martes, junio 03, 2008

Construiré una balsa y me iré a torturar...



Son creativos a la hora de cometer sus aberrantes crímenes con total desapego a la ley y los tratados internacionales. Nada mejor que torturar en el mar.

Imagen:http://www.voltairenet.org

9 respuestas:

El Mono Meloso dijo...

Qué tremendos hijos de su madre... ¿cómo hay tanto yanqui boludo orgulloso de ser parte de un país con una historia tan crápula, bastarda y genocida?

darktide-baires dijo...

Che, pero ¿la tortura no está prohibida por tratados internacionales?

¿o, en teoría, en aguas internacionales se puede hacer cualquier cosa legalmente? (si es así, podrían poner un servidor de BitTorrent en alta mar. Seguramente sería una picardía mas felíz que la de los yankis estos...)

German dijo...

darktide, se supone (corriganme si me quivoco) que en un barco en alta mar, rigen las leyes que corresponden al país de de la Bandera del barco, incluyendo los tratados internacionales que el país halla firmado.

Andrés el Viejo dijo...

Hijos de puta sí son, pero tontos no.
Observemos Guantánamo. El territorio de esa base es parte del Estado-nación cubano. De acuerdo con un tratado que ya tiene más de un siglo, Cuba cedió el uso perpetuo de ese territorio a los EE.UU. para instalar la base. De esta manera, Guantánamo es un limbo jurisdiccional: es territorio cubano, pero el Estado cubano no puede ejercer ninguna de sus funciones soberanas allí, puesto que ha renunciado expresamente a ello.
EE.UU. ocupa el territorio y ejerce el poder de facto en él, pero su Constitución y sus leyes no son de aplicación puesto que no es parte de su territorio soberano. Ningún tribunal yanqui tiene jurisdicción en Guantánamo. Los consejos de guerra, que juzgan delitos militares, sólo se aplican a los militares yanquis en razón de su estado militar, pero no a los detenidos.
Situación ideal: sin violar ninguna ley, se puede retener en prisión por tiempo indefinido a cualquier individuo, someterlo a las condiciones de detención que las autoridades consideren conveniente, interrogarlo sin limitación en cuanto a los apremios físicos o psíquicos, etc.
Los barcos en aguas internacionales están en una situación similar. Sumado a que, al carecer de posición fija (como Guantánamo) es más sencillo mantener en secreto las detenciones y torturas.
En esto han trabajado expertos juristas con tanto ahínco como los torturadores.

Alberto dijo...

UN par de cosas nomas:
Por un lado, no hay que confundir a los yankees con USA, como dice uno. Estan orgullosos de la misma manera que muchos argentinos estan orgullosos de serlo a pesar de la campa~a del desierto, de la bosta peronista, de Videla, de Astiz y o de Menem ayer y K hoy.

Lo de que en Guantanamo no tienen aplicacion las leyes estadounidenses, o su Constitucion, no es del todo verdad. Los que estan en Guantanamo no son ciudadanos estadounidenses, y por ahi pasa la cosa. Si ahi hubiera un ciudadano, entonces inmediatamente la cosa cambiaria para el. Eso tambien se ve en como la Corte Suprema paso un fallo sobre los juicios que se estan haciendo alla, sobre el derecho a tener abogdos, etc.

Fidel Castro dijo...

¿Y la convención de Ginebra Alberto?

Alberto dijo...

la convencion de Ginebra se aplica unicamente a las partes en conflicto reconocidos como tal. Justamente el argumento de Bush es que los que tiene en Guantanamo no son parte de ningun ejercito ni representan a ningun estado, por eso no entran en la convencion. Es como cuando los alemanes agarraban a la fraccion roja, los tanos a las brigadas rojas o espa~a a los de la ETA (si visitas San Sebastian hay un bar con las fotos del antes y despues de las torturas).

Zerimar dijo...

Alberto olvidó mencionar a las acciones de la dictadura argentina contra militantes del ERP, Montoneros y disidentes en general. Se trató de otros caso en que no se entendió necesario respetar el tratado...
Si bien es cierto que la convención de Ginebra se aplica sólo a estados beligerantes, no lo es menos que la legislación internacional en materia de protección de derechos humanos excede ampliamente los supuestos de guerras internacionales, por lo que la violación de derechos reconocidos a cualquier ser humano por el sólo hecho de serlo, es punible para la ley internacional, se cometa en Washington, Guantánamo o a bordo del Crucero del Amor. Normas de ese tipo fueron las invocadas, por ejemplo, por tribunales británicos para encarcelar y juzgar a Pinochet por crímenes que no habían sido cometidos en territorio del Reino Unido.
No ha sido precisamente USA quién ha andado con sutilezas a la hora de cometer crímenes contra la humanidad cuando entendió que su interés nacional lo requería, relativizando o simplemente ignorando la opinión de la comunidad internacional en la materia. Habitualmente extendió y extiende ese derecho a sus estados clientes.
Entre los numerosos botones de muestra, podemos recordar que oportunamente el Tribunal Internacional de Justicia consideró acusaciones de Nicaragua contra USA por la ayuda militar brindada a los "contras" que actuaban en ese país centroamericano. El secretario de estado de Reagan, George Schulz se burló de quienes abogaban "por medios utópicos y legalistas como la mediación exterior, las Naciones Unidas y el Tribunal Internacional de Justicia y no tienen en cuenta el elemento de poder de la ecuación". Mas claro, agua. USA se menefrega en la opinión de la comunidad internacional, a la que recurre exclusivamente cuando quiere decorar alguna decisión previa y unilateralmente tomada, como ocurriera en el Consejo de Seguridad de la ONU en los días previos a la invasión a Irak.
Cuando en el caso nicaragüense, el TIJ finalmente conminó a USA a cesar en sus acciones y pagar sustancionsas reparaciones, a la vez que dictaminó que toda ayuda brindada a las fuerzas mercenarias que atacaban a Nicaragua era militar y no humanitaria, el gobierno usamericano reaccionó desoyendo el fallo e iniciando una escalada en las acciones militares, mientras el "respetable" New York Times señalaba que el alto tribunal se "había desacreditado a si mismo" al condenar a USA. La potencia imperial vetó en las Naciones Unidas una resolución del Cnosejo de Seguridad que conminaba a todos los estados a respetar el derecho internacional.
Esta actitud coherente y permanente de USA de ignorar al derecho internacional, hace que a mi modo de ver las invocaciones a la convención de Ginebra tengan la misma efectividad que observaba en mi niñez en las películas bélicas cuando un infeliz prisionero de guerra pretendía refugiarse en dicho tratado ante su torturador nazi o japonés.
Cabe señalar que el escenario se ha deteriorado aún mas durante el gobierno de Bush jr., llegando a situaciones que empiezan a plasmar un escenario interno en USA caracterizado por la supresión de garantías y avances estatales sobre derechos humanos básicos que hubiera sido insospechada hasta el final del siglo pasado.
Es un caso típico en el que la realidad no parece modificable en el corto plazo, pero por lo menos es bueno evitar miradas ingenuas respecto a una potencia sin el menor vínculo de responsabilidad respecto al derecho internacional.

Alberto dijo...

Es que si hay algo que EEUU ha dejado claro desde siempre es que nunca va a considerar a un tribunal internacional por encima de sus propios tribunales, por un lado, ni va a permitir que un tribunal internacional determine su política interior o exterior. Eso no creo que lo dude nadie. Por eso esos tribunales en realidad, como los tratados, son medio para que algunos jodan otros por medio semi justificados. Lo meten en cana al serbio pero nunca lo hubieran metido en cana De Gaulle por Argelia, por ejemplo.
Como dice Agamben, creo, los tratados internacionales de derechos humanos no son mas que el recordatorio de que los estados modernos tienen espacios jurídicos que no pueden llenar en tanto que se reconocen como nacionales y soberanos con constituciones para sus habitantes, pero por el otro lado reconocen derechos universales. Lo mismo se pude decir del Guantánamo que están armando Francia, España e Italia para los ilegales.

Related Posts with Thumbnails