sábado, febrero 02, 2008

Ley de nombres



¿Cómo es esto de que el Gobierno quiere obligar a las personas a llamarse como a ellos les parezca? ¿En esto ponen el esfuerzo legislativo? Alguien por ahí, hace algun tiempo ya, dijo "pan y circo", y este es el circo que distrae a las personas de discusiones de fondo como el sistema tributario -uno de los más regresivos del mundo-, la reforma judicial, situación carcelaria, los recursos estratégicos nacionales (minería, petróleo, etc), fondos reservados de la SIDE, causa de coimas en el Senado, ingreso universal (asistencia social que no dependa del acomodo con un intendente o militancia), concentración extrema de la economía, etc etc etc..

Volviendo al tema, no pueden imponerle a la gente arbitrariamente -basados en un fundamentalismo de lo "políticamente correcto"- una manera de llamarse, deberían en todo caso estar legislando para abolir cualquier intromisión del Estado en la manera de llamarse de las personas. Y también obviamente permitirle a la gente usar el doble apellido, y si quiere el de los abuelos también, ¿por qué no?. Pero obligarnos a llamarnos como a un legislador le pareció, sólo porque "queda bien", es una reverenda estupidez.

A todo esto no nos olvidemos que no estamos soslayando la problemática de género: que las mujeres por ejemplo ganan menos que los hombres haciendo el mismo trabajo y que son discriminadas. Está la trata de blancas, (no se secuestran hombres para ser prostituidos, son mujeres). La mayoría de las víctimas de violaciones son mujeres, además de ser mucho más frecuentemente víctimas de la violencia doméstica. Pero estas cuestiones no se solucionan obligando a las personas a llamarse de determinada manera. Hay que encarar la problemática de género desde fuera de la demagogia.

Si quisieran realmente luchar contra esta problemática cultural, deberían entonces hablar con los encargados de que la televisión se la pase vomitando esos estereotipos de mujer-culo y que trasmitan un mejor modelo a imitar; multas a empresas que discriminen, programas de contención social, etc...

Esperemos recapaciten sobre el error y avasallamiento del Estado sobre las libertades individuales que representa esta ley, y le den ese espacio al tratamiento de temas urgentes y relevantes para el pueblo. Tenemos que tender a ser una sociedad más libre, no una más hegemónica, el Estado no debería ser la picadora de carne floydeana que ilustra este post.

Saludos
D.F.

Imagen: Karpicius.

12 respuestas:

Anónimo dijo...

No me parece que sea tan grave por el lado de las libertades individuales, después de todo es algo que es norma en casi todos los países de habla hispana sin que se muera nadie. Lo que más me molesta es eso, que es una costumbre ajena a un país que por razones históricas siempre rehusó del doble apellido (y comentario pelotudo, imagínense las combinaciones horribles con tanto apellido tano dando vueltas).

Que siga siendo opcional, como hasta ahora. La parte de abolir la obligatoriedad de usar el "de" en los apellidos de casada me parece un paso positivo aunque sea sólo un detalle en el medio de desigualdades materiales. La parte de entregar la fichita al Registro Civil también me parece positiva.

Diego, sin ofender, en las últimas entradas venís haciendo queja tras queja sobre el gobierno. ¿Es por mostrar que no todo es aprobación y visto bueno, o hubo algo que te hizo poner en Carrió mood?

Anónimo dijo...

Intuyo que el "Carrió mood" de Diego tiene su raíz en "...el sistema tributario -uno de los más regresivos del mundo-, la reforma judicial, situación carcelaria, los recursos estratégicos nacionales (minería, petróleo, etc), fondos reservados de la SIDE, causa de coimas en el Senado, ingreso universal (asistencia social que no dependa del acomodo con un intendente o militancia), concentración extrema de la economía, etc etc etc.."...pero igual que Diego se haya hecho fervientemente opositor no quita que ya las encuestas "demuestran" que el gobierno, partiendo de su 44.9% de votos, ya ha alcanzado cotas de popularidad que rozan el 70%...lo que será cuando empiecen a gobernar.

Francis dijo...

Pero con más razón no deberíamos estar TODOS con, aunque sea, un poco de "Carrió mood" con todas las cosas que menciona Diego. Ah pero eso es ser opositor, y eso es mala palabra.
Es más cada uno debería ponerse el nombre que quiere y cambiarselo cuando quiera, siempre y cuando quede sentado en el registro civil, porque tengo que llamarme como se les ocurrió a mis viejos. No lo digo en joda, pero ahora solo se puede cambiar de nombre con permiso de un juez, y así como uno tiene derecho a ser puto o racista o mormón o de vélez porque no puede llamarse como quiere.

Diego F. dijo...

(pongansé un nick che, no les puede costar tanto)

Anónimo 1: Para mí como dije en el post el Estado no tiene que tener injerencia en cómo se llaman las personas, eso tiene que quedar como parte del no-Estado. Para lo que el Estado respecta somos un número, y no tienen por qué entrometerse en el nombre que acompaña al número. Insisto: para mí deberían abolir cualquier intromisión en ese aspecto en lugar de obligar a las personas a llamarse bajo determinado criterio, "órden".

Con respecto a lo de "Carrió mood", me parece una lástima que consideres que los cuestionamientos que le hago al kirchnerismo son "carriotistas"... para empezar porque este es un espacio independiente -no es ni ha sido nunca un blog kirchnerista-, para seguir porque los cuestionamientos estos los vengo haciendo desde hace años y no porque me caiga mal kirchner sino porque creo que son cuestiones urgentes que deben cambiarse para ser una sociedad más justa, inclusiva y educada; es decir, no es una oposición infundada y arbitraria ante cada movimiento de Kirchner (también apoyo y apoyé muchas de las medidas que tomó el gobierno), y tercero porque no me parece que Kirchner sea hitler sin campos de concentración.
En fin, tengo derecho a opinar libremente y cuestionar las medidas que me parezcan erróneas, vengan del kirchnerismo, carrió o incluso del que voté yo para las últimas elecciones. ¿O acaso sólo hay una forma correcta de interpretar los hechos y justo da la casualidad que es la tuya? Sólo te pido que si me vas a cuestionar, te pongas un nick, no me gusta hablar con anónimos, es como arar en el agua. Ah, y si querés saber mi opinión sobre este gobierno y la situación actual, leete este post.

Anónimo 2: exacto, no es que soy un ferviente opositor, simplemente creo que hay cosas que están mal más allá de quién sea el que gobierna. Con respecto a las cotas de popularidad, está bien, ojalá le vaya bien al gobierno gobernando para el pueblo. Pero igual todavía no empezaron a gobernar, es como si hubieran perdido la iniciativa y ahora están con el matafuegos apagando los pequeños incendios que le encienden por derecha.

Francis: todos deberíamos más que ser "opositores" para mi deberíamos ser críticos. Nadie es infalible y no podemos aceptar ciertas leyes, vengan del gobierno o de la oposición. Un ejemplo sería esta ley que intentó en su momento pasar Kirchner, y otro sería el apoyo a la reforma constitucional en Misiones para imponer la reelección indefinida. A uno le pueden gustar algunas cosas del gobierno y otras no, no veo por qué hay que ver con simpatía o reprobación absolútamente todo lo que hace.
Volviendo al tema de los nombres, justamente es que creo que no tiene el Estado por qué tener opinión ni regulaciones en cómo se llama la gente, es algo privado en donde no debería tener voz ni voto y debería abolir cualquier regulación al respecto. Pero en su lugar apuran este proyecto de ley para tratarse en sesiones extraordinarias. Eso es lo que le critico, que en lugar de discutir temas de fondo, busquen meter temas al pedo para que nosotros hablemos de pelotudeces y olvidemos los problemas de fondo.

Saludos!

Lic. Baleno dijo...

Coincido con que una ley que haga obligatorio el doble apellido es atentatorio contra la libertad de la pareja (o individual), mis hijos llevan solo mi apellido... por decision de mi mujer.
Yo no queria pero francamente no era un tema que me importara mucho...
Y tambien Diego usted ve lo dificil que es ser un poco critico... siempre quieren mas.

Martin - Destructor de Mitos dijo...

Diego, ni me gasto en intentar explicar porque me parece una estupidez esta ley (igualmente, ya lo hiciste vos... je).

Como dije en los comentarios del "cánon digital", siguen copiando legislaciones de otros países. Sería bueno que empiecen a buscar soluciones para los problemas reales argentinos (que son muchos y grandes).

Sobre el "carriotismo": si apoyás al gobierno te critican, si estás en contra, también. No les viene nada bien: ¡bien argento!

Elipse dijo...

Injerencia en cómo me llamo??No soy un número para ellos?MI NOMBRE ES 29951...
SALUDOS Y GRACIAS POR SU DEVOLUCIÓN!

Gina dijo...

Que gusto leer un post como este, estaba buscando informacion sobre esta ley porque una amiga me conto y no le crei que querian hacer algo tan estupido, pero aca esta.

Andrés el Viejo dijo...

No me llama la atención opinar sobre las características concretas del proyecto de modificación de la ley sobre nombres.
En cambio, me interesa un tema más amplio. Tanto la entrada como los comentarios adhieren con mayor o menor énfasis a una postura "ultralibertaria". El Gobierno no tiene que meterse con los nombres de la persona, que cada uno se llame como quiera, en fin...
Siento decir que discrepo en un todo. El nombre de una persona no es una cuestión individual sino social. Salvo los seudónimos, nadie "se puso" un nombre o un apodo, en ninguna forma de sociedad. Se lo ponen los padres, otros familiares, adoptantes. Y si esto es aplicable al nombre de pila, con mayor razón lo es a los apellidos, que simplemente marcan la adscripción del individuo a un todo más amplio: tribu, clan, familia. Nada menos "personal".
En rigor, desde un punto de vista estrictamente personal, el nombre es innecesario. Para mí mismo, me basta identificarme como "yo". Los nombres existen porque hay varios yoes y cada uno debe tener como referirse a los otros.
La cuestión de los nombres es una cuestión de la sociedad. Puede discutirse si la forma Estado existirá para toda la eternidad o si sus funciones revertirán a la sociedad misma. Pero, si así fuera, siempre será la sociedad en su conjunto la que regule los nombres, no las personas nombradas.
Saludos

Sabri dijo...

En discrepancia con lo que dice el sr. Andres, me remito a las lineas del post de Diego y al comentario de Francis "cada uno debería ponerse el nombre que quiere y cambiarselo cuando quiera, siempre y cuando quede sentado en el registro civil, porque tengo que llamarme como se les ocurrió a mis viejos".

No existe razon logica y razonable por la cual en un pais de hambrientos el gobierno se dedique a leyes demagogas y arbitrarias como esta. Cada uno deberia llamarse como le plaza y el gobierno no tiene por que meterse en como se llama cada uno. Cual seria la razon para meterse aun mas?

unservidor dijo...

Lo cómico es que esto suceda en el gobierno de una mujer que usa el apellido paterno seguido del de su marido, como en la boleta electoral con que ganó, donde lo que más grande se leía era Kirchner.

lilian dijo...

Hace años que tengo ganas de que salga una ley asi. Cada vez que viajé a Peru o Bolivia me morí de verguenza al ver que no tenemos el apellido de la madre. Lo peor fue cuando me di cuenta (cuando le quise mostrar a un amigo mi segundo apellido) de que no está ni en el documento. No me parece estupida para nada una ley asi; y realmente no entiendo a los que se rasgan las vestiduras con esto... Además, el decir que hay otras cosas antes es una excusa de lo mas tonta, como si lo cortes quitara lo valiente... Tiene que ser obligatorio, asi se afinca culturalmente, cuántas personas lo elegirian por propia voluntad?
De lo mas ridiculo es el comentario de un tipo que puso que los hijos se llaman como él porque la mujer lo eligió... claro, me imagino de qué manera debe andar la pobre mina eligiendo cosas por ahi...

Related Posts with Thumbnails