jueves, junio 01, 2006

Cecilia, Ceci, Cechi, Chechu...

Como es sabido, la derecha reaccionaria en la argentina, no tiene voces legítimas que puedan hablar públicamente en defensa de sus ideas. Sólo criminales; algunos condenados, otros impunes. Pero no es el caso de Ceci, ya que no tiene prontuario.
Pando encabezó el 21 de diciembre una marcha por la liberación de lo que ella considera "presos políticos". Término absolutamente ambiguo si los hay. Si tomamos como definición de preso político "persona física presa por tener ideas contrarias a la del gobierno en ejercicio", los presos a los que se refiere serían efectívamente políticos. La cuestión de fondo en realidad es que los presos que defiende Ceci no sólo se oponen al gobierno en ejercicio, sino que además cometieron crímenes de lesa humanidad.

Pero quizás esté demasiado trillada la frase "crímenes de lesa humanidad", y por eso quiero remarcar que cuando hablamos de ellos, estamos hablando de crímenes tales como torturas, asesinatos, apropiación de bebés o saqueo de las pertenencias de las víctimas secuestradas ilegítimamente y sus familias para luego venderlas. Ni voy a tocar el hecho de que, para cometer dichos crímenes, utilizaron como medio al estado que usurparon con sus armas.

Una persona que secuestra, tortura a una embarazada, espera que nazca el bebé y se lo apropia para dárselo a otra familia luego de matar a la madre, bajo ninguna circunstancia podría considerarse un "preso político". Quien no esté de acuerdo con esta afirmación es libre de hacer su descargo argumental en los comentarios de este artículo.

Volvamos a Cecilia.
No sólo encabezó la marcha en defensa de los represores que cometieron crímenes de lesa humanidad; Ceci salió a la luz mediática cuando envió una carta al diario la nación, en la cual defendía al obispo castrense Baseotto, a quien el gobierno de Kirchner le retiró su cargo de subsecretario, el sueldo y el aval luego que el susodicho hubiera enviado una carta pública dirigida al ministro de salud Ginés González García en la cual se destacaba un párrafo. Decía: "La multiplicación de los abortos que usted propicia con fármacos conocidos como abortivos es apología del delito de homicidio... Cuando usted repartió públicamente profilácticos a los jóvenes, recordaba el texto del Evangelio donde nuestro Señor afirma que ´los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar´".
¡Que pedazo de memoria la de este obispo! Justo cuando escucha que se reparten anticonceptivos se le viene a la cabeza que hay que matar al ministro, tirándolo al mar con una piedra al cuello. Y justo en un país en donde se alfombró el rio de la plata con seres humanos tal cual la cita del obispo.

En la primera carta que envió Cecilia al matutino, nos cuenta que "El Santo Padre, el Vicario de Cristo en la tierra lo ha constituido en Obispo de las Fuerzas Armadas y no existe ningún decreto o papeleta firmada por un determinado presidente que pueda privar a Monseñor Baseotto del derecho y deber de ejercer su ministerio sobre el rebaño que Nuestro Señor Jesucristo, en la persona de Juan Pablo II, le ha encomendado".
Claro, para personas como Cecilia, un decreto o ley son equivalentes a una papeleta, ya que en la única ley en la que cree, es en la de dios. Esto es realmente un problema en este caso, porque por un lado el "santo padre, el vicario de cristo en la tierra" nombra obispo a Baseotto pero por otro lado Baseotto amenaza de muerte al ministro de salud públicamente, lo cual amerita según las leyes del hombre, un castigo o represalia. Esto, sin siquiera mencionar las acusaciones que pesan sobre el obispo referentes a integrar una red de venta de recién nacidos en la ciudad de añatuya.

En la carta enviada por Cecilia en defensa del obispo, le dice al presidente: "Usted no es nadie... sí, lo repito nuevamente... usted no es nadie (aunque esto pueda golpear su evidente complejo de inferioridad) para remover a un digno sucesor de los apóstoles." También lo ningunea cuando dice "Si su corta inteligencia o su entorno no le permiten tener una mirada más amplia y profunda, le pido que al menos apele a la tradicional viveza criolla..".
Esta carta, llevó al jefe del Ejército a pasar a retiro al mayor Rafael Mercado, esposo de Cecilia.
Todo este episodio, la llevo a pulular por los canales de televisión, radios y matutinos. Es columnista de un sitio íntimamente ligado a los servicios de inteligencia (seprin.com) y de hecho, hasta estuvo a punto de ser candidata a diputada por el menemismo.

No conforme con esparcir su resentimiento cada vez que le acercan un micrófono, se infiltró en el acto realizado en homenaje a la mujer en su día.
Cuando Kirchner decía en su discurso que las mujeres "tienen un pensamiento absolutamente independiente, dicen lo que piensan, discuten", Cecilia se paró y gritando expresó "espontáneamente" que "Yo no puedo decir lo que pienso porque cuando lo hice mi marido se quedó sin trabajo. Me dejaron en la calle con siete hijos."
Si se está preguntando cómo es que pudo infiltrarse a un acto en el cual no estaba invitada, la respuesta viene de la mano del PAUFE, el partido de Luis Abelardo Patti, torturador confeso.
Cecilia evidentemente mintió cuando dijo que la dejaron en la calle con siete hijos, ya que estaba en la lista de invitados al acto por trabajar como asesora de la diputada Nélida Mansur. Me pregunto cuáles serán los requisitos para ser asesor de los diputados del PAUFE ya que lo único que se conoce públicamente de la chechu, es su constante defensa de diversos criminales. De este episodio, cabe rescatar que al finalizar el acto, una dirigente se acercó a la chechu y le dijo: "Si nosotras hubiéramos hecho esto que vos hiciste en otra época, seguramente no hubiésemos salido con vida de acá".

La chechu volvió al activismo para defender a su jefe, Patti, de la impugnación que impidió que asumiera su banca como diputado por la provincia de Buenos Aires.

Evidentemente la chechu, no conforme con la repercusión que obtuvo gracias sus anteriores episodios, el 24 de mayo, reunió a unos cuantos militares (algunos en actividad, otros retirados mas familiares y amigos) para "reivindicar a los muertos por la subversión". En dicho "homenaje", agredieron al cronista de América, Marcelo López, cuando las cámaras registraban a los oficiales uniformados que se querían escapar. Entre los gritos se escucharon frases como "¡volá, periodista zurdo, chupamedia de Kirchner!" "¡Andá a ver al desprolijo tuerto, apátrida!" o “Le metería una bomba yo”.
Este episodio derivó en el arresto de 6 de los militares en actividad que participaron del acto. Mientras tanto, se sigue investigando si participaron mas militares en actividad ya que segun el reglamento castrense ningún personal que posea estado militar puede concurrir de uniforme a un acto de naturaleza política.

La chechu se indignó ante la reacción del ejército, y por esta razón fue al acto del día del ejército en donde habló el presidente.
Cuando Kirchner se refirió al acto del día 24, criticándolo, Cecilia interrumpió a los gritos, buscando llamar la atención (cosa que logró).
En ese acto, Kirchner expresó que como presidente no les tiene miedo a estos sectores, y recordó que en el acto del 24 lo amenazaron públicamente.

Resumiendo podemos ver que la chechu es una revolucionaria que lucha por sus convicciones asiduamente. Su lucha hasta ahora fue defender a los "presos políticos", criticar al gobierno en su política de derechos humanos, defender a Baseotto, defender al torturador Patti (ademas de trabajar para su partido) y organizar actos de reivindicación del terrorismo de estado. Esto sumado a las interrupciónes en los actos oficiales, convierten a la chechu en una gran revolucionaria contemporanea.. pero a no confundirla con el "Che" Guevara, esta es la "Chechu" Pando.

Saludos.

D.F.

PD: Agrego a esto un informe de tvr sobre el tema:



2 respuestas:

thecucu dijo...

A mi me fascina el carnavalito que tiene en la cabeza. Se le pegaron todos los caramelos en el frasco.

Menciona al "Santo Padre" (de ella, no mío), y luego habla de un "evidente complejo de inferioridad". ¿Cosa fai? Freud se revuelca en la tumba, y desde acá se escuchan chocar los huesos.

La Chechu es la versión femenina de la canción de "Los Twist":
En el '61 ya me habian violado (mis doce tios)
y desde entonces ya no supe mas que hacer (que vas a hacer)

A los dieciséis años ya era un hippie (comunista)
pero me detuvieron y entonces me hice (fascista)

No estaba satisfecho, por eso probé (la droga)
pero no me alcanzaba porque yo queria (mas droga)

Todo eso fue muy poco, entonces intente (con Cristo)
me hice musulman, armenio y judio (Rabino)

Ya estaba en la miseria y a la fuerza me hice (cabecita)
conoci gente malvada y termine siendo (un tirabombas)

Con esta si, con esta no (la solución)
con esta si, con esta no (a mi problema)
con esta si, con esta no (la tenia)
con esta si, con esta no (la policia)

Y ahora soy un sargento primero
de la escuela Juan Vucetich
soy feliz y vivo sin problemas
imitenme!!


Talllllllll cualllllllllll....
saludos

Diego F. dijo...

Jajaja Cucu, muy a lugar.

Saludos

Related Posts with Thumbnails