lunes, abril 07, 2008

Micro$oft y la anatomo-política



Michel Foucault en "Las Redes del Poder" describe un proceso histórico que culmina en la aparición de nuevas tecnologías del poder para disciplinar a las poblaciones a las que denomina biopolítica y anátomo-política. Antes de entrar en el campo de la anátomo política es conveniente aclarar cómo concibe Foucault al poder:

En resumen, lo que podemos encontrar en el libro II de El Capital, es, en primer lugar, que en el fondo no existe UN poder, sino varios poderes. Poderes quiere decir: formas de dominación, formas de sujeción que operan localmente, por ejemplo, en una oficina, en el ejército, en una propiedad de tipo esclavista o en una propiedad donde existen relaciones serviles. Se trata siempre de formas locales, regionales de poder, que poseen su propia modalidad de funcionamiento, procedimiento y técnica. Todas estas formas de poder son heterogéneas. No podemos entonces hablar de poder si queremos hacer un análisis del poder, sino que debemos hablar de los poderes o intentar localizarlos en sus especificidades históricas y geográficas.
Aclarado esto veamos qué nos dice sobre la anátomo-política:
Tenemos el hábito de decir que la gran invención, todo el mundo lo sabe, fue la máquina de vapor o invenciones de este tipo. Es verdad que eso fue muy importante, pero hubo toda una serie de otras invenciones tecnológicas tan importantes como ésas y que fueron, en última instancia, condiciones de funcionamiento de las otras. Así ocurrió con la tecnología política, hubo toda una invención al nivel de las formas de poder a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Por lo tanto, es necesario hacer no sólo la historia de las técnicas industriales, sino también de las técnicas políticas, y yo creo que podemos agrupar en dos grandes capítulos las invenciones de. tecnología política, las cuales debemos acreditar sobre todo a los siglos XVII y XVIII. Yo las agruparía en dos capítulos porque me parece que se desarrollaron en dos direcciones diferentes: de un lado existe esta tecnología que llamaría de disciplina.

Disciplina es, en el fondo, el mecanismo del poder por el cual alcanzamos a controlar en el cuerpo social hasta los elementos más tenues por los cuales llegamos a tocar los propios átomos sociales; esto es, los individuos. Técnicas de individualización del poder. Cómo vigilar a alguien, cómo controlar su conducta, su compartimiento, sus aptitudes, cómo intensificar su rendimiento, cómo multiplicar sus capacidades, cómo colocarlo en el lugar donde será más útil; esto es lo que es, a mi modo de ver, la disciplina.
(...)
El otro lugar en donde vemos aparecer esta nueva tecnología disciplinaria es la educación. Fue primero en los colegios y después en las escuelas secundarias donde vemos aparecer esos métodos disciplinarios en que los individuos son individualizados dentro de la multiplicidad. El colegio reúne decenas, centenas y a veces millares de escolares, y se trata entonces de ejercer sobré ellos un poder que será justamente mucho menos oneroso que el poder del preceptor que no puede existir sino entre alumno y maestro. Allí tenemos un maestro para decenas de discípulos y es necesario, a pesar de esa multiplicidad de alumnos, que se logre una individualización del poder, un control permanente, una vigilancia en todos los instantes, así, la aparición de este personaje que todos aquellos que estudiaron en colegios conocen bien, que es el vigilante que en la pirámide corresponde al suboficial del ejército; aparición también de las notas cuantitativas, de los exámenes, de los concursos, cte., posibilidades, en consecuencia, de clasificar a los individuos de tal manera que cada uno esté exactamente en su lugar, bajo los ojos del maestro o en la clasificación-calificación o el juicio que hacemos sobre cada uno de ellos.

Vean, por ejemplo, cómo ustedes están sentados delante de `mí, en fila. Es una posición que tal vez les parezca natural; sin embargo es bueno recordar que ella es relativamente reciente en la historia de la civilización y que es posible encontrar todavía a comienzos del siglo XIX escuelas donde los alumnos se presentaban en grupos de pie alrededor de un profesor que les dicta cátedra. Eso implica que el profesor no puede vigilarlos realmente e individualmente: hay un grupo de alumnos por un lado y el profesor por otro. Actualmente ustedes son ubicados en fila, los ojos del profesor pueden individualizar a cada uno, puede nombrarlos para saber si están presentes, qué hacen, si divagan, si bostezan, etc. todo esto, todas estas futilidades, en realidad son futilidades, pero futilidades muy importantes, porque finalmente, fue en el nivel de toda una serie de ejercicios de poder, en esas pequeñas técnicas que estos nuevos mecanismos pudieron investir; pudieron operar. Lo que pasó en el ejército y en los colegios puede ser visto igualmente en las oficinas a lo largo del siglo XIX. Y es lo que llamaré tecnología individualizante de poder. Es una tecnología que enfoca a los individuos hasta- en sus cuerpos, en sus comportamientos; se trata, grosso modo, de una especie de anatomía política, una política que hace blanco en los individuos hasta anatomizarlos.
Hasta aquí la definición de Foucault nos muestra cómo el poder (los poderes) que opera en forma de redes que nos atraviesan necesitó buscar formas de dominación más precisas que las aplicadas bruscamente por los monarcas en tiempos pasados. Formas de dominación y disciplinamiento que más adelante analogaría con el Panóptico debido a la forma en que operan.



La forzada naturalización de estas formas de control social -es bastante común en estos tiempos que no sean siquiera percibidas por las personas- llegó a tal punto que incluso podríamos decir que a una gran parte de la población le parece lisa y llanamente un "avance tecnológico" -en el sentido de "evolución", "progreso"- al perfeccionamiento que empresas y Estado desarrollan sobre tecnologías de control social.

Ejemplos de esto sobran. Podríamos citar por caso al avasallamiento de la privacidad en la internet, los Estados con tecnologías provistas por las empresas lograron que cada movimiento que realizamos en la internet queden registrados. Otro ejemplo es el de los celulares, que van dejando su huella registrada en cada momento y lugar que estamos (esto se pudo apreciar en el caso de las coimas en el Senado para aprobar la reforma laboral, en donde gracias a este "avance" se pudo saber el recorrido de los implicados).

Quizás en un caso como el recién citado se intente justificar el monitoreo, registro y archivado de los movimientos de todas las personas a través de algún argumento relativo a "la seguridad". Esto merecería un capítulo aparte que no incluiré en este post para no irme por las ramas. Sólo basta por caso para citar a Benjamín Franklin quien dijo alguna vez que
"Cualquier sociedad que sacrifique un poco de libertad para obtener un poco de seguridad no merecera ni una ni otra y terminara perdiendo ambas."
En fin, ustedes a esta altura se estarán preguntando qué tiene que ver todo lo mencionado hasta aquí con la corporación que nos brinda sus productos tan fáciles de usar (y de tan mala calidad). Y si bien ya habíamos publicado en este blog un post acerca de la colaboración de Micro$oft con la agencia de espionaje estadounidense NSA, la novedad que nos reune en este es que el gigante monopólico de la informática quiere implementar un sistema de monitoreo permanente para controlar a empleados de las empresas. Según la noticia publicada en Página/12:
Un trabajador teclea en su ordenador en la oficina de una multinacional. Es eficiente y, según sus gestos, se siente feliz. Sus jefes conocen sus pulsaciones, su tensión, las horas que ha trabajado, lo que ha escrito en su pc y los correos electrónicos que ha enviado a clientes y compañeros. Es la supervisión total del empleado: una de las posibilidades que baraja Microsoft para desarrollar un futuro producto.

El gigante de la informática pidió hace unas semanas la patente en Estados Unidos de un sistema al más puro estilo Gran Hermano. Mediante una serie de sensores colocados al empleado, un programa sería capaz de leer “el ritmo cardíaco, la respuesta galvánica de la piel, las señales cerebrales, la electromiografía, las expresiones faciales y la presión sanguínea”.
¿No será demasiado? ¿Hasta dónde permitiremos a los poderes fácticos el control de nuestras vidas? ¿Hasta los gestos? ¿Hasta las ondas cerebrales? ¿Y qué pasará cuando lleguen a poder leer nuestros pensamientos? ¿Podremos en ese entonces -un futuro mucho más cercano del que muchos suponen- simplemente decir "no" y conseguir trabajo? Esta idea implantada de "progreso", de "avance", ¿es acaso otra cosa que la condición sine qua non para controlar al mejor estilo "un mundo feliz" o "1984"? Mientras la sociedad, nosotros, continúe aceptando esta idea de progreso, esa orientación al "avance" de la ciencia y tecnología, seremos cada vez más controlados hasta el más mínimo detalle de nuestra intimidad. Y cabría preguntarse si llegado un determinado punto existe la vuelta atrás.

Saludos
D.F.

7 respuestas:

Fritz dijo...

He leído bastante de Foucault y lo h eestudiado en la facultad, lo que no termino de entender del todo es la función moral del individuo que desarma estas telarañas al interpretarlas y hacerlas concientes.A ver..¿como hablar claro? si nosotros mismos somos poder o relacioens de oder , la funcion de evr estos manejes de un tipo de poder es ¿modificarlas? pero implicitam,ente lo qu ele dice tambien es qu euno no puede slair de ellas, hablando mal y pronto uno tambien es un depredador humano y si descubrimos los procesos de otros poderes es para crear otros quizas peores, hay una cuestión de culpabilida dpor ser humano y depredador que no termino de entender; o nos culpamos y nos odiamos o somso depredadores sin culpa ¿que propone Muchael con tanta aumento y lupa de concientización?
no me digas que propone la construcción de un sistema mas "justo", porque es una inocentada.Esta cuestión es lo que no me termina de cerrar de los socialismos y sus variaciones utópicas.Finalmente niegan al condición predadora del hombre y caen en utopismos y piden que tengamos "fe" en ellos.

Fritz dijo...

espero que se haya entendido, porque fue una serie vomitiva de pensamientos en "voz alta" pero que me hago siempre,q ue peuden ayudar a pensar el problema...


saludos.

Charlie Boyle dijo...

Yo he tenido jefas así y peores.

Hay tesis que dicen que si se crean instituciones basadas en sociedades cooperativas el tema de "la prisión" se desdibuja y los colectivos comienzan a percivir nuevos horizontes rompiendo conla espiral del silenco

Charlie Boyle dijo...

percibir es con b larga
Ostrom, Elinor es la que sostiene esa tesis

Diego F. dijo...

Fritz: Foucault propone que pensemos al poder no como prohibitivo (negativo) sino positivamente. Como que el poder produce individuos. Y los individuos estamos atravesados por "redes" de poder (como dice en el texto linkeado en el post), ya que no hay "un foco" de poder. Las relaciones de poder se dan en todo ámbito (escuela, oficina, familia, etc).

No me parece que Foucault sugiera que no se puede salir de ellas, creo que es mas bien un diagnóstico, una lectura. Quizás la respuesta que buscás está en Althusser, quien habla de los aparatos ideológicos de Estado (que no son necesariamente estatales, una iglesia, una escuela privada también lo son) y yo creo que la clave está justamente en pensar al poder como productor de una sociedad de determinadas características. Al pensarlo así se podrían encontrarle varias vueltas a las soluciones posibles. Pero claro, siempre que uno intente modificar el status quo en pos de una sociedad mejor, más justa, se topa con la reacción de intereses muy poderosos que son los que nos mantienen en este estadío de subordinación. Yo creo que no hay que exigirle a Foucault la solución, hay que pensarlo más como una herramienta para tener una mejor aproximación de lo que somos como sociedad (es innegable que tenemos muchas veces una imagen fantaseosa que nos ayuda a equivocarnos en cómo mejorar). Quizás, no se si leiste algo de él, encuentres una mejor aproximación a "soluciones" de la mano de Paulo Freire.

Charlie: claro, si uno genera -o toma- los medios que producen a los individuos y comienza la producción de individuos menos condicionados la prisión se desdibuja. El problema es cómo lograr ese objetivo ya que los que tienen el timón lo último que querrían es desdibujar esa prisión que mantiene a la -para no usar el término tan trillado "sistema" lo pongo en palabras de Ciro de los Piojos- máquina de sangre aceitada y funcionando.

Saludos!

Anónimo dijo...

es que lo que me decís ya lo sé llevo mas de 1o años leyendo a Foucault, Deleuze y los franceses,lo que pasa es que no me terminan de cerrar los basamentos ideologicos socialistas, al menos haciendo una analisís exaustivo y mas profundo, encuentro lo que Nietzsche que califico a los socialismos como "cristianismo sublimado" digamos todo bien el blgo apunta a una sociedad mas justa y luchar contra la hegemonía de los poderes actuales, estoy de acuerdo por lo que veras en cada una de mis intervenciones, pero creo que para construir otro sistema o mejorar este hay que ver bien en que presupuestos se basa la "solución" socialista, no vaya a ser que estamos apoyando ideologias y utopismos y que esas solucioens sean un mal aún peor.
Esto no lo digo en desmedro de Foucault, pero me parece que se quedaen el estado crítico, que es un estado de la construcción muy importante pero no el único.

Fritz

Anónimo dijo...

pd: a Althusser aún no le entre (leí algo y me aburrío quiza sno leí lo correcto)y de Paulo Freire no leí nada, pero vengo de una formación filosofica mas realista y menos optimista de la realidad(Schopenahuer,Nietzsche,Kierkergaar,etc)por eso desconfío naturalmente de las soluciones sociales.

Saludos.Fritz.

Related Posts with Thumbnails