lunes, febrero 11, 2008

Descuartizando a Perón



Algunos han explicado que Pino hace campaña con estos temas a través del teorema de Baglini. Otros creemos que nada más lejos que eso; que todavía existen personas que luchan por revertir lo que nuestra trágica -y cada vez más ignota- historia reciente nos legó.

No es secreto que los corruptos justifican sus acciones aduciendo que todos somos como ellos, que hay giles y vivos, que cualquiera haría lo mismo en su lugar, que no hay otra opción: o tranzás o te quedás afuera. Que las cosas nunca van a cambiar, que primero tienen que cambiar los demás, que lo que hacen ellos comparado con lo que hacen los demás es una pequeñez que no modifica en nada el panorama. Que si no lo hace él hay una fila infinita de otros esperando para hacer lo mismo, que no tiene sentido cambiar porque las masas son ignorantes, incluso llegan a decir que el humano es una mierda debido a su naturaleza.

Muchos de estos especímenes ocupan altísimas posiciones de poder, ya sea en el gobierno, en corporaciones, en instituciones, etc; tienen los aparatos de comunicación y sus palabras son tan amplificadas que las palabras que gritan otras voces terminan siendo susurros y, como resultado, la única verdad es la que emana de estos pobres seres. Sí, pobres. Tendrán sus mansiones, aviones, toneladas de cocaína, prostitutas de todos los colores y sabores, tierras, impunidad, sí, tienen todo eso y más. Pero no dejan de ser pobres tipos.

Ellos son los que sueñan este sueño en el que vivimos todos, esta enorme máquina de deshumanizar, de degradar, de explotar. Ellos inventan día a día este Frankenstein malthusiano movido por el egoismo y cuyo motor funciona día y noche a base de sangre humana y va dejando desechables por doquier. Y nos dicen que es la única manera de vivir, que las cosas no se pueden cambiar, que esto "es lo que hay" y que cualquier otro sueño es idealismo, que es impracticable.

Desde ese lugar nos explican que teniendo casi 50 mil millones de dólares de reservas mueran pibes a diario de desnutrición y enfermedades curables y/o evitables. Desde ahí justifican a los cartoneros y sus hijos alimentándose de los restos que dejan otros seres humanos. Desde esa visión nos enseñan que es la única salud y educación que puede brindar el Estado es la de los hospitales saturados, chicos que van a comer a las escuelas y maestros y médicos insuficientes y mal pagos. También que la deuda externa será ilegítima pero bueno, hay que pagarla porque las deudas se pagan más allá de cómo fueron contraidas. Y ni hablar de la policía, justicia, legisladores y gobernantes que conforman una red de corrupción que mata a diario; eso es incambiable, está en nuestro adn, al igual que nuestra impotencia ante la voracidad de las corporaciones económicas que se cartelizan para chuparse el trabajo de todos, que saquean los recursos naturales generando un daño que los científicos del mundo alertan una y otra vez que es irreversible si no se cambia urgentemente la manera en la que vivimos.

Así como nos dicen que las cosas "son así", nos dicen también que miremos al costado, que prendamos la tele y nos alienemos, que la política es una mierda así que hay que dejarsela a ellos que nos hacen el favor de ocuparse del tema por nosotros, que hablemos de fútbol, de Madeleine, del culo de la temporada, del violento crimen del día; una distracción masiva para poder seguir impertubables explotando y deseducando al pueblo, convirtiendo al humano literalmente en zombies: muertos vivos en estado de alienación.

Me excedí, quería hacer una breve introducción a este artículo escrito por Pino Solanas y publicado hoy en Página/12 pero se extendió un poco debido a que en paralelo me llegaron un par de noticias que dispararon este post. Dedicado a los amigos peronistas que frecuentan el blog.

Descuartizando a Perón

Por Pino Solanas *

El acuerdo de Néstor Kirchner con Roberto Lavagna y su decisión de presidir el Partido Justicialista es un acto que clarifica el escenario político. La táctica del “pejotismo” es dividirse antes de las contiendas electorales y dirimir sus internas en elecciones nacionales –1985, 2003 y 2007– para después juntarse de nuevo. Otro tanto le está pasando a la UCR en su afán de reconstruirse. Esta vez Kirchner vuelve a estrechar filas con el mentor de su plan económico y sus viejos compañeros Duhalde, Caamaño, Barrionuevo, Romero, Porta, De la Sota, Rodríguez Saá y Menem. Que nadie se asombre: el acuerdo de Kirchner con Menem en el 2005 habilitándolo para asumir como senador significó encajonar sus causas penales y el desplazamiento del ministro Beliz que investigaba sus cuentas en Suiza. ¿Quién presidía la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado?: la senadora Cristina Kirchner. ¿Para qué se unen tantos dirigentes: para profundizar un proceso liberador, democratizar la democracia, recuperar la soberanía, el petróleo, la participación popular, o reconstruir las industrias del Estado? No. Porque no los une la pasión nacional y social de Perón y Evita, sino el poder para sí, para servir al sistema o enriquecerse. El pejota es la gran central de negocios donde la traición y los business reemplazaron la ética de la política.

Hoy vuelven a juntarse en un PJ que ratifica su pertenencia a la Internacional Social Cristiana que preside Vicente Fox y están Aznar y Felipe Calderón. Un PJ donde conviven honestos con delincuentes y coimeros, peronistas auténticos con vendepatrias, proyanquis, neoliberales, terratenientes, dueños de radios y canales. Gobernadores que reparten concesiones mineras y tierras públicas entre sus amigos y avalan la extranjerización de millones de hectáreas. Son los mismos que en los años ’90 remataron el petróleo y vaciaron el patrimonio público, iniciando ese modelo que terminó en un genocidio social: más de 30 mil muertos en el 2001 y el 2002 por desnutrición o enfermedades curables.

Lo que divide la política nacional es el modelo neoliberal profundizado por Menem y no las disputas entre dirigentes; un modelo que hoy continúa con matices propios: la entrega del petróleo y la minería, los subsidios a las privatizadas y las corporaciones, la polarización de la riqueza. En la Reforma de 1994, en vez de reponer el art. 40 de la Constitución de 1949 –”los minerales y caídas de agua, los yacimientos de petróleo, carbón y gas (...) son propiedades inalienables e imprescriptibles de la Nación”– los justicialistas con Néstor y Cristina Kirchner votaron su negación y derrumbaron la secular política de Estado que ponía los recursos estratégicos al servicio de la Nación: “Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio” (art. 124).

De Menem a los Kirchner, esas riquezas benefician a las multinacionales y a funcionarios que hacen negocios privados con bienes públicos. ¿No es un ejemplo mayor la falsa “argentinización” de YPF-Repsol a manos del banquero privado de Santa Cruz? Mientras tanto siguen llevando petróleo y metales sin control público: un saqueo de más de U$S 20 mil millones anuales consentido tanto por Menem como por los Kirchner. La impunidad es total: son las empresas quienes dicen lo que se llevan mientras la dirigencia argentina lo permite y lo silencia. Elisa Carrió, Lavagna, Alfonsín, ninguno discute las cuestiones estratégicas como la prórroga hasta el 2047 de las viejas concesiones de Menem que posibilitó Kirchner con el traspaso de todos los yacimientos a las provincias.

El descuartizamiento del proyecto de Perón no es nuevo, hace décadas que lo vienen haciendo. En su mensaje sobre el Proyecto Argentino en el Congreso –1/5/74– Perón planteaba realizar una revolución en paz y ratificaba la propiedad sobre los recursos naturales. Ocho semanas después, moría en circunstancias misteriosas que no se quisieron investigar. A pesar de estar delicado de salud no había unidad de emergencia en la residencia presidencial: ¿lo dejaron morir o lo envenenaron como a Joao Goulart? Entre quienes lo rodeaban estaba López Rega. Meses después llegaba el “Rodrigazo” que anunciaba el plan de Martínez de Hoz. La trágica saga continuó: golpeadas por la derrota o compradas por el cañonazo de los millones de las privatizaciones, las conducciones “pejotistas” enterraron las cenizas del proyecto de Perón. Antonio Cafiero, justificando el travestismo, diría: “La traición es inherente a la acción política”.

Es hora de invertir nuestros esfuerzos en el rescate y reconstrucción del movimiento nacional ante la extraordinaria etapa de la historia continental que nos toca vivir. Quienes tuvimos la honra de tratar y aprender con Perón, Scalabrini, Jauretche, Cooke, sabemos que no hay misión más urgente para los compañeros peronistas que unirnos con todos los patriotas y militantes políticos y sociales para realizar la revolución nacional inconclusa. Dejemos vanas ilusiones, tengamos grandeza y honremos lo que Perón nos decía al despedirse el 12/6/74: “Yo vine al país para lanzar un proceso de liberación nacional y no para consolidar la dependencia. La unidad que propusimos fue para concretar la liberación nacional y no para darles coraje a los enemigos del pueblo. Esa unidad era y es para que el pueblo pueda hacer su voluntad sin obstáculos”.

* Cineasta, ex candidato a presidente de Proyecto Sur.

Saludos
D.F.

14 respuestas:

amilcar dijo...

PINO: "Sera una lucha larrrga, sera una lucha crueeeel!"

Cami dijo...

Como siempre Diego, un gusto leerte, mas cuando te salen estas palabras desde la stripas.

Anónimo dijo...

a peron le sobran las manos en la foto

Anónimo dijo...

Perón no es el más indicado para sermonear sobre la defensa de los recursos naturales, él quiso venderlo el petroleo argentino a una empresa yankee de California.

En el asunto del petroleo los peronistas han sido tan vende patrias que hasta los radicales los pueden por izquierda, tal vez incluso los milicos.

homero manzi dijo...

Ciertamente, los gobiernos militares estatizaron mucho más de lo que privatizaron (si es que privatizaron algo)

Diego F. dijo...

Amilcar: lo peor es que aún sin lucha la cuestión es larga y cruel.

Cami: Gracias!

Anónimo(2): ¿Cómo que no es el indicado? Si puso hasta en la constitución ese artículo, estatizó los trenes, etc etc... Que se mandó una cagada -hay que entender el contexto de la decisión del contrato con la Standard Oil- puede ser, pero Perón estatizó todo y eso fue muy positivo.

Homero: lo que estatizaron los milicos fue la deuda privada -de la mano de Melconián y Cavallo entre otros patriotas- y estamos como estamos en parte por esa gran estatización que nos somete y nos impide desarrollarnos como pueblo soberano.

Saludos

PD: Anónimos, ponganse un nick, no les cuesta nada.

Martin - Destructor de Mitos dijo...

Calculo que Pino Solanas tiene buenas intenciones... pero no creo que la salida sea la revolución nacional. Hay personas, como yo, que no somos nacionalistas. De hecho, muchos no creen que Perón ni el peronismo (no como partido, sino como idea) sea algo deseable. Sospecho, además, somos mayoría (una mayoría sumamente diversa, por cierto).

¿Donde entramos los parias "peronistas" en ese esquema de "revolución nacional"? Y, aclaro, no soy anti-peronista: reconozco que en muchos aspectos fue un movimiento que hizo avanzar a Argentina.

Saludos!

Elipse dijo...

Diego te excediste con la intro, pero voy a hablar de eso.Yo vivo en un barrio muy humilde, gente piquetera, jefas de familia, precoces madres, oferta y demanda de drogas y a fines, también en un lugar donde los maestros no se esmeran por educar, ya que consideran innecesario instruir a un futuro delincuente. Este es mi panorama, estamos privados de muchas cosas, la más importante: educación.Mi barrio o mejor dicho todo el partido es Peronista y siempre portan esa bandera. Es muy poca la gente que quiere salir adelante, aquí el progreso se mide en un plasma, una nike de 600$ y obvio los mejores celulares. He y sigo luchando para que en el lugar en donde vivo, en mi barrio, uno tenga más expectativas de vida, pero es tan dificil, odio los politicos, la politica, pero sé que es necesaria.No me identifico con ningún partido, nadie parece tiene un rumbo fijo, sin que las mareas de la ambición los haga hundir, esta es mi realidad de mi no puede esperar grandes cosas, una visión muy poco culta del mundo, pero con sed de que esto cambie y no quedarme de brazos cruzados!
Es bueno leerte, aprendo y eso es importante!
Saludos!

Diego F. dijo...

Martín: es evidente que para que las cosas cambien en serio el cambio tiene que ser tan grande que cataloga bien como "revolución". Así como lo fue la de 1810, la radical de 1905, etc. El nacionalismo al que se refiere es a poner prioridad al pueblo en lugar de las multinacionales.

Elipse: La única manera de que las cosas cambien es organizándose. La solución no viene nunca de la mano de un superhombre que hace que todos sean felices y coman perdices y lo importante es que para que la gente se organice hay que generar conciencia. Conciencia del poder del pueblo, conciencia de por qué pasan las cosas que pasan, etc.
Igual hay una cosa que no me canso de repetir y es que una cosa son ciertos políticos, otra la política "electoral" (digamos, el teg) y otra muy distinta la política propiamente dicha. A todo el mundo le interesa la política, sólo que no entienden que por ejemplo el precio del tomate, la falta de seguridad, el sueldo de los maestros, el nivel educativo, el pavimento de la calle, etc, son política. La gente entiende comunmente que política es "campaña electoral" o "elecciones" y no es así. De hecho fijate cómo serán las cosas que muchos votaron en mi ciudad a Macri porque lo consideran "apolítico", y nada más lejano de eso! Esa asepcia ideológica que intentan vender es un cuento más de los tantos que nos cuentan para ir a dormir.

Saludos!

Martin - Destructor de Mitos dijo...

Diego, hablar de nacionalismo en el siglo XXI es retrasar... Hay que ser realistas: en unas décadas, las fronteras dejarán de tener sentido. Ser argentino o estadounidense, o austríaco o polaco no significará nada, más allá de una referencia geográfica.

De hecho, países super atrasados como Argentina tienen sus "multinacionales": Arcor y Techint son dos ejemplos. El dueño del Citibank es un árabe. El tipo más rico del mundo es un ¡mexicano!
Los hindúes son uno de los más grandes proveedores de tecnologías de información, a través de multinacionales, por supuesto. Y podría seguir.

Creo que negar esta realidad, que quizás no guste, es sumergirse en el pasado. Es como ser dueño de una fábrica de velas y quejarse porque el mundo se pasa a la electricidad.

Hay que buscar alternativas al discurso peronista-nacionalista, que cumplió su función, pero ya está "demodé" desde mi punto de vista.

Igualmente, puedo estar equivocado. Capaz que, así como muchos no ven estos hechos que para mi son claro, es probable que yo no esté viendo otros.

Será cuestión de hacer un clearing.

Saludos!

Mjölner dijo...

El nacionalismo no tiene que ver con las fronteras, es un concepto de pertenencia.
He visto en Miami cubanos con green card pidiendo la expulsión de inmigrantes latinos "porque la Florida ya no es Estados Unidos, demasiados latinos le hacen perder valor a las propiedades".

En el futuro las fronteras no van a desaparecer porque la pobreza no va a desaparecer.
Tiene mucho que ver que seas argentino o paraguayo o mexicano si vivís en europa o en estados unidos, porque limita tus oportunidades.
Un ciudadano turco no puede ingresar libremente a la comunidad económica europea porque su país, aunque parte de él esté en Europa, "tiene muchos musulmanes".

Ejemplificar fenómenos sociales con casos particulares no me parece muy acertado. Que el dueño del Citibank sea árabe no indica nada acerca de los árabes en Estados Unidos. Al contrario. Estuve en NY en diciembre, y por el sólo hecho de venir de un país de medio oriente ya te morfás una cola insoportable, miles de preguntas y a veces horas en un cuartucho esperando que te manden de vuelta porque, aunque tengas visa, el oficial de aduanas decidió que podés ser una amenaza para la "seguridad nacional".

Es importante que los miembros de una comunidad, desde su sentido de pertenencia a la misma, la fortalezcan y la transformen en un negociador importante. Una comunidad comprometida y convencida de sus objetivos suele triunfar y, por ende, otorgarle a sus miembros un mayor bienestar.

El nacionalismo desde la postura milicoide de la bandera, el himno, y los valores occidentales y cristianos es una pelotudez. Eran muy nacionalistas los milicos mientras Martínez de Hoz, un autodefinido liberal como muchos que suelo leer, emitía sin respaldo y entregaba el país.

Que las fronteras van a desaparecer por la globalización y las comunicaciones es una falacia absoluta, el efecto va a ser contrario. Cada vez hay más fronteras, ya no sólo del lugar donde se nace sino del grupo al que se pertenece.

Sondeá un poco el ciber espacio y fijate, vas a ver que cada vez hay más grupos de pertenencia, mas encasillamientos, mas controles y mejores formas de identificarte. Ya hoy es imposible moverte en el mundo sin un número que te identifique con su correspondiente código de barras y un rótulo para tu persona.

Loca Como Tu madre (Ex Dulce De Leche)... dijo...

Me encanto, me saco el sombrero, nunca habia entrado a este lugar pero llego haciendo una 'elipse', supongo, del mismo modo me voy y regresaré.
Los cambios necesariamente matan algo... viejo, usado, gastado, podrido, pero matan, y si uno quiere ser parte productiva de un cambio / revolución, (llamemoslo como mas nos guste/disguste), entonces tiene que correr el riesgo de saberse posible vencido, pero debe dejar la sangre en el intento. Creo, esa es la unica manera de que aparezca la consciencia social que nos hace tanta falta. Que cale hondo y profundo en nuestra historia, aniquilando de una vez por todas esa costumbre Tan 'argentina' de mirar para otro lado. Ya no hay otro lado posible, está todo ahí demasiado expuesto, es momento de empezar a despertar a las masas, y salir a ama(n)sar a esta ciudad de 'pobres' corazones.

Andrés el Viejo dijo...

Hace ya casi veinte años que se viene pronosticando el fin de las naciones. Los argumentos ya son conocidos: la globalización de la economía, las empresas transnacionales, etc. Lo cierto es que, no solamente no desaparecieron las naciones, sino que, en especial desde los comienzos de este siglo, asistimos a un reverdecimiento de proteccionismo (comercial, respecto de inversiones y otras variantes), resurgimiento de movimientos nacionalistas de diverso carácter, pero nacionalistas al fin. Miren a las interminables tratativas en la OMC y cuéntenme de la desaparición de los estados nacionales.
Alguien escribió más arriba que habrá fronteras mientras haya pobreza. Es una linda forma de expresarlo. Si en el futuro desaparecen los estados nacionales, será únicamente si desaparecen las desigualdades sociales y económicas, dentro de cada país y entre los países.
Es cierto que la globalización erosiona funciones y capacidades de los estados nacionales, pero como siempre la realidad es más compleja y contradictoria que eso.
Saludos

Anónimo dijo...

Mientras discuten pelotudeces, las Empresas extranjeras se están llenando los bolsillos con el patrimonio argentino, aquí hay que decir Basta, hay que notificarles a las empresas extranjeras que toda prorroga, contrato o gastos que efectue en materia de petroleo son a su exclusivo riesgo en virtud de que los actos que esta firmando con los gobiernos de turno, no representan la voluntad del estado argentino que es soberana y además vulnera nuestra constitucion y tales actos son nulos de nulidad insanable. art. 29 C.N. así este chupasangre no tiene pretexto de recurrir a lso organismos internacionales.

Related Posts with Thumbnails