martes, julio 14, 2009

Censura en internet


A continuación les dejo una excelente nota acerca de la censura ejercida por parte de grupo Clarín en internet, publicada por Marina Garber en la última edición de la revista Acción.

Censura en internet

El copyright es el argumento utilizado para borrar videos políticos publicados en Internet. Los grandes medios y la libertad de expresión.

«Veánlo en YouTube», dijo la Presidenta. Hablaba frente a intendentes de Córdoba en la sede de la Universidad y se refirió, quizá por primera vez en la historia de los discursos oficiales, al popular sitio de videos. Aquello que la Presidenta quería que su auditorio buscara en YouTube era un fragmento del programa de Mariano Grondona en el que el conductor, en amable tertulia con Hugo Biolcatti, presidente de la Sociedad Rural, ponía en duda que el actual gobierno pudiera llegar a finalizar su mandato. Pero el contenido del video quizá fuera lo de menos. El hecho, el gran hecho, era el ingreso de la Web 2.0 a la vida política oficial de la Argentina.

Fernández de Kirchner dijo «véanlo en Youtube» como antes se decía «salgan a la calle» o se sugería «leánlo en el diario». La pantalla en todas sus variantes, acusada aún hoy de estupidizar a las masas y promover la apatía y la ignorancia, se mete en la política y le sirve de escenario, mientras el ciberespacio amplifica, de un modo más igualitario e interesante, los debates que se dan en el llamado mundo real.

Cientos o quizás miles de blogueros armaron en la Argentina una red inédita. Con paciencia artesanal y eficaces herramientas tecnológicas, fueron tejiendo una respuesta colectiva al discurso monocorde que plantean los grandes medios. Las imágenes no son, para ellos, una amenaza al pensamiento, sino la posibilidad de su multiplicación. Los videos que suben a YouTube y que publican en sus blogs sirven como ejemplo y argumento, juegan y dialogan con lo que dicen los textos. Y en tiempos en que las discusiones, las mentiras y las operaciones políticas están hechos en y por las pantallas, allí, en las pantallas, está también la posibilidad de responderles.

Estos usuarios más o menos anónimos capturan, de la programación televisiva, imágenes clave, fragmentos de entrevistas, declaraciones de funcionarios u otras figuras públicas que, inmersas en el ritmo del zapping cotidiano, se perderían, y las subrayan o las recortan. Las sacan de un contexto donde podrían pasar inadvertidas para resaltar su carácter absurdo, estúpido o reaccionario –allí está, por ejemplo, De Nárvaez admitiendo que habría preferido un tercer gobierno de Menem o Macri quejándose por los bolivianos que van a «nuestras» escuelas–, o, por el contrario, las colocan en la serie de la que forman parte, devolviéndoles su contexto y su historia. Es el caso, por ejemplo, de un almuerzo de 1978 en el que Mirtha Legrand y Susana Giménez se preguntan por qué será que la Argentina tiene tan mala imagen en el exterior, si todo está tan tranquilo, si el Mundial es tan lindo y une tanto a la gente.

Pero muchos de esos videos hoy ya no están. En el lugar que ocupaban hay una pantalla negra y una leyenda en inglés. Es que Artear S.A. solicitó a YouTube que eliminara todo el material cuyos derechos de autor, según la empresa, le pertenecen. El reclamo, que incluye todo el contenido generado por los canales 13 y TN, afecta a buena parte del material político que estaba disponible en el sitio. No es la primera vez que sucede y muchas cuentas –«canales»– han sido cerradas por reclamos de copyright de la misma empresa.
Los afectados, reunidos en el colectivo Blogueros por la libertad de expresión (http://bloguerosporlalibertad.blogspot.com), consideran que se trata de un hecho de censura y un abuso de propiedad, ya que, a pesar de que los contenidos eliminados fueron generados y transmitidos por las señales del grupo Clarín, «incluyen información de carácter público. De esta manera, se cercena la libertad de difusión de la información de interés ciudadano, con grave daño a la libertad de expresión».

Diego Faur, conocido en la blogósfera como Diego F. y autor del blog Mundo perverso, fue una de las víctimas. Y no es la primera vez que Artear se ensaña con sus videos. «Clarín inauguró en 2007 la política de denunciar a los que subían videos que supuestamente eran de ellos. Digo supuestamente porque en algunos casos tienen razón. Un contenido artístico, una obra de ficción, están protegidos por copyright. Pero la ley de propiedad intelectual es clara y exceptúa a la información periodística. Vos no podés apropiarte, por ejemplo, de una declaración de Kirchner, por más que la haya hecho en tu programa».

La ley a la que se refiere Diego es la 11.723, también conocida como Ley Noble, porque fue precisamente Roberto Noble, fundador de Clarín, quien la impulsó. «Es una ley retrógrada –evalúa Beatriz Busaniche, licenciada en ciencias de la comunicación e integrante de Fundación Vía Libre, que defiende el software libre y los derechos civiles en contextos de nuevas tecnologías–. En la situación tecnológica actual, hay un montón de actividades, como el trabajo de estos blogueros, que son un ejercicio de nuevas formas de la libertad de expresión. Y estas prácticas se cruzan de plano con las leyes de propiedad intelectual de la Argentina». Además de la ley, los temas vinculados con la propiedad intelectual se rigen por tratados internacionales, como el Adpic (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio), firmado en 1994, en un momento de fuerte avance de la noción de propiedad intelectual sobre campos y objetos que hasta entonces formaban parte del dominio público, como los genes o las plantas. Estos tratados, agrega Busaniche, «se firmaron a mediados de los 90, son fruto del Consenso de Washington, de la Argentina neoliberal que firmaba todo lo que le pusieran adelante».

El cuadro y el marco
María Elena Casañas, abogada y colaboradora de la Fundación Vía Libre, está convencida de que la ley tiene que cambiar. «El hombre pinta el cuadro y el derecho le pone el marco. En el caso de la ley 11.723, el desarrollo tecnológico ha impactado de tal modo en las herramientas de creación, producción y distribución de los bienes culturales que el cuadro hace mucho que desbordó del marco. Esto favorece a los intereses de quienes durante décadas han medrado con la creación ajena y pretenden mantener inalterado su modelo de negocio, sin importar que éste sea dañino para la sociedad, y en particular a los creadores que dicen querer tutelar». En los 75 años que pasaron desde la sanción de la ley, agrega Casañas, «las modificaciones realizadas consistieron en “parches”, mínimos y a las apuradas».

El problema, según Busaniche, es considerar a los bienes culturales con los mismos criterios de propiedad que se podrían aplicar a una casa o un auto. «Las corporaciones están tratando homologar los derechos que se tienen sobre una obra intelectual con el concepto de propiedad tangible. El derecho de autor nace para proteger al autor del abuso de los editores. Y termina siendo usado de maneras que son muy dañinas socialmente».

La red de blogs políticos y económicos de la Argentina se consolidó, como relata Faur, en 2008, con el conflicto del campo. «Mucha gente sentía que no estaba representada por lo que decían los medios y estaba cansada del bombardeo de ese discurso único. Por eso se pasaron de los medios a los blogs y muchos empezaron a abrir blogs. No querían que les siguieran mintiendo de un modo tan explícito». Los blogs permitieron, entonces y también ahora, no sólo acceder a información que los medios suelen omitir, sino también responderle a ese discurso único. «El blog no es un medio individual, el que hace un blog no está solo en la blogósfera, participa de una discusión a gran escala de temas políticos –agrega Faur–. En una sociedad mediatizada, la política pasó de los aparatos partidarios a los medios de comunicación, y el blog es una herramienta para poder contestarles a los medios». Obviamente, el alcance no es el mismo. Pero el canal de videos de Faur en YouTube tenía más de 400.000 vistas. «¿Cuántos puntos de ranting sería eso», se pregunta.

Así como YouTube apareció en un discurso presidencial, la blogósfera también llegó al Congreso, de la mano del diputado Claudio Morgado, quien presentó un proyecto de declaración en el que manifiesta su preocupación «por acciones de la empresa Artear S.A. tendientes a restringir las libertades de expresión e información en Internet». «La continuidad de esta práctica –señala el documento– sentaría un peligroso precendente de apropiación indebida de información de interés público por parte de un privado con fines de lucro».

No importa si el interés es comercial o político, porque es probable que ambos aspectos se complementen con eficacia. Y el mismo impulso que logró, en Estados Unidos, extender los plazos de copyright de 50 a 70 años después de la muerte del autor, con lo cual «salvó» del dominio público, entre otras cosas, a los dibujos de Walt Disney (por eso se conoce a esta norma como Mickey Mouse Protection Act), es el que hoy pretende colocar alambrados digitales en el ciberespacio.

Internet inaugura una nueva era en materia de comunicación y pensamiento. Pero no son pocos los que sienten nostalgia por el viejo esquema de la comunicación, que la red amenaza con romper en mil pedazos: de un lado, el emisor, que tiene la palabra; del otro, el receptor, que calla y escucha. Lo admitió, con involuntaria sinceridad, un directivo de la Motion Picture Association, entidad que nuclea a grandes militantes del partido del copyright como Disney, Paramount, Sony, Twentieth Century Fox, Universal y Warner Bros. El señor, llamado Jill Williams, visitó Buenos Aires en 2006 y aseguró, ante atónitos periodistas: «Hay que evitar que todos puedan convertirse en radiodifusores».

(RECUADRO)
«No hay vacío legal»
Gustavo Arballo es profesor adjunto en Derecho Público en la Universidad Nacional de La Pampa y autor del blog Saber leyes no es saber derecho. Particularmente interesado en la vinculación entre las nuevas tecnologías y las libertades civiles, asegura que la eliminación de videos de YouTube es «una restricción privada a la libertad de expresión. Se puede decir que muchos de los videos que reproducen declaraciones políticas son perfectamente legales y que por eso el levantamiento es arbitrario. La ley 11.723, de propiedad intelectual, tiene excepciones que comprenden específicamente a la publicación de información periodística de discursos políticos, y a las noticias de interés general, que bien interpretadas amparan el contenido de estos videos.

–La empresa Artear reclama la propiedad intelectual de ese material.

–Algunos videos son una compilación de declaraciones, en uso legítimo de derecho de cita. En esos «remixados», versiones caseras de programas como TVR, podemos decir que el compilador genera una obra nueva y es una obra suya. Otros videos pueden ser una simple extracción de lo que se pasó en pantalla. Ahí sí Artear tendría el copyright.

–¿Qué derechos entran en colisión con el derecho de autor en este caso?

–El derecho de libre expresión, que se ve afectado en sus dos vertientes. Al que ha extractado el video se lo afecta en su derecho a difundir información e ideas. Pero también aparece afectado el potencial interesado en verlo, al que se lo priva de su derecho a recibir esas informaciones e ideas. Ese interés más difuso, que no es de nadie en particular y es de todos, hace a la construcción de un robusto debate que es una de las precondiciones de la democracia. Estos temas son ya clásicos en la jurisprudencia y proporcionan argumentos sólidos para decir que, ante la duda, hay que optar por la libertad de expresión y no por las interpretaciones que tengan efectos restrictivos. El derecho a la libertad de expresión tiene un rango constitucional, regulación específica en tratados como la Convención Americana de Derechos Humanos y con jurisprudencia nacional y supranacional que le asigna un estatus prevalente en el espacio conceptual de las libertades públicas preferidas.

Acción, Nº1029, primera quincena de julio de 2009.

Desde acá el agradecimiento a Marina Garber por el excelente artículo que disipa cualquier objeción que pudiera llegar a haber respecto al tema de la censura en internet por el cuál nos agrupamos en Blogueros por la libertad de expresión para sumar fuerzas y evitar que esto siga pasando.

Saludos
D.F.

15 respuestas:

El Quilla dijo...

Exelente nota.
Felicitaciones.

Mariano.- dijo...

Muy Bueno el artículo de Marina, gracias por acercalo a todos aquellos que seguismo tu blog. Fuerza en esta batalla, no se puede perder.

PD. Parece que el Grupo Clarín no detiene su poder de crecimiento e influencia.

El Profe dijo...

Diego, vos y los blogueros por la libertad de expresión tienen que hacerle un flor de juicio a YouTube. Por varias razones: primero, es YouTube el que baja los videos apretado por Artear, y una amenaza legal del otro lado que les prometa juicio por coartar la libertad de expresión puede equilibrar la balanza y hacer que lo piensen dos veces antes de cancelar cuentas como la tuya.
Segundo, si cae en manos de un juez progre (y los hay, fijate en los que Macri quiere destituir) puede sentar precedente y establecer que Artear no tiene derecho legal para pedir que bajen esos videos.
Tercero: puede ser un VAGÓN DE GUITA!

luzbelita dijo...

Una buena para la muchachada
Abrazo peruca

Buenos Aires, 14 de julio (Télam).- El Relator de Libertad de Expresión de la ONU, Frank La Rue, sostuvo "la Argentina está siendo un modelo muy especial en el mundo", al referirse al proyecto de Ley de Comunicación Audiovisual, que está siendo analizado antes de su ingreso al Parlamento.
En una entrevista exclusiva con Télam, La Rue señaló además que "Argentina esta sentando un precedente en esta nueva ley de audiovisuales y yo sí creo que sirve de ejemplo no solo para el continente latinoamericano sino para el mundo entero".
A continuación la entrevista completa que mantuvo La Rue con Télam:

Télam: ¿Cuál es el objetivo de su visita a la Argentina?

FLR: Yo he venido a la Argentina invitado por el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil, para evaluar y ver el proceso de validación y conversación sobre la ley de autorización de medios audiovisuales. Yo creo que Argentina esta siendo un modelo muy especial en el mundo. A los relatores y las relatoras nos toca evaluar normalmente lugares críticos en derechos humanos, indicar a los gobiernos y a los Estados, hacer recomendaciones. Pero también parte de nuestra función, que normalmente se olvida, es evaluar los ejemplos positivos, y generar una forma de compartir las mejores prácticas. Y yo realmente he venido a la Argentina con mucha alegría, porque creo que Argentina esta sentando un precedente en esta nueva ley de audiovisuales y yo sí creo que sirve de ejemplo no solo para el continente latinoamericano sino para el mundo entero.

Télam: ¿Qué podría expresar acerca del panorama mundial de la libertad de expresión?.

FLR: Creo que América Latina, también en el mundo, si uno ve las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es lo mas avanzado que hay en doctrina, incluso mucho mas avanzado que la Corte Europea de Derechos Humanos. Sin embargo también creo que el mundo esta padeciendo del fenómeno de los fundamentalísimos religiosos. Y en ese tema de los fundamentalismos hay un retroceso, incluso en algunos países se quiere penalizar temas religiosos, como la blasfemia. Esas realmente son formas de censura que, además, van en detrimento de las minorías religiosas o étnicas. Yo sí me he propuesto en el mundo desarrollar un rol proactivo de la Relatoría. Nosotros creemos que hay que defender siempre la libertad de prensa y la profesión de periodistas, pero además la libertad de expresión va mucho mas allá, yo pretendo analizar todos los sectores que han sido excluidos de la libertad de expresión, por ejemplo en América Latina hay pueblos indígenas sin libertad de expresión. Estamos pensando hacer, con la presidenta (Michelle) Bachelet en Chile un evento sobre mujer, acceso a la información y libertad de expresión, o estamos planeando con el comité de derechos del niño hacer un evento sobre niñez y libertad de expresión porque la libertad de opinión y expresión, se desarrolla desde la niñez y es una forma de combatir la violencia contra la niñez y la violencia intrafamiliar. Cada vez que un niño o una niña aprendan a pensar por su cuenta y expresarse especialmente con libertad vamos a democratizar los medios.

luzbelita dijo...

Télam: Tenemos el ejemplo reciente de los acontecimientos que se están dando en Honduras con el derrocamiento del gobierno constitucional. Que han analizado respecto de la situación de la libertad de expresión en Honduras?

FLR: Bueno puedo decir públicamente que yo he emití un comunicado personal, pero además se emitió un comunicado de 4 relatorías de Naciones Unidas: la de Defensores de Derechos Humanos, la de Independencia de Jueces y Abogados, la de Detenciones Sumarias y la Relatoría de la Libertad de Expresión. ¿Por qué? Porque nosotros creemos, yo personalmente siendo guatemalteco, y siendo de un país vecino de Honduras, digo que el precedente del golpe de estado en Honduras, es un retroceso histórico de 20 años en América latina. Yo se que son controversiales algunas de las medidas que el presidente Zelaya quería tomar, pero había mecanismos legales para poner eso en disputa. Que las élites económicas de Honduras recurran a movilizar a los militares es efectivamente la forma equivocada. Porque además, aunque nadie lo crea, cae la tentación de todas las élites del continente y de las fuerzas armadas, de pensar que la Constitución depende de los ejércitos y no es cierto. Las Constituciones de nuestros países y la democracia depende de la participación ciudadana, es la ciudadanía la que se vuelve garantía. Entonces no podemos permitir bajo ninguna excusa la posibilidad de un golpe de estado, aunque quede ahora en el aire, porque pareciera que hay un pequeño impasse, esto de todos modos debe ser revertido. Para mi es importante e imprescindible que regrese el presidente Zelaya para que después discutamos el devenir político.

Télam: Para tomar un ejemplo, en los Estados Unidos existen limitaciones a la propiedad de los medios de comunicación para garantizar la libertad de expresión. En ese sentido ¿cuál debería ser el rol de los Estados para garantizar esa libertad de expresión?.

FLR: Bueno es interesante ahora que mencionas el ejemplo de los EEUU. Estados Unidos no admite según la enmienda número uno, de la Constitución ninguna limitación a la libertad de expresión. Ellos lo llevan al extremo que ningún otro país en el mundo lo lleva, por ejemplo que el Ku Klux Klan exista y se manifieste en forma racista, cuando el Pacto de Derechos Civiles y Políticos en su artículo 20 efectivamente prohíbe las manifestaciones de racismo que inciten a la violencia racial. Lo que EEUU si tiene, y este también es un ejemplo para otras partes es el combate de monopolios y eso es parte de sus leyes económicas. Y en el combate de los monopolios incluye los monopolios de los medios de comunicación. O sea, ningún monopolio debe existir y especialmente los monopolios de los medios de comunicación porque eso inhibe y rompe la libre competencia del mercado.

Télam: Además del combate a los monopolios como en el caso de EEUU ¿qué otros factores de riesgo usted puede identificar que puedan tener en los países y que afecten a la libertad de prensa?

FLR: Yo identifico dos riesgos. Por un lado los sectores excluidos. Como hemos dicho, pueblos indígenas y libertad de expresión; niños y niñas y libertad de expresión; organizaciones de mujeres y la participación de la mujer en la libertad de expresión; pueblos africanos o afro descendientes. Y estoy trabajando con la Relatora (Magdalena) Sepúlveda de Derechos Humanos y Extrema Pobreza, el tema de pobreza y acceso a la comunicación, ya ni siquiera a la información sino a la comunicación como parte del derecho al desarrollo. Pero por otro lado está el tema de los monopolios, hay una tendencia al monopolio en el mundo y la libertad de expresión siempre va vinculada al pluralismo, porque realmente la Relatoría es de Libertad de Opinión y Expresión. Para que un pueblo pueda desarrollar su opinión propia tiene que tener acceso a todas las tendencias y a todas las visiones filosóficas. Pero lo importante en la libertad de expresión es mantener el pluralismo y no permitir que ningún interés económico o político se eternice en los medios.

luzbelita dijo...

Télam: En su visita a la Argentina tiene una agenda nutrida y tiene reuniones con varias organizaciones.

FLR: Tengo una reunión con la sociedad civil. Yo estoy muy impresionado, porque esta ley que va a presentar la Presidenta al Congreso sobre materiales audiovisuales y difusión audiovisual, fue consultada a nivel nacional. Yo creo que Argentina está sentando un precedente muy importante. No sólo en el contenido de la ley, porque el proyecto original que vi es lo más avanzado que hay en el mundo en ley de telecomunicaciones, sino además en el procedimiento que se siguió, el proceso de consulta a nivel popular. Me parece que esta es una ley realmente consultada con su pueblo. Yo no tengo ningún problema en decir que he venido a felicitar a la presidenta (Cristina) Kirchner tanto por la iniciativa de la Ley como por la posibilidad de consultarla con su pueblo. Creo que está sentando un precedente muy positivo en el mundo, en América Latina y espero que sea seguido.
Y en segundo lugar vengo a verme con el canciller (Jorge) Taiana que es un viejo amigo activista de derechos humanos, con el que hemos compartido y con el que estamos planeando con las Madres de la Plaza de Mayo y otras organizaciones de derechos humanos la posibilidad de hacer en Argentina en noviembre un evento que para mi, como guatemalteco que también tiene el número más grande de desaparecidos en América un tema muy importante que es el acceso a la información como derecho a la verdad de las victimas de la recuperación de memoria histórica, la preservación de los archivos y la posibilidad de desarrollar esto como un derecho humano. Estamos hablando de hacerlo a finales de noviembre y de ser posible hacerlo en la ESMA que es un gran testimonio de Argentina al reconocimiento de su pasado y a honrar la memoria de sus víctimas. (Télam).-

Nelson dijo...

ElProfe: Todos los usuarios de youtube aceptan voluntariamente estos términos y condiciones:

http://www.youtube.com/static?gl=MX&template=terms

... entre los que se lee:

"YouTube se reserva el derecho de remover Contenido y Contribuciones de Usuarios sin previo aviso, sin responsabilidad alguna para YouTube"

O sea... si YouTube quiere, puede eliminar cualquier video de su sitio no importa el usuario en el momento en que se le cante sin dar explicaciones a nadie.

Eso no es censura. Ellos brindan un servicio sujeto a ciertas reglas que imponen ellos. Quien no está de acuerdo con esas reglas tiene una vasta oferta de otros servicios en internet donde colgar los videos gratuitamente, o incluso puede afrontar el costo de instalar su propio servidor donde puede poner lo que se le cante sin que nadie le diga nada.

Decir que eso es censura es como hacer pintadas políticas en la pared del vecino y quejarse si al tipo se le ocurre blanquear la pared de nuevo.

Considerando eso, deseo a cualquiera buena suerte intentando demandar a youtube por eliminar un video de su propio sitio.

Por otro lado, esos mismo términos y condiciones dicen...

"Usted acuerda que: (i) El Sitio de Internet YouTube se considerará localizado únicamente en el Estado de California, Estados Unidos de América;"

O sea... California es uno de esos lugares donde la ley *argentina* 11.723 de propiedad intelectual mencionada en el artículo, que según el experto citado ampara la publicación de esos videos, es letra muerta.

En cambio, en el caso de que Artear quisiera demandar a YouTube por uso no autorizado de su material, lo que se aplicaría es la ley de USA, y si bien podría usarse como defensa la doctrina de "fair use", el caso es que ahí la carga de la prueba (para demostrar que es "fair use") la tendría YouTube, que tendría que afrontar los costos de un litigio... costos que podría evitar fácilmente tan solo eliminando el video en cuestión del sitio (a costo cero).

Youtube no es una obra de caridad, ni es Amnesty International para actuar como paladín de la libertad de expresión. Es una empresa con sus propios intereses, que actúa de acuerdo a su propia conveniencia. YouTube paga por sus servidores, paga por la conexion a internet, y con ellos hace lo que quiere, no estando obligada a mantener en el aire el video de nadie, ni a defender los derechos de nadie.

Entonces... ¿Qué podrían hacer los "damnificados" por las acciones de Artear? En vez de llorar y gritar "censura! censura!" (cuando claramente no lo es) podrían montar un servidor propio, localizado en territorio argentino, arriesgarse a que Artear haga juicio, y en tal caso ampararse en las provisiones de la ley citada en el artículo, y ahí ver a quién le da la razón el juez.

Diego F. dijo...

Nelson: vos sos la única persona que hasta ahora plantea que esto no es censurar, y mirá que muchísima gente habló del tema incluyendo profesionales que van desde abogados a trabajadores de medios e incluso diputados. Lo que hace ARTEAR de denunciar ante youtube por videos que son exceptuados del copyright como aclara la ley (no te olvides ya que "investigaste tanto" que youtube tiene la capacidad de restringir los paises en donde se puede ver el video) es claramente censura, ¿qué es la censura sino impedir que el público pueda acceder a una información o hecho de relevancia pública? Al apropiarse de declaraciones de funcionarios públicos (no permitir reproducirlas sin fines de lucro) están interfiriendo con el derecho a la información y el derecho a la libre expresión. Pero bueno, tenía que aparecer el boga de clarín a defender al pequeño y mediano monopolio.
Por último, no te olvides que los damnificados no sólo somos los que subimos esos videos sino quienes pierden la posibilidad de verlo y con ello informarse de ciertos temas que debido al pseudocopyright alegado por el monopolio no van a poder hacerlo. Y ni te cuento el precedente que sentaría que se permitiera eso, hoy son los videos, mañana ¿por qué no decir que todo el que te cita una columna y te deja mal parado en realidad está infringiendo el copyright? Estaría buenísimo para ellos poder cerrar blogs, foros, sitios críticos.
En fin, leete el post de Gustavo Arballo que responde a varias de tus inquietudes.

Tito dijo...

Muy buena la nota, que raro que no haya salido alguna asi en Pagin12 que tanto habla de medios y blogs no?
Aguanten los blogs!

Nelson dijo...

Y si. Millones de moscas no pueden equivocarse, no?

En particular, el post que me mandaste a leer, y que supuestamente responde mis inquietudes, no responde un comino, porque simplemente hace referencia a leyes argentinas, que en este caso no aplican.

Para la ley yanqui (que es la jurisdicción que vos aceptaste al optar por youtube) esos videos de Artear no están para nada exceptuados del copyright.

A lo sumo lo que podría aplicarse es la doctrina del "fair use". O sea... si youtube *quisiera*, ante el pedido de Artear podría negarse a bajar esos videos que vos colgaste y afrontar una posible demanda de Artear. En el juicio, Youtube podría argumentar que el hecho de que ese tipo de videos esten publicados en su sitio constituye "fair use"... ahora... de hacerlo, Youtube tendría que *demostrar* eso, porque la carga de la prueba estaría de su lado (así funciona la doctrina de "fair use"). Artear no tendría que demostrar nada más allá de que es contenido generado por ellos. Y ojo... que tal vez tampoco sería tan problemático para youtube probar el "fair use"... pero bueno ¿Cuál sería el incentivo para ellos de hacerlo? Después de todo, que Youtube tenga el *derecho* de mantener esos videos no significa que tengan la *obligación*, ya que cuando vos te registraste en YouTube, aceptaste los términos y condiciones que dicen básicamente que YouTube no tiene ningún tipo de obligación para con vos. Ni hablar que YouTube tndría que afrontar el costo de litigar con Artear, simplemente para hacerte un favor a vos.

Ahora bien... ni Youtube ni Artear interfieren en el derecho de información de nadie. Artear simplemente aprovecha que las obligaciones contractuales de YouTube para con vos son prácticamente nulas para solicitarle que baje el video. Pero como YouTube no es ni por asomo el único proveedor que brinda ese servicio, ya que hay muchos otros, incluso también gratuitos, que son bastante menos permeables a las denuncias de los supuestos "copyright holders", el simple hecho de que vos optaras por esos otros proveedores, o que hostearas vos mismo tu contenido, terminaría con este supuesto caso de "censura", que más bien es un caso de "capricho".

Pero bueno... por otro lado, entiendo que para vos es mucho más fácil (sin mencionar que además te da mucha mayor notoriedad) el hecho de gritar "censura! censura!" antes que hacer una selección más meditada de donde hostear tu contenido.

Diego F. dijo...

Nelson: varios abogados (varios literalmente) piensan totalmente diferente a lo que planteás vos. Yo no soy abogado ¿vos sí? Entonces, como la única referencia que tengo de vos es que entraste a defender los legos de macri, decí lo que quieras y pensá lo que quieras que realmente me importa un comino. Lo que hace Clarín se llama censura y eso no lo digo yo, lo dice como te dije anteriormente gente que sabe (y hasta la cámara de diputados está en el tema debido a esto) así que no me importa que un anónimo venga a aferrarse a una visión formalista de las leyes creyendose el dueño de la verdad ("millones de moscas comen mierda", vos sos el único que no porque tiene la verdad revelada) a tratar de deslegitimar la pelea que estamos dando.

daniela dijo...

Diego, yo estoy completamente a favor del reclamo bloguero. De hecho le he dado difusión a través de mails, otros blogs e incluso una publicación regional de la que soy parte. Pero creo que Nelson tiene un punto que es clave, y que vendría a ser lo de la viabilidad del reclamo formal contra Youtube, que es el intermediario. Es decir: sí considero que el que incurre en acto de censura es Artear, al atribuirse la propiedad de material que no le corresponde porque la libertad de uso de su contenido está específicamente reglado por ley en el marco nacional. Pero no considero que sea el caso del servicio de Youtube, contra el que no se podrían emprender acciones legales porque vos mismo estableciste un mutuo acuerdo al aceptar las condiciones del contrato, en el que se establecía "reservarse el derecho de remover Contenido y Contribuciones de Usuarios sin previo aviso, sin responsabilidad alguna". Por eso, antes de ofrecerte el servicio, te da la opción de que leas el contrato y te avisa que al hacer clic en "Acepto", aceptás los términos de uso. Tendrías un punto de ataque, si Youtube fuera el único servicio de su tipo existente en toda la internés y te vieras obligado por eso a aceptar los términos para poder difundir el material; pero no, hay otros.
Es una opinión nomás; en serio te digo -como ya te aclaré al principio- que estoy totalmente a favor de tu reclamo contra las basuras del Grupo. Pero no sé si lo de Youtube entraría en el marco del reclamo de censura...
Saludos.

Diego F. dijo...

Daniela: yo estoy de acuerdo con eso que decís, el problema es con Artear y no con Youtube, siempre estuvo claro eso me parece (fijate en los posts al respecto). El punto según Nelson es "ni Youtube ni Artear interfieren en el derecho de información de nadie", lo cual está clarísimo que es así.
Saludos!

daniela dijo...

Ah sí, eso sí. Me comí la última inclusión de Artear del Nelson e inferí que la última respuesta tuya venía por el lado también de Youtube. Saludos y a seguir contra esta lacra!

Carlos dijo...

Mirá, hace un tiempito entré en un blog en el que estaban hablando de 6-7-8. No voy a que te guste o no te guste ni nada por el estilo. Simplemente, en el blog había un grupo de gente que había descubierto el programa, y algunos que cuestionaban que "con los fondos del estado se produzcan estas cosas, qué ver-güen-za" (leer acompañando mentalmente con marcha militar). Bueno, me ocupé prolijametne de iluminar a los ignorantes sobre la pauta publicitaria bastante gordita y molesta que tiene la TV pública, lo que la hace no tan pública, ya que se mantiene en gran parte por ingresos publicitarios. Además, muchos programas -como el citado 678- dependen de productoras ajenas al canal, que a su vez, compran el espacio e ingresan pauta publicitaria propia, lo que aumenta una vez más los ingresos. Y así funcionan todos los canales que tenemos el privilegio de padecer en nuestro país. Por lo tanto, lo de "fondos del estado para producir esto o aquello" y que "lo pagamos todos"  es más que un argumento dudoso. Por otra  parte, ninguno de los gilantros con los cuales cada vez tengo menos paciencia, por aquello de insistir en no utilizar sus neuronas, se sentó a pensar durante una décima de segundo que, mientras escupen al aire ideas premasticadas y predigeridas como esa, acaban de pagar el cable, el direct TV, acaban de ver el último comercial de tampones Put it in right there, el único con piolín de colores y piensan ir al supermercado a comprarlo... lo que equivale a decir que TODITOS nosotros, aunque no tengamos cable, aunque no tengamos antena parabólica, aunque no tengamos ganas, estamos PAGANDO ALEGREMENTE TODOS LOS TIPOS DE TV QUE EXISTEN EN EL PAÍS. El simple hecho de ir de compras al supermercado o al almacén de la esquina, está contribuyendo al pago de todas las estaciones de TV comercial que existen: PORQUE VIVEN DE LA PUBLICIDAD Y EL CONSUMO.
Bueno, yo, alegre e inocentemente -hasta boludamente como Sietecase queriendo decir algo que vale la pena en el canal de un sorete con el que firmó contrato- expliqué toooodo eso para aclarar algunas cosas de la vida a un par de incautos. ¿Resultado? cada uno de mis mensajes fue borrado prolijamente, no quedó ni uno. ¿Habrá sido porque el blog estaba publicado en un espacio bancado por Clarín? Si yo fuera Sietecase andaría llorando por las radios y los canales de TV: ¿oh dios meeeo, cómo puede ser que Clarín me haga eeeeesto?
El asunto con el material de Arte(cag)ar en you puke, perdón, en you tube, es simple: los tipos apelan a los derechos de autor y quitan el material. Y cualquiera tiene derecho a hacerlo dentro de You tube. Conclusión: te cagaron, y no podés chillar porque están dentro del marco legal. Nos guste o no.
Chan chán.

Related Posts with Thumbnails