jueves, agosto 02, 2007

Cristina en CNN



Si ustedes se preguntaban el por qué de la discriminación a los medios argentinos, en este post encontrarán la respuesta de boca de la mujer del Néstor. Uno podría suponer que la primera dama no quería hablar con medios dudosos porque podrían tergiversar sus declaraciones, o simplemente que tiene miedo de responder ciertas preguntas incómodas que podrían surgir de la prensa nacional. O quizás hasta que le dan asco los argentinos. Pero no, vean este fragmento de la entrevista que Kristina le dió a la CNN (que no manipula por suerte)y verán que al final era una simple política de comunicación.

Ahora se entiende cláramente por qué no considera a la prensa un actor político más con el cual debatir: es "una política de comunicación diferente". Tan diferente es la política de comunicación que hasta inventaron la categoría inédita de gobernantes que ganan elecciones sin debatir con sus adversarios, sin hablar con la prensa y con voceros mudos (sí, para el que no lo sabe existe un señor que llama Miguel Nuñez y que cobra un sueldo que le pagamos nosotros para que no hable, por eso le dicen "el mudo").

Es una manipulación grosera del lenguaje la que realiza la Senadora por Buenos Aires que dejará el cargo en la mitad de su mandato (menos mal porque no estaba yendo mucho por esos lares): denomina "política de comunicación diferente" al hecho de no responder preguntas ni dar conferencias de prensa ni debatir, o sea a la política de no-comunicación. Teniendo en cuenta que en campaña electoral es cuando los candidatos muestran su lado mas benevolente, ¿Alguien piensa seriamente que la relación con la prensa va a mejorar ante un eventual mandato de la senadora? Yo creo que no cumplirá con su primer promesa de campaña.

Lo peor es que segúramente esta actitud que mostró en la entrevista (las risas, la disposición a contestar preguntas, el ninguneo a la prensa local) le va a jugar muy en contra. Probablemente la sensación de seguridad le impida darse cuenta del poder de los medios masivos de comunicación. Yo creo que si mantiene esta postura en la primera que puedan se le van a ir todos encima, pero bueno ellos sabrán lo que hacen. Deben sentirse bastante invencibles como para actuar de la manera que actúan.

Todos los gobernantes al llegar al poder se embriagan de él y gestan una soberbia tan grande que les hace creerse realmente que son mejores que el pueblo que gobiernan y, como tales, tienen derecho a hacer lo que se les cante sin rendirle cuentas a nadie. Recordemos al carlo cuando cerró la ruta 2 para probar su Ferrari. El problema no son ellos que actúan así, el problema somos nosotros que los votamos a pesar de estas cuestiones.

Saludos
D.F.

25 respuestas:

Carlos dijo...

pero no, si ellos son el cambio, ya no están con la vieja politica de carlo y cabeza... solo están con todos los diputados, senadores, intendentes, gobernadores de la vieja política!!

jorge dijo...

Hay un viejo dicho que dice que el pez por la boca muere.

Tal vez a algunos no les guste morir de una... porque, seamos sinceros, el periodismo está lleno como todas las actividades de gente buena como de aves de rapiña, que solo buscan quizás con un especial entrenamiento preguntar y repreguntar hasta hacer pisar el palito de aquellos con los que no comulgan con su intereses, para hacerlos quedar en el ridículo por lo que sea y si de alguna intención carecen es definitivamente de informar algo que valga la pena.

El gobernante tiene obligación de contestarle a los periodistas lo que piensa hacer o acaso no habla de todas maneras a través de sus actos?. Actos que éstos sí pueden y deben ser interpretados por los periodistas... que entonces y tal vez ya no tan a gusto, se ven obligados a dar ellos sus propias opiniones y a exponerse ante el público responsabilizándose de las mismas, o sea decir lo que piensan en vez de disimular sus intereses ideológicos con la simple artimaña de elegir a aquellos que van a denostar en unos casos y llamar hasta el hartazgo siempre a los mismos a los que van a adular por el otro.

Que más quieren señores periodistas? Que más quieren que poder despacharse a gusto, decir lo que quieran y que no se los censure, creo que el hecho de que los ignoren los hace sentir perder terreno en lo que se llama el "cuarto poder" y hasta donde sé la Constitución habla de tres poderes y no cuatro.

Es evidente que no resulta simpático que no te hablen, pero tampoco te ponés a hablar con quienes la mayoría de las veces te usan para criticarte hasta por la corbata que llevás puesta.

Cómo discriminar al periodista que informa del periodista que opina? Tal vez callando? Quién te dice? Los periodistas viven protegidos siempre por el secreto de sus “fuentes”. Inmunidad que usan muchas veces para decir cualquier pelotudez llegado el caso.

Vos te dejarías entrevistar por gente que te quiere arruinar ? No parece aconsejable. Acaso tiene el gobernante obligación DIRECTA de hablar con los medios? En definitiva, es una política para con los medios y como tal tiene sus costos y beneficios. Los que la practican sabrán lo que hacen. Tal vez no les dé tan malos resultados como vaticinan los agoreros de siempre. Además hablar con la prensa extranjera, en este mundo globalizado, es también un modo de pasar los mensajes sin tener que aguantar tanto tontito tendencioso pagado para molestar. También creo que hay buenos periodistas, pero seguramente ellos no tienen esa gran "necesidad" de escuchar la voz del protagonista para poder hacer un análisis de sus políticas de gobierno.

Diego F. dijo...

¿Sabés lo que pasa Jorge? Vos decís que el gobierno habla de manera directa a través de sus actos. Ahora, ¿qué pasa si no quiere hablar sobre determinada situación, ya sean políticas públicas, hechos de corrupción o cualquier otra cosa? Con esta "política de comunicación" diréctamente se pueden hacer los tontos.

¿Y qué pasa si querés repreguntar sobre algún tema particular porque te están tratando de tonto con la explicación oficial (por ejemplo la razón por la cual a pesar de tener reservas de sobra y superávit fiscal el sueldo mínimo, las jubilaciones y los planes de asistencia social están por debajo de la línea de pobreza)?

A mi me parece que (más allá de que deberían estar obligados a rendir cuentas) es un gesto soberbio discriminar a la prensa local y después darle una entrevista a ¡¡¡LA CNN!!! o diréctamente echar periodistas argentinos de conferencias de prensa (como fue el caso de Sietecase).

Por último: si el problema es la prensa (que no son ningunos nenitos de pecho) podrían divulgar la lista de los periodistas que cobraron (y probablemente cobran) sueldos con plata negra del Estado y, en lugar de haberles extendido las licencias 10 años más a los medios por decreto, deberían reformar la ley de radiodifusión para hacer todo más equitativo.

Saludos

Anónimo dijo...

Cuando por un lado, la política aparece contaminada por la currupción en algunos casos, la ineptitud en otros y ambas cosas en la mayoría, pero en el principal medio de conexión entre la gente y el Oficialismo/Oposición ocurre lo mismo, suelen confundirse muchas cosas. Primero, quiero aclarar mi punto de vista sobre un tema clave: la prensa, en general, no intenta debilitar al Gobierno. Y menos que menos lo trata de "desestabilizar". Ojo, creo que esto ocurre con este gobierno y con todos los anteriores desde 1976 (incluida la dictadura) como mínimo. O acaso no pactaron con Menem, o acaso la Alianza no estatizó una deuda del Grupo Clarín (por citar un ejemplo). O acaso algún medio de relevancia no sólo no opinó sino que, algo ya casi imposible, le machacó alguna responsabilidad (con pruebas) a Duhalde durante su presidencia sobre la empresa de pobres que creó en el Conurbano o sus negocios con el Narcotráfico. No, es mejor promocionarle el libro que relata como nos rescató del naufragio. O acaso Clarín, Radio 10, Radio Mitre, Telefé, Canal 13, Canal 9, los distintos medios de mayor difusión (excluyo a La Nación y Perfil, que sí lo atacan muchas veces con razón pero pocas con el fin de beneficiar al pueblo) han nombrado con profundidad, en algún momento, los negocios de los "abogados" Kirchner en la Dictadura, la venta de terrenos fiscales a precios ínfimos en El Calafate a distintos funcionarios K, e inclusive a ellos mismos. Por estas simples razones (deben haber muchas más) creo que porque nosotros veamos tres canales de cable o leyamos dos diarios con "intereses" opuestos al Gobierno, creer que hay una campaña sucia contra ellos desde la prensa me resulta una tesis demasiado pobre de pruebas. Lo increible es que los K se creen tan omnipotentes que no se dan cuenta de que es una boludez no dar notas locales. O tal vez, y aquí viene otro gran inconveniente, alguien piensa que el 10% (y creo ser generoso) de los periodistas que los entrevistaran serían capaces de ponerlos en aprietos con sus audaces cuestionarios??? Si Magdalena, que ya está jugada, tiene una carrera prestigiosa y está en contra de esta gestión, no pudo hacer tambalear a Néstor. El jueves escuché a Ocaña tratando de defender la postura del matrimonio diciendo que ellos prefieren dirigirse directamente hacia el pueblo (sí, ya hasta habla como Cris) y le tiró a Sietecase: "Bueno, pero uds. están hblando conmigo, hablan con otros funcionarios...". Mamita, cuánta sumisión encuentro en "esos funcionarios" hacia el presi y su mujer. Por lo tanto, me gustaría saber cuánta gente en realidad opina que la prensa sí le pone ruedas en el camino a este gobierno. Si es la mayoría, y encima creen que es porque les tocan sus negocios (la extensión de las licencias es un claro ej. de todo lo contrario), creo que le pifiamos jodido en el diagnóstico.

Ah, Diego, respecto a lo último que pusiste en el post, es un problema si yo, despues de todo lo que dije, los voto. O cualquiera que no desconoce estos temas y prefiere hacer la vista gorda. Pero el principal problema es que la mayoría (mas del 50% creo), y si no los invito al Conurbano a los que no conozcan, gracias si sabe hacer el baile del Koala y si tiene un plato de comida en la mesa mientras ve Bailando... como para tener un pensamiento coherente acerca de a quién va a votar en Octubre, ya sea al Oficialismo o a la Oposición. En cualquiera de los casos, habría que ver qué ofrecen cada una de las partes para cambiar este oscuro panorama.

Saludos,

Seba.

Diego F. dijo...

Seba: Después de meditar mucho sobre tu mensaje (al que adhiero en gran parte) me quedé con una duda: ¿qué es el baile del koala? :P
El problema creo yo (está planteado en este post del año pasado) es que si no votás a Kristina y quisieras votar positivamente (nada de anular o de blancos que benefician a las mayorías), las opciones del menú son bastante peores (con la excepción de Carrió a quien a pesar de no coincidir le reconozco que nunca gobernó y por eso le doy el beneficio de la duda).

Saludos

Anónimo dijo...

Diego: El baile del Koala es el movimiento putanesco de Rocío Marengo (me sé el nombre porque cuando no se había operado las gomas ni la cara debutó en TV con Fantino en TyC) en Bailando... Tranquilo que no veo el programa y aún tengo un plato en la mesa para cada comida. Lo vi en el ciclotímico TVR. Respecto a lo que decís, coincido en que la mayoría de las opciones no superan la propuesta oficialista. Pero si no me equivoco, en la elección de Capital (yo soy de Pcia.) vos dijiste estar muy conforme de haber optado por Lozano, algo relativamente superador, lo cual comparto. Cuántas chances reales tenía de ganar: ninguna. Pero aportaste tu voto positivo. Yo soy pienso que el voto en blanco sólo puede ser utilizado en un Ballotage, como lo hubiera hecho si me tocaba optar entre los secuaces que iban detrás de Filmus o el hijo de puta de Macri. Porque en el caso de Octubre, por ejemplo, yo estoy seguro de que al menos a un candidato le voy a encontrar más cosas positivas que negativas (= ya tengo el mío que será motivo de discusión en otro post más adelante seguramente). Que habrá una eliminatoria por descarte, seguro. Pero si yo al menos tengo la oportunidad de conocer hechos de relevancia que no salen a la vista fácilmente (por la manipulación de la información antes mencionada) pues los pondré sobre la mesa, aunque sirva más para tachar gente de la lista que para aportar algo positivo. Con respecto al beneficio de la duda, en este caso a Carrió, me parece más valioso basarse en los antecedentes de cada uno. Vos sabés Diego que de los tres o cuatro candidatos principales podés armar un lindo detalle, ya sea en labor legislativa, ejecutiva, declaraciones, gente que lo/la acompaña, etc. La duda sirve si sirve de disparador para aprender algo nuevo. Después, cualquiera sea la decisión que uno tome vendrá acompañada de un margen de error mayor o menor según la cantidad de cosas que hayamos puesto en la balanza.

Abrazo,

Seba.

Diego F. dijo...

Mirá vos, tarea para el hogar averiguar quién es Marengo (estoy re-out queloparió).
Igual una cosa Seba, en el ballotage el hecho de votar en blanco beneficia diréctamente al que va primero con lo cual te recomendaría que si llegara ese caso pienses dos veces antes de meter el voto blanco. Igual no es lo mismo una elección local que una nacional. Yo creo que un tipo que venga por afuera de las estructuras partidarias tradicionales, y que no reciba el apoyo de las mismas, no va a poder gobernar el país. No nos olvidemos que esto dista mucho de ser una democracia y la mafia te da vuelta como una media si quiere. Es terrible.
Y con respecto a Carrió, si bien reconozco su carrera legislativa no comparto su visión de las cosas en varios temas. Eso además de que no la quiere casi nadie dentro de la política lo cual también debería ser tomado en cuenta a la hora de gobernar. Pero bueno, esto lo iremos viendo a medida que se acerque octubre.

Abrazo.

Anónimo dijo...

Diego: Viendo que coincidimos en el análisis primario al que te dirigías en este post, me digné a analizar el sistema eleccionario actual, que creía conocer a grandes rasgos y gracias al link que marcaste me ayudó a aprender algo tan nuevo para mí como complejo. Ahora, como me considero un oponente al "bipartidismo" y más con estas reglas, antes dejé en claro que lo más factible es que a la hora de una elección, ya sea por cargos ejecutivos como legislativos, encuentre una opción que me represente en algunas cuestiones básicas como para optar por ella. Es por eso que mi voto en blanco, a mi entender válido en el marco legal como moral, lo utilizaría en cuestiones excepcionales, como lo hubiera sido para mí el ballotage porteño. En ese caso, mi voto no favorecía a ninguno de los dos, ninguno hubiera obtenido una banca de más ni algún poder superior sobre la opinión pública. Seguro que a la primera minoría (Macri en este caso) le convenía por estar arriba en la primera vuelta, pero esas son las reglas de la democracia, y aunque no te guste a vos o a mí, eso lo eligió gente con los mismos derechos que uno. Tal vez si todos los que no votamos por ninguno de ellos hubieran optado como yo, la presión hacia el que ganó hubiera sido más grande y de menor consenso que ese increible 60,9 % que sacó MM. Ahora, si los medios y los políticos le quieren hacer creer que ése es el verdadero porcentaje que votó a Macri, como el Oficialismo piensa que el 40% quiso a Filmus/Kirchner, pues el problema es otro. Y seguro que las empresas que controlan los medios, volviendo un poquito al tema del post, también son responsables. O acaso no es cierto que el 30% del padrón no votó a nadie, ni siquiera en 1º vuelta?? Pero si hacemos ver a la gente el disconformismo de la gente ante este sistema (político especialmente y, en consecuencia, electoral), este sistema debe ser modificado. Alguien del poder tiene ganas de hacerlo?? Lo dudo. Porque como vos decís, de esta manera se le hace más fácil a la mafia darte vuelta como una media. Y eso también lo tuve al pensar que decisión hubiera tomado si viviera del otro lado de la Gral. Paz.
Una cosita más: una consecuencia mucho peor para la democracia que votar en blanco o al menos peor de los dos, es que durante el período que abarca de una elección a otra, uno se deje manosear por los elegidos como si no tuviéramos nada que ver ni por hacer.

Buena semana,

Seba.

Diego F. dijo...

Entiendo lo que decís. Lo que quise decir con respecto al voto en blanco es que yo creo -no hice ni conozco ninguna encuesta- que el número de gente que vota en blanco en una elección sería distinto si se divulgara más el hecho de que le dan apoyo al que mas saca. Si a pesar de saberlo se elige votar en blanco quien lo haga está en todísimo su derecho al hacerlo.
Pero vos decís -y comparto- que hay un gran porcentaje que intenta expresar su hartazgo o disconformismo para con un sistema político, pero mucha de esa gente tampoco se toma el tiempo de ponerse al tanto de quién es y qué propone cada uno (y eso, de más está decir, no lo vas a ver en los medios masivos que le faltan el respeto a los partidos chicos constantemente, acá hablaba de eso).
El problema real, creo, es que lamentablemente la idea del "fin de las ideologías" o nacimiento de la 'apolítica' (en el sentido blumbergiano) logró instalarse en el inconsciente colectivo y muchas personas buscan una especie de políticos "asépticos" no para que gobiernen sino que "gestionen". Esto es porque realmente creen que existen personas desideologizadas. Pero bueno, es mucho más complejo el tema y ahora tengo que irme.

Abrazo.

Martín dijo...

Miren, no hay ninguna ley que obligue a un político a hablar con la prensa. Si ese político está en el gobierno, tiene que dar a conocer sus actos, pero para eso está el boletín oficial y los discursos. Los contactos con la prensa, más que una norma escrita son un uso.

Anónimo dijo...

Coincido con el último comentario. Además, qué más que resultados es lo que se espera de la gestión de un gobierno?
Recuerdo al sorete de anillaco yendo a todos los programas periodísticos posibles. Como gobernador, como candidato y como presidente. La tarea periodística más fácil era conseguir una nota con el presidente. Estaba abonado con neustadt y grondona, daba conferencias de prensa mientras jugaba al golf, mientras se disfrazaba de milico y se subía a un tanque y cuando atendía en la casa rosada con camisa del color de las paredes y traje plateado italiano. Quién no se acuerda de las mil caras del sorete? con patillas, sin patillas, con quincho, peinado con gomina, con chomba amarilla en la ferrari, con boina y uniforme de fajina, hinchado por la avispa, con ropa de golf, pasando entre las piernas de jugadores de basquet y haciendo goles ante la inexistente marca de alcahuetes...eso sí, siempre dando notas, antes y después de cada ridícula aparición.

Y de qué sirvió????

La política de medios no es más que parte de una estrategia de gobierno. Los medios lo saben y se atienen a ella si paga bien, como éste sería el caso. Los que se quejan que el presidente no habla son los que no reciben su contraparte en publicidad. Porque, nos guste o no, no existe la prensa independiente mas allá de los blogs como el tuyo, Diego, donde podés decir lo que pensás porque nadie te condiciona económicamente.

Como sociedad generamos líderes de este tipo. Inteligentes pero tilingos, cholulos, chorros y mesiánicos. Que voto en blanco, que me abstengo y todas esas pelotudeces solo conducen a sacar chapa de crítico, gran deporte nacional, y pararse a tirar mierda por todo lo que el gobierno no hace por mí. Entonces aparecen los grandes solucionadores de problemas que se tienen que ir al poco tiempo dejando el país en llamas porque no supieron manejar la pelota.
Quisiera saber, en el hipotético caso que la gorda asumiera como presidente cómo mierda haría para, con honestidad y decencia, hacer mover la producción si Moyano decide cortar las 5 rutas que llegan a la capital reclamando un aumento del 60% en honor al día de la caja de cambios del doble acoplado. O cuando un sistema fiscal destinado a financiar la política decida oponerse a que no se celebre el día de la medialuna para todos los empleados de ATE o UPCN. O que la prensa, la querida prensa, ante una correcta y austera distribución de la pauta oficial entienda que el mudo matrimonio K era mil veces preferible y aparezca el "descontento popular", "los gravísimos problemas institucionales", "la irreversible y endeble situación del campo" y "el flagelo de la inseguridad que no detiene su creciente marcha".
Basta de probar pelotudos en el poder. Ya con De la Rua tuvimos suficiente, no? O queremos volver a ese hermoso período de la alianza plural donde una coalición de izquierda lleva como presidente a un conservador de familia militar?

En un mundo ideal, como donde gobierna Bush, el presidente da conferencias de prensa semanales y debate siempre. Y la prensa independiente apoya guerras y torturas porque "de alguna forma hay que terminar con el terrorismo".

Sinceramente, la profesión del hombre de prensa puede ser muy loable, pero no logro contar 3 periodistas creíbles. Y pensar que un gobierno se mida por si habla o no por la prensa me parece un desacierto.

Saludos

Látigo

Diego F. dijo...

Látigo: si bien comparto muchas de las cosas que decís, yo creo que ante esta coyuntura mundial, la era del conocimiento o "la información", donde se están replanteando los roles de todos, incluso de la sociedad, es absolútamente necesario que el gobierno (cualquier gobierno) responda preguntas del pueblo.

Vos me dirás "y bueno, pero la prensa no es el pueblo", y es si y no, pero segúramente vamos a saber más que si sólo nos limitamos a escuchar los bonitos discursos que surgen desde el atril presidencial.

El problema además es que ni siquiera responden a instituciones como el congreso. El voto no le otorga a nadie el derecho absoluto a hacer lo que se le cante sin rendir cuentas. Y menos en un contexto donde hasta el mismísimo presidente te dice todos los días que estamos en una situación atípica, en "el infierno".

Además este gobierno ya probó que es puro doble discurso, y son varios los ejemplos de peces que mueren por la boca más que por su nado. No pretendo ejercer una campaña desestabilizadora contra Kirchner, pero cuando alguien no quiere responder preguntas que muchos nos hacemos, algo raro hay. En el mejor de los casos hay una soberbia tremenda, pero yo creo que hay más una manipulación de la realidad a través de la desinformación premeditada. O sea, no hablan pero sí les dicen a los medios lo que tienen que decir o insinuar. Y yo no quiero un gobierno así.

Saludos

Anónimo dijo...

Diego, sinceramente no creo que un gobierno sea mejor o peor por su discurso. Entiendo que dadas las graves circunstancias por las que atravesamos en la reciente crisis el pueblo tiene que estar más enfocado en las variables que percibe a diario. Es una cuestión de prioridades.
Como te dije en mi entrada anterior, lo que pueda decir un político a los medios y, específicamente a determinados medios, no deja de ser una estrategia.
De qué serviría que alguno de los K conteste, en una conferencia de prensa que "el caso skanska está en manos de la justicia", que "el gobierno fue quien denunció la valija del venezolano", que "haremos lo imposible para priorizar la educación", que "la prioridad del gobierno es la gente"?.
Vos realmente pensás que una comunicación más abierta cambiaría en algo los resultados de gobierno? No, simplemente le facilitaría el laburo a la prensa, la cual me causa más rechazo que los políticos.

Yo haría lo mismo. Sinceramente prefiero que se me evalúe por mis acciones más que por mis discursos. Ya tuvimos excelentes oradores y grandísimos explicadores de por qué las cosas no se hacen.

La estrategia de "no comunicación" al gobierno, hasta ahora, le viene sirviendo. Cuando ya no sea productiva decidirán presentarse a los medios y dar entrevistas, ni más ni menos que cualquier político en el mundo. Hasta tanto no sea una obligación hacerlo yo no lo reclamo.

Que laburen más y hablen menos. Yo también quisiera que el gobierno de mi país rinda cuentas y explique sinceramente cuáles fueron sus aciertos y sus errores, sus objetivos y como piensa cumplirlos, que denuncie a los corruptos y que premie a los excepcionales, que detalle claramente los principios filosóficos en los cuales basa sus decisiones, que establezca los direccionamientos a futuro y que se explique con lujo de detalles a donde va cada centavo del dinero público.
También me gustaría ganarme la lotería, que salga campeón Racing y pasarme unas vacaciones en Saint Tropez con Monica Bellucci y Kate Moss (para no empalagarme).

Saludos

Látigo

Diego F. dijo...

Látigo: si el gobierno jamás presentó un plan de gobierno, no rinde cuentas al congreso y no habla con la gente más que con discursos sobre los cuales no se puede repreguntar, ¿cómo podemos saber hacia dónde vamos?

Las política comunicacional es mucho más importante de lo que parece, creeme que si no no gastarían lo que gastan año a año en ese rubro y en coimear a los medios. En 1984 hay un ministerio que se encarga entre otras cosas de quitar las palabras que definen ciertas cosas, la idea de eso es que al no haber palabras, esas cosas no existen.

Con 4 ministros (incluyendo al de economía) sospechados de corrupción, los índices estadísticos sobre precios, inflación, pobreza e indigencia cláramente dibujados, manejos espurios que involucran diréctamente al presidente a través de sus decretos, etc.. ¿realmente te parece que una política "no comunicacional" es adecuada? Yo creo que no.
Más que por la información que deberían facilitar, por la actitud soberbia. Vos mismo lo dijiste: si hasta bush y la rata daban entrevistas y conferencias de prensa, ¿por qué estos no? Para mi la respuesta es: la rata y bush se cagan en que lo que la gente piense de sus manejos turbios, Kirchner prefiere ocultarlos y supone que así va a surfear la ola de críticas. Pero te digo algo, esta política tiene la gran contra que no están midiendo estratégicamente de que, cuando baje un poco más la imagen positiva y tengan que salir a hablar, va a saltar todo junto y se le van a ir todos encima por toda la bronca acumulada.

Igual, por suerte, todavía tenemos la posibilidad de ejercer el voto. Y yo por eso no voy a votar a Kristina. Imaginate, si no habla ahora en campaña electoral (acordate que en la anterior campaña no habló con nadie, ni debatió con otros candidatos, ni nada que se le parezca, así de soberbia es) no habla, no opina del gobierno de su marido del cual es parte, no defiende su gestión, ¿qué será de su eventual gobierno?

Saludos

Anónimo dijo...

Y seré curioso, a quién vas a votar y por qué?

Látigo

Diego dijo...

Mirá, todavía no se a quién le daré mi voto, aunque el por qué no voy a votar a Kristina sí lo se: porque estoy harto de tener que votar siempre entre malo y supermalo, porque Kirchner me decepcionó, porque la distribución del ingreso a 4 años sigue prácticamente igual, porque todavía hoy salgo a la calle y veo a familias comer de la basura, porque sigo pagando (sí, soy un boludo) impuestos altísimos para lo que gano, por la corrupción pornográfica que sigue habiendo, porque veo que la impunidad sigue imperando (más allá de algún que otro genocida que fue preso) y porque este gobierno tranzó turbiamente con tipos como Hadad y Magneto. Podría enumerar muchas más razones.
Y ojo, a pesar de todo sigo considerando que este gobierno fue mejor que los que vinieron antes, sin embargo no es consuelo.
Y otra cosa: la oposición mediática (esa que sale en los diarios diariamente pronosticando catástrofes) no es que no me simpatiza sino que me da asco.

En fin, todavía no decidí a quién pero sí a quién no.

Abrazo

Anónimo dijo...

Bueno, me parece muy bien que sepas a quién no vas a votar. También, por lo que suelo leerte se que no votarías a Duhalde a través de Lavagna, al Bull Dog ni a Sobisch. A Carrió? no creo que seas tan delirante como para confiar en que la rosa mística va a guiarnos a buen puerto.

También sabemos que cualquier otro será un voto anecdótico. De esos para decir que no votaste a Cristina ni a la derecha y que en un milagroso rejunte pueden llegar a meter a un diputado trostkista que sigue enroscado en la discusión si el hombre nuevo es un operario musculoso o un campesino con internet.

Recordá bien lo que pasaba antes de Kirchner, te refresco: R. Saa a los gritos, Puerta, Duhalde, De la Rua y el helicóptero, el sorete...de pensarlo me da miedo, sobretodo que la oposición son ellos o aún peores.

Seguí buscando el mundo ideal...yo voy a seguir fantaseando con Mónica Bellucci...

Saludos

Látigo

Diego dijo...

¿Sabés lo que pasa Látigo? Si "cualquier otro voto será anecdótico" es pura y exclusivamente porque las personas que votan piensan que es así. Que sólo pueden en gobernar los mafiosos que gobiernan. Yo te aseguro que no voté hasta ahora a ningún trosko (me parecen igual de cuadrados que cualquier fanático religioso), y tampoco creo que se pueda afirmar tan alegremente que cualquier otro de los 30ypico de partidos que se presentan son "troskos". Eso es una zoncera que debería estar incluida en el manual de zonceras argentinas de Jauretche.

Pensalo bien, pero ¿no te parece que si cada persona supiera quién es y qué propone cada uno de los que se presentan, los resultados serían muy diferentes a los actuales?

Yo voté a Kirchner y no considero un error haberlo hecho en su momento, pero ya está, ya cumplió su tiempo y hoy ante esta coyuntura creo que hay que ir para otro lado. Y te cuento que antes del 2001 yo pensaba lo mismo que doña rosa sobre la política. El tema es que terminé a la fuerza aprendiendo lo que significa poner el voto en la urna y desde ahí me atengo a mis convicciones.

Abrazo y vos quedate con Bellucci, pero yo me quedo Antonópulos.

Anónimo dijo...

Yo entiendo al puesto de presidente de la nación como el primer empleado del pueblo. Y no como frase hecha sino como una circunstancia importantísima a la hora de elegir.
Yo imagino a la sociedad como un conjunto de individualidades que requieren administración de importantes y vitales áreas para su desarrollo y evolución.
Para mí las elecciones son de vital importancia porque los individuos determinan administradores y funcionarios que tendrán a cargo el deber de liderar y, por sobre todas las cosas, CUMPLIR el mandato de sus empleadores.
Ahora bien, dejando cuestiones líricas y filosóficas de lado, la persona que pienso elegir para conducir a la comunidad en la que vivo, pretendo, no que piense como yo sino que sea la que me brinde el mejor resultado ante la tarea encomendada. Cuando me fijo en su curriculum realmente me importa saber qué hizo y cómo y cuáles son las herramientas con las que cuenta para cumplir con el trabajo.
Es hermoso pensar que alguno de los "30ypico de partidos que se presentan" tiene que tener la chance de demostrar que pueden hacer un buen trabajo, pero la vida real indica otras cosas, y para experimentos ya tuvimos bastante. Al menos que vayan adquiriendo experiencia en otros proyectos antes de probar nada menos que con la presidencia de la nación.
Si Juan Perez, honesto, trabajador y de buenas ideas, se presenta por el Partido Especial Libre y Organizado de los Trabajadores Unidos y Defensores del Orden (las siglas en mayúscula), por más que sea la reencarnación misma de Miterrand, si no cuenta con las herramientas, apoyos, capacidad negociadora, recursos y experiencia en gestión de gobierno lo más probable es que claudique ante presiones feroces propias de la alta política y que termine en una debacle que, nuevamente, nos lleve a todos a la ruina.
Comparto con vos el ideal, lo lindo que sería que todos viésemos esa hermosa posibilidad, pero mi experiencia con treinta y largos años me indica lo contrario. En el mundo, en todas sus democracias, la lucha es entre dos opciones, nos guste o no. Laboristas y conservadores, izquierda y derecha, laicos y religiosos, blancos y colorados. Algunos aceptan hasta una tercera posibilidad que normalmente termina o en desastre o asimilándose con el estilo de alguno de los polos.
Yo pretendo que quien gobierne, mi empleado, como prioridad tenga la posibilidad de hacerlo. Luego que lo haga lo más parecido posible a lo que yo haría en base a mis principios y luego, si fuera posible, que no se corrompa.
Y haciendo un análisis similar al tuyo en cuanto a saber a quién NO voy a votar no me quedan muchas alternativas más que Cristina, quien no me gusta, pero quien más se acerca a mi forma de pensar de aquellos que tienen chance de terminar un mandato en este bendito país. Es más, dadas las condiciones imperantes, vos crees que hay muchos más que ella que tengan chances de terminar un mandato?
Analicemos: a) Lavagna (Alianza duhaldista con la UCR que no gobierna) b) L. Murphy (no logró extender su gestión de ministro de economía por más de dos semanas y jamás ejerció, ni estuvo cerca, de un cargo ejecutivo) c) Carrió (no puede mantener funcionarios de su propio partido) d) Sobisch-Menem-Saa (hay que aclarar algo?)
e) el resto (no sabemos quiénes son y estamos a menos de 3 meses. Quiere decir que a tus queridos postulantes de los 30ypico de partidos ni siquiera los conocemos pero les damos la chance de que sean elegidos para gobernar el país)

Saludos cordialísimos

Látigo

Diego F. dijo...

A ver, yo se que mucha gente piensa de esa manera y yo no critico eso, de eso se trata la libertad, del disenso. Vos no podrías asegurar que la mejor opción es el peronismo en un país donde el peronismo viene gobernando desde siempre. Podés estar convencido de que es lo menos peor dentro de lo que concebís que hay, pero no podés impugnar mi criterio a la hora de elegir.

Yo no creo que Cristina sea el mal menor, para mi hay una frase de la ciencia que lo resume cláramente: repetí los mismos pasos, con los mismos ingredientes, y vas a llegar al mismo resultado. Yo no creo que los intendentes mafiosos del conurbano sean la única alternativa, no creo que la mejor manera de bajar la inflación sea escribir un número diferente en un informe. No estoy de acuerdo ideológicamente en llamar "pobre" a un tipo que no puede ni siquiera comer todos los días, y mucho menos en aceptar que "no se puede solucionar en el corto plazo". Si a 4 años de gobernar, con el cuantioso superávit que ostentan, habiéndole pagado al FMI 10,000,000,000 dólares, todavía hay muchas familias que comen de la basura (COMER DE LA BASURA), otras tantas que son invisibles pero que mueren por desnutrición en silencio, y podría seguir enumerando; este gobierno no es lo que yo quiero para mi país.

Ahora, prefiero probar con cualquier otro (ya tuvimos doctores recibidos con honores, doctores que dan clases en Harvard manejando la economía, además de una amplia trayectoria en el gobierno, y se terminaron yendo en helicóptero) que seguir probando con los mismos.

Podés o no estar de acuerdo, así como yo puedo o no estar de acuerdo con tu criterio, pero mi opción (y creo que la tuya también) surge de la buena leche, de que queremos que nos vaya bien a todos. Entonces no tiene mucho sentido que yo te trate de hacer ver las cosas como las veo yo (que sí, mas de una vez me han dicho cosas como "romántico", "idealista" o diréctamente pelotudo) ni que vos me trates de convencer que sólo hay una manera de que las cosas funcionen y es actuando como vos suponés.

Por último, todavía no sabemos quiénes son los otros partidos porque todavía no cerraron las listas. Pero tené en cuenta que si esos partidos no son una opción para la opinión pública en general, tiene que ver con una imagen que se propala desde el poder para asustar a la gente. Y mirá si funciona.

Abrazo.

Anónimo dijo...

Te entiendo y sí, quiero vivir lo mejor posible y de buena leche, como vos decís.
Pero pongámoslo de esta forma: hoy, con las fórmulas y partidos que sabemos se van a presentar, no encontré todavía una opción mejor que la continuidad del actual gobierno. Eso, está de más decir, no significa que crea que son lo mejor que nos podría haber pasado.
Ahora bien, cuando vos tengas tu opción, charlemos y cambiemos pareceres acerca de porqué vos crees que es preferible a lo que yo pretendo. Y vemos punto por punto cara contra cara.
Porque así como estamos vos te ponés en la posición de crítica de lo que se hace o se deja de hacer y concluís que no querés eso. Pero aún no conocés a quien vos suponés que puede hacer algo mejor, por lo tanto me deja a mí sin chances de evaluar la real posibilidad que tiene tu opción de hacer mejor las cosas.
Es como si estuviésemos hablando de "Cristina" versus "la remota posibilidad que alguien haga mejor las cosas".
Y repito, ese alguien tiene, para mí, que tener cara, antecedentes y conocimiento de lo que propone. En el caso de Cristina, por más que no lo diga a ningún medio, yo sé lo que propone: más de lo mismo, y así lo prefiero antes de lo que insinúa la oposición (al menos la oposición conocida).
Estás de acuerdo?

Saludos

Látigo

Diego F. dijo...

Bueno, creo que la diferencia en el concepto de Cristina que tenemos entonces, es que para vos "mas de lo mismo" se mantendría estable y sería lo que fue en estos 4 años. Yo creo que "mas de lo mismo" ahora termina mal.

Con respecto a quién votaré, para que tengas un marco de referencia, en la capital voto yo, y voté a Claudio Lozano. Y te recuerdo (porque vos sos de la tierra del cuartetazo y los mejores embutidos) que acá la cuestión era "Si no votás a Filmus estás tirando tu voto a la basura porque gana Macri". Pero yo no quería poner a kirchner a gobernar la ciudad, entonces busqué una alternativa y es de las pocas veces que estoy contento con haber votado como lo hice, en rigor de la trayectoria y propuestas de Lozano.

Saludos

Anónimo dijo...

Sólo tres cositas:
1- No soy cordobés, soy de Adrogué
2- Mi visión acerca de cualquiera de las alternativas de oposición actuales es que pueden empeorar las cosas, y que, en el peor de los casos prefiero seguir como estoy.
3- En la capital votaste a Lozano por su trayectoria y te lo respeto, tanto como a Lozano. Pero la realidad es que el resultado en la Capital, por muy contento que estés de haber votado a Lozano, es tenebroso.

Pero bueno, no te olvides de comentarme cuando sepas quién es tu candidato a nivel nacional así debatimos las reales posibilidades de uno y otro para mejorar (o no empeorar) las cosas.

Un abrazo,

Látigo

Diego F. dijo...

Lo haré, pero tené presente que ni vos ni yo podremos saber fehacientemente las "reales" posibilidades de uno u otro para mejorar las cosas.

Abrazo.

PD: Estaba convencido de que eras de Córdoba... mi cabeza me está jugando malas pasadas.

Anónimo dijo...

en fin... esto es mafia y no cagadas

Related Posts with Thumbnails