes (que eligen muchos representantes). (Brevísima) historia del área de estudio.

Más acá de una famosa discusión entre Stuart Mill y Bagehot durante el siglo pasado - el primero proponiendo una cierta versión de representación proporcional (el voto único transferible) y el segundo defendiendo la pluralidad (llamada a veces mayoría relativa)- y de los inventos de distintos métodos durante los dos siglos anteriores al XX, ya en éste puede distinguirse una primera etapa cuya característica fue la a veces apasionada defensa o crítica de uno u otro sistemas electorales en busca del "mejor" en general. Como destacan Taagepera y Shugart, en los 50' el área de estudio logró un salto importante cuando la pregunta a contestar pasó a ser "cómo funcionan los sistemas electorales ?", entrándose entonces en una segunda etapa con Duverger proponiendo sus famosas leyes/hipótesis sobre los efectos de algunos métodos sobre el sistema de partidos'. Con Rae comienza la tercera etapa, iniciando el camino de la verificación empírica de las hasta entonces meras generalizaciones/hipótesis, senda en la que Lijphart es el siguiente hito, con una serie de trabajos que culminaron (hasta ahora) con su notable aporte de 1994. Al mismo tiempo, Taagepera produce - a través de varios trabajos que culminan en su libro con Shugart- un avance singular en el conocimiento acumulado, en particular pero no únicamente al verificar la relevancia de la Magnitud (tamaño de los distritos según su número de bancas).

En 1992 Shugart y Carey dan otro paso adelante al estudiar los sistemas electorales en su combinación con los sistemas presidencialistas, descubriendo la relevancia de la coincidencia temporal -o no- de las elecciones legislativas y presidenciales y la influencia de las fórmulas electorales para la elección presidencial sobre el sistema de partidos legislativos. Con certeza, al menos para países presidencialistas, el aporte de Jones resulta un hito más, de especial interés para latinoamericanos en general y argentinos en particular, por sus verificaciones y aportes y porque sus dos bases de datos son los sistemas electorales/elecciones de los países latinoamericanos y de las provincias argentinas desde 1983.

2. Los elementos o variables de los Sistemas Electorales.

Para este capítulo, escrito en la Argentina de 1997, se toman como elementos o variables principales de los sistemas electorales a las siguientes:

1. formas de selección de candidatos;
2. formas de candidaturas y votos;
3. la magnitud de distrito;
4. las fórmulas electorales y
5. el "umbral".

Aparte de estos elementos y de las variantes que se pueden agregar, existen otras variables institucionales, que si bien no son – usualmente consideradas como pertenecientes a los sistemas electorales, en todo caso cada vez esta más claro que suelen estar íntimamente vinculadas con ellos y que al combinarse afectan los efectos "propios" de los sistemas electorales, revelando que éstos no sólo son una variable independiente (causa de otros fenómenos) sino también dependiente (sujetos a su vez a otras influencias causales). Ellas son las siguientes:

1. el presidencialismo, por la influencia que tiene la elección presidencial (más bien concentradora de votos en pocas alternativas) sobre las elecciones legislativas, "arrastrando" votos a favor de los partidos más grandes (únicos que tienen posibilidades de acceder a la Presidencia), lo que implica un incentivo a un menor número de partidos que en países parlamentarios, en particular si el Presidente es elegido por Pluralidad, si las elecciones de ambos tipos coinciden temporalmente y si esto último ocurre siempre (Shugart y Carey);

2. el control por el liderazgo nacional, de la selección de candidatos, es afectado por la mayor fuerza que en los países federales tienden a tener los liderazgos locales (Shugart y Carey);

3. el impacto del bicameralismo sobre la posibilidad de que existan mayorías del partido presidencial en el Congreso (más difícil con el bicameralismo) interactúa con la fórmula electoral usada para elegir Presidente, la magnitud, etc. (Jones);

4. el tamaño de las Asambleas (medido por número de miembros), variable generalmente descuidada (Rae) puede afectar la proporcionalidad, (Lijphart) es decir, la relación votos/ bancas por partido y un tamaño relativamente menor afecta a los partidos chicos (Taagepera y Shugart);

5. una desigual distribución de bancas entre las distintas circunscripciones en que suele dividirse un país, en relación al número de habitantes o de votantes (llamada "malapportionement" y que frecuentemente ocurre, a veces a propósito, caso típico y extremo en los senados), puede afectar la proporcionalidad (Lijphart, aunque éste encontró poca evidencia clara de ello en los casos de cámaras bajas o unicamerales que estudió);

6. la coincidencia temporal de elecciones legislativas nacionales con elecciones provinciales para gobernador tiende también a concentrar votos en los partidos grandes, (Cabrera 1996);

7. la renovación parcial de las legislaturas modera los efectos de cambios en las preferencias ciudadanas (votos) sobre la composición de las legislaturas y afectando la proporcionalidad. Hoy en día no se pueden analizar los sistemas electorales sin prestar atención -o por lo menos sin avisar que no se presta atención- a estos elementos.

2.1 LA SELECCIÓN DE LOS CANDIDATOS.

Bajo este rubro deben considerarse dos sub-temas: (a) si existe monopolio partidario de las candidaturas y (b) modos partidarios de seleccionar sus candidatos. (a) la opción aquí es si los partidos son los únicos que pueden presentar candidatos o si también pueden hacerlo otras personas no agrupadas como partido. Hoy, en la Argentina existe monopolio partidario (sólo éstos pueden presentar candidatos, pero los candidatos pueden no ser afiliados del partido que los promueve). En muchos países, por el contrario, cumplidos ciertos requisitos mínimos para evitar candidaturas poco serias, se permiten las candidaturas independientes.

El monopolio es defendido alegando que una de las funciones de los partidos es y debe ser, precisamente, la selección de los aspirantes a cargos públicos, monopolio que ayuda a que sean -si elegidos - más previsibles en sus actos, pues han sido el fruto de un proceso de selección organizado, que atiende a la identidad partidaria y por ende en alguna medida a la ideológica. El monopolio es criticado por contrario al derecho constitucional de todo ciudadano de ser elegido sin depender de la decisión de una dirigencia partidaria. Suele contestarse que nada impide a los ciudadanos afiliarse y, dentro del partido de su preferencia, trabajar para llegar a ser candidato. A esto suele responderse que en los hechos no es tan simple (una carrera partidaria requiere tiempo y energía que personas desarrollando otra, profesional, científica, empresaria, etc. no disponen) y que el monopolio implica acomodarse a las directivas y preferencias de las dirigencias que controlan los partidos.

Aquí parece estar, para algunos, el quid de la cuestión: el monopolio confiere a las dirigencias partidarias un poder real que algunos consideran excesivo y que afectaría la representación real de los puntos de vista de los ciudadanos concretos. La discusión puede seguir y lo anterior es simplemente un resumen esquemático.

El punto es que donde existen las candidaturas independientes, generalmente no son exitosas. A esto se contesta señalando que la mera posibilidad de candidaturas independientes incentiva a los partidos -invisible pero realmente- a tener en su selección un poco más en cuenta las preferencias ciudadanas. (b) los modos de selección partidaria pueden ser, en orden de menor a mayor participación ciudadana o descentralización decisoria interna, los siguientes: decisión exclusiva del líder máximo del partido (en los hechos esto es -para un partido grande y para todos los cargos de un país- probablemente imposible, pero a veces se está cerca; por ejemplo, Eva Perón seleccionó personalmente a todas las candidatas peronistas a diputadas nacionales en la elección de 1951 (Molinelli 1994); decisión de un grupo de dirigentes nacionales; de una convención nacional integrada por representantes elegidos por los afiliados; de convenciones ídem pero al nivel donde se presentarán los candidatos en cada distrito; decisión de afiliados a través de asambleas locales; ídem a través de elecciones directas internas (internas cerradas); ídem pero de afiliados y no afiliados, es decir, con participación de ciudadanos comunes pero no afiliados a otro partido (internas o primarias "semiabiertas") e ídem de afiliados y ciudadanos comunes, incluso los afiliados a otro partido ("primarias abiertas" en cierto sentido). En los países europeos, en general, las internas directas cerradas no son la forma usual, sino que se usan métodos más centralizados.

En nuestro país no hay investigaciones sistemáticas que aclaren cómo han sido y son elegidos los candidatos partidarios en los distintos partidos. En los hechos parece existir una mezcla muy grande de casi todas las alternativas señaladas, especialmente si (a) se tienen en cuenta todos los niveles de cargos (nacionales, provinciales, municipales) y ambas ramas (ejecutiva y legislativa), (b) se va para atrás en nuestra historia y (c) se computan todos los partidos. Aun partidos que suelen -hoy en día- utilizar las internas cerradas, a veces, con seguridad, no lo han hecho, siendo sus candidatos elegidos por convencionales (Alfonsín en 1983). Y, por cierto, más allá de las reglas formales, en los hechos las dirigencias partidarias suelen tener un peso decisivo (ley de hierro de la oligarquía de Michels). En nuestro medio, la principal novedad en este tema han sido las propuestas de "primarias abiertas", expresión y experiencia que viene de EE.UU., único país donde se las usa para seleccionar candidatos a legisladores nacionales (para Presidente se utiliza una convención). Durante la segunda mitad del siglo pasado, los candidatos eran elegidos por convenciones estaduales, criticadas porque daban mucho poder a las "oligarquías" partidarias que las controlaban, muy poco a los simpatizantes partidarios y ninguno a la ciudadanía en general. (Adviértase que en la Argentina, hacia la misma época, la convención fue -si la mayor participación ciudadana es un valor- un progreso, pues la alternativa usual era la decisión de unos pocos dirigentes.) De esa crítica surgió la idea de realizar elecciones internas para elegir candidatos ("primarias").

A primera vista, muchas de éstas son similares a nuestras internas, sin embargo, hay dos diferencias cruciales: (i) en EE.UU. no existe realmente el concepto de afiliado (que tiene carnet, paga una cuota, etc.), sino que todos los que desean votar en las elecciones generales (siendo el voto voluntario) se registran en el padrón y al hacerlo se autoidentifican como republicanos, demócratas o independientes (incluyendo, a veces, terceros partidos), sin que los partidos puedan rechazar el registro o excluirlos luego; (ii) en general -hay variantes- es muy fácil ser precandidato en las primarias, pues basta estar registrado en relación al partido. Teniendo en cuenta estas diferencias, conviene precisar que allá existen distintos tipos de "primarias": super-abiertas (blanket primaries, usadas en tres Estados), en las cuales cualquier persona puede votar en las "internas" partidarias -simultáneas, en un acto único-, pudiendo votar por precandidatos de distintos partidos para que luego compitan por distintos cargos; abiertas (ocho Estados), en los cuales cualquier persona puede votar en la interna de un partido; cerradas (todos los demás), en las cuales pueden votar en las internas de un partido sólo los registrados como meros simpatizantes (no afiliados) de ese partido o bien, en algunos Estados, quienes manifiestan bajo juramento que, por ejemplo, su intención de buena fe es Votar por ese partido en la próxima elección general -sin crear una imposible de verificar obligación tal- o declaración similar. Adviértase que incluso en las "cerradas", pueden presentarse como precandidatos -y votar- ciudadanos comunes, sin relación formal con el partido (la "registración " no lo es y puede cambiarse).

Luego, debe recordarse que aproximadamente -esto varia según los Estados- un 40% de los registrados lo están como demócratas, aproximadamente un 30% como republicanos y el resto como independientes (incluyendo terceros partidos), lo que significa que en cualquier primaria dada -aun las cerradas- la cantidad de votantes comunes que pueden ser precandidatos y votar es mucho más alta que en nuestras internas (donde el 34% de los ciudadanos están afiliados a todos los partidos, cifra abultada por falsas y dobles inscripciones). Por cierto que no votan todos ni siquiera usualmente la mayoría de los habilitados, pero la mera posibilidad de que lo hagan y el hecho de que aun así son relativamente muchos, permite que los efectos deseados se actualicen en una medida apreciable. En las más abiertas existe el peligro -ocasionalmente intentado pero raramente efectivizado- de que los simpatizantes de un partido voten en la primariadel partido opuesto para hacer elegir el candidato menos atractivo. Cuando a continuación hablemos de primarias abiertas incluiremos, por lo dicho antes, las llamadas "cerradas" ya que son mucho más abiertas que nuestras internas cerradas. Aquellos efectos son que los ciudadanos influyen sobre quienes serán los candidatos, las dirigencias partidarias tienen escasa influencia, los que quieren ser candidatos no están obligados a congraciarse con aquéllas y no le deben su candidatura a las dirigencias partidarias sino a los votantes. Esto tiene consecuencias importantes sobre su actuación como legisladores: no hay disciplina partidaria porque las dirigencias partidarias no tienen a su disposición un instrumento esencial para imponerla: el acceso a la boleta, la capacidad de rehusar la candidatura a los indisciplinados. Así, se generan representantes que se ven incentivados a prestar más atención a los deseos y puntos de vista (tanto sobre decisiones de interés general como local) de los votantes concretos, porque de éstos -más que de la dirigencia partidaria dependen sus carreras políticas.

La ausencia de disciplina afecta las chances de que un Presidente o partido mayoritario lleve adelante una cierta política o programa legislativo, pero por el otro lado evita los "empates institucionales" que en los sistemas presidenciales sin primarias a la norteamericana se pueden producir cuando hay "gobierno dividido", es decir, partidos diferentes controlan la Presidencia y el Congreso. Siendo EE.UU. el único país donde se utilizan primarias abiertas y siendo que se usan circunscripciones uninominales, no esta claro si aquellos efectos se darían de la misma manera en circunscripciones más grandes (con varios cargos a llenar, como aquí) y es plausible que la menor identificación que estas últimas implican lleve a menores efectos. Se alega que debilitan a los partidos; sin embargo, esto depende del criterio utilizado para considerar a un partido fuerte o débil (los partidos norteamericanos, en cierto sentido, son más fuertes que los de otros países, por ej., son de una (a) estabilidad y (b) exclusividad representativa muy alta ya que en ellos dos solamente se agota desde hace más de 100 años el sistema de partidos); sí, parece cierto que debilitan a las dirigencias partidarias. Comparadas con otros modos de darle a los ciudadanos mayor participación (ley de lemas o preferencia/ panachage), resultan más atractivas, pues después de la primaria lo usual es que todos se unan detrás del ganador, único candidato partidario, mientras que en las otras alternativas la competencia entre candidatos de un mismo partido sigue hasta la elección general, lo que tiende a aumentar y solidificar el fraccionamiento interno.

En los últimos años, algunos partidos argentinos, en algunos distritos, han experimentado con esta novedad, pero no se conoce un análisis sistemático de tales experiencias y efectos 1. Candidaturas individuales vs. listas: el votante puede enfrentar en el cuarto oscuro (a) una boleta común en la cual figuran todos los candidatos de todos los partidos (e independientes donde es posible) en algún orden -alfabético, por sorteo, etc. o bien (b) una variedad de boletas o listas separadas, cada una de un partido (o de un grupo ad-hoc de independientes) conteniendo nombres de candidatos (o, en ciertos países, sólo la identificación del partido).

En el primer caso, el votante elige de una boleta común uno o varios candidatos (según el caso), sea haciendo una marca al lado del nombre o apretando un botón o similar. En el segundo caso, elegirá una boleta o lista de las varias. Sustancialmente, cualquiera sean los elementos materiales involucrados (que pueden cambiar sin consecuencias para lo que aquí importa) en un caso se vota por individuos (sin perjuicio de que para hacerlo así el votante tenga subjetivamente en cuenta o no su identificación partidaria), mientras que en el otro se vota a una lista, es decir, a un conjunto o grupo de personas vinculadas. Cuando se vota por individuos, la unidad de cómputo de los votos es el candidato, en el otro caso es la lista. Lo característico de la lista es que es a ella a la que se adjudican las bancas130. El primer modo es usado en Irlanda, Malta, Japón (y, en cierto sentido, en todos los países que usan circunscripciones uninominales -ver luego-, como Inglaterra, Francia, EE.UU); el último modo es el usual en Argentina (131). La lista tiende a fortalecer a los partidos (quizá, más bien, a las dirigencias partidarias) mientras que las Candidaturas individuales tienden a debilitarlos (pero si mantienen el monopolio partidario de las candidaturas, este debilitamiento es muy relativo). A su vez, la "lista" puede ser abierta o cerrada.

Lista cerrada (a veces llamada "bloqueada") es aquella que no puede ser modificada en modo alguno por el votante. Las bancas se adjudican a los candidatos de la lista (y si no pueden ser elegidos todos, en el orden en que figuran). Es la que se utiliza hoy en Argentina. La abierta es aquélla en que el votante toma la decisión inicial de seleccionar una lista, pero luego puede introducir alguna modificación mediante marcas, etc. Dentro de la lista abierta, una primera manera es permitir que el votante tache el nombre de un candidato de la lista (tacha o borratina) o, segunda, modifique el orden en que los candidatos están ubicados, de modo que por ejemplo, el que está en quinto lugar pase a ser primero o tercero. Esta alternativa se llama "preferencia" y las modificaciones usualmente están limitadas en número.

En la tercera alternativa, llamada "panachage", puede, además, tachar algún/os nombre/s de la lista y poner en su lugar el/los nombre/s de otro/s candidato/s de otrals lista/s. La preferencia existe en varios países, por ejemplo -hasta 1993- en Italia y el panachage existió en Argentina desde 1912 hasta la década del 40. La lista cerrada fortalece a los partidos -o dirigencias- (Taagepera y Shugart,Shugart y Carey) mientras que la preferencia confiere más poder al votante y el panachage más aun, aunque tienden a debilitar a los partidos. Según Sartori (1994) el voto de preferencia en la Italia de 1948-92, fomentó un clientelismo excesivo y hasta el poder del Partido Comunista primero, y de la mafia en el Sur después: hace unos años, redujeron allá las preferencias posibles a una sola y, finalmente, la eliminaron.

No siempre el uso efectivo de estas variantes por los votantes es grande pero justamente cuando es bajo (y no existen porcentajes de uso mínimo, por debajo de los cuales ningún cambio se computa) facilita maniobras como organizar tachaduras contra un candidato del propio partido porque es competidor interno, para evitar su elección. En la Argentina, hay experiencias de ello en la Provincia de Buenos Aires (Mustapic), si bien la experiencia en la Capital fue más positiva, permitiendo, objetivamente, la elección de buenos candidatos de partidos minoritarios (Vanossi). En Tierra del Fuego la experiencia reciente no ha sido tan buena, pues los candidatos mas conocidos han sufrido más las tachas que los ilustres desconocidos (Ferreira Rubio y Goretti). En otros países -y en el nuestro- algunos partidos condicionaban la inclusión en la lista a la entrega previa de una renuncia en blanco a cualquier cargo obtenido por la preferencia, con lo que se logra la prevalencia de la voluntad de la dirigencia partidaria y no del votante. La lista abierta puede ayudar a impedir la división de los partidos pero al costo de fomentar la competencia entre los candidatos de un mismo partido hasta el día de la elección general, inclusive, afectando permanentemente su cohesión y promoviendo el faccionalismo.

2. Voto ordinal vs. categórico: Rae llama ordinal al voto si el votante puede ordenar los candidatos o partidos al votar, es decir que, priorizando sus preferencias, el votante puede expresar que si su primer preferencia X no puede ser elegido, entonces H es preferible a Y (ej. voto único transferible).

El voto categórico es el que sólo puede expresar una decisión a favor de un candidato o de una lista. Con el voto categórico resulta incentivado el llamado voto "estratégico", "sofisticado" o "no-sincero", a favor del "mal menor". El voto ordinal da más información sobre lo que quieren los votantes, es más representativo de sus preferencias y desalienta al voto estratégico. Por otro lado, es más complicado que el categórico, que por eso es probablemente más usado.

La frontera entre uno y otro tipo no siempre es clara y el llamado voto de aprobación está en algún lugar intermedio. En este método, aún no aplicado para ningún cargo relevante pero recomendado por algunos académicos, el votante vota a todos los candidatos (o partidos) que desee. El ganador es el candidato o partido con más votos. Este método ofrece más opciones a los votantes, probablemente previene las peores formas de voto "estratégico" y ayuda a elegir al candidato más fuerte, pero es posible que tienda a la proliferación de partidos (Blais).

2.3 LA MAGNITUD

La magnitud de los distritos o circunscripciones es una variable que varios antes habían advertido era importante pero recién a partir de Rae comenzó a verificarse que era así. Por distrito (en adelante, para seguir cierta terminología local, se utiliza "circuns-cripción") se entiende la unidad dentro de la cual los votos se traducen en cargos. Esta unidad es casi siempre geográfica, pero en Inglaterra, por ejemplo, hubo hasta 1948 circunscripciones "universitarias" (para los graduados de Oxford y Cambridge) y en Nueva Zelanda hay exclusivas para la población maorí. La magnitud de las circunscripciones es el número de cargos que en esa unidad se eligen. La magnitud puede variar entre 1 y el número total de cargos a elegir en una elección.

Sobre esta base se distingue entre (utilizando, para los ejemplos, las elecciones de diputados nacionales, salvo aclaración expresa): (a) Circunscripciones uninominales, donde se elige un solo diputado. Los votantes deben optar entre varios candidatos y votar por uno solo. Uno solo es elegido. La magnitud es igual a 1. Este es el sistema tradicional y aún practicado en muchos países, tales como EE.UU., Francia y Gran Bretaña". Aquí, se usó en 1904,1951 y 1954.

La elección de diputados siempre implica una previa división del país en varias circunscripciones (que, a su vez, pueden ser todas uninominales o no). En el caso de una elección presidencial directa, hay una sola circunscripción, uninominal, pues la magnitud es igual a 1, que comprende todo el territorio sin división alguna (y que a veces, en lugar de Circunscripciones uninominales, es considerada una categoría aparte llamada Circunscripción "única"). (b) Circunscripciones plurinominales, donde se elige más de un diputado, dos o más, número (magnitud) que puede variar de dos a cientos.

Este modo se usa en muchos países, entre ellos la Argentina. Puede haber circunscripciones binominales (magnitud igual a 2), trinominales, pentanominales, etc. También, puede darse en un extremo, una sola circunscripción plurinominal, cuya magnitud sea igual al número total de miembros de la Asamblea, como ocurre en los Países Bajos e Israel, donde el votante se enfrenta a "listas" partidarias en las cuales ni siquiera hay lugar para colocar los nombres de los ciento y pico candidatos (este último caso también se denomina Circunscripción "única", pues no hay división del territorio en varias circunscripciones).

En algunos países (en general esto pasa donde se usan Circunscripciones uninominales) todas las circunscripciones son iguales en cuanto tienen la misma magnitud, como hoy en EE.UU., Francia y Gran Bretaña. Pero hay países con circunscripciones de magnitud muy diversa, siendo Argentina precisamente uno de ellos, con 16 de magnitud 12/13 (las provincias chicas que tienen 5 diputados elegidos por mitades -o casi- cada dos años), intermedias y otras bastante más grandes, por ej. de magnitud 12/13 (Capital cada dos años elige 12 ó 13 diputados) y de 35 (Provincia de Buenos Aires). Además, estas dos circunscripciones de mayor magnitud en la Argentina son altas en términos comparativos 14. Estas alternativas implican, desde el principio, una consecuencia: las Circunscripciones uninominales sólo son compatibles con las fórmulas electorales más adelante llamadas mayoritarias y excluyen la posibilidad de aplicar -a ese nivel al menos- la representación proporcional o el voto limitado (Ley Sáenz Peña) y otros métodos que requieren más de una banca a repartir. Se alega que las Circunscripciones uninominales originan una relación más estrecha entre representantes y representados, por cuanto es más fácil conocer y evaluar a los candidatos y observar luego qué hace el representante en la Asamblea, que con las plurinominales, donde se eligen a varios representantes, a veces -como en las circunscripciones grandes de la Argentina- decenas de ellos. Esto, a su vez, implicaría un incentivo para que el representante tenga más en cuenta los puntos de vistas de los votantes, menos los del partido y, por ende, a una menor disciplina partidaria.

Sin embargo, la observación demuestra que hay países donde aquella relación estrecha no se da, habiendo alta disciplina partidaria (Gran Bretaña, Francia), a pesar de usarse Circunscripciones uninominales. En EE.UU., realmente no hay disciplina partidaria, lo que evidencia que la variable operativa es otra -o, al menos, es otra en combinación con las Circunscripciones uninominales: las primarias norteamericanas, que son las que evitan la disciplina partidaria e incentivan a los representantes a reflejar mejor los puntos de vista de los votantes, mientras que el control partidario de las candidaturas en los otros dos países (y en el resto del mundo, en distintos grados y estilos) explica que, a pesar de las Circunscripciones uninominales, los representantes se vean obligados a seguir más bien los puntos de vista del bloque y/o del partido "externo" a la Asamblea ("nuevo mandato imperativo"). Un serio problema que tienen las Circunscripciones uninominales es el llamado "gerrymandering", es decir, la configuración abusiva de los límites de las circunscripciones, de forma que beneficie a un/os partido/s y perjudique a otro/s, en general acumulando los votos presuntamente adversarios en unas pocas y logrando superioridad para el propio partido en todas los demás. El nombre viene de un gobernador de Massachussets –Gerry-, luego Vicepresidente quien, en 1812, hizo dibujar una circunscripción en Boston en forma de salamandra (en inglés, salamander), que uniendo áreas alejadas, dispersaba e inutilizaba los votos del partido contrario.

Esta práctica persiste hasta el día de hoy. Hace pocos años la legislatura californiana, controlada por los demócratas, aprobó una configuración que luego fue llamada "un rompecabezas diseñado por un internado en el manicomio". El autor material del diseño, cuestionado, contestó que era su "contribución al arte moderno". En Argentina hubo una experiencia negativa cuando en la década del '50 se diseñaron Circunscripciones uninominales distorsionadas en beneficio del peronismo y en desmedro de la oposición.

Aquí, existe temor a que tal experiencia se repita y los comentarios de los especialistas extranjeros no alientan el optimismo sobre la posibilidad de acordar un sistema sin efectos, aun cuando el tema lo deciden comisiones neutrales (Johnston). Este problema desaparece o disminuye rápida y sustancialmente en cuanto se aumenta la magnitud y, desde esta perspectiva, circunscripciones trinominales serían preferibles a las binominales pues con éstas es posible un gerrymandering bipartidista (Taagepera y Shugart). El art.45 de la constitución argentina dice que los diputados son "elegidos directamente por el pueblo de las provincias y... que se consideran a este fin como distritos electorales de un solo Estado", sobre la base de la que se ha sostenido que las Circunscripciones uninominales serian inconstitucionales y que solo circunscripciones plurinominales territorialmente coincidentes con las provincias (y ciudad de Bs.As.) lo serían. Ésta fue una de las razones que se alegaron para concluir con la experiencia de 1904. Más allá de que no se conocen fallos de la Corte Suprema de Justicia con tal interpretación y de que se volvieron a aplicar en 1953/54, parece razonable concluir que lo que la cláusula constitucional está definiendo es que la distribución de bancas debe hacerse por provincias, sin que sea un problema que, dentro de ellas, eventualmente, se creen Circunscripciones uninominales.

2.4 LA FÓRMULA ELECTORAL. Esta variable resuelve, en el marco ofrecido por las anteriores circunscripciones de distinto tipo y dentro de las cuales se traducen los votos en cargos- cómo se efectúa la traducción. Existen varias alternativas, usualmente agrupadas en (a) fórmulas mayoritarias (b) fórmula de representación proporcional y (c) otras a veces llamadas genéricamente “semiproporcionales.” (a) Fórmulas "mayoritarias": dentro de esta categoría se pueden distinguir las siguientes, en orden de grado de exigencia para "ganar" o ser elegido. Conviene advertir aquí que la expresión "mayoritaria" para englobar todas estas variantes puede inducir a confusión, desde que en cierto sentido sólo las dos primeras requieren una "mayoría" en el sentido de más votos que todos los demás sumados.

1. Mayoría ("absoluta"): para ganar se requiere más de la mitad de los votos (usualmente de los válidos y positivos). Este requisito se cumple por medio de dos mecanismos posibles; el usual es la llamada "doble vuelta" o "ballotage" -es decir que, si en una primera elección ningún partido o candidato obtiene más del 50% de los votos, debe realizarse una segunda elección (usualmente una o dos semanas después)- en la cual dos y sólo dos partidos o candidatos -los que obtuvieron más votos en la primera elecciónpueden participar (hipotéticamente se podrían usar más de dos vueltas permitiendo que todos concurran a la segunda menos el que obtuvo menos votos en la primera y así sucesivamente hasta llegar a una última con sólo dos competidores. Se conocen casos reales de tres vueltas). De esta manera, se asegura que el ganador obtendrá más del 50% de los votos, lo que se estima ayuda a su legitimidad y tiende a reducir las chances de partidos extremistas o antisistema. Este método se utiliza más bien en elecciones presidenciales (Francia, Portugal, Austria) y es menos común en elecciones legislativas. «Ganar" significa, en esta variante como en todas las fórmulas mayoritarias que siguen (salvo Pluralidad cuando hay varias bancas en juego y se usa Candidaturas individuales), que el ganador gana todo (cargos, bancas) lo que está en juego,

2. Voto alternativo. Éste es el otro mecanismo posible para obtener el requisito de la mayoría (absoluta). Los votantes ordenan según sus preferencias a los partidos o candidatos que aparecen en una boleta común. Si un partido/candidato recibe más de la mitad de las primeras preferencias, "gana", y es elegido. Si no es así, entonces el partido/candidato con menos primeras preferencias es eliminado de la cuenta y las segundas preferencias de sus votantes son distribuidas como corresponda entre los demás partidos/ candidatos. De esta distribución puede surgir un ganador con más del 50% de votos. Si no es así, se elimina al partido/ candidato (de los que quedaron) que tiene menos primeras preferencias y se distribuyen sus segundas preferencias obtenidas y así sucesivamente hasta que haya un ganador. Este método es usado en las elecciones para la cámara baja de Australia.

3. Mayoría Pluralidad: se refiere a una doble vuelta similar a la mencionada antes pero a cuya eventual segunda vuelta pueden concurrir más de dos partidos/candidatos. En este caso, gana en la segunda elección quien obtiene más votos pero es mecánica y legalmente posible que no obtenga el 50% de los votos. De ahí, el nombre del método: en la primera vuelta hace falta mayoría absoluta y en la segunda basta la "pluralidad", es decir, más votos que los demás pero no que éstos sumados sino individualmente considerados. Se suele utilizar para elecciones legislativas, por ej. en Francia hoy (pero allí solo pasan a la 2a.vuelta quienes superen el 12,5% de los votos) y fue la prevista para la elección presidencial de 1973 en Argentina (pero si las dos fórmulas más votadas acumulaban dos tercios de los votos sólo ellas concurrían a la segunda vuelta, de modo que podía convertirse en una fórmula de mayoría absoluta)

4. Pluralidad con base mínima se refiere también a una posible doble vuelta pero en la cual, para ganar en la primera elección, no hace falta la mayoría absoluta de votos aunque sí obtener un cierto porcentaje mínimo de votos y/o una cierta diferencia porcentual con el segundo. Por ejemplo, la elección presidencial en Costa Rica (40% es necesario/basta para ganar en primera vuelta), la elección presidencial en nuestro país desde 1994 (se gana en primera vuelta con el 45% de votos o con el 40% pero en este último caso además debe existir una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales entre el primero y el segundo) y la llamada «regla de doble componente" sugerida por Taagepera y Shugart132.

5 Pluralidad (a veces llamada mayoría “relativa" o "simple" o "primero que pasa el poste"): gana quien simplemente obtiene más votos que los demás individualmente considerados, independientemente de porcentajes, diferencias, etc. Éste es el método más tradicional y sigue siendo el utilizado para elecciones legislativas en EE.UU., Gran Bretaña, en muchos países bajo la influencia anglosajona y en algunas elecciones presidenciales de América Latina.

Todas estas fórmulas pueden, teóricamente, combinarse con Circunscripciones uninominales o con circunscripciones plurinominales. Sin embargo,

(a) utilizar el voto alternativo en estas últimas es muy complicado si se vota por candidatos y no por partidos y en los hechos no hay, hoy, casos reales; (b) en general, la Pluralidad se combina con las Circunscripciones uninominales, pero (c) ha habido y hay también casos de combinación con circunscripciones plurinominales (llamada "lista completa'% por ejemplo electores presidenciales en EEUU, en Argentina elecciones legislativas y de electores presidenciales hasta 1912 -salvo 1904- y de electores presidenciales en 1937 y 1946. Por ahora puede señalarse que todas las fórmulas mayoritarias:

1)producen traducciones desproporcionales;

2) dificultan que partidos chicos obtengan cargos (salvo que sus votantes estén concentrados territorialmente), por cuanto se necesitan muchos votos para ganar y muchos votantes no quieren perder el voto votando a aquellos, lo que tiende a favorecer a los partidos grandes;

3) ergo, desalientan el multipartidismo (Lijphart);

4) la doble vuelta en cualquier versión permite al votante una doble reflexión y reorientación de sus preferencias;

5) de interés especial para argentinos, hay coincidencia en que cuando la Pluralidad se combina con circunscripciones plurinominales de magnitud más bien alta (como ocurrió aquí en parte hasta 1912), se refuerza la desproporcionalidad (Lijphart), lo que puede contribuir a explicar la fuerte insatisfacción que la situación generaba. Precisamente, cuando se experimentó en 1904 con la Circunscripciones uninominales, manteniendo la Pluralidad, hasta el pequeño partido Socialista logró ingresar a A.Palacios, lo que coincide con otra afirmación;

6) si se usa Pluralidad, las Circunscripciones uninominales tienden a limitar la desproporcionalidad (Lijphart). Una de las razones para generalizar aquí las Circunscripciones uninominales en 1903 fue, justamente, mejorar la representación minoritaria. En el marco de elecciones presidenciales,

1) la Pluralidad es criticada pues permite que sean elegidos Presidente candidatos con relativamente escasos porcentajes de votos (el espectro típico es el caso de Allende en Chile con poco más del 30%) por lo cual se recomienda la doble vuelta;

2) pero, especialmente cuando la doble vuelta es solamente presidencial, es un paso hacia el multipartidismo legislativo por cuanto la doble vuelta alienta la presentación (en la lra.) de partidos más chicos que con la Pluralidad, con lo que se logran Presidentes mayoritarios pero con desproporcionalmente escaso apoyo en la legislatura, (pues en la primera vuelta los votos, tanto presidenciales como legislativos, se han distribuido entre varios partidos, mientras que en la segunda hay concentración sólo de votos presidenciales) lo que también genera problemas de gobernabilidad (y aquí los espectros son Collor y Fujimori, con apenas 20/30% de bancas);

3) la doble vuelta es usada a veces para reducir las chances de que partidos mal vistos por los que deciden sobre el sistemas electorales ganen la Presidencia". De las fórmulas llamadas mayoritarias, la Pluralidad es quizá la más criticada por la gran desproporcionalidad a que da lugar a nivel de circunscripción y permitiendo a nivel nacional resultados llamativos como que en Gran Bretaña 1974 los liberales obtuvieron 18,3% de los votos pero sólo 2% de las bancas mientras que el P.Laborista 39% de votos y 50,5% de las bancas. En Canadá 1979 el partido T en votos obtuvo más bancas que el primero, lo que también ocurrió en la Gran Bretaña en 1951 y 1974 y en Nueva Zelanda en 1978 y 1981.

Ejemplos de este tipo, o peores, abundan donde se usa la Pluralidad. Pero también con el voto alternativo: por ejemplo en Australia 1954 el laborismo obtuvo más del 50% de las primeras preferencias pero el otro partido logró la mayoría de las bancas. A su vez, los defensores señalan que éste es un precio que vale la pena pagar pues tiende al bipartidismo, al que se adjudican efectos benéficos tales como aumento de la moderación y por ende de la estabilidad (pero esto es así solo si el bipartidismo es centrípeto). Se agrega que incentiva los acuerdos entre los votantes dentro de una misma oferta partidaria en lugar de acuerdos entre dirigencias de distintos partidos y que tiende a generar políticas públicas más pragmáticas y menos ideológicas, lo que muchos ven como positivo. Además, para los sistemas parlamentarios (y semipresidenciales), donde la formación (y/o mantenimiento/remoción) del gobierno es la principal función de los parlamentos, se destaca que la Pluralidad favorece esta tarea en cuanto tiende a "manufacturar" mayorías parlamentarias (lograr mayoría absoluta de bancas sin la mayoría absoluta de los votos), evitando la necesidad de coaliciones para formar gobierno, coaliciones que pueden ser inestables, lo que redundaría en inestabilidad política y a veces en cierta parálisis gubernativa, siendo Italia pre-1993 el clásico ejemplo negativo.

En los países presidenciales, este último problema no existe, en cuanto el "gobierno" es constituido separadamente por elección popular. Sin embargo, la discusión sigue teniendo relevancia para el tema de la gobernabilidad (entendida aquí como capacidad de decidir e implementar políticas públicas presuntamente convenientes) ya que -de haber disciplina partidaria- (a) si el Presidente dispone de mayoría congresional, podrá llevar a cabo mas fácilmente un programa de gobierno pero (b) si no es así, cualquier plan de gobierno se verá muy dificultado. (En caso de ausencia de tal disciplina, la aprobación congresional es menos fácil que en (a), pero no tan difícil como en (b)) (b) La Representación Proporcional. Bajo este nombre se ubican varios métodos cuya característica común es que tratan de lograr la proporcionalidad entre votos y bancas, permitiendo ganar bancas a cualquier individuo o partido que logre cierto número de votos, aunque sea menor a la pluralidad.

La idea es que el cuerpo a constituir ("cuerpo", pues podría tratarse de elegir un ejecutivo colegiado, pero para simplificar se asumirá una asamblea) sea como un «espejo» de las preferencias de los votantes ("la copia ha de tener siempre las mismas proporciones que el original" en la famosa formulación de Mirabeu en 1789). No todos lo consiguen en la misma medida y la garantía de proporcionalidad total es imposible de obtener, pues siempre puede haber -y en los hechos suele haber- ofertas partidarias (aquí nuevamente, podrían ser ofertas de "independientes", pero para simplificar se asume así) que no logren representación.

En esto, pueden incidir variables como el tamaño de la asamblea, la magnitud, la distribución de bancas entre las circunscripciones, el umbral, etc: a nivel de circunscripción, ceteris paribus, cuanto mayor es la magnitud, menorla cantidad de votos "perdidos" (Sartori 1994) y se tiende en general a una mayor proporcionalidad (relación votos/bancas entre los distintos partidos) (Taagepera y Shugart), aunque la relación no es lineal sino curvilínea, es decir la tasa de aumento de la proporcionalidad tiende a reducirse (Rae). A nivel de circunscripción, una baja magnitud afecta a los partidos pequeños nacionales, pero no tanto a los partidos locales (Taagepera y Shugart). Hay, incluso, una paradoja eventual: con una representación proporcional pura de extrema proporcionalidad hipotética, se alentaría la presentación de más ofertas partidarias (más que con otras menos puras) y, en consecuencia, la dispersión de votos entre ellas, con lo que podrían resultar más votos perdidos que en una representación proporcional algo menos pura. Un propósito más específico de la representación proporcional era aumentar las chances de que minorías obtuvieran representación. No fue casual que los primeros pasos concretos en esa dirección se dieran en países étnicamente heterogéneos.

Sin embargo, luego de la Primera Guerra Mundial, el objetivo pasó a ser la protección frente al socialismo (Lipset-Rokkan), intención esta última -entre otras- también perceptible en la introducción de la representación proporcional en Argentina, para reducir las chances de mayorías legislativas del justicialismo. Básicamente, hay dos subtipos de representación proporcional: (a) el voto único transferible (en adelante VUT, en inglés STV) y (b) la representación proporcional de "lista". (a) el VUT es un tipo de representación proporcional en que se vota por Candidaturas individuales.

Es importante tener en cuenta que cuando autores anglosajones hablan de representación proporcional, usualmente están hablando de VUT y no de lo que nosotros estamos acostumbrados a pensar cuando se dice representación proporcional (representación proporcional de lista). Si es un texto para consumo más bien local, ni siquiera aclaran el punto, pues se da por sobreentendido. Ésta era, básicamente, la representación proporcional que proponía Stuart Mill. Los votantes pueden indicar sus preferencias por los candidatos en una boleta común, escribiendo o marcando al lado de su nombre los números 1, 2, 3, etc. (hasta el número de bancas a elegir en esa circunscripción). Este método sólo es apropiado para circunscripciones de baja magnitud (como ocurre donde se aplica, Irlanda y Malta) pues caso contrario el listado de candidatos puede llegar a ser inmanejable en todo sentido. El escrutinio se hace calculando el cociente entre el número total de votos y el número de bancas en juego en esa circunscripción (cociente Hare).

En los casos reales, el cociente usado es ligeramente diferente y se llama Droop, que al número de bancas le agrega 1. Al cociente así obtenido se lo redondea para arriba o, si el cociente es entero, se le agrega 1. En una primera cuenta, los votos son computados según las primeras preferencias y el/los candidato/s que han obtenido tantos votos o más que el cociente es/son elegido/s. Los votos obtenidos por los elegidos y que han expresado una sola preferencia se retiran del cómputo. Luego, las segundas preferencias expresadas en los votos sobrantes de los ya elegidos son transferidos a los demás candidatos que aun no lo han sido, de lo que puede resultar que otros candidatos llegan al cociente y son elegidos. La operación se repite hasta llenar las bancas disponibles. Si de alguna de estas cuentas no resulta/n candidato/s elegido/s el candidato con menos votos es eliminado y sus primeras preferencias son transferidas a los demás, etc.

La consecuencia es proporcionalidad pero entre candidatos, no necesariamente entre partidos. Si bien es de escrutinio complejo y puede ser difícil de entender para los votantes, el VUT (a) permite expresar bastante "sinceramente" sus preferencias (hace menos atractivo el voto llamado "estratégico", es decir, votar por el mal menor); permite votar tanto por partido como por candidato individualmente (e) todo lo cual da a los votantes un grado importante de decisión a cambio de disminuir un poco el poder de los dirigentes partidarios (Taagepera y Shugart), aunque si éstos siguen controlando la selección de los candidatos, tal efecto es limitado. (b) la representación proporcional de lista usa el ya explicado voto por "lista" y admite diferentes métodos de cálculo para distribuir los cargos. Básicamente, pueden clasificarse en métodos de cociente (o cuota o restos mayores) y de divisor (o de más altos promedios).

En general, en los primeros el cálculo no termina con un reparto de todos los escaños, quedando un resto que debe atribuirse por un cálculo suplementario, mientras que los de divisor logran un reparto completo por sí mismos. Los métodos de cociente parten de dividir los votos totales emitidos por el número de bancas a distribuir lo que da un cociente y cada partido obtiene tantas bancas como veces está incluido el cociente en su número de votos, con los bancas no distribuidas asignadas al/os partido/s que tienen los más altos remanentes de votos no usados. Tal es el método Hare, mientras que en el Droop al número de bancas se agrega 1 (este cociente Droop es ligeramente diferente al mencionado antes para el VUT en cuanto no hay redondeo para arriba ni agregado en caso de entero) y en el cociente Imperial¡ se agregan 2. La idea de agregar 1 ó 2 (o 3 ó 4 ... ) es que de esa manera se producen cocientes más pequeños lo que deja menores remanentes. Una variante de esto es que un cociente sea determinado previamente a la elección por una norma legal y entonces cada partido obtiene tantas bancas como cocientes tienen en su número de votos, con cualquier resto resuelto por la vía de los remanentes más altos, método llamado automático. (Déjenme avisarles -por si leen algún otro texto- que en algunos países europeos la cuota Droop es llamada Hagenbach-Bischoff, señor suizo que no la inventó pero la propagó y que cualquier método, como el Imperiafi, que aumente 2 o más al número de bancas es llamado a veces "Hagenbach-Bischoff-rectificado").

El cociente Imperiail se ha usado exclusivamente en Italia, donde también se ha usado un cociente agregando 3 (en lugar de 2) y para confundir más lo han llamado igual, pero Lijphart sugiere llamarlo "Imperial reforzado". Los métodos que suman 1 o más tienen la peculiaridad de correr el riesgo de asignar más bancas que las disponibles..., exigiendo un recálculo (Lijphart).

Entre los métodos de divisor se cuenta el usado en la Argentina, de d'Hondt (que según Taagepera y Shugart inventó en realidad Jefferson) que comienza dividiendo los votos de cada partido por 1, 2, 3, 4, etc. hasta el número total de bancas a distribuir. Estas divisiones producen cifras que luego se ordenan en una lista hasta llegar al número de bancas a distribuir.

Por ejemplo hay 6 bancas a repartir y se ha producido el siguiente resultado electoral: Partido A 120.000 votos, partido B 90.000 y C 50.000. Entonces,

1° -se dividen los 120.000 de A por 1 = 120.000 “2 = 60.000 “ 3 = 40.000 “ 4 = 30.000 “ 5 = 24.000 “ 6 = 20.000

2-luego se hace lo mismo con los partidos B y C (hágalo Ud. mismo así ahorramos espacio aquí) y entonces se ordenan los 6 (porque son 6 las bancas) resultados más altos, así:

3°-1. 120.000 partido A un diputado 2. 90.000 B “ “ 3. 60.000 A “ “ 4. 50.000 C “ “ 5. 45.000 B “ “ 6. 40.000 A “ “ 4° se suman los diputados adjudicados a cada partido y da: A 3 diputados B 2 “ C 1 “

Otro método divisor es el de Saint-Lague (que según Taagepera y Shugart habría sido inventado, en realidad, por Daniel Webster % según el cual en lugar de dividir por 1, 2, 3, 4 etc. ...se divide por números impares: 1,3,5,7..., cambio cuyo efecto es reducir la ventaja que el d,Hondt da al partido con más votos y ayudar a los de menos votos. Pero, para reducir esta última ayuda conservando el primer efecto, existe un "Saint-Lague- modificado" (más usado que el original) que divide por 1.4,3,5... lo que ayuda a los partidos medianos. Cuanto más alta es la magnitud, menores las diferencias entre ambos métodos (Taagepera y Shugart).

Tanto para cocientes o divisores hay otras variantes (en general, de mínimas diferencias en el cálculo y en el resultado) pero éstas son las más usadas o conocidas. Según Lijphart, estas fórmulas de representación proporcional se pueden ordenar, de mayor a menor proporcionalidad (a nivel de circunscripción, no necesariamente nacional), agrupadas así: Hare y Saint-Lague; Droop, VUT (que siempre usa la Droop) y Saint-Lague-modificada; - d'Hondt y las dos fórmulas Imperiali.

El método d'Hondt es de los menos proporcionales pero evita dos desventajas de los métodos de cociente: no recompensa a un partido que se divide o que tácticamente presenta dos listas separadas y no niega la mayoría de las bancas a un partido que obtiene la mayoría de los votos, cosa que en algunos casos puede ocurrir en los otros métodos (Lijphart).

La diferencia de proporcionalidad entre estas alternativas no produce efectos apreciables en el número efectivo de partidos porque las diferencias no son advertidas por los votantes -no hay o hay escaso efecto psicológico (Lijphart)- confirmado específicamente para el multipartidismo legislativo en países presidenciales, probablemente también por la influencia de la variable presidencialismo (Jones). A favor de la representación proporcional -quizá, mejor dicho, de cualquier sistemas electorales que logre una relativamente alta proporcionalidad, para lo cual ciertamente hace falta, como mínimo, algún método de representación proporcional- se señala que una legislatura-espejo permite que todos los grupos sociales minoritarios se encuentren debidamente representados, que la representación proporcional evita la creación de las mayorías legislativas artificiales a que las fórmulas mayoritarias tienden, que produce cambios más suaves en las políticas públicas y que fomenta la negociación y el compromiso. Por otro lado, se contesta que la representación proporcional no refleja sino que agudiza las diferencias entre los grupos sociales, que no sólo se trata de -representar sino de gobernar -tomar decisiones- para lo cual el multipartidismo resultante no ayuda, ni el mayor ideologismo y menor pragmatismo que también resultarían (especialmente, en la representación proporcional de lista). Se dice que el sistemas electorales debería incentivar a los partidos a agregar intereses y no sólo a representarlos: la representación proporcional produce partidos más identificados con un grupo social mientras que con fórmulas mayoritarias los grupos concentran menos su influencia en un solo partido o en todo caso están obligados a competir por influencia con otros grupos dentro de un partido, lo que lleva a que si con la representación proporcional la integración de intereses parciales se realiza después de la elección popular entre dirigencias partidarias, con las fórmulas mayoritarias se produce dentro de los partidos antes de la elección y los votantes son los que deciden, lo que realza la responsabilidad (accountability) de los partidos frente al electorado.

Se destaca que si bien la representación proporcional hace los acuerdos más necesarios, al mismo tiempo los hace más difíciles por el mayor ideologismo y porque los partidos más cercanos en vistas de una eventual coalición, son precisamente aquellos que se encuentran en competencia electoral más directa. Finalmente, se señala que la representación proporcional es desproporcional en lo que más importa: con el multipartidismo resultante los pequeños partidos adquieren un poder real desproporcionado a los votos obtenidos, ya que se convierten, con frecuencia, en los árbitros de la situación, frente a partidos que no logran mayorías propias en la legislatura, como ocurre en Israel con los pequeños partidos religiosos.

La discusión a este respecto sigue, a veces es casi sangrienta metafóricamente hablando y lo que puede razonablemente concluirse es que, en general, hay hoy un cierto consenso académico desfavorable a sistemas electorales proporcionales "puros" (que generen alto grado de multipartidismo) y la recomendación usual es reducir la magnitud (típicamente a trinominales). El art. 45 de la Constitución nacional señala que los diputados son elegidos "a simple pluralidad de sufragios", haciendo una muy precisa, clara y técnica referencia a una de las fórmulas mayoritarias -la pluralidad (en inglés "plurality") lo que como se ha alegado, hace a la RI? de "lista" inconstitucional. No se conocen fallos de la Corte en tal sentido y la impresión es que -gracias a interpretaciones no demasiado convincentestodos nos estamos haciendo un poco los distraídos porque llegar hoy a esa conclusión -después de décadas de uso de la representación proporcionalde lista- parece poco práctico. En todo caso, los abogados podrían alegar que esa restricción constitucional ha caído en "desuetudo" (heterodoxa forma de que una norma jurídica pierda vigencia, a través de un no-uso continuado y aceptado pacíficamente por la sociedad).

(c) Los Métodos "semi-proporcionales". Se trata de fórmulas de Pluralidad pero que, con variantes en el procedimiento de votación, intentan lograr alguna representación para partidos o grupos sociales minoritarios.
Aquí vale la pena mencionar tres: 1) voto limitado; 2) voto único no transferible y 3) voto acumulativo.

1) en general, existe "voto limitado" cuando el votante se ve limitado a votar por un número de candidatos menor (cualquier número menor) que el número de bancas a llenar en la circunscripción de que se trate, adjudicándose las bancas a quienes obtienen más votos (Pluralidad), pero con aquella limitación provocando que se logre alguna representación de minorías. Su origen fue la reforma electoral británica de 1867, cuando en el marco de doce circunscripciones plurinominales trinominales y una de magnitud 4 el votante sólo podía votar por hasta dos -o tres en la otra- candidatos. Se usa en algunas elecciones locales en EE.UU. y para elegir la mayor parte de los senadores españoles. Según Taagepera y Shugart es menos ventajoso para partidos chicos que el siguiente, pero quizás eso en concreto dependa del grado de la limitación y de su combinación con otros elementos: si la diferencia entre número de bancas y número de candidatos que se puede votar es muy grande y además ello se da en circunscripciones plurinominales de alta magnitud, la proporcionalidad del voto limitado puede llegar a niveles altos (Nohlen).

Irigoyen conocía la experiencia británica y la sugirió a Saenz Peña, siendo adoptada en 1912 para electores presidenciales y diputados nacionales, pero en el marco de una mezcla de Circunscripciones uninominales (las provincias chicas que entonces elegían solo 1 diputado) y de circunscripciones plurinominales - estas últimas, a su vez, de diferentes magnitud (algunas altas)- y de listas en las cuales los partidos sólo podían incluir un número de candidatos de hasta dos tercios (2/3) de las bancas a llenar (adviértase que la limitación al votante le venía dada indirectamente por la limitación a los partidos, cosa que no necesariamente ocurre en las demás subespecies de voto limitado, por ejemplo para el Senado español)". En consecuencia, la lista que obtiene más votos (la que "gana" por pluralidad) obtiene 2/3 de las bancas y la lista que le sigue en orden de votos obtiene 1/3, en ambos casos independientemente de porcentajes y de diferencias entre listas. Así se aplicó en las elecciones de 1958 (aunque con tachas) pero, durante el período anterior era más complejo pues incluía el "panachage".

Como se sabe, la expectativa de los conservadores era que los radicales (la presunta "minoría") serían los que obtendrían los 1/3, pero la historia terminó al revés. En Argentina, se usará para senadores nacionales a partir del año 2001, en circunscripciones trinominales, con dos senadores para la lista que salga primera y uno para la segunda, con lo que nos acercamos al viejo sistema inglés (pero allá no era por listas, como será aquí, sino que por Candidaturas individuales). En varias provincias argentinas se usa un voto limitado con 50% de las bancas para el que gana, y el resto adjudicado por representación proporcional.

(2) el voto único NO transferible (en adelante VUNT), se usó para la Dieta japonesa, 1900-1993, (y en Taiwan), últimamente en el marco de circunscripciones plurinominales de magnitud de 1 a 6 (la mayor parte de 3 a 5) y, como el nombre sugiere, no hay transferencia de votos. El voto y el escrutinio es por Cl y el votante puede votar por un solo candidato (siendo, en consecuencia, para algunos una subespecie del anterior voto limitado). Si hay que elegir cuatro bancas, ganan los cuatro candidatos con más votos -Pluralidad- y punto. Según Taagepera y Shugart la fórmula es más que sólo semi-proporcional, pues quizá la proporcionalidad relativamente limitada que se obtenía en Japón provenía más de la baja magnitud de muchas circunscripciones que de la fórmula en sí misma. Según Cox si los partidos nominaran la cantidad de candidatos que hipotéticamente obtendrían con la fórmula d'Hondt, las bancas se distribuirían en forma idéntica a la que resultaría de la aplicación de d'Hondt.

(3) el voto acumulativo fue utilizado desde 1870 hasta hace unos años para la Cámara de Representantes de Illinois (y en otros pocos casos), en el marco de circunscripciones trinominales. Para entender este método cabe recordar que en la votación por Candidaturas individuales -y no por listas- los votantes pueden votar a tantos candidatos como representantes hay que elegir (salvo voto limitado). Se dice entonces que cada votante tiene tantos votos como candidatos puede votar: si es una circunscripción trinominal, se dice que tiene tres votos. Con el voto acumulativo el votante tiene la posibilidad de aplicar todos sus votos a un solo candidato en lugar de votar a tres candidatos, con lo que aumenta las chances de elección de ese candidato (si otros hacen lo mismo). Los candidatos que más votos obtienen son elegidos (Pluralidad).

Con esta variante las minorías que con Pluralidad ortodoxa no llegarían a obtener representantes tienen mejores chances. Como estos métodos (salvo el de 2/3 con lista cerrada) implican -igual que la preferencia, el panachage, y el VUT- una competencia entre los candidatos del mismo partido que llega hasta el día de la elección general -a diferencia de las primarias norteamericanas y de nuestras internas, donde esa competencia termina con aquéllas no sorprende el alto y formalizado grado de divisionismo interno y de personalización observable en los partidos donde se aplican. Sartori (1994) dice que los partidos japoneses no eran partidos con facciones sino partidos de facciones.

En sistemas electorales de circunscripciones plurinominales con Pluralidad, votación por Cl y posibilidad de que los partidos puedan nominar más candidatos que bancas —como ocurre en los casos reales de aplicación de estos métodos mixtos (salvo el de voto limitado con lista) y también en el VUT— los partidos enfrentan el problema estratégico de decidir cuántos candidatos nominar. A los partidos chicos les conviene nominar pocos candidatos (si la magnitud es baja, a uno solo) para que su ya escaso voto potencial no se divida y se queden sin nada, mientras que los grandes (que tienen muchos votos potenciales) tienen un dilema: si nominan pocos para que su voto no se disperse y asegurar que sean elegidos, pueden quedarse cortos, lograr votos en exceso de los necesarios y perder la oportunidad de ganar más bancas.

Por el otro lado, si nominan demasiados candidatos el voto puede dispersarse entre ellos y lograr menos bancas —si alguna, en un caso extremo— de las que podrían haber conseguido (Cox). A los candidatos individualmente, por su parte, les suele convenir una sub-nominación por sus partidos ya que, en general, cuantos menos candidatos de su mismo partido más chances tienen de lograr votos que los elijan.

2.5 EL UMBRAL (O BARRERA)
En algunos países con representación proporcional existe esta variable que, si bien —estrictamente definida— no es —como las anteriores— un elemento indispensable de un sistemas electorales, cuando existe puede tener efectos importantes. La idea es excluir a partidos pequeños de la distribución de escaños, para evitar la proliferación de partidos. Esto se logra fijando legalmente un mínimo de votos (usualmente un porcentaje —sobre el padrón o sobre el número de votantes o de votos válidos y positivos— pero a veces en cantidad o combinados) o a veces de —o combinados con— bancas (si existe otro nivel de distribución).

Los candidatos o partidos que no logran pasar ese umbral son eliminados de la distribución de bancas (o de una segunda vuelta). Lo crucial es que estos umbrales pueden fijarse a nivel nacional (lo más usual) o a nivel de circunscripción (o regional). Los primeros castigan más a los partidos pequeños en general, mientras que los segundos permiten sobrevivir mejor a partidos chicos con votos concentrados en regiones o en circunscripciones. Hay umbrales muy bajos —en Israel 1% nacional aumentado a 1,5 en 1992— y otros muy altos —Grecia 1958, 25% para partidos, 35% para alianzas de dos partidos y 40% para alianzas de más partidos, todos a nivel nacional— con la generalidad en cifras como 4% nacional para listas en Italia desde 1994, 5% nacional o tres bancas (por Circunscripciones uninominales) en Alemania. Hoy, en Argentina, es 3% a nivel de circunscripción, lo que es comparativamente bajo y, en las de baja magnitud, inútil. Según algunos, el umbral alemán, al excluir partidos neonazis y comunista, ayudó a un sistema de relativamente pocos partidos, a pesar de la representación proporcional, pero Sartori (1994) adjudica este resultado a la exclusión de aquellos partidos por su inconstitucionalidad.

Taagepera y Shugart han verificado que magnitudes bajas crean indirectamente un umbral no legal ("umbral efectivo") concluyen que normalmente es más fácil manipular la magnitud que crear umbrales legales, pues una decisión en aquel respecto debe tomarse necesariamente, no así con los umbrales. Por otra parte, los legales son más transparentes que los indirectos.

3 Los Sistemas Electorales

De la combinación de todo lo anterior —más algunas variantes ni siquiera mencionadas— surgen los sistemas electorales reales, de los cuales en definitiva hay una variedad muy grande. Si nos limitamos a diputados nacionales en unos pocos países, resulta que si para EE.UU. la combinación es de primarias, más voto categórico, más Circunscripciones uninominales (que en cierto sentido implican Candidaturas individuales), más Pluralidad y no umbral; para Gran Bretaña es igual, pero sin primarias norteamericanas (carencia que se da en todos los demás países); para Francia comienza igual, pero luego entra la doble vuelta y el umbral; Italia (hasta 1993) voto categórico pero con preferencia, circunscripciones plurinominales de magnitud variada, con representación proporcional y umbral; Israel categórico, lista cerrada, Circunscripción única, representación proporcional con umbral; Irlanda voto ordinal, Candidaturas individuales, circunscripciones plurinominales variadas de magnitud entre chicas y medianas y VUT; Japón, categórico, Candidaturas individuales, circunscripciones plurinominales variadas con magnitud entre chicas y medianas y VUNT; Argentina hasta 1912 (salvo 1904) categórico, lista cerrada, mezcla de Circunscripciones uninominales y de circunscripciones plurinominales con magnitud de chicas a grandes y Pluralidad; Argentina 1904,195 1 y 1954, categórico, Circunscripciones uninominales y Pluralidad; Argentina 1912 hasta los 40, categórico, panachage, mezcla de Circunscripciones uninominales y de circunscripciones plurinominales variadas, magnitud chicas a grandes, con voto limitado (213); Argentina 1958-62 igual que la anterior pero solo circunscripciones plurinominales de magnitud baja a grande, con tachas y no panachage y Argentina hoy, categórico, lista cerrada, circunscripciones plurinominales con magnitud de chicas a grandes, representación proporcional y umbral (y con algunas experiencias puntuales de primarias de apertura variada).

La única repetición es entre Gran Bretaña y Argentina 1904,1951 y 54. Naturalmente, en cuanto se agreguen otros países habrá otras diferencias y similitudes. Y tanto más si pasáramos a las fórmulas para elegir cargos unipersonales en países presidenciales. Y ni qué hablar de los sistemas electorales de nuestras provincias y de las Islas Malvinas (donde entiendo que se usa el voto por Candidaturas individuales). Sin embargo, hay tres sistemas electorales que merecen una breve consideración separada.

El sistema mixto alemán (o "representación proporcional personalizada"). Todos los sistemas electorales son, en algún sentido, mixtos, en cuanto combinan diversas alternativas de cada variable. Sin embargo, éste es llamado así en particular por su peculiaridad de combinar Circunscripciones uninominales con circunscripciones plurinominales en dos niveles diferentes (y esto de los niveles es otra de las variables de los sistemas electorales, aquí no tratadas por razones de espacio.

Tiene su relevancia porque permite la combinación de diferentes fórmulas en el mismo sistemas electorales, lo que agrega complejidad. Valga esto como una ejemplificación de lo omitido). La mitad de los diputados son elegidos en Circunscripciones uninominales por Pluralidad y la otra mitad en circunscripciones plurinominales. El votante dispone de dos votos, uno para la Circunscripciones uninominales y el otro para la circunscripciones plurinominales, pero el cálculo del total de bancas que le corresponde a cada partido se hace sumando —a nivel nacional— todos los segundos votos obtenidos por cada partido en cada lista partidaria en cada circunscripciones plurinominales y usando una variante del cociente Hare (llamada Hare-Niemeyer). De las bancas de cada partido así logradas, se restan las ganadas en las Circunscripciones uninominales (en su caso, pues los partidos chicos normalmente no ganan en ellas) y el saldo se adjudica a cada lista partidaria (cerrada), a nivel de cada circunscripciones plurinominales, usando el mismo cociente.

Si un partido obtiene, en las Circunscripciones uninominales, más bancas que el total que le corresponde por los segundos votos, las retiene, con lo que el número de miembros de la Asamblea es variable (de ahí que también se llame a este sistemas electorales "de miembro adicional"), lo que no ocurre con frecuencia ni en cantidad importante. En suma: la composición de la Asamblea está totalmente determinada por los segundos votos, los de listas para las circunscripciones plurinominales. El sistema "mixto", medido por sus efectos, no es tal sino que plenamente proporcional. Sin embargo, no había un claro multipartidismo -aparentemente por el umbral relativamente alto del 5% a nivel nacional y/o por la exclusión constitucional de los partidos nazis y comunista y quizá por cierta influencia de los primeros votos sobre los segundos- aunque en los últimos años esto ha estado cambiando, con el ingreso de los Verdes. Cabe señalar que -si bien era uno de sus objetivos- no se advierte mayor efecto de las Circunscripciones uninominales en cuanto a la relación votante/ representante: no se distinguen en los hechos dos clases de diputados con conductas perceptiblemente diferentes, y existe alta disciplina partidaria de todos (Kaase, Jesse, 1987 y 1988, Sartori, 1994), consecuencia de que el control de las candidaturas permanece en manos de las dirigencias partidarias. Este sistemas electorales ha sido modelo en varias reformas electorales de los últimos años, pero a veces con variantes importantes, como se ve a continuación.

El sistema mixto segmentado.
Es una variante del anterior pero con una diferencia crucial: no hay vinculación entre la distribución de bancas según el primer y el segundo voto. Por un lado, se llenan las bancas de las Circunscripciones uninominales y por el otro, separadamente, las de las circunscripciones plurinominales. Esto resulta en que deja de ser proporcional en una medida importante. Variantes de este método se usan en México (75% Circunscripciones uninominales) Rusia (50/50%) e Italia desde 1994 (75% Circunscripciones uninominales). Cuanto mayor el porcentaje de bancas que se eligen por Circunscripciones uninominales menos proporcional resulta el sistema. Se aplicó para concejales de la ciudad de Buenos Aires en 1973 (46% de bancas por Circunscripciones uninominales, todos los 28 así elegidos fueron justicialistas) Sistemas de este tipo han sido propuestos recientemente para esta misma ciudad.20 Implantar alguno de estos sistemas aquí (al 50150%), implicaría aumentar el número de diputados a unos 500 (Vanossi). Una manera de reducir este aumento sería limitar el cambio a los distritos más grandes y/o modificar la proporción 50/50%. La ley de lemas (o "de doble voto simultáneo"), que ha sido calificada como "uno de los más curiosos" sistemas electorales (Nohlen), es aplicada desde hace muchos años en Uruguay —recientemente en más de diez provincias argentinas con algunas variantes— y que breve ysimplificadamente puede explicarse como sigue.

Cada partido (lema) puede presentar varias listas (cada una llamada sub-lema). El votante elige la lista de un sub-lema, con lo que al mismo tiempo se entiende que está votando al lema del cual el sub-lema es parte. En una elección para cargo unipersonal como Presidente, se suman todos los votos de los sub-lemas de cada lema y resulta elegido el candidato del sub-lema más votado dentro de] lema que sumó más votos.

Ejemplo: sub-lema Colorado-A 100 votos, sub-lema Colorado-B 50 votos y sub-lema Colorado-C 300 votos. Total del Lema Colorado 450 votos. Sub-lema Blanco A, 360 votos y Sub-lema Blanco B, 80 votos. Total Lema Blanco 440 votos. Es ganador el candidato del sub-lema Colorado-C, porque los colorados sumaron más votos y dentro de éstos el C obtuvo más votos que los demás sub-lemas colorados. En este ejemplo es Presidente el candidato que entró segundo en cantidad de votos y no el que obtuvo la Pluralidad, —hubo varios casos como éste a lo largo de la historia del Uruguay—, lo que lleva a que se diga que allí "el voto es tan secreto que nadie sabe por quién termina votando". (Para evitar este tipo de resultado difícil de entender o aceptar, en algunas provincias argentinas el caso se resuelve con un ballotage entre el candidato del sub-lema más votado y el/los candidatos del/los sublema/s del/os otro/s partido/s que individualmente hayan obtenido más votos que el primero).

En Uruguay, al menos esto se ve agravado por el hecho real de que ciertos sub-lemas de un lema están ideológicamente más cerca de otro sub-lema de otro lema que de los propios al lema. Para elegir diputados, la distribución de bancas se realiza primero entre los lemas (previa suma de los votos de todos sus sub-lemas) y luego entre los sub-lemas de cada lema, conforme alguna fórmula de representación proporcional. Como se ve, el votante vota simultáneamente en la elección general y en lo que sería una especie de interna.

La experiencia uruguaya indica que el objetivo de evitar la división de partidos manteniendo las facciones adentro, había sido logrado hasta el advenimiento del Frente Amplio, pero al precio de fomentar la consolidación de aquéllas como verdaderos cuasi-partidos (con su propia disciplina partidaria en la asamblea). El lema es poco más que una suerte de marca comercial y no se percibe mejora alguna en la relación votantes/ representantes. Un reciente referéndum resolvió que los lemas sólo podrán presentar un candidato presidencial, que esta elección se realizará por doble vuelta y que habrá previas internas cerradas simultáneas. Nuestra todavía breve experiencia sugiere que —como ciertamente ocurre con las primarias norteamericanas y en bastante menor medida con la preferencia y el panachage ("bastante menor" porque en estos últimos para llegar a la boleta hay que tener apoyo dentro del partido, irrelevante en las primarias)— puede favorecer candidaturas de individuos más populares fuera que dentro de los partidos, lo que algunos evalúan positivamente.

4 Las clasificaciones

Hasta hace poco era usual encarar el tema de los sistemas electorales en el marco de clasificaciones, generalmente complejas. Naturalmente, habrá tantas clasificaciones como criterios relevantes se definan. Así, se pueden clasificar los sistemas electorales según los "insumos —es decir, las reglas legales—, por los "productos" —es decir, los efectos de los sistemas electorales, (y cada efecto, por ejemplo sobre proporcionalidad, sistemas de partidos, relación votantes/ partidos/representantes, etc., engendra una clasificación posible)—, según categorías analíticas, su complejidad, etc. Y no es difícil encontrar clasificaciones siguiendo el mismo criterio pero de diferentes especialistas con distintos resultados.

Sartori (1994) mantiene una clasificación según los efectos de los sistemas electorales sean "fuertes" o "débiles" en cuanto a la reducción de partidos electorales a legislativos. Nohlen aboga vigorosamente a favor de otra clasificación que parte de distinguir dos principios de representación, el mayoritario y el proporcional, con el primero dirigiendo su atención a la necesidad de que haya una mayoría suficiente para formar gobierno y tomar decisiones y el segundo a la de crear un espejo de la voluntad ciudadana.

Luego, todos los sistemas electorales pueden clasificarse, según sus efectos, en relación con tales principios. Un problema que plantea esto es que los dos principios no son lógicamente opuestos, sino que son meramente diferentes, lo que desde un punto de vista clasificatorio es complicante. Además, el primer principio resulta típicamente relevante para los países parlamentarios pero menos para los presidenciales.

Rae señaló ya en 1967 que una distinción de ese tipo se encuentra con que las excepciones que deben hacerse son tan numerosas e importantes que poco útil puede en definitiva resultar. Taagepera y Shugart señalan que, cuanto más sabemos, los insumos aparecen más bien en forma de continuos y, si bien hay algunos que siguen siendo discontinuos, tienen impacto limitado sobre los efectos, para concluir que no es necesario abolir las clasificaciones pero que no parece valga la pena insistir mucho al respecto.

Los argumentos escépticos parecen al autor de este breve capítulo, hoy por hoy, bastante persuasivos, por lo que se da por' concluido el tema, probablemente para alivio de los lectores quienes, de todos modos, si están interesados, pueden consultar Nohlen, Grofman y Lijphart (1984), Sartori (1994), etc.

5 Los efectos de los Sistemas Electorales

La inevitable descripción anterior ha consumido espacio precioso, por lo que se tratará de dar una idea somera de algunos de los principales efectos conocidos —algunos ya han sido indicados antes—, dejando a la inquietud o necesidades concretas de los lectores eventuales exploraciones más profundas y detalladas en la bibliografía aquí mencionada. Veamos ahora los siguientes:

a) La suerte de candidatos o partidos está determinada por la existencia o no de umbrales legales o "efectivos" (efecto indirecto de la magnitud), que hacen que candidatos o partidos no entren siquiera a ser considerados para la adjudicación de bancas.

b) Cuando se vota por Candidaturas individuales, la posición de los candidatos en la boleta común parece que afecta en cierta medida su suerte, especialmente entre candidatos del mismo partido, cuando no se identifica al partido o no se lo hace muy claramente (Darcy, 1990 y Darcy y Marsh, 1994).

c) Diferentes sistemas electorales producen diferentes adjudicaciones de bancas para un mismo resultado electoral: por ejemplo, para las elecciones de diputados nacionales de 1973, si con Pluralidad el PJ habría obtenido 212 bancas, el radicalismo cero y 31 bancas para otros 3 partidos, con el voto limitado de 2/3 el PJ habría bajado a 151, la UCR habría obtenido 48, y el resto distribuido entre 12 partidos, mientras que con representación proporcional cociente Hare el PJ habría obtenido 113, la UCR 50, y 29 partidos restantes el saldo. El caso real, DHondt con umbral del 8% a nivel de circunscripción, arrojó 130 para el PJ, 51 para la UCR y el saldo para 17 partidos (Badeni). Estas simulaciones no computan el efecto "psicológico" pero sirven para dar una idea del efecto mecánico. En las elecciones reales de 1979, al Parlamento Europeo, con cada país utilizando su propio sistemas electorales, los liberales ingleses obtuvieron 12,6% de los votos pero cero bancas, mientras que los liberales italianos con 6,2% de los votos lograron 5 bancas.

d) Las mujeres (y quizá también las minorías étnicas o religiosas) logran mejor representación cuando existen listas partidarias en circunscripciones plurinominales y representación proporcional que con Circunscripciones uninominales y Pluralidad (Zimmerman y Rule), porque hay todavía en muchos países (cabe asumir que en algunos años esta diferencia desaparecerá) hombres y mujeres que sienten resistencia a votar por mujeres, resistencia que en caso de que éstas sólo sean una/s de varios candidatos en una lista disminuye o desaparece. Lo notable es que justamente en Argentina se dio la inversa: con las elecciones de diputados nacionales de 1951 y 1954 (Circunscripciones uninominales con pluralidad) el porcentaje de legisladoras superó el 20% (alto en comparación con los principales países del Primer Mundo) mientras que luego, con circunscripciones plurinominales y representación proporcional -hasta el reciente cupo- aquel porcentaje descendió a menos del 10%. La explicación es el efecto de aspectos en parte extra-sistemas electorales: la cómoda superioridad electoral del justicialismo unido al fuerte liderazgo de Eva Perón y el PJ aplicando cupos internos (Molinelli, 1994);.

e) Se ha detectado una (por ahora, mera) correlación entre el sistemas electorales y el porcentaje de votantes: en países con voto voluntario el porcentaje es, en promedio, 7 puntos porcentuales menor cuando se usa Pluralidad —5 cuando se usa alguna fórmula mayoritaria— que con representación proporcional (Blais y Carty, 1990).

f) Los sistemas electorales determinan estrategias electorales: por ejemplo, en las elecciones norteamericanas de electores presidenciales (circunscripciones plurinominales con Pluralidad) debe maximizarse la obtención de electores (no de votos populares) por lo cual los candidatos prestan mayor atención a los Estados (circunscripciones plurinominales) que eligen más electores (donde apenas 1 voto popular de diferencia implica una diferencia sustancial de electores). Si se aplicara representación proporcional, esa preferencia sería mucho menos pronunciada, como era últimamente en Argentina, con circunscripciones plurinominales, representación proporcional y 14 electores mínimos por provincia, lo que favorecía a los votantes de las provincias chicas. Esto ha cambiado con la Constitución de1994, que estableció la elección directa, que es más igualitaria entre votantes pero, como en los hechos están muy concentrados en las cuatro circunscripciones de mayor magnitud, estas últimas requieren de los partidos y candidatos más esfuerzo concentrado que antes.

g) Los sistemas electorales influyen sobre la proporcionalidad entre votos y bancas. La representación proporcional es más proporcional que las fórmulas mayoritarias y ya se dijo que cuanto mayor es la magnitud mayor proporcionalidad, a nivel de circunscripción. Sin embargo, a nivel nacional, esto último es así sólo en el marco de la representación proporcional, ya que con fórmulas mayoritarias la relación se invierte. En el extremo, imagínese un país sin divisiones en circunscripciones (C única) y en consecuencia de muy alta magnitud: si se utiliza alguna fórmula mayoritaria el 100% de las bancas se adjudicarían a un solo partido que obtuvo Pluralidad (con menos del 50% de los votos) o mayoría absoluta (más del 50%) (Lijphart). Por otro lado, la experiencia argentina reciente mostraría que, a diferencia de lo afirmado por Lijphart y Taagepera y Shugart, la magnitud no siempre es el factor decisivo para la proporcionalidad a nivel nacional (Cabrera, 1991). Hacia principios de siglo XX fue formulada por primera vez la llamada ley del cubo, que dice que —con Circunscripciones uninominales y Pluralidad— la proporción entre las bancas de los dos partidos principales, corresponde aproximadamente a la tercera (según algunos ahora 2.5) potencia de la suma de los votos obtenidos por ambos. La experiencia británica y norteamericana confirman esta ley, que tiene valor predictivo en general, no para una elección en particular. Taagepera y Shugart han intentado extender esta ley a elecciones con representación proporcional pero las ecuaciones resultantes son, a esta altura, no más que hipótesis plausibles.

h) Los sistemas electorales influyen sobre los sistemas de partidos: las llamadas leyes o hipótesis formalizadas como tales por Duverger después de la Segunda Guerra Mundial han concentrado el interés y han sido objeto de reformulaciones varias, inclusive por el mismo autor. Aquéllas dicen, hoy por hoy, así:

1. la Pluralidad (con Circunscripciones uninominales) tiende al bipartidismo;
2. la representación proporcional tiende a más de dos partidos (multipartidismo);
3. la doble vuelta tiende a un multipartidismo moderado por alianzas (típico ejemplo la V República Francesa) (Duverger 1986) Duverger parte de una premisa: la realidad política es naturalmente dual, con la Pluralidad reforzando esa realidad natural y la representación proporcional y la doble vuelta modificándola. La causa de la primera regla es, primero, el efecto mecánico —la Pluralidad produce menos partidos legislativos que electorales—, lo que es advertido por los votantes, quienes entonces votan menos a los partidos más chicos —efecto psicológico—.

Estas reglas han sido criticadas por Sartori (1986 y 1994), para quien en realidad una representación proporcional "pura" nada "modifica" y sólo puede considerarse que lo hace en comparación con un sistema (históricamente previo) de pocos partidos sea por la falta de sufragio universal o por Circunscripciones uninominales con Pluralidad. Esto puede ser cierto pero más allá de cuál es la premisa sobre qué es lo "natural" (que sea dual o múltiple), el punto es que la evidencia hoy ya disponible indica que, efectivamente, la Pluralidad tiende —siempre ceteris paribus— a un bipartidismo y la representación proporcional más bien a multipartidismo, sea la cantidad de partidos —inicial o posterior—, la "natural" o no. Quizás podría decirse algo de esto pero de otro modo: bajo representación proporcional el número de partidos "legislativos" es igual o algo menor que el número de partidos "electorales", pero bajo Pluralidad el número de partidos "legislativos" se reduce claramente (Taagepera y Shugart). Sartori (1986 y 1994) ha propuesto un conjunto de reglas o leyes, en las cuales integra a los sistemas electorales otras dos variables relevantes: una, en qué medida hay —o no— un sistema de partidos estructurados (es decir, que reciben la adhesión de votantes más por su propia imagen abstracta que por liderazgos personales) y en qué medida los votantes "fieles" a los partidos están concentrados o distribuidos en las diferentes circunscripciones.

A veces las leyes de Duverger han sido reformuladas integrándolas con el número de clivajes en la sociedad (pues mayor número de clivajes tiende a generar más partidos, Taagepera y Shugart) mas luego, frente a nueva evidencia (Austria era un caso aparentemente desviado pues a pesar de usar representación proporcional era bipartidista, pero esto, parece ahora, era más bien resultado de una baja magnitud) volviendo a desvincularlas de los clivajes (Shugart y Carey). También se intentó, subsumirlas en una "regla de Duverger generalizada" aunque con éxito relativo (Taagepera y Shugart) pero Lijphart encontró pruebas suficientes para validar lo que sería una versión más refinada: cuanto más proporcional es un sistemas electorales, mayor cantidad de partidos cabe esperar (Taagepera y Shugart).

Para Duverger (1980), la conclusión más general es que los sistemas electorales actúan como amplificadores o como amortiguadores, pero en sentidos diversos según afecten a partidos grandes o pequeños: por ejemplo, si un partido grande se debilita por causas extra-sistemas electorales, la Pluralidad a simple vuelta lo debilita aún más pero en ese mismo caso la representación proporcional le permitiría sobrevivir achicado (me permito aquí una aplicación posible de esto último a la realidad argentina: si el PJ comenzara ahora a sufrir serias derrotas continuadas, la representación proporcional le permitirá sobrevivir más cómodamente —situación que con Pluralidad le sería más peligrosa—, efecto conservador además aquí potenciado por la renovación meramente parcial de los diputados). Sin embargo, para Shugart y Carey aquella conclusión general de Duverger da a los sistemas electorales un rol quizá demasiado débil: éstos serían algo más que meros frenos o aceleradores de fuerzas siempre extra-sistemas electorales. Baste por ahora agregar que la fórmula electoral usada en elecciones presidenciales afecta el multipartidismo legislativo: en el estudio de Jones la doble vuelta presidencial resulta en un nivel de multipartidismo legislativo más alto que cuando se usa pluralidad (1 .33 veces más alto) reduciendo las chances de que el partido presidencial tenga mayoría o casi mayoría en la legislatura, lo que puede tener efectos negativos sobre la gobernabilidad. De ahí que se sostenga que Presidencialismo con alto multipartidismo es una combinación inadecuada133

i) Indirectamente, los sistemas electorales influirían sobre la estabilidad del régimen: numerosos autores han adjudicado la caída de la República de Weimar a su representación proporcional más bien pura, que alentó un sistema de partido multipartidario al mismo tiempo que polarizado (Sartori, 1994, Shugart y Carey). Por otro lado, para Linz el voto limitado en España 1931-36 contribuyó a una cultura política conflictiva y a una polarización centrífuga del sistema de partidos, todo lo cual a su juicio se hubiera evitado con representación proporcional. Como se ve, a este nivel no hay consenso académico.

Hacia 1989, Taagepera y Shugart concluían que se ha llegado en el área a un nivel de conocimientos sobre sistemas electorales que permite predecir la conversión de votos en bancas sobre la base de variables más allá de los votos mismos: las variables componentes de los sistemas electorales y las vinculadas (presidencialismo, tamaño de asamblea, etc.). Por cierto que izo se trata de predecir la conversión en una elección individual, sino que el patrón general de conversión propio de un sistemas electorales dado. Esto permite entender, comparar, evaluar, diseñar y modificar los sistemas electorales. Todavía sabemos menos sobre los efectos de los sistemas electorales respecto de aspectos tales como el sistema de partidos, la gobernabilidad y la estabilidad, pero se han hecho avances importantes y, en los años posteriores, tales avances han continuado, como ejemplifican, en aspectos que nos tocan más de cerca, los trabajos de Shugart y Carey y Jones. ¿Se puede decir algo más?

Parece que hoy puede razonablemente sostenerse lo siguiente: -En sistemas parlamentarios, (y restringiéndonos, para simplificar, a votos categóricos y a "listas" en países unicamerales), cuanto:  mayor el tamaño de la asamblea; - mayor la magnitud (caso extremo: una sola circunscripción para todo el país); -se usen los métodos de representación proporcional Hare o Saint-Lague (original); -no haya umbral legal (o cuanto más bajo sea este) mayor proporcionalidad existirá entre porcentajes de votos y de bancas, lo que en principio —ceteris paribus, en ausencia de factores extra-sistemas electorales que modifiquen el cuadro, y aquí habría que atender a que a mayor número de clivajes más tendencia al multipartidismo, a mayor cantidad de votantes más comprometidos menor relevancia del efecto psicológico y, por ende, mayor multipartidismo, etc.— tiende al multipartidismo. (Todo ello sujeto a que no se caiga en la paradoja eventual de un sistema de representación proporcional tan mecánicamente puro que resulte menos proporcional que otro menos puro.).

En sistemas presidencialistas, todo lo anteriores también válido pero hay que agregar que en cuanto: -los Presidentes seelijan con pluralidad; -las elecciones presidenciales y legislativas coincidan siempre; la tendencia al multipartidismo se moderará en alguna medida, mientras que sí por el contrario: -los Presidentes se eligen con doble vuelta; -y las elecciones presidenciales y legislativa nunca coinciden; el multipartidismo originado en las primeras variables (las comunes con el parlamentarismo) no disminuirá. De lo anterior surgen implícitamente otras formulaciones en sentido contrario y también "recetas" para objetivos tales como que los Presidentes tengan o no mayoría propia en el Congreso, representación directa de grupos minoritarios a través de partidos más o menos "propios", etc. Y ahora los lectores podrían realizar el siguiente ejercicio: hacer un cuadro en el cual se coloquen verticalmente, en una columna a la izquierda cada una de las variables relevantes —de sistemas electorales e institucionales extra-sistemas electorales— en cada renglón, con la opción de efectos más proporcionales a su lado y la opción menos proporcional al extremo derecho de la hoja. Luego ubicar al caso argentino (nacional) en cada renglón, es decir, en la posición que corresponda para cada variable y hacer luego lo mismo para la situación previa a 1994.

Dos comentarios: 1. para la variable tamaño de la asamblea asumir en ambos casos una posición intermedia pues a primera vista, sin mayor sofisticación, parecería que nuestra Cámara de Diputados tiene un tamaño compatible con una cierta "ley de la raíz cúbica de tamaños de asamblea" (que si bien es válida para países con Circunscripciones uninominales, sujeta a una revisión ciertamente grosera, podría ser también relevante para nuestro caso);

2. el cuadro resultante tendrá una deficiencia por ahora difícil de superar: no quedará claro cual es la "fuerza" relativa de los efectos proporcionales o no de cada variable. De todos modos, el ejercicio servirá para percibir cambios en pre/post 1994 —si es que hay alguno— y ayudará a entender mejor este capítulo. Sobre este tema final, que apenas escuetamente se tratará, hay una regla de oro: el césped del vecino siempre es más verde, siempre el sistemas electorales de otro país parece mejor que el propio. Esto es tan universal —en todos lados hay críticos del propio sistemas electorales y se sugiere adoptar otros sistemas electorales que, a su vez, en su propio país son criticados poniendo como modelo el del primer país— que sirve para advertir que antes de encarar aventuras reformistas conviene conocer bien lo propio y lo ajeno y no idealizar lo último.

Con base en la literatura existente, varios puntos pueden hacerse brevemente:

1. no hay un sistemas electorales "mejor", en abstracto, que los demás: todos los sistemas electorales tienen ventajas y desventajas, mayores o menores y de lo que se trata al evaluarlos es balancear aquellas adecuadamente, en función de los objetivos definidos como prioritarios, prioridades que pueden no ser las mismas en todos los países y en todos los momentos;

2. comparados con otros aspectos que están fijados en constituciones, los sistemas electorales son relativamente más fáciles de modificar, lo que los convierte en candidatos preferenciales para la manipulación en pos de los objetivos que se consideren adecuados;

3. las reformas percibidas como de grado, modestas, son más fáciles de realizar que las percibidas como importantes. Adviértase que escribí percibidas;

4. los sistemas electorales son raramente el producto de una planificación académica, sino que más bien nacen al mundo pateando y gritando en medio de transacciones en las cuales los intereses propios de los decisores (los partidos, los dirigentes partidarios, etc.) tienen un peso crucial, porque

5. ningún sistemas electorales es neutral en relación a tales individuos y grupos, todos tienden a favorecer a algunos y perjudicar a otros (partidos grandes o chicos, líderes partidarios o extra-partidarios, etc.); por lo que,

6. promover reformas desde fuera del establishtnent es difícil, siendo necesario identificar a los que adentro de aquel se verían beneficiados por el cambio propuesto y convencerlos de que se conviertan en abanderados de la reforma;

7. una vez modificado un sistemas electorales se generan intereses creados favorables al nuevo status quo;

8. recién después de dos o tres elecciones usualmente comienzan a evidenciarse cabalmente los efectos de los cambios. Éste es el tiempo que los partidos y en especial los votantes necesitan para percibir los efectos de los cambios y ajustar su conducta a los nuevos incentivos/ castigos. Esto sugiere no copiar sin más un sistemas electorales recientemente impuesto en otro país y tener paciencia cuando se ha cambiado el propio;

9. pero parece que después los actores (partidos, etc.) tienen la habilidad de ajustarse a las nuevas condiciones, haciendo que aquellos efectos sean menos fuertes de lo inicialmente previsible, lo que es peligroso tomar muy en serio pues llevaría al reformador a excederse (¿en cuánto?) para lograr el efecto deseado, y peligroso además porque ésta es más una sospecha que una certeza. De todo lo cual puede confirmarse que los sistemas electorales son variables también dependientes, pues la decisión sobre establecer/modificar alguno depende de las preferencias y concepciones de los decisores (Mainwaring). Y aquí va como regalo final a los lectores pacientes, una pizca de información quizás útil para algunos: en nuestro país, hoy en día, hay muy pocos investigadores que se dediquen a estudiar a fondo el tema y, al mismo tiempo, hay mucho que aún no sabemos sobre nuestros sistemas electorales —en plural, pues, además del nacional, cada provincia tiene el propio y existe, además, el nivel municipal—, lo que implica una suerte de laboratorio experimental a nuestra disposición. ¿No es este vacío un excitante desafío?

Notas:

(127) "Los diversos SE no son instrumentos pasivos que registran pura y simplemente la opinión: también contribuyen a darle forma, a moldearla de una manera determinada, diferente en cada uno de ellos. De esta forma, imponen a la opinión una especie de molde: son a la vez aparatos de fotografía y de proyección" (Duverger, 1980). En aras del espacio, teniendo en cuenta que se trata de un trabajo introductorio y optando por mayor contenido, se han reducido las citas, no mencionado las páginas ni el año de publicación del libro o artículo citado -salvo que haya dos trabajos del mismo autor, en cuyo caso el año los identifica- y siglificado palabras y hasta apellidos de algunos autores.

(128) Se llama partidos "electorales" a los que se presentan a competir en una elección, mientras que partidos "legislativos" son sólo los que llegan a tener bancas en la Asamblea. Para medir el número de partidos, usualmente se utiliza el concepto de partidos (electorales o legislativos) «efectivo", que implica considerar el peso relativo de los votos o bancas, respectivamente, de cada partido (ver, por ej., Lijphart)

(129) Respecto a la diferencia entre presidencialismo y parlamentarismo, baste aquí destacar que el criterio usual en la ciencia política no es cuál raima de gobierno tiene mas poder sino cuán separadas están aquellas: en el presidencialismo hay mayor separación, el Ejecutivo no puede disolver la legislatura, esta no elige usualmente al Ejecutivo y no puede usualmente removerlo, mientras que en el parlamentarismo los poderes están hasta cierto punto fusionados: la legislatura elige el Ejecutivo o su parte principal, este puede disolver la asamblea, esta puede remover al Ejecutivo,etc. (Y en el parlamentarismo la disciplina partidaria tiende a unir mas lo que ya esta medio fusionado, unión que en el presidencialismo solo ocurre cuando el mismo partido controla ambas ramas). El presidencialismo paradigmático es el de Estados Unidos -donde existe la legislatura mas poderosa del planeta- y el parlamentarismo ídem es el de Inglaterra -donde el poder esta concentrado en el liderazgo partidario en el Ejecutivo y con el Parlamento dominado por éste-. No son los Parlamentos -como tales- los que usualmente remueven gabinetes o Primer Ministros, sino decisiones internas en el/los partido/s gobernante/s, siendo la remoción partidaria -indirecta, no parlamentaria- de Thatcher un buen ejemplo.

(130) Cuando se utilizan Circunscripciones Uninominales, es usual que exista un listado común, pero nada impide que se usen distintas boletas, cada una con el nombre de un candidato En realidad, también en el caso de listas, podría haber un listado común con todas ellas, pero en muchos casos ello sería muy engorroso; el punto no es la separación material sino a favor de quién -listas o CI- se computan los votos

(131) últimamente, en la Argentina, a la lista que contiene varios candidatos de un mismo partido para elegir cargos similares (por ej. diputados) se la llama "lista sábana", pero antes esta expresión se refería a la unión fisíca de las diversas listas de un mismo partido para distintos cargos -Presidente, diputados nacionales, provinciales, etc---, lo que no era común. Antes aun, hasta los años 40, las elecciones para niveles nacionales y provinciales se realizaban en días separados.

(132) Gana en la primera vuelta el partido con Pluralidad, siempre que la diferencia entre los votos del segundo y el 50% de todos los votos sea más que el doble de la diferencia entre el primero y el mismo 50%. En caso contrario, hay segunda vuelta. (Si usted entendió esto en la primera lectura, lo felicito, nadie lo logra.)

(133) Para Argentina se ha advertido, ya, el paso de un cierto bipartidismo aun moderado —por ahora— multipartidismo legislativo (Cabrera, 1994; Jones, 1995), probable consecuencia del uso repetido —por primera vez en décadas hay una amplia continuidad de elecciones legislativas— de la RP en el marco de CPluri con algunas de magnitud alta y muy alta y, en general, más alta que la tradicional (por el número de 5 diputados mínimos por provincia). A partir de la Constitución de 1994 pudo hipotetizarse (Molincili, 1996) que tal tendencia por lo menos se mantendrá y que incluso no habrá, en el mediano y largo plazo, más Presidentes con mayoría en el Congreso, pues a lo anterior se suma la futura elección de senadores por 2/3 a partir de 2001 (que implicará mayor dispersión partidaria en el Senado). Como SC han señalado que es posible que la existencia de voto de censura favorezca la proliferación de partidos, porque incentivaría a los políticos a formar partidos como vehículos para lograr posiciones ministeriales, no es irrazonable pensar que ahora la existencia de un Jefe de Gabinete removible por decisión congresional, puede actuar en el rnediano/largo plazo como estímulo adicional para que los votantes voten a un partido para Presidente y a otro para el Congreso (la idea de control...) y para que los partidos usen en sus campañas electorales el nombre de ciertos líderes como posibles Jefes de Gabinete, lo que reforzaría la tendencia indicada. Todo ello en el marco de elecciones presidenciales con pluralidad pero de base mínima y que sólo coinciden con la niitad de las legislativas.

Saludos
D.F.

Imagen: cuarentaypico.wordpress.com

10 respuestas:

Anónimo dijo...

Hola diego, perdon que no tenga que ver mi comentario con el post, pero tengo una duda,
¿Por qué grupo Clarin no saca a la mierda a todos los periodistas que no son de derecha, como por ejemplo los de palabras +-, o María Laura Santillan?, como si no hubiera suficientes periodistas de derecha en el pais
Gracias, muy bueno el blog.
PD ¿sabes por que Pino votó contra la 125?

Diego F. dijo...

Anónimo: a los periodistas que realmente tienen una línea diferente a la del grupo sí los echan (mirá en este post por ejemplo). Igual más allá de los periodistas en sí hay muchos otros mecanismos no evidentes que sirven a la manipulación de la opinión pública (por ejemplo: de lo que no se habla, la proporción de repeticiones de un punto de vista con respecto a otros, etc).
Sobre el voto de la 125 acá está la explicación), pero te pido para no desvirtuar el post que cualquier respuesta la expreses en posts que tengan que ver con lo que decís (si es sobre la 125, en algunode los varios sobre el tema, si es sobre Clarín, en alguno de los varios de Clarín).
Salduos

sin dioses dijo...

Pino se reune una vez por mes al menos a comer con Eduardo Buzzi y Claudio Lozano, ayer Eduardo Buzzi, estaba al lado de Llambias en cuando pronunció la hermosa frase sobre Martinez de Hoz. El amigazo Buzzi no dijo una palabra al respecto, ¿saldran a comentar algo los miembros de Proyecto Sur? ¿O no quieren herir susceptibilidades en el gran canal de cable?

Diego F. dijo...

Sin dioses: media pila che, lo único que pido es que mantengamos un orden en las discusiones, comentá en los posts de Psur, este post se trata de otro tema.

sin dioses dijo...

Diego muy lindo el post. Sino enfrentamos todos HOY a estos reivindicadores de Martinez de Hoz, los del 76 los del siglo XIX los sistemas electorales, van a quedar para la comision de bochas del club sacachispas de Berazategui.

Diego F. dijo...

Bueno, pero eso no quita que respetes el tema de discusión de este post en particular: si querés hablar de eso hay muchos posts sobre el campo y la dictadura.

Monsieur Juan Carlos Côtelette dijo...

Y no... no solo me pones un texto muy largo, sino que lo abris con...
UN CHISTE DE NIK!
...
...
...
NIK!
...
...
...
Así no es la cosa, eh?
No, así no.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Fabio Monto dijo...

En el caso de las Asamleas en las cuales las bancas sean repartidas por circunscripciones uninominales ¿Hay alguna manera de determinar el tamaño de una Asamblea para que esta sea lo mas "representativa" posible?¿Exite algun acuerdo entre los academicos en este punto?

Exceletne el post, me debo el cuadrito del final.

Anónimo dijo...

Para Fabio, quizas te sirva http://74.125.93.132/search?q=cache:04MCqt4UMHYJ:www.elangelo.com.ar/CS.%2520POLITICAS/A%26R/Diego%2520Escandar/Sartori,%2520Partidos%2520y%2520Sistema%2520de%2520Partidos.doc&cd=2&hl=es&ct=clnk&gl=ar&client=firefox-a

Related Posts with Thumbnails