martes, julio 10, 2007

Medios y elecciones



Los medios de comunicación y sus manipulaciones son un tema habitual en este blog que ya fue criticado en varios posts por algunos de los que participan en el blog. Sin embargo soy obstinado y quería poner sobre la mesa del debate un interesante estudio realizado por DsD que analiza los principales diarios y su cobertura de las elecciones. Creo que deja asentada una clara relación entre los resultados electorales y los medios de comunicación, con lo cual deberíamos replantearnos el concepto de que los medios masivos son simples "empresas buscando su negocio".

Si entendemos que tienen un poder de influencia notable en la población, tendríamos que debatir si pueden estar en manos de cualquiera (como "yo robo para la corona" Manzano, Hadad, etc), si tiene coherencia que las licencias para operar se otorguen vía decreto presidencial, y si debería haber normas que regulen en algún punto los contenidos (ojo, regular los contenidos no significa censurar sino establecer ciertas pautas y standars)

Aclaro que el seguimiento sólo contempla diarios, que son mucho menos influyentes que otros como la televisión de aire, aunque todos aportan su granito de arena y más cuando actúan en conjunto, como el multimedios Clarín que puede disparar a la vez desde Canal 13, TN, Dario Mitre, Página/12, Clarín, Clarín.com, medios del interior, etc. Entre las conclusiones, voy a rescatar dos que creo son relevantes:

Ganó en ambas elecciones quien obtuvo el mejor tratamiento de parte de la prensa. Esto no significa más menciones, sino más menciones positivas. También está relacionado con otro de los items que indica que ganó quien sumó menos menciones negativas.

Y la otra conclusión es que la cobertura instaló un comicio sin temas de interés para los votantes. Entre otras cosas dice que "(...)cierto periodismo critica a los candidatos por no hablar sobre cuestiones de interés del electorado omitiendo que aunque lo hagan no alcanzan a despertar el interés de los editores de los diarios como para impactar en las primeras planas."

El informe completo pueden leerlo acá.

Saludos
D.F

9 respuestas:

carlos dijo...

Diego, me parece que hay bastante causalidad inversa. Es decir, los diarios tratan mejor al que piensan que va a ganar, para después obtener favores tipo publicidad oficial.

Diego F. dijo...

Carlos: sí, es cierto que hay algo de lo que decís. Sin dudas es una parte del tema. Sin embargo es innegable el poder que tienen los medios a la hora de imponer candidatos e influir sobre el electorado. Por eso digo que es hora de que aunque sea se empiecen a discutir ciertas reglas de juego que hagan que estemos un poco menos a merced de los intereses políticos de los dueños de los medios de comunicación masivos que, casualmente, son o estan muy ligados con políticos.

Saludos

Anónimo dijo...

Es un tema que no tiene, a mi entender, una sola lectura. Por un lado les pedimos a los medios independencia, imparcialidad, objetividad y opiniones calificadas dentro de estándares preestablecidos con los que la sociedad en conjunto se sienta identificada.
Por otro lado, para "bancarse" la independencia requieren de publicidad oficial, porque si no no pueden competir.
Entonces, la independencia es inversamente proporcional a la publicidad oficial que reciben. Hasta el punto que la independencia no es tal ya que se transforma en oposición por despecho. Y a veces por no recibir la dádiva oficialista y para meter presión y conseguir plata oficial para moderar los embates.
Me gustaría pensar lo que debería ser la prensa, pero la realidad que sean empresas multimedios cada vez más poderosas es insoslayable.
El periodismo hoy en día está afirmadísimo como corporación de elite. Los periodistas tienen un deseo ferviente por ser estrellas y terminan siendo alcahuetes de quien sea que los ponga en una vidriera. Es mucho poder el que se adquiere, no sólo económico, y eso es muy tentador.
Fijate cuántos periodistas tan finos en la búsqueda de la perfecta conducta que exigen de personajes públicos actúan de la misma forma con pares. Cuánto hace que Lanata dejó de hablar de Haddad? además de Lanata, qué otro periodista se "anima" a hablar de otros periodistas? Verbitzky y quién más?
Y ojo que no pretendo que hablen de pavadas farandulescas o chismes, me refiero a que hay periodistas que con sus apologías disfrazadas de opinión rayan la delincuencia. Tal el caso de Escribano exigiéndole a un presidente de la nación que haga lo que él diga. Tal el caso de Grondona en sus sofisticados análisis de corte autoritario justificando y operando en favor de gobiernos autoritarios. Ni hablar de Haddad o de Laje o de Feinmann cuyos discursos difamatorios hacia personas comunes que jamás tendrán la oportunidad de defender su honor con la misma intensidad con el que fue mansillad.
O del finado Julio Ramos, conocido en la debacle económica del '86 por haber timbeado en el mercado de cambios y de no pagar lo que debía a cambio de no "incendiar" a sus deudores en ámbito financiero.
Ahora resulta que después de muerto esa rata era un "periodista de ley" casi de la talla de Timerman o Botana.
En fin, sería buena alguna publicación dedicada a hacer periodismo de periodistas, por qué no?
Saludos

Látigo

Anónimo dijo...

Quise decir acreedores y no deudores cuando me referí a Ramos, perdón.

Látigo

Diego F. dijo...

De acuerdo con lo que decís Látigo, sin embargo hay algo que no es correcto: los medios podrían sostenerse con pauta privada, el tema es que es mucho más fácil cambiar pauta oficial por favores del gobierno de turno.

Estaría bueno tener un tipo acá en Argentina que se plante a hablarle así a la elite mediática, mirá acá (hay que saber inglés, pero vale la pena ver como sopapean a la CNN).

Abrazo

t dijo...

Hay, como siempre, demasiados factores que entran en conflicto.
Por un lado, sí, está la publicidad oficial, pero, como dice Diego, los medios pueden sostenerse únicamente con publicidad privada. Sin embargo, un medio como el "diario" Perfil se mantiene, de hecho, sin publicidad oficial, pero le pega y le pega al gobierno sin tener siempre algo claro que decir porque no pone publicidad (de todos modos, hay indicios para pensar que Perfil se mantiene con dinero aportado por alguien con claros intereses políticos, lo que entrañaría que no sólo cuenta con publicidad privada).
Es bastante impactante pensar que ningún medio puede mantenerse únicamente con la venta, que todos necesitan publicidad y que la publicidad privada también pone en juego intereses y define líneas editoriales, notas disfrazadas o de favor, etcétera.
Es llamativo ver los manejos que se hacen en todos los medios (por intereses de quienes los manejan, aunque no se trate de multimedios) y ver cómo agachan la cabeza la mayoría de los periodistas, que siempre saltan cuando hay otro periodista en "peligro".
A eso se suma la falta de interés de muchos periodistas (jóvenes y viejos) por desempeñar bien su profesión (no hablo sólo de periodismo político o de periodismo de investigación).
Lamentablemente, en el periodismo, al igual que en la mayoría de las profesiones, se ven intereses de lo más egoístas, de lo menos profesionales y, si bien es preocupante la existencia de grandes multimedios, los problemas no sólo se ven allí ni se ven únicamente en la patronal.
Además, para no pagar sueldos ni enfrentar en algún momento las indemnizaciones altísimas que se pagan en el periodismo, las redacciones son cada vez más chicas y, en general, la mayoría de las notas, el diseño y demás se "tercerizan".
Hay más inconvenientes, pero me parece que éstos son los principales.
Más allá de todo ello, parece que don Lanata (creo que hace tiempo perdió lo que supo tener) va a sacar un diario.

t dijo...

Acabo de releer el comentario anterior y veo que está bastante mal escrito. Perdón, pero lo escribí apurtado.

Diego F. dijo...

T: Se entiende perfectamente el mensaje, no te preocupes por eso. Tenés un buen punto en lo que señalás de Perfil, sobre su financiamiento (¿qué será del fideicomiso por la superlibertad de prensa del periodismo puro?). Es claro que alguien(es) lo financia(n), sin embargo -y más allá de los conflictos que tiene con sus trabajadores- es un ejemplo claro de que no es necesario ser dependiente de la publicidad oficial, sino que se puede sostener un diario con pauta privada. No tiene sentido la lógica perversa de los grandes medios que supone que un medio para vivir necesita del gobierno. Menos un multimedio. Menos aún uno grande. Menos aún un monopolio.

Y con respecto al diario que lanzaría Lanata, según DsD se llamaría "Crítica".

Saludos!

Lore dijo...

Diego: no dejes de insistir con este tema, esta bueno que alguien ponga la lupa sobre el efecto mediatico que tratan de tapar desde la cumbre del poder.

Related Posts with Thumbnails