domingo, octubre 12, 2008

El fraude del libre mercado



Este artículo fue escrito por el genial economista John Kenneth Galbraith para la revista "The Progressive" en su edición de enero de 1999. Vale la pena prestarle atención al planteo de Galbraith, quien aquí explica cómo el lenguaje invisibiliza las relaciones de poder subyacentes al sistema capitalista.

El Fraude del libre mercado

Este mes tengo dos eventos a celebrar: la distinguida carrera de Robert Heilbroner, el economista de centro-izquierda más interesante, innovador e influyente, y el nonagésimo aniversario de la revista The Progressive. Me atrevo a ofrecer el mismo tema para ambos. Es el siguiente: la mayoría de los economistas cometen algo que, de manera profesionalmente cauta, me atrevo a denominar como fraude inocente. Es inocente porque la mayoría de los que lo perpetran lo hacen sin sentirse culpables. Es fraude porque rinde un servicio sigiloso a ciertos intereses particulares.

Empecemos con la palabra "capitalismo" que parece pasada de moda. Hoy día lo correcto es referirse al sistema de mercado. Este cambio minimiza, e incluso borra, el papel que juega la opulencia individual en el sistema económico y social. Y elimina ciertas connotaciones adversas que se remontan a Marx. En lugar de tener a los propietarios del capital o a sus empleados en el poder, lo que tenemos es el rol admirablemente impersonal del mercado. Es difícil imaginar un cambio semántico que beneficie más a los que disfrutan del poder que concede el dinero. Han conseguido un cierto anonimato funcional.

Sin embargo, la mayor parte de los que utilizan esta designación –en particular, los economistas– lo hacen inocentemente. No ven problema alguno con esta terminología neutra y descriptiva. Ignoran una cuestión de máxima importancia: si el dinero y la opulencia confieren poder (la respuesta es: claro que sí). De ahí el termino "fraude inocente".

Este fraude oculta un cambio importantísimo en el papel que el dinero juega en la economía moderna. Hace un tiempo el consenso era que el dinero confería a su propietario, al capitalista, control sobre la empresa. Este es el caso todavía en la pequeña empresa. Pero en todas las grandes empresas el poder decisivo lo ostenta una burocracia que controla, pero no posee, el capital requerido. Las escuelas de adminstración [MBAs] enseñan a sus estudiantes a navegar por estas burocracias, y es a éstas a donde los graduados de dichas escuelas se dirigen. Pero la motivacion y el poder de las burocracias no son temas dignos de estudio para los economistas. La gestión empresarial existe, pero su dinámica interna no se estudia, ni se explica porqué determinadas conductas son recompensadas con dinero y poder. Estas omisiones son otra manifestación del fraude. Puede que no sea del todo inocente. Permite evadir ciertos hechos, a menudo desagradables: la estructura burocrática, la competencia interna, la autopromoción, y muchos otros.

Este fraude, inocente o no, oculta un factor de crucial importancia en la distribución de la renta: en la cima de las burocracias empresariales, la renumeración la fijan aquellos que la reciben. Este hecho impepinable no encaja bien en las teorías económicas ortodoxas, y por tanto se le ignora. En los libros de texto no existen ni las aspiraciones burocráticas, ni la acreción burocrática mediante fusiones y adquisiciones de otras empresas, ni la renumeración establecida por el recipiente. Ignorar todo esto constituye un fraude no del todo inocente.

Un fraude más generalizado domina el pensamiento académico en economía y política: la presunción de que la economía de mercado existe independientemente del Estado. La mayoría de los economistas admiten el papel estabilizador del Estado, incluso aquellos que tratan, desesperadamente, de ignorar la realidad asignando un papel de bondad todopoderosa a Alan Greenspan y a la Reserva Federal norteamericana. Y, salvo los más dogmáticos, todos aceptan la necesidad de que el Estado regule y establezca controles legales. Pero muy pocos economistas mencionan la intromisión de la empresa privada en funciones que, por común acuerdo, deberían corresponder al Estado. Las referencias constantes a los sectores público y privado ocultan esta intromisión, y esto constituye uno de los ejemplos más diáfanos de fraude inocente.

Examinemos, por ejemplo, las protestas habituales contra los subsidios a empresas privadas, donde éstas reciben una subvención estatal para sus productos o servicios. El problema es que estos subsidios son un detalle de poca importancia. Mucho más seria es la asunción por parte de la empresa privada del control de decisiones en el ámbito público y del gasto estatal.

El caso más claro es la industria armamentista. Esta utiliza su influencia en el Congreso y el Pentágono para crear la demanda para sus productos, dirigir el desarrollo tecnológico de nuestro sistema defensivo, y suministrar los fondos necesarios al presupuesto de Defensa. Esto no es nada nuevo. Se trata del complejo militar-industrial, una caracterización que se remonta a alguien tan poco radical como Dwight D. Eisenhower.

La idea de que los sectores privado y público son entes distintos es, en este caso, claramente absurda. Sin embargo, tanto académicos como comentaristas políticos y económicos ignoran sistemáticamente la absorción de funciones públicas por parte de la industria armamentista. Y el que calla, al menos en parte, otorga. Me resulta difícil describir esto como fraude inocente. Las consecuencias sociales distan mucho de ser benignas.

En este asunto, es bastante evidente que es importante expresar lo que ocurre en lenguaje claro. Podremos así disfrutar de la incomodidad ajena que causan aquellos que dicen la verdad.

John Kenneth Galbraith

En fin, y mientras tanto estos muchachos andan sueltos impunemente por la vida como si nada...

Saludos
D.F.

Imagen: http://www.havingtheircake.co.uk

46 respuestas:

Anónimo dijo...

Feliz cumple Diego!!!!

Anónimo dijo...

administracion burocratica significa dominacion gracias al saber,sumado a la condicion de poder, este saber burocratico solo interesa para la actividad lucrativa.
Diego vos sabes el número de te del mercado,tiene algún interno,una secretaria,que días atiende?
Si realmente es tu cumple que la pases bien.

Luis dijo...

Feliz cumple! veo que somos de Libra los dos jaja, saludos

Anónimo dijo...

Nada nuevo bajo el sol. Lo que hoy pasa en el mundo es un remedo de las crisis argentinas anteriores.

La moraleja es que ningún sistema funciona adecuadamente sin una moral detrás que lo sostenga. Las leyes y las divisiones de poderes son inútiles cuando estos señores, verdaderos dueños del poder, deciden jugar a la ruleta con nosotros.

Otra moraleja: con lo que cobran y se llevan se puede explicar el aumento de la desigualdad en el ingreso del mundo. Trabajo en una empresa en donde ahora nos están pidiendo a todos que 'reduzcamos costos', pero los gerentes y directores tienen celular, auto, diario y varios 'beneficios' más que cuestan un fangote y que a nadie se le ocurre quitar...

Diego F. dijo...

Anónimo/a buchón/a!!!
Gracias por las felicitaciones, hasta ahora el cambio de década no fue tan terrible.

Anónimo 2 (ponganse un nick che): Yo personalmente no lo tengo, aunque apuesto que Broda seguuuro que sí.

Luis: ¿Qué ventaja tenemos como librianos?

Anónimo 3: ¿Acaso se te ocurre una manera mejor de reducir costos? ¿O estás sugiriendo que habría que bajarle a los que mandan el sueldo? ¡Comunista!

Saludos!

Anónimo dijo...

Yo me pregunto que estan diciendo ahora los pasquines como "The economist" o "Financial Times" que siempre tubieron editoriales tan buenas para Argentina ?

anonimo 2 dijo...

diego al fin me tuvo en cuenta ya estaba por desertar de escribir y bueno estudie sociología..ahora me ocupo de mis hijos
que me dan mucho placer) y lo del nick me da verguenza.

Anahí dijo...

Que doz cumplazzz fedizzz!!
No se emborrache, bueno, no mucho.
Saludos!
(hoy tambien los cumple mi hermana, mm, libreanos, mm....)

patricio dijo...

feliz cumple, don Diego, a mi el cambio de decada no me pego...lo que todavía no puedo creer es que hayan pasado 10 años de la la tira ''verano del 98''....en fin...que la pases muy bien.

Marko dijo...

cmo saben q es el cumple?.

A ver cuando nos juntamos a eskabiar (?)

Joe dijo...

Muy buena mención a estos brillantes economistas-sociólogos como Galbraith y Heilbroner.

patricio dijo...

marko:estoy con vos...,eso don Diego a ver cuando a propósito de un trabajo de campo nos ponemos dionisiacos.

Diego F. dijo...

Chas gracias por los buenos deseos, no sé quién el que me mandó al frente, pero varios que pasan por acá lo sabían...

Anahí: "mm, libreanos, mm...." explíquese!, no entiendo nada de estas cosas...

Joe: Estoy viendo si consigo su último libro para mandar algunas citas de Galbraith, es impresionante, como si fuera un manual de zonceras pero de la economía..

Patricio, Marko: hace poco nos juntamos, fue una invitación abierta.. ya habrá oportunidades, por lo pronto en este estado que estoy no ando pensando mucho en ingresarle más alcohol al organismo.

Saludos!

Roberto dijo...

Un grande JKG. Le advirtió a Kennedy que no se metiera en Vietrnam o terminaría derrotado como Francia.
Me tocó dibujarlo cuando murió, junto a otro grande Gregorio Weinberg, que murió casi al mismo tiempo y se habían conocido.

Diego F. dijo...

Roberto: le confieso que me gustan mucho sus ilustraciones, no la vi la de Galbraith, ¿tiene el link a mano?.
Saludos!

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Coincido con Galbraith en que el "capitalismo" es sólo una de las caras que pude mostrar el mercado. El mercado es un dato, no una realidad. Es el resultado de las decisiones que cada uno de nosotros (incluyendo las decisiones públicas) tomamos diariamente. Estar en contra del mercado es lo mismo que estar en contra de la ley de gravedad.

Saludos!

Anahí dijo...

Diego F., ja, ja, ja, nada, yo tampoco, pero "según dicen" siempre están en la búsqueda del equilibrio (el problema es la búsqueda, no el resultado...). Mi experiencia doméstica es con mi hermana y un con un ex, pero claro, son cuestiones domésticas nomás...

Martín- Destructor... no entendí tu comparación del mercado con la gravedad, pero por las dudas aviso: yo no soy ni mercado ni mercancía, soy sujeto, soy persona.

Saludos!

Martin - Destructor de Mitos dijo...

Anahí, quise decir que el "mercado" es el resultado de las acciones de las personas. Cada decisión que nosotros tomamos en términos económicos (desde comprar pan hasta poner 700 mil millones de dólares para salvar a empresas privadas) da forma al mercado.

El mercado, en realidad, no es libre ni controlado. Los que son libres o controlados son los agentes económicos (sean individuos o empresas).

Confundir "capitalismo" con "fuerzas del mercado" es un error. El primero es una forma de organización, regulación o control de la sociedad.

En mi blog puse algo sobre este tema hace unos dias: http://destructordemitos.com.ar/index.php?itemid=205

Saludos!

t dijo...

Diego: Siempre llego tarde para saludar por estos motivos, pero veo que ayer fue tu cumpleaños –vaya fecha la que te tocó en suerte– y te felicito.
Muy bueno el artículo, muy bueno.
Me pone contento que alguien mencione a Gregorio Weinberg.

Anónimo dijo...

algo interesante en un articulo sobre el neoliberalismo http://verdadessinphotoshop.blogspot.com

Anahí dijo...

Martín- Destructor... Entiendo perfectamente lo que decís, es "un efecto de teoría" lo que marcás, en la que un concepto "relacional" es reificado. Como cuando hablamos hoy de "clase", "oligarquía", o más prosaicamente en estos días "el campo". Pero compararlo con la gravedad me hace mucho ruido, como siempre que se comparan los hechos y cuestiones de orden social con las naturales, de ahí mi alerta y mi salvedad.
Saludos!

Látigo dijo...

Bueno, me sumo (tarde, para variar) al saludo a Diego por su cumpleaños. No tuve la suerte de conocerlo personalmente aún, ya se dará.

Martín, el mercado no es sólo un conjunto de datos resultantes de acciones económicas. El mercado es un ámbito, el espacio (físico o virtual) donde los agentes económicos operan. Y no es uno sólo ni funciona como una ley de la naturaleza.

El mercado no tiene entidad sin los agentes económicos que vos mencionás, y si éstos no operaran, no habría mercado.

Por consiguiente, si se pueden regular/controlar las acciones de los agentes económicos, se puede regular o controlar el mercado.

Hay miles de ejemplos de controles del mercado, es más, yo diría que no hay ni existe el mercado que no esté regulado o controlado, sea por entidades públicas o por los mismos agentes económicos que allí operan.

Saludos

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Anahí, no hay forma conocida de evitar al mercado, así como no hay forma de evitar la gravedad.

Látigo dijo...

Martín, perdón que me entrometa, pero tu último comentario es falaz y de una imprecisión en cuanto a lo científico que realmente asombra. No se a qué llamas vos "evitar" la gravedad, pero un avión, un parapente, o un helicóptero "evitan" caer por la sustentación que artificialmente provocan. Si aun así crees que la gravedad sigue existiendo, con viajar a la extratósfera se "evitaría" su influencia.

Y los mercados...nombrame uno que no esté regulado o controlado por algún factor y seguimos...

Anahí dijo...

Martín- Destructor... siguiendo tu perspectiva de comparar cuestiones de orden social con lo natural, te cuento que "los pájaros lo hacen a diario", "los aviones, naves espaciales, astronautas, helicópteros...", en fin, al menos y como mínimo la han desafiado. A lo que llamamos "mercado" (y que podría llamarse de otras diez o veinte o mil maneras, y que de hecho ha adquirido miles de diferentes formas en la historia hum.) no es un "hecho natual", sino una intrincada red de relaciones sociales, de "intercambio" de bienes, etc.. Y creo que es en este punto donde diferimos.
La gravedad también es un concepto relacional, pero en el cual entran en juego elementos de la naturaleza, que es el objeto de las cienc. nat.: que llueva hacia abajo no guarda relacion con la caída de la bolsa en Wall Street, que no cae porque la gravedad lo determine.
Saludos!

Nacho dijo...

La idea Positivista de estudiar los fenomenos sociales con metodos de las ciencias naturales fue funcional al poder y al sistema dominante en su momento, al establecer la idea de que los hechos reales, lo dado, era lo natural.

Mejor entendamos al mercado, y a cualquier realidad social, como el resultado de la interaccion entre los hombres, es decir, no como algo natural y eterno, sino como algo transitorio y modificable.

B-K dijo...

Tanto el mercado como la gravedad son modelos para entender la realidad, ninguno de los 2 existe. La diferencia es que la física es un poquito más rigurosa que la economía en eso de aceptar modelos

B-K dijo...

Ah y Martín, Einstein negó el hecho de que un la velocidad relativa de un cuerpo en movimiento con respecto a otro es la diferencia de las velocidades, y parece que tenía razon, asi que negar el mercado no me parece nada descabellado.

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Anahí, todo lo que quieras, pero los pájaros en algún momento deben volver a la tierra. Y también deben hacerlo los astronautas. Lo mismo pasa con el mercado: podés evitarlo un tiempo, pero tarde o temprano hay que enfrentar las consecuencias. Me encantaría que fuera distinto... pero no.

La determinación de si el mercado es o no algo natural es una cuestión semántica. El mercado es tan natural como la familia. Es decir, es una construcción cultural, que surge y morirá con el hombre.

Algo importante para evitar malos entendidos: Wall Street es sólo una parte ínfima de lo que yo considero mercado.

Saludos!

Anahí dijo...

Martin- Destructor... La determinación de si el mercado es natural o no no es semántica, es epistemológica.
Saludos!

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Anahí, dificilmente puede ser epistemológica cuando hay tanta ideología (es decir, prejuicios) en el medio.

Saludos!

Anahí dijo...

Martin- Destructor... mirá, acá los prejuicios evidentemente son tuyos. Yo no inventé la epistemología, pero sí la tuve que estudiar bastante. Y dejo este debate aquí, porque la paciencia ante la necedad no es una de mis virtudes.
Saludos!

laura sexy bomba con movimiento dijo...

cuántos añitos cumpliste dieguchi?

German sexy misil nuclear con el reactor a mil dijo...

Che Martin, la ideologia no significa prejuicio y Anahi tiene razon.

laura sexy explosión de pura lechota dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Diego F. dijo...

Laura: 1) está en mi perfil, 2) en la ventana de comentarios lo dice clarito: "(Para cuestiones que exceden al post, en la columna derecha del blog tocá "contacto")"

Gustavo dijo...

Diego: gracias por pasar por Argentinomias y por los mensajes que dejaste. Te saludo por el cumpleaños y habrás notado que mi hijito es de tu signo, aunque en casa a eso no le prestamos mucha atención... Respecto de lo de Galbraith considero muy oportuno a la vista del colapso refrescar sus pensamientos.
Saludos

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Germán, ¿qué ideología no es prejuiciosa?

La ideología es una visión predeterminada del mundo a partir de la cual se intentan generar cambios concretos.

Si uno se sale de los parámetros (es decir, de los prejuicios inherentes) entonces se aleja la ideología en cuestión.

Saludos!

Horacio Gris dijo...

A ver, Martín, y al salirse de los parámetros a qué llega uno? a la Cosa en sí kantiana? cuándo uno puede salir por completo de su visión del mundo (que vos llamás "prejuiciosa" o "ideológica")? me enseñás?
Volviendo a lo epistemológico, toda visión epistemológica es una visión ideológica. Yo no diría que la "ideología" es "prejuiciosa", precisamente hay un juicio ahí mismo, es "juiciosa" en todo caso, y es el juicio subjetivo a partir del cual se ve el mundo...no hay nada raro en eso.

saludos

Hoy me levanté mal dijo...

Bueno, convengamos que una persona que cree que el mercado es en sí una construcción cuasi divina ajena a las voluntades del hombre, puede creer que la ideología es un prejuicio. Es la apreciación más fundamentalista del capitalismo que escuché en mi vida, pero bueno, hay gente que come mierda, otros que se garchan ovejas y otros que son fanáticos de ricky martin...hay de todo.

Martín - Destrutor de Mitos dijo...

Hoy me levanté mal, "una persona que cree que el mercado es en sí una construcción cuasi divina ajena a las voluntades del hombre". Justamente a esta clase de prejuicios me refería. Lees 2 frases mías y ya pensás que conocés todo el transfondo de lo que pienso. Ojo, no te estoy recriminando nada: yo hago lo mismo a veces, casi inconscientemente.

Horacio, posiblemente en la construcción de la ideología haya juicio. Pero una vez que está en marcha, es decir, influenciando, el prejuicio manda. Por otra parte, coincido en que toda visión epistemológica incluye una visión ideológica.

No se confundan, no estoy diciendo que la ideología es mala, ni nada parecido.

Saludos!

Hoy me levanté mal dijo...

Te cito: " El mercado es un dato, no una realidad. Es el resultado de las decisiones que cada uno de nosotros (incluyendo las decisiones públicas) tomamos diariamente. Estar en contra del mercado es lo mismo que estar en contra de la ley de gravedad."

Como te aclararon antes, el mercado es un "ámbito" no un "dato", y si vos crees que es un hecho comparable con una fuerza de la naturaleza, a tu criterio inmodificable por la voluntad del hombre, le otorgás una voluntad propia, ergo, una entidad sobrehumana.

Tu punto de vista no difiere de quienes creen en Shiva, el Swami Yogarcanda, o el enano mascatripa de la estepa que se le aparecía a José de Zer.

Ojo, todo bien, no sos el único que cree que el mercado es algo parecido a Dios, también están Lopez Murphy, Macri, Cavallo, María Julia...

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Hoy me levanté mal, no entendiste nada. Nunca dije que el mercado sea algo inmodificable por la voluntad humana. En realidad, afirmé casi lo contrario. Me autocito "el mercado es el resultado de las decisiones que cada uno de nosotros (incluyendo las decisiones públicas) tomamos diariamente". Es decir, el mercado es una construcción 100% humana. Lo que dije es que cuando se dice que el estado debe controlar al mercado, lo que en realidad debería decirse es que debe controlar a las personas. Lo otro es un eufemismo.

Jeje. ¿Macri y Cavallo libre-mercadistas? Por favor: este último inventó la convertibilidad (un tipo de cambio fijo, es decir, control absoluto de la moneda por parte del estado) y estableció un corralito bancario (es decir, un robo). Macri (el padre) hizo su dinero con negociados en el Estado. Y a López Murphy le escuché decir ayer que "faltan controles al mercado" (es decir, a las personas).

En definitiva, me tirás los muertos equivocados.

Por otra parte, y cambiando de tema, veo que sabés muy poco de hinduismo.

Saludos!

Roberto dijo...

Un poco tarde, pero espero que valga la pena. Un abrazo:
http://gloriamundi.blogsome.com/2006/05/15/galbraith-weinberg/

Hoy me levanté mal dijo...

Martin, por un lado decís que el mercado depende de las decisiones de las personas, pero también decís que es algo "inevitable", como la ley de gravedad.
Entonces la pregunta: es algo que depende o no de las decisiones de las personas? porque si así fuera podríamos concluir en que las personas pueden decidir la no existencia del mercado, que sería imposible ya que es, como la ley de gravedad, algo que no depende de la decisión de las personas.

Yo jamás dije que los personajes que mencioné fueran libre mercadistas. Es muy curioso porque dije que para ellos el mercado era algo así como un Dios, el que relacionó a Dios con el libre mercado fuiste vos. (releeme que está clarísimo)


Para finalizar, de hinduísmo no sabré mucho, pero de huevadas se un montón, y lo que vos dijiste es una huevada.

Martín - Destructor de Mitos dijo...

Hoy me levanté mal, claro, el mercado es un producto humano, pero el tema es que una vez que las decisiones se tomaron, las consecuencias son inevitables... como la ley de gravedad: si decidís subir en algún momento bajás.

Cambié mercado por libre-mercado, porque claramente para mí te estabas refiriendo a esto último. Pero puede ser un prejuicio personal.

Y si, quizás sea una pavada lo que yo digo, pero te entretuviste un rato. Y un poco pensaste.

Saludos!

Related Posts with Thumbnails