lunes, agosto 13, 2007

El sacrosanto orden del ángulo recto


El martes pasado había sido un martes más, como cualquier otro. Los yuppies se mezclaban entre los turistas y los mendigos de la glamorosa avenida Corrientes. Sin embargo rondando las 3 de la tarde pasó algo que cambió el humor de la turba que se vislumbraba entre la nube de smog invisible que llenaba los pulmones de los que pasaban. De la nada empezó a sonar una banda. Estaban tocando Los Piojos sorpresivamente arriba de un camión, en lo que fue la presentación de su nuevo disco "Civilización". Esta presentación no fue anunciada en ningún lado.

Según el testimonio de varias personas que estuvieron ahí, y esto lo pueden comprobar buscando en internet también los comentarios sobre el episodio, la sorpresa fue muy grande y los que tenían la suerte de tener un celular con cámara registraron el momento como acá pueden ver.

Si bien no cortaron la calle, sino que emprendieron un trayecto al estilo "caravana" entorpeciendo el tránsito, no se podría decir que haya caido mal el mini recital móvil a los testigos presenciales. De hecho hasta se puede ver una turba heterogénea siguiendo a la banda con expresiones de asombro y alegría.

Sin embargo tenemos en este planeta una subespecie del hombre, que tiene una especial fascinación por el orden. Si bien hay infinitas alternativas de orden, esta subespecie es fanática y obsesiva del orden de los ángulos rectos, de la eficiencia, de las filas ordenadas de mayor a menor, de la producción en serie, la sistematización, la rutina, en fin, resumámoslo en que no conciben al mundo por fuera de la picadora de carne del videoclip de "The Wall", de Pink Floyd. En algún momento tenían mucha influencia en la cultura: estaban tan fanatizados con ese órden de la homogeneidad que hasta obligaban a los alumnos de las escuelas a mantener el pelo corto, y a los adultos desbarbados.

Esta subespecie será seguramente reemplazada en algún momento de la historia futura por robots que mantendrán los ángulos rectos de la vida relucientes. Lo que asusta es que todavía tengan espacio en medios de comunicación masivos. Vean esta columna audiovisual para entender el punto de este post.

Yo no quiero vivir en ese mundo que quiere vivir Pompin. No me gustan los ángulos rectos.

Saludos
D.F.

9 respuestas:

Martín dijo...

Pepe está cada vez menos progresista y es cada vez más el adalid de las señoras gordas de Caballito. Es la edad, imagino.

t dijo...

¿Un show de rock al aire libre que ni siquiera corta la calle es "lo público confiscado por lo privado"? ¿Está tan claro qué es lo público y qué es lo privado como para decir eso? ¿Un show gratuito es privado?
¿Se queja este buen hombre de otros shows como éste o incluso de bares que ponen mesas en las calles entorpeciendo el paso de los peatones (no durante un rato sino en forma constante) o de la contaminación visual, auditiva y ambiental que hay en Buenos Aires?
¿No hay cosas un poco más graves que merecerían un comentario? ¿No hay periodistas un poco más coherentes que merecerían el lugar que le dan a Eliaschev?
Ni siquiera se tomó el trabajo de averiguar si se había pedido autorización para hacer eso.
Creo que una de las discusiones que merecerían un espacio que no tienen en los medios es: ¿Qué es y cómo deberíamos cuidar el espacio público?

laguapa dijo...

Ya me caias bien, vengo siguiendo el blog callada porque nunca tengo nada que aportar pero ahora con esta frase y el video de mi banda de cabecera me mataste: "Si bien hay infinitas alternativas de orden, esta subespecie es fanática y obsesiva del orden de los ángulos rectos" Sos un fenomeno, te lo tenia que decir.

Diego F. dijo...

Fenomeno puede ser como en "cambio climático" che. Gracias igual.

Diego F. dijo...

Martín: no insultes a las señoras gordas de caballito che, las señoras gordas malas son las de recoleta, que le ponen veneno a los perros para que no ensucien la plaza. Esto en caballito no pasa :P

T: yo creo que sí hay muchos periodistas no un poco, sino muchísimo mas capacitados para ocupar un espacio así o como el de Majul, el tema es que los dueños de los medios no parecieran tener demasiado interés en poner a gente que ponga en riesgos sus espurios negociados. Y con respecto a cómo deberíamos cuidar el espacio público, yo creo que no es "cuidar" lo que hacen por ejemplo con las plazas, que las cierran de noche "por seguridad".

Saludos

t dijo...

Diego:
En parte me refería a eso de las plazas o a lo de Puerto Madero o a las cámaras que monitorean la actividad de los ciudadanos o a cosas así que hacen (de un modo bastante alarmante) que el espacio público sea cada vez menor, aunque estaría bueno, justamente, discutir qué es el espacio público. Yo creo que medianamente lo sé, pero me es imposible definirlo.

Martín dijo...

Diego, yo dije "Caballito" como podría haber dicho "Recoleta" o "Barrio Norte" o lo que sea. Como nunca viví en Buenos Aires (de hecho, ni siquiera he pasado la noche allá) no puedo saber en qué barrios viven las señoras gordas al estilo de Doña Rosa, cuya "carrera política" osciló desde el apagón organizado por la Alianza a fines de los '90 hasta las marchas de Blumberg, pasando por los cacerolazos por el corralito y la lucha sin cuartel contra la construcción de torres. Si estuvieramos hablando de La Plata -donde nací- o de Pergamino -donde vivo- podría decirlo con más certeza.
Saludos

Anónimo dijo...

Desde que recuerdo, Pepitito siempre osciló entre el ridículo y la lástima. Pregunto, alguna vez dijo o hizo algo digno este pelotudazo?
Si mal no recuerdo saltó a la fama cuando salió a preguntar en los ochenta cuánto medía una garompa y luego lo rajaron, después anduvo mendigando puestos en canales públicos o con Badía y ahora logró acomodarse, desde su eterna postura de víctima perseguida, con fontevecchia para "editorializar" la oposición al gobierno sea cual fuera la situación.

U2 hizo lo mismo en Nueva York, y no me cabe duda que si este tarado hubiera estado allí en ese momento lo habría comentado entre sus amigos como una anécdota histórica de la cual tuvo la suerte de presenciar.

Saludos,

Látigo

Diego F. dijo...

T: Más allá de la definición a la que podamos llegar de "espacio público", lo que estoy seguro es que ninguna será "bien del cual el gobierno de turno puede hacer lo que se le cante el traste".

Martín: taba molestando un poco nomás, sólo quería defender un poco a las señoras gordas de caballito y pegarle a las de recoleta.

Látigo: Si lo hacen los u2 está bien, no son una banda de negros.. bah, sí, de los negros de áfrica, pero esos como que son pintorezcos, como los esclavos de antañó... en cambio los piojos.. ya con ese nombre, fijate que hasta se indignó y le puso "ciudad empiojada" a su rinconcito de esparcimiento de la doctrina del órden. ¡Que sucios que somos! Yo no entiendo por qué no hace esa misma columna cada vez que los de radio 10 reparten las banderitas en puntos clave como cabildo y juramento con chicas muy lindas.

Saludos

Related Posts with Thumbnails