martes, febrero 15, 2005

Sobre los planes sociales...

La asistencia social nace del concepto de los derechos humanos.
El derecho a una vida digna es un ideal maravilloso que nos legó la cadena de eventos que llamamos "historia".
En Argentina, el concepto de asistencia social por parte del estado, se traduce basicamente en otorgar planes "jefes y jefas de hogar".

Es cierto que a esta altura del partido se habló mucho del tema, ya que el fenómeno social conocido como "piqueteros" (ver nota al respecto), que había nacido como metodo de protesta para evitar la pérdida de puestos laborales, llegó a la ciudad, no para salvar puestos de trabajo - que ya perdieron hace rato - sino en reclamo de planes sociales y trabajo digno.

El "plan jefes y jefas de hogar desocupados" es un plan social que presta un ingreso de $150 (unos u$50) a sus beneficiarios (un 20% de los hogares del pais), a cambio de un supuesto empleo en distintos rubros (limpiar las plazas, mantener las rutas, proyectos comunitarios productivos, etc).
Hay un costado de las contraprestaciones del que no se habla mucho, quizas intencionadamente, quizas por desconocimiento, que es que una de las contraprestaciones que puede elegir el beneficiario, es educarse - les pagan para terminar la primaria, el secundario, o por aprender oficios.
A pesar de esto, hay varios problemas con este tipo de plan.

Para empezar, hay tantos beneficiarios que no hay forma de asignarles un trabajo a cada uno, sin pecar de competencia desleal.
Por ejemplo, una empresa que se dedica a la limpieza de hospitales, debe pagar impuestos, aportes patronales, cargas sociales, etc, y eso hace que sea imposible competir contra un empleado que le cuesta al estado $150, cuando el sueldo minimo es casi de 350 pesos. O sea, tomando como referencia al salario minimo vital y movil, mas los aportes patronales e impuestos, el costo de cada empleado privado es mas del triple del plan trabajar, con lo cual no habría forma de competir. Esta es una de las razones por las cuales el cumplimiento de la contraprestacion que se supone le tienen que dar al estado a cambio del subsidio es relativamente bajo.

Para seguir, el monto del plan es tan poco que no alcanza ni para cubrir la canasta basica familiar (al dia de la fecha $750). Pero no solo eso: a duras penas alcanza para los viaticos de ir a trabajar, en otras palabras: el pasaje de colectivo mas barato es de $0.80, asi que ida y vuelta de casa al trabajo son 35 pesos en un mes.
Si a esto le sumamos un plato de comida, de supongamos $2, en el mes 79 pesos fueron utilizados para cumplir con el trabajo, por lo tanto quedan $70 para pagar por la comida en casa, el techo, remedios, ropa, servicios, etc.

Uno tiende a pensar que al ser tan poco el subsidio, los beneficiarios lo gastan todo en alimentos; pero un estudio comprobó que la proporción del ingreso que se destina a la compra de alimentos es menor que la prevista en las estimaciones, ya que las prioridades alimenticias no son las unicas. No puede ser una decision facil decidir entre zapatillas para que un hijo pueda ir a la escuela o la comida de 10 dias...

El problema principal con los planes sociales que otorga el gobierno, no son los planes en si mismos, sino el método a traves del cual se reparten.
Mas del 90% de los planes de ayuda social, son dados por los intendentes, fomentando asi el clientelismo politico.
A diferencia de los paises desarrollados, en donde hay una oficina de asistencia social, la cual se encarga de distribuirlos y controlarlos, aca en Argentina, los planes se reparten a traves de los denominados "punteros políticos", que son peones de intendentes, consejales, etc, que a su vez responden a diputados, gobernadores,
etc, de un partido politico.
Es de público conocimiento que muchas veces se les exige como requisito para poder acceder al plan, ir a actos políticos partidistas, votar a algun candidato, y hasta el mismo Raul Castells admitió cobrar una cuota a los que el les consigue el acceso
al plan social.
Esto es verdaderamente vergonzoso.

Los planes sociales son una herramienta de manejo de los sectores mas necesitados, y es casi una utopía plantear que algun gobernante altruista se digne en modificar el sistema, de manera que los planes sean independientes del gobierno de turno, ya que estaría cediendo una herramienta muy poderosa: los que no quieran poner en riesgo su subsidio, van a tener que votar al que le digan. Bajo esta extorsion es posible conseguir como contraprestacion del plan, el numero de planes pero en votos.

El debate por los subsidios no debería ser simplificado. Tengamos en cuenta que el 73% de los beneficiarios no son simples pobres, sino que son INDIGENTES, personas que no alcanzan a cubrir los requerimientos diarios alimenticios.
Si bien es cierto que al ser el sistema de reparto de planes tan turbio, hay gente inescrupolosa que cobra mas de un plan, o que no lo necesita, son los menos y es producto de la manera en la que se reparten. Eliminar estos planes sociales, como muchas veces se escucha en la calle y en algun que otro medio de comunicacion, sería eliminar la desnutrida dignidad que le queda a la gente mas necesitada.

El gobierno tiene la obligacion de velar por la vida de los habitantes del pais, eso esta fuera de toda discusion. El reclamo debería estar dirigido a la trasparentacion del sistema de repartos, exigiendo que se traspase al anses o se cree una oficina dependiente del ministerio de desarrollo social.
Mientras esto no suceda, independientemente de cuantos sean los planes sociales, y del monto de los mismos, las cosas van a seguir iguales -incluso peor- ya que al tener millones de personas dependiendo de subsidios sin posibilidad de un medio de sustento digno, van a estar cada vez mas alejados, mas excluidos, y mas dificil es incorporarlos de nuevo en "la sociedad".

La realidad es que gestamos una generacion de seres humanos sin acceso a las necesidades basicas ni a educacion. Sus hijos nacieron en esa realidad y el ejemplo que tienen a seguir es un padre desocupado que vive de la "caridad" de un estado que apenas los mantiene vivos como para que puedan llegar a la urna y depositar su voto.
Tomemos conciencia de esto, y exijamosle a nuestros gobernantes que hagan lo mismo.

D.F.

0 respuestas:

Related Posts with Thumbnails