miércoles, julio 04, 2007

¿De qué sirve?


Hoy leo en varios matutinos que las reservas del banco central están que explotan. Está bueno ver que se llenen las arcas de verde alegría, sin embargo pareciera ser que el único fin de tanto billete es el hecho de poder decir "miren cuánto billete hay, chupate esta mandarina".

La revista noticias publicó hace un tiempo su "top 15" de las promesas incumplidas de este gobierno, véanlas aquí. Es cierto, son temas importantes (al igual que la "seguridad jurídica" y todo lo que la derecha pseudorepublicana le reclama), pero creo que es momento de que nos preguntemos si no es hora de que se inviertan esos recursos que hoy adornan las bóvedas del banco central para sacar de la exclusión a los millones de argentinos que viven sumergidos en la miseria (¿o somos tan ingenuos de creer que el hecho de que entren divisas significa a la vez que la pobreza cede?).

Yo creo que es un vergüenza que sigan exhibiendo un supuesto superávit cuando el salario mínimo, las jubilaciones y los planes de asistencia social están por debajo de la línea de pobreza; cuando falta inversión en infraestructura (que encima se la chorean con sobreprecios superiores al 100%).

El gobierno que decía gobernar segundo a segundo, luego minuto a minuto y hoy día a día, parecería no poder tomar la ofensiva y generar grandes reformas. Es preocupante esto porque si no se toma la iniciativa en un contexto de bonanza económica como este, menos pasará cuando el crecimiento sea menor.

Es cierto que estos reclamos, como dijo JP Feinmann, se los podemos hacer a Kirchner y ni los pensaríamos estando gobernando Lopez Murphy, Macri, etc... pero también es cierto que 4 años de gobierno deberían ser suficientes en este contexto para poder lograr la estabilidad necesaria como para emprender grandes reformas estructurales como por ejemplo la tan aclamada reforma tributaria, esa de la que desde el gobierno ni siquiera se animan a hablar. Tenemos uno de los sistemas más regresivos del planeta y tenemos reservas récord ¿no será hora de iniciar el cambio (que una vez iniciado lleva años)?

¿Por qué no lo hacen? ¿Porque no quieren? ¿porque no pueden? ¿Porque no los dejan? ¿Qué creen ustedes?

Saludos
D.F.

PD: Pido perdón por la pobre redacción pero no estoy teniendo mucho tiempo para postear.

18 respuestas:

carlos dijo...

No me parece.

Las reservas sirven para evitar crisis (acordate toda la pobreza y aumento de desigualdad que generaron todas las últimas crisis).

También sostienen el tipo de cambio real competitivo, base de la generación de empleo - más de 3 millones en los últimos años - que es lo que permitió bajar la pobreza del 56% al 35%.

Entonces, dejemos las reservas en paz, porque sirven para mucho más que simplemente mostrar platita.

Lo que si comparto es que es hora de una reforma tributaria:

- hay incluir intereses, dividendos y ganancias de capital en la base imponible de ganancias personales

- bajar la tasa de IVA, si no se puede todo, al menos empezar con tasas diferenciales para la canasta básica.

- eximir las ganancias reinvertidas por las empresas

- idealmente ir eliminando el impuesto al cheque

- subir y hacer más progresivos los impuestos a la propiedad

en fin, un sistema más progresivo y que favorezca la inversión.

Anónimo dijo...

Coincido con Carlos. El capital líquido que conforman las reservas no significa que deba utilizarse discrecionalmente en medidas como aumentos de salario o cualquier otra cosa que apunte a solucionar problemas de consumo de la sociedad. Por más que sean problemas estructurales que deban resolverse cuanto antes.
Las reservas son un activo, y el mantenimiento de ese activo es una decisión de política económica. No quiere decir que están ahí para devolvérselas al pueblo en la forma de circulante.
Desde ya que se puede mejorar la situación, pero no necesariamente representa, el que estén, que se deba pegar un manotazo y meter circulante a la calle.
Eso podría producir una serie de otras repercusiones en otras variables que perjudicarían la economía en otros sentidos, como bien mencionó Carlos (el que posteó antes que yo, no el infame Carlos, por favor)
Saludos

Látigo

Anónimo dijo...

Les copio un artículo interesante:

El hipnótico modelo populista
Por Marcos Aguinis
Para LA NACION



Ningún régimen populista ha logrado (o ha querido seriamente) acabar a fondo con la pobreza, estimular una educación abierta ni desmontar el fanatismo. Sus programas no apuntan a un desarrollo sostenido y firme. No le interesan los derechos individuales ni la majestad de las instituciones republicanas. Por el contrario, exageran el asistencialismo mendicante, imponen doctrinas tendenciosas y exaltan diversos tipos de animosidad para conseguir la adhesión de multitudes carenciadas, explotadas, resentidas o enturbiadas por la confusión. Armando Ribas atribuye al socialismo autoritario un método que también yo percibo en los regímenes fascistas o populistas: crear un enemigo externo, un enemigo interno y un enemigo... anterior. Además de poner siempre la culpa afuera, la inyectan contra lo que ocurrió antes para, de esa forma, depredar sin límites.

En la Argentina tenemos ejemplos de sobra. En la actualidad se acusa de todos los males a la década del 90, es decir, el enemigo anterior. En esa década la Alianza sólo gobernó 20 días. El resto de los 90 fue responsabilidad de los peronistas populistas "menemistas". Pero resulta que esos menemistas son los mismos que ahora están amontonados en el poder; que elogiaron, rodearon, apuntalaron y se arrodillaron ante Menem. Es una situación tan grotesca que no habría podido describir ni Ionesco en su teatro del absurdo. Las actuales autoridades pertenecían al mismo partido político, aplaudían todas las decisiones de Menem, lo ayudaron a ser reelegido y le rendían tributo en toda ocasión como impúdicos lacayos. Resulta que ahora se contonean, orondos de ser el modelo opuesto. ¡Vaya magia! ¡O vaya ilusionismo! ¡O vaya caradurez!

El sistema populista no se sustenta en ideas, por eso es pragmático y cambia según los vientos. En sus cúpulas argentinas caben el variable Perón, la feérica mitología de Evita, la criminalidad de López Rega, la portación de apellido de una Isabelita que da lástima, la ensalada facho-bolche de los montoneros, la ineficaz renovación de Cafiero y compañía, las privatizaciones monopólicas de Menem, el caudillismo de Duhalde, los imbatibles sindicatos y el pseudoprogresismo de Kirchner. Todo eso y quizás algunos nuevos productos llamados "superadores" seguirán manteniendo acorralado nuestro país en un mareante festival de mediocridad e irrelevancia (Dios y los argentinos no lo permitan).

El mexicano Enrique Krauze ha descripto con filoso escalpelo los rasgos sobresalientes del modelo populista, a los que añadiremos otros igualmente notables. Asegura Krauze que nunca falta el personalismo, porque el partido o el movimiento se construyen en torno de una figura providencial. Los casos de Getulio Vargas, Perón, Nasser, Chávez, Menem o Kirchner son botones de una innumerable muestra. El líder es un demagogo, porque se acomoda, miente, halaga y desacredita según convenga al crecimiento de su poder. Mencken definió al demagogo como "alguien que dice cosas falsas a gente que considera idiotas". Seduce con actitudes que embelesan, como besar niños, mezclarse con la multitud, abrazar pobres y desconocidos, prometer maravillas. Al mismo tiempo, es duro con aquellos a quienes esa masa manifiesta antipatía, al extremo de prender muchas hogueras de odio.

No hay régimen populista que tolere la absoluta libertad de prensa. Debemos reconocer que en la Argentina el populismo de Menem casi no molestó a la prensa, sino que tuvo la picardía de usar muchos chistes, caricaturas y condenas para revertirlas en su beneficio. Pero no fue el caso de Perón, que expropió un diario, amordazó a otros y privó de la radio a la oposición. En la actualidad, los pseudoprogres han censurado en diversas ocasiones y de diferentes modos a periodistas y medios. De Chávez ni hablar. Evo Morales sigue el mismo camino.

El presupuesto nacional siempre es manipulado con arbitrariedad. Los controles son silenciados o ninguneados. El modelo populista identifica fondos del Estado con fondos del gobierno o -peor aún- fondos de quien tiene el mango del poder. Los usa a discreción para someter opositores, cooptar voluntades y hacerse propaganda. Los venezolanos llaman "regaladera" a los millones de petrodólares que Chávez distribuye arbitrariamente para avanzar en su proyecto narcisista-leninista (Oppenheimer dixit) y convertirse en el monarca del continente. En la Argentina, siguiendo su ejemplo, se violó el artículo 29 de la Constitución para que el jefe de Gabinete haga con el presupuesto todo lo que su patrón quiera, sin control de ningún tipo. Sólo falta jibarizar la Auditoría para que no reste una sola atadura. El populista es un modelo que se ríe de las ingenuas y frágiles limitaciones de la transparencia republicana.

Tampoco faltan las alianzas con la "burguesía nacional" o los "empresarios patrióticos", es decir, aquellos que prefieren coimear funcionarios para obtener privilegios que producir en forma realmente competitiva. Varios empresarios venezolanos ya tienen instaladas sus familias en Miami, pero siguen haciendo pingües arreglos con la casta chavista-militar corrupta encaramada en el gobierno. Aquí, muchos funcionarios progres ahora son socios de grandes empresas o reciben interesantes peajes. Por algo el imaginario de la calle los llama "teléfono celular": hay que poner el 15 antes de seguir adelante. Y quienes logran juntar un dinerito lo mandan afuera, a países más seguros, por las dudas.

El modelo populista no se priva de atizar el odio, como dijimos antes. Perón contra la oligarquía y los contreras; Evo Morales contra los blancos; Chávez contra los ricos (que no los incluyen a él y sus leales); Kirchner contra los 90 (que tampoco los incluyen a él y sus leales). Pero debo corregirme: a menudo los enemigos de afuera, de adentro y de atrás son varios, con lo cual es más fácil provocar una cadena de iracundia catártica, antidemocrática y regresiva. Desde el atril de la Casa Rosada, por ejemplo, este modelo de "crecimiento" y felicidad populista, mal llamado progre, ha lanzado metralla gruesa contra empresarios, militares, sacerdotes, periodistas y opositores de hoy, ayer y antes de ayer. Como si fuera poco, "no pudo prohibir" que Chávez viniese a ladrar desde Buenos Aires contra Estados Unidos, Uruguay, Brasil, la OEA y todo lo que pretenda poner algún freno a sus arengas deslenguadas de papagayo matón.

También pertenece a este modelo su desdén hacia el orden legal. Igual que en las monarquías absolutistas -y como asimismo nos enseñaron los caudillos "dueños de vidas y haciendas"-, la ley es apenas un traje que se ajusta a gusto y medida. ¿No cambió Menem la Constitución para hacerse reelegir? ¿No convocó Chávez a una Constituyente apenas asumió? ¿No hizo lo mismo Evo Morales? ¿No los imita Correa en Ecuador? ¿No se han demorado, burlado y distorsionado disposiciones de la reforma constitucional de 1994 en la Argentina, con la manipulación del Consejo de la Magistratura, el otorgamiento de superpoderes al Ejecutivo y la lluvia de los decretos de necesidad y urgencia, cuando ni siquiera hay urgencia ni necesidad, sino el propósito de impedir que se ventilen algunas cosas?

Por supuesto que el modelo populista no se resigna a la alternancia, sino que quiere quedarse atornillado al trono. Reelección ilimitada o presidencia vitalicia, quizás incluso hereditaria, como en Siria. Algunos lo expresan sin sonrojo. Pero en la Argentina ni un adivino hubiese podido concebir que esa eternidad en el trono podría ejercerse mediante una secuencia conyugal que burle para siempre los principios de la democracia (recurso iniciado en Santiago del Estero y ahora a punto de convertirse en nacional).

A todas esas características no les falta el cultivo de la utopía. Es decir, la promesa de que se avanza hacia un futuro espléndido. Es un espejismo que se machaca con tenacidad, lo mismo que echarles la culpa a otros y al pasado para encubrir la ineficiencia de la gestión actual y tapar los síntomas del deterioro. La hipnosis de repetir que se han logrado resultados brillantes con este modelo populista, y que serán aún mejores, no deja de aturdir y convencer. Mientras, nos resignamos a la mediocridad de seguir navegando sin rumbo.

Lo cierto es que el culto de la personalidad -en torno de la cual se construye casi todo-, la ausencia de controles republicanos, la inestabilidad jurídica, la falta de visión estratégica, la creciente crispación del odio y el objetivo excluyente de mantenerse en el poder a toda costa sabotean el progreso real. Con semejante clima no se pueden esperar inversiones genuinas y caudalosas ni se puede esperar que los argentinos regresen los miles de millones de dólares enviados al exterior por desconfianza en la enclenque ley argentina. Ni siquiera se aclara por dónde andan los millones que el Presidente envió afuera cuando gobernaba Santa Cruz y que afirma, con un misterio propio de las novelas de suspenso, que ya volvieron, pero no sabe qué se hace con ellos.

El modelo socialista democrático (no populista) de Chile, Brasil y Uruguay -para sólo citar nuestros vecinos- está libre de todas las pústulas mencionadas a lo largo de esta columna. No practican la hipnosis del personalismo, no manipulan los medios de comunicación, no usan de forma arbitraria el presupuesto, no alientan el odio, no desprecian el orden legal, no agrietan la estabilidad jurídica, no temen la alternancia, no descalifican a la oposición, no espantan las inversiones caudalosas sino que las reciben con buenos contratos, se abren al comercio mundial, no distorsionan los índices para engañar a la ciudadanía y hasta cuidan el lenguaje. Por eso crecen más rápido, son previsibles y más confiables. Por eso nos van empujando hacia el extremo caudal del continente y del mundo, pese a las potencialidades que seguimos manteniendo inactivas por culpa de este modelo populista que hipnotiza, embrutece y esclerosa.



Link corto: http://www.lanacion.com.ar/917448

Anónimo dijo...

Tres cosas:
1) Hace falta postear un artículo entero de La Nazión en este blog?
2) Marcos Aguinis después de ser funcionario de la Alianza todavía le da la cara para opinar de política?
3) No sería mejor un comentario propio y que tenga que ver con lo que se habla?

Látigo

Jorge Y. de la G. dijo...

A mí lo de Aguinis me parece interesante como ejemplo de la vacía cháchara seudorrepublicana tan de moda en estos tiempos, una ensalada de prejuicios y obviedades digna de la más ramplona colonización pedagógica. Si Jauretche viviera, lo nombraría en primer lugar entre los nuevos profetas del odio. Recomiendo post de Artemio al respecto.

http://rambletamble.blogspot.com/2007/07/test.html

Igual no se puede negar que el tipo es coherente con sus simpatías, que suele exhibir asistiendo a reuniones de la Comisión de Afirmación de la Revolución Libertadora. Lo que no parece muy republicano es que cobre una jubilación de privilegio:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-7507-2003-04-24.html

Un abrazo Diego.

Diego F. dijo...

Tengo poco tiempo para contestar pero quería decir un par de cosas.

A Látigo y Carlos: Si se usaron 10,000,000,000 dolares de reservas para pagarle a un ente usurero como el FMI, y de un saque, no entiendo por qué no se puede invertir una suma similar bajo la misma metodología para apalear la TREMENDA crisis social heredada.
O sea, si son tan necesarias para evitar crisis (que no lo discuto) pero se puede correr el riesgo para pagar deuda, también se tiene que poder correr el riesgo para resolver problemas mas importantes y urgentes como los descriptos (y muchos omitidos, como los millones que no llegan a ingerir lo mínimo indispensable para el correcto y pleno desarrollo físico y mental) en el post.

Otra cosa que quería pedir es que por favor no se abusen de la no censura en el blog, si les gusta tanto un artículo de un diario, pueden poner un link y listo. Igual agradezco los comments.

Jorge: tremendo, la verdad que no lo sabía. Pero no jodamos, llamar "republicano" a los pseudopuristas de la república, es desmerecer el término. Al final parece que sólo los que fundieron el país (y carrió, a quien no incluyo) pueden ser republicanos, y todo lo demás es un (inserte aquí término despectivo como por ej populista, demagogo, etc etc). Si Lopez Murphy es republicano yo soy julio lópez y la puta que lo parió.

Abrazo.

Diego F. dijo...

PD: Cuando hablo en el post sobre gastar reservas, tengan en cuenta que no hablo de usar todas las reservas, sólo una parte y luego seguir recuperándola, al igual que se hizo con el FMI y no pasó absolutamente nada.

Abrazo.

Jorge Y. de la G. dijo...

Diego: yendo a tu post en sí, yo también me pregunto ¿de qué sirve seguir acumulando tantas reservas? Pero creo que el comentario de Carlos y el siguiente de Látigo están bastante acertados. Hay otro detalle y es que los fondos buitres y los abogados de los que no entraron en la renegociación de la deuda están al acecho de cualquier uso que se quiera hacer de las reservas, ya que mientras estén guardadas en el BCRA son inembargables. Ante cualquier movimiento pueden llover los pedidos de embargo. Me parece más viable encarar una política de redistribución del ingreso por el lado de una reforma tributaria como la que plantea Carlos, junto con programas universales de lucha contra la pobreza y la exclusión. Pero por lo visto no hay (hasta ahora) voluntad política de hacerla.

Otro abrazo.

Diego F. dijo...

Jorge: sí, de hecho siempre planteo una reforma tributaria, creo que es urgente (al igual que la reforma política y judicial). Sin embargo mi punto es: ¿Por qué pagar 10 mil millones de dolares al FMI no es un riesgo y destinar la mitad a pagar la deuda interna sí?

Abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

Buena pregunta Diego, y creo que en su momento se habló del tema. Voy a hurgar en los diarios de los días del pago al FMI a ver qué encuentro.

Otro abrazo.

Peter Wiggins dijo...

Estimado Diego: arriesgo una respuesta a tu pregunta:
¿Por qué pagar 10 mil millones de dolares al FMI no es un riesgo y destinar la mitad a pagar la deuda interna sí?.
Yo creo que la política que siguió el gobierno responde a una clara percepción de la ecuación riesgo-resultado.
Si bien es un riesgo pagarle 10 millardos de un saque al FMI, y más aún cuando dicho pago implicó renunciar a tener esa deuda con las tasas mas bajas del mercado mundial, para pasar a cubrir luego el buraco en las reservas que generó dicho pago con déficit cuasi-fiscal o tomando deuda con Venezuela (que no sé si será usurera pero nos cobra tasas mas altas que el FMI), por otro lado te despeja el riesgo que significa tener a los auditores del Fondo, no ya dictándote políticas económicas -a las que le das bola si querés-, si no simplemente auditándote las cuentas con un poquito más de rigurosidad que el INDEC intervenido.
Por otro lado, estimo que para K y su pandilla, si implicaría un riesgo desprenderse de una tarasca que tienen bien a mano a los solos efectos de paliar la "deuda social", que estimo -atendiendo a la conducta que han mostrado en los últimos 14 años a nivel provincial y nacional-, y más allá de lo discursivo, les chupa bien un huevo.
Saludo cordial,

Diego F. dijo...

Prof. Peter Wiggins: si bien tengo varias objeciones en cuanto a su mensaje (en las cuales no tiene mucho sentido ahondar en este post), tengo que coincidir con su afirmación sobre qué parte de la anatomía humana le chupa a la dupla presidencial la deuda interna. Pero hay que admitirlo: el señor tiene muy presente a Maquiavelo.

Saludos

Peter Wiggins dijo...

Diego: mas que como un buen discípulo de Maquiavelo yo calificaría a K de "psicópata pragmático", tal como me lo describió un muchacho de Río Gallegos que después de varios años de militancia lo conoce bastante bien.
Saludos

Anónimo dijo...

Lo que está muy bueno es que se discuta la psicología del presidente. Maquiavélico, psicópata...yo quisiera saber cuáles son, realmente, las alternativas de mejora a este gobierno.
A ver, vamos a suponer un, hasta hoy improbable, escenario de segunda vuelta.
Las alternativas a la señora K serían:
a) La UCR con Lavagna
b) López Murphy con el PRO
c) Carrió
d) La flamante unión del PJ disidente, a saber, Menem, R. Saá, Sobisch, Puerta y otras alimañas circundantes.

Bien, de ganar alguno de los cuatro sería en segunda vuelta por lo que muy probablemente el kirchnerismo y la mayoría del justicialismo obtendría mayoría en las dos cámaras y más de las 2/3 partes de los gobernadores del país.
De ganar alguno de los primeros 3 tendríamos, nuevamente, la suerte de ser conducidos por un radical. En el primer caso el partido mismo y en los otros dos radicales conversos a vaya a saber uno qué.
Y si ganara el cuarto me da un miedito que me erizo de solo pensarlo.
En fin, continuemos con el maravilloso escenario posible.
Presidente con cámaras, sindicatos, gobernadores y el partido justicialista como oposición.
Organizaciones piqueteras descontroladas por el lógico cambio en la administración de los planes sociales.
En el caso a) el intento de la continuidad del modelo económico pero con una política "sana" menos corrupta y con el obligado recurso al duhaldismo para poder frenar un poquito los embates por derecha, centro e izquierda. Sumémosle a eso a nuestros eternos Moreau, Stubrin, Aguinis, Jesus Rodriguez y otros viejos conocidos con los que contribuirá el partido.
En el caso que gane la opción b) seguramente quiera cambiar el modelo que intentó imponer en su momento y que fracasó en 15 días. Por qué sería distinto en este caso? no lo sé. Pero bueno. Esto probablemente terminaría con una excelente explicación republicana de por qué no se puede gobernar este país y muy posiblemente la culpa sea de cualquiera menos de LM. Hay muchos para culpar porque exceptuando a Macri (?) va a tener a el resto del espectro político en contra. Y hay que tener a esos nenes en contra.
En el caso c) podríamos estar muy tranquilos con otra radical con cero experiencia en gestión ejecutiva por la sencilla razón que la señora habla con Dios y El seguramente le sabrá decir lo que tiene que hacer.
Y no creo que merezca ni siquiera contemplar la posibilidad de que la opción ganadora sea la d), no es cierto?
En síntesis, por más que sigamos discutiendo la psicología del presidente, si se desabrocha el saco cruzado, si desplantó a HP o si es vizco, alguien ve alguna otra salida?

Atentos saludos

Látigo

Diego F. dijo...

Bueno, quizás no caiga bien lo que voy a decir, pero si la cosa sigue así y no se permite la proliferación de alternativas más sanas, probablemente la opción sea la resistencia civil al mejor estilo 2001. El "modelo" tal y como está planteado hoy no creo que resista más de un mandato más. Imaginate si las opciones siguen siendo las mismas.. eventualmente K perderá poder y ganará un "macri". Y ahí, sin reformas profundas, con la prolongación de este estadío, es cuando todo volverá a estallar. Uy, ya me parezco a Carrió con las predicciones apocalípticas, pero no creo que sean tan descabelladas.

Saludos atentos y rimbombantes

Diego F. dijo...

Hoy Alfredo Zaiat en Página/12 incluyó el tema del pago al FMI con reservas en la lista de temores introducidos por "la economía del miedo". Aquí la cita.

Anónimo dijo...

Quien debe "permitir" la proliferación de alternativas mas sanas?
Por que no le podemos achacar al oficialismo, cualquiera sea éste, que la oposición no tiene alternativas sanas.
A lo que voy, ayer estaba viendo el aquelarre en san luis y realmente mete miedo la posibilidad que esos forajidos tengan algún cargo público.
No compartís solo con Carrió las predicciones apocalípticas, ayer Carlos dijo que vamos encaminados al desastre con este gobierno tan corrupto. Tengo miedo, nene!!! diría Apo.

Látigo

Diego F. dijo...

Látigo: "Quien debe "permitir" la proliferación de alternativas mas sanas?" Yo creo que la respuesta cláramente es "nosotros" y la manera es votando a otros entre otras cosas. Pero para que eso pase, para que todos podamos tener la libertad de elección, todos tenemos que tener la panza llena y acceso a la educación... entonces es el cuento de la buena pipa, ¿por donde se empieza? sería una buena pregunta. Pero a falta de respuesta, una buena sería "por donde sea, pero empecemos".

Saludos

PD: Con respecto al tren fantasma, fijate que el último post habla de eso.

Related Posts with Thumbnails