martes, agosto 07, 2007

Aguante la justicia II



Ya habíamos mostrado que es todo un chamuyo eso de que la justicia está saturada y es ineficiente. No se crean que porque esté por prescribir la causa de las coimas en el Senado, porque el Carlo siga estando en libertad al igual que sus secuaces, porque siga sin esclarecerse el secuestro de Luis Gerez, la desaparición de Julio López o el asesinato de Jorge Galván Plaza, y algún que otro ejemplo más, la justicia no funciona en Argentina. Eso es una difamación con la intención de alentar el descreimiento del inmaculado sistema político (hasta llegaron a decir esto último en un mail anónimo de queja por un post de Mundo Perverso).

Estamos tan, pero tan bien, que no sólo tenemos cárceles vacías sino que además la justicia es tan eficiente que sólo queda ocupar los recursos del Estado en juzgar a temibles criminales como esta inescrupulosa mujer. Que bueno que es que hayamos logrado de una vez por todas ser un país "en serio" y sólo nos quede ocuparnos de las tiquismiquis cotidianas.

Brindemos por eso, y un saludo muy grande a los jueces Jorge Rimondi, Alfredo Barbarosch y Gustavo Bruzone por luchar contra los inescrupulosos que, poniendo como excusa argumentos tan ridículos como el hambre (que no existe en Argentina, sólo son vagos que tienen direc tiví y viven como reyes con los 150 pesos que los boludos que pagamos impuestos les damos mes a mes), se la agarran con las pobres cadenas de supermercados.

Que aprendan los que critican a nuestra bendita corporación judicial, acá se respeta hasta el extremo eso de que la justicia es ciega.

Saludos
D.F.

5 respuestas:

Cami dijo...

Muy de acuerdo Diego, la justicia es bien ciega. Ademas una puede robar por hambre pero eso de robar una lata de cera no lo enteindo, ahora las pobres se quieren depilar? es lo que faltaba!

Hacia rato que por falta de tiempo no pasaba por aca y la verdad que te felicito por varios de los posts que me habia perdido.

Ariel dijo...

El título de Perfil con Sobisch diciendo que su hermosa cárcel está vacía porque Nación no le manda presos decería entrar en el próximo libro de Aguinis, "El absurdo encanto de ser reaccionarios".

Peter Wiggins dijo...

Diegote:
Asumo que estás siendo irónico; para alguien que lidia diariamente con el mismo, el sistema de justicia nacional está saturado y es ineficiente; en gran medida en función de intereses espurios de algunos miembros de la corporación judicial y aún más, en función de los intereses de la corporación política.
Elaborando un poco el comment de Cami (que parece que no se depiló nunca -o mas bien, que nunca lustró el piso-, ya que la cera Suiza es para pisos de parquet), ¿porque asumís que la imputada, que parece tiene pisos de parquet y no de tierra, es una persona de bajos recursos?...para mí, atendiendo al botín, su perfil condice más con el de una cleptómana que con una víctima del hambre.
Ariel: más allá de si Sosbich es (como creo que lo es) un reaccionario o no, lo cierto es que no está pidiendo que la Nación le "invente" presos; respecto a los reclusos que Sosbich quiere que pueblen la carcel que levantó la Prov. de Neuquén, calculo que K -o Aníbal F.- no habilita el traspaso para evitar que un "enemigo" pueda andar ventilando logros de su gestión, pero te firmo que para los tumberos que la Nación tiene hacinados ahí cerquita, en condiciones infrahumanas y en un par de edificios matusalénicos donde el frío patagónico se hace sentir fuerte, en este momento mas reaccionario les ha de parecer el capricho del pingüino.
Saludos cordiales,

Diego F. dijo...

Estimado Pedriño: tu detector de ironía está funcionando, así que asumiste bien. Es cierto que podría encuadrar en "cleptomanía", pero convengamos que hay muchos casos como este (como el del muchacho con el alambre para sacar 10 pesos de un teléfono público que está en el primer link, o este de la horma de queso) que llegan a juicio en un sistema judicial saturado (con todo el papelerío y recursos que implica), mientras los casos verdaderamente relevantes quedan flotando en la tierra de nunca jamás.

El problema es que estos casos siguen llegando a juicio cuando hasta un ministro de la corte (que habla desde el sentido común en mi opinión) desaconseja la acción penal en “casos en los que la afectación es mínima y el poder punitivo revelaría una irracionalidad tan manifiesta como indignante”

Saludos rimbombantes

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Related Posts with Thumbnails