domingo, agosto 05, 2007

Impresionante.



“Si alguien merece el título de libertadores son esta gente. Lo merecen mucho más que los de la Independencia; el dominio español nunca debió ser oprobioso como el de Perón. Se podrá decir que es gente oscura, y un poco ridícula, y chambona, y con un pasado medio peronista, pero lo que no puede negarse es que son libertadores”

¿Saben quién dijo esta frase (entre otras de similar porte)? La respuesta acá. Que tremendo el artículo de Verbitsky. La verdad que si bien sabía del gorilismo de nuestros ilustres escritores, no sabía que era tan acérrimo. Y sorprendentemente esta visión deformada en exceso de la realidad persiste al día de hoy.

Tengamos cuidado y buena memoria, miren como definen en este sitio al gobierno defacto que llegó luego de bombardear la plaza de mayo dejando mas muertos que la guerra de malvinas:

La Revolución Libertadora, ocurrida en 1955, tuvo como propósitos fundamentales: derrocar al tirano Juan Domingo Perón, restablecer la Constitución fundadora de 1853/60 que había sido prácticamente destruida con la reforma de 1949, reparar las injusticias mayores cometidas por el régimen despótico y restablecer el auténtico sistema republicano, llamando a elecciones libres en el más breve tiempo posible con la concurrencia de todos los partidos políticos y la obvia proscripción del “movimiento” peronista.

Este fue el único plan de esta Revolución cívico-militar, que no se hizo para tomar el poder y gobernar a la Argentina, sino para liberarla y restablecer los principios que forjaron e hicieron grande a nuestra Nación.
Tremendo, acá está la versión más objetiva, la que debiéramos tomar en cuenta a la hora de entender la historia (y es realmente importante conocer la historia, si es que no queremos repetirla).

Saludos
D.F.

5 respuestas:

Murdock dijo...

No simpatizo con Perón, pero tampoco con los que lo derrocaron.

Deberías leer, "Borges en Sur" que es un compilado de los artículos de JLB en la famosa revista y que nunca fueron publicados en sus obras completas.
En varios artículos de política exterior y nacional, Borges destila su antiperonismo (tratando de dictador a Perón y desconfiando del 17 de Octubre) y además, su rechazo ante todo tipo de nacionalismo o totalitarismo, como el nazismo o el comunismo.

Jorge Y. de la G. dijo...

Diego: más que cargar las tintas en Borges, creo que la nota de HV sirve para mostrar la mentalidad de toda una clase social que se sintió amenazada por Perón y el peronismo. Esos lugares comunes de odio y desprecio también prendieron en muchísima gente de clase media, más cercana socialmente a la "negrada peronista" que a los "cogotudos" como Borges.

Fijate lo que dijo en esta nota el historiador Lucas Lanusse, sobrino del ex-dictador:

"Era muy común en reuniones familiares escuchar críticas feroces contra Perón, y cuando a mí se me ocurría preguntar qué opinaban de los bombardeos a la Plaza de Mayo en junio de 1955, donde se mataron a cientos de civiles, me decían que eso no tenía mayor importancia, que serían “negritos”, en fin..."

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Esas cosas que tenía Borges, por las cuales ya recibió su castigo, como la no entrega del merecido Nobel.
Creo, de todas maneras, que su magnífica obra supera cualquier opinión política que pudiera emitir, por más repugnante que pudiera sonar.
Quiénes de nosotros no manifestamos alguna pelotudez, de incluso peor calibre, alguna vez.
La obra de Borges no se mancha. Sin duda una de las más grandes plumas del siglo XX, único e irrepetible.

Látigo

Diego F. dijo...

Látigo: una cosa es un tropiezo, un exabrupto. Por lo que narra HV y lo que agrega Jorge, además de lo expuesto en este post, no pareciera ser aquello. Ojo, no estoy atacando su obra, es evidente su talento como escritor; pero como que me hace mucho ruido que un tipo con esa cabeza haya tenido ideas tan equivocadas.

Abrazo

Anónimo dijo...

Son momentos y circunstancias distintas a las de hoy. Nuestra sociedad ha dado mentes brillantes y a su vez contradictorias. Borges una de ellas. Su brillantez era amplia superadora de sus conceptos políticos.
En su época era muy difícil entender qué era el peronismo. Aún hoy lo sigue siendo 33 años después que murió Perón y 55 años después de su derrocamiento. Yo a veces trato de imaginar un intelectual en la Francia de Napoleón y me resulta (con obvias salvedades) un dilema con ciertos paralelismos.
Militares con acercamientos a las clases bajas de la sociedad, ídolos amados, egos insaciables. Conductas revolucionarias por un lado y ultra personalistas por el otro. No era, ni es, tan fácil explicar ciertos fenómenos sociales y muchas veces un artista, que bastante tiene con sus propias contradicciones, ubicado en el medio de esos vaivenes institucionales toma posiciones y dice cosas que hoy son analizadas en contextos que los hacen ver ridículos.
En la obra de Borges se ven estos dilemas. Él mismo reconoce sus dificultades y varía dependiendo su edad y momento.
Te recomiendo un cuento, está en el Libro de Arena, se llama "El Otro". Es muy cortito.
Ahí se encuentra él, de viejo, consigo mismo cuando era adolescente en una circunstancia metafísica donde muchas de sus contradicciones se manifiestan claramente y en una práctica confesión.

Qué se yo, la política es para los mortales como nosotros, cuando un genio incursiona en ella no se comprende. No es su terreno y los mediocres medios siempre se nutrieron de ellas para ridiculizar a quienes debieran proteger de tales mierdas.
Yo me acuerdo, y era chico, el escándalo que se armó cuando Borges dijo no saber quién era Menotti en el mundial '78. Boludeces que vendieron mucho más que él. Cuánto mejor nos hubiera ido que fuese al revés.
Me gustaría saber si HV (a quien respeto, y mucho) leyó a Borges en su obra y no sólo sus declaraciones.
Borges era como el Diego...el más grande en lo suyo y un caso raro en lo de otros.

Saludos

Látigo

Related Posts with Thumbnails