miércoles, mayo 04, 2005

Día del trabajo.

Es el día del trabajo.
Creo que muchos trabajadores disfrutan del feriado, creyendo que el mundo les da un día en honor al esfuerzo dedicado día a día anónimamente y en pos del progreso del mundo.
Por lo menos así lo ve mucha gente, que felicita a otros por el día del trabajo.

Pero ¿por qué se festeja?
A casi fines del siglo 19, la industria estaba avanzando velozmente, empleando cada vez a mas y mas hombres y mujeres. Este boom industrial, logró que las empresas ganen mucho dinero a costas de la explotación de la mano de obra (los trabajadores).
Se exigía a los obreros a trabajar 12 y hasta 14 horas diarias, durante 6 días a la semana, incluyendo niños y mujeres, en tareas pesadas y ambientes insalubres.

Esto trajo una horda de enfrentamientos y luchas, que derivó en la creación de sindicatos, que tenían como fin defender los derechos del trabajador y lograr mejoras en la calidad del trabajo.
En Chicago, el 1 de mayo de 1886, los sindicatos decidieron que obligarían al sector patronal estadounidense a respetar una jornada laboral digna, una de ocho horas. ¿Como lo harían? Con huelgas.

Un trabajador mecánico, llamado Ira Steward luchó incansablemente hasta que en 1868 el Presidente de EEUU, Andrew Johnson, promulgó la ley Ingersoll, ley que establecía las 8 horas de trabajo diarias.
Como suele pasar en situaciones como estas -el peso de los poderosos en contra- la ley no se cumplió, lo cual motivó la lucha por su cumplimiento por parte de las organizaciones laborales y sindicales.

Se crea en 1881 la Federación Americana de Trabajo (AFL), que en su segundo congreso, en 1882, presentó una declaración en la que fundamentaban la exigencia de la jornada laboral de 8 horas que se extendiera el beneficio de las ocho horas a todos los trabajadores, sin distinción de oficio, sexo o edad:

"Como re- presentantes de los trabajadores organizados, declaramos que la jornada de trabajo de ocho horas permitirá dar más trabajo por salarios aumentados. Declaramos que permitirá la posesión y el goce de más bienes por aquellos que los crean. Esta ley aligerará el problema social, dando trabajo a los desocupados. Disminuirá el poder del rico sobre el pobre, no porque el rico se empobrezca, sino porque el pobre se enriquecerá. Creará las condiciones necesarias para la educación y mejoramiento intelectual de las masas. Disminuirá el crimen y el alcoholismo... Aumentarán las necesidades, alentará la ambición y disminuirá la negligencia de los obreros. Estimulará la producción y aumentará el consumo de bienes por las masas. Hará necesario el empleo cada vez mayor de máquinas para economizar la fuerza de trabajo... Disminuirá la pobreza y aumentará el bienestar de todos los asalariados".

El 1ro de mayo de 1886 el lema era "A partir de hoy, sólo ocho horas diarias; ni una más".
Como los patrones lo rechazaron, los obreros (que eran alrededor de 400,000 organizados), paralizaron el país, con mas de 5000 (CINCO MIL) huelgas en distintas fábricas a lo largo y ancho de su territorio.

Un diario de Chicago (Chicago Tribune) publicó por aquel entonces "el plomo es la mejor alimentación de los huelguistas" (casi casi al mejor estilo infobae) y pedía prisión y trabajos forzados como "la única solucion posible a la cuestion social".
Hay que tener en cuenta que en esa epoca, en EEUU, la policía era utilizada como si fuera "una fuerza privada al servicio de los patronos" segun varios historiadores. Era común ver enfrentamientos entre trabajadores y policías.

Luego de 2 meses de agitaciones, con patrones y hasta rompehuelgas (matones contratados para dispersar a la gente), en la fábrica de maquinaria agrícola McCormik el 1 de mayo fue violento. Al día siguiente se juntaron 50,000 manifestantes e intervino la policía para dispersarlos. Dos días despues, el 4 de mayo, se congregaron otra vez los obreros frente a la fábrica McCormik.
Esta manifestacion fue rechazada y hubo además de los numerosos heridos, 6 muertos.

Ese mismo día, se realizó un acto en la plaza Haymarket, donde los dirigentes sindicales mas destacados hablaron. Cuando se supo de los muertos en la fábrica, los dirigentes lo anunciaron, la gente se inquieto y, en pleno acto, la policía dispersó a los asistentes. La represion estaba en marcha cuando de repente explotó una bomba cerca de las fuerzas policiales, causando la muerte de 6 policías. Como era de esperarse, la policía reaccionó aún peor, y atacaron despiadadamente a los manifestantes, con un saldo de 38 muertos y 115 heridos.

Lo peor, es que luego de estos incidentes, algunos de los dirigentes sindicales, fueron condenados a muerte el 20 de agosto, y murieron en la horca el 11 de noviembre de 1886, en "la tierra de la libertad".
Ellos fueron Albert Parson, August Spies, Samuel Fielden, Michael Schawab, Adolph Fisher, Louis Lingg y George Engel.
August Spies, parado en la horca, dijo sus últimas palabras:

"Llegará la hora en que nuestro silencio será mucho mas elocuente que las voces que ustedes estrangulan hoy. Este es el momento mas feliz de mi vida."

Tres años mas tarde, en el Julio parisino, se fijó el día 1ro de mayo como el día de ratificación de los derechos de los trabajadores y de reclamos contra las arbitrariedades sociales.

Esta historia, la historia por la cual se conmemora el día del trabajo, fue tapada, se pusieron distracciones hasta el punto de convertirlo en algunos lugares en un día festivo, o un día de franco mas.

El hoy, aca.

Casi 120 años mas tarde -en el culo del mundo según los mapas convencionales, o en la cabeza del mismo según Jauretche quien decía que el arriba y abajo del planisferio era arbitrario- la realidad argentina, nos muestra que la lección que debería habernos enseñado la historia, no la aprendimos.
Sin necesidad de hacer ningún tipo de investigación, es totalmente evidente que acá son raras las condiciones dignas de trabajo.

¿Cuantos de sus conocidos trabajan 8 horas?
¿Qué porcentaje de los trabajadores gana lo suficiente con su sueldo como para llevar una vida digna? (Con "digna" me refiero a poder vivir y comer)

El primer punto a discutir sería el de la jornada de 8 horas.
Está claro -como lo saben en los paises desarrollados- que al limitar la jornada laboral, se crean mas puestos laborales. Eso ayudaría mucho en un país como el nuestro en donde hay excesiva desocupacion. Aunque también es cierto que lo que recauda el estado por cada trabajador en blanco (45%) es abusivo para con los empresarios.

El estado debería en principio bajar los aportes patronales, y salir a regularizar a los trabajadores en negro, quienes no solo no tienen los beneficios básicos como jubilación y obra social, sino que tampoco están amparados por nadie, ya que no son parte del sistema laboral.

Pasando los trabajadores en negro, a la legalidad, el estado estaría compensando la recaudación perdida por la baja de los aportes patronales. ¿Tan descabellado es pretender esto?
Recordemos también que casi la mitad de los trabajadores están en negro (no aportan al sistema y estan desamparados a merced del empleador, quien puede disponer de ellos como desee).

El problema es que el estado mismo (debe ser un caso único en el mundo) contrata mucha gente en negro.
¿Cómo podemos pretender que los empresarios regularicen su situación, si el estado no lo hace?

El segundo punto a discutir, sería el poder adquisitivo del salario.
Es inaudito e inmoral que el salario mínimo sea inferior al costo básico de vida. Esto es producto de años de políticas inmorales impuestas por la red de corrupcioón que rige el país desde la última usurpación armada del poder.
No hablo de "posible" hablo de etica.

Un trabajador, no puede ganar menos que lo que paga por vivir.
Para establecer el salario mínimo se deberían incluir los costos de vivienda, viáticos, comida y ropa.
Una persona que trabaja por menos de esto, no debe ser considerada un trabajador, sino un esclavo.

De repente nos despertamos un día y nos sorprende ver que se agrupen los sindicatos a reclamar por el nulo poder adquisitivo de sus sueldos o exigir que las condiciones laborales sean dignas.

Nos amparamos en "¿qué quieren? ¡Esto es Argentina, no Dinamarca!", como si fuésemos un país pobre e irrecuperable que no tiene recursos para que sus ciudadanos vivan decentemente.

La realidad es que somos un país rico, por mas intentos que hagan algunos sectores por empobrecernos, y tenemos la espalda para poder distribuir mejor el dinero. Es una cuestión de querer cambiar las cosas.

Por último, no es justo que una persona que tiene un empleo calificado gane lo mismo que una persona que no.
Lo que está pasando hoy es que hay mucha gente con trabajo calificado que gana un sueldo minimo que le permite acceder a la canasta básica. Pero yo creo que no es suficiente, y no podemos criticar a los que se juntan a pedir mas, amparados en la calificación de su trabajo.
El problema no es que los que reclaman piden más; el problema - a mi entender - es que los que ganan menos que ellos no exijen lo que les corresponde: un sueldo digno.

¿Habrá sido en vano tanta lucha y muerte?
Casi a 120 años de aquel fatídico 4 de mayo, nuestra realidad es demasiado similar al Chicago de 1886.
Una pena.

D.F.

1 respuestas:

Claudio dijo...

Ya me parecia raro que no publiques nada del dia del trabajo, excelente el post. Muy buena la cita de Spies, no la conocia "Llegará la hora en que nuestro silencio será mucho mas elocuente que las voces que ustedes estrangulan hoy. Este es el momento mas feliz de mi vida."

Lastima como termino la historia.
Saludos Diego

Related Posts with Thumbnails