martes, junio 18, 2013

Manual de estilo



Cada vez que un crimen violento es utilizado por los medios de comunicación, se generan -dada la paupérrima calidad del tratamiento informativo- discusiones acerca del rol de la prensa y de la falta de límites y regulaciones al ejercicio morboso e inescrupuloso de algunos periodistas. A colación de esa discusión sobre el ejercicio periodístico, y aprovechando que muchos de los lectores de este blog son trabajadores de los medios, comparto con ustedes algunas secciones -es realmente largo y abarcativo así que sólo publicaré las partes que creo relevantes a este debate- del borrador del manual de estilo que me encargaron durante mi paso por el servicio informatvo de la Tv Pública, y que nunca llegó a ver la luz.

Es un pequeño aporte -que requierió mucho esfuerzo e investigación- a este debate que a mi entender seguirá siendo recurrente ante cada caso violento en tanto no se ponga un mínimo denominador común entre los medios de comunicación sobre cómo tratar los temas e informar correctamente a la ciudadanía, después de todo la función social de los informativos debiera ser esa y no alentar el morbo. Quizás estos incompletos lineamientos (omito por ahora las secciones Política, Elecciones, tratamiento estético, gramática, y tantos otros etc) sirvan como disparador para discutir un nuevo modelo de medios.

MANUAL DE ESTILO
(borrador por Diego Faur para la TV Publica)

4.1 Formación de la agenda

4.1.5 Crimen y delito

A la hora de brindar a la audiencia informaciones relativas a crímenes y delitos debemos actuar con suma responsabilidad y cautela. Los hechos policiales no deben ser los protagonistas de la agenda periodística salvo excepciones que por su características o por los actores implicados así lo ameriten. No debemos nunca inducir a  la audiencia al miedo o a comportamientos antisociales y  a la hora de presentar la información debemos ser cautelosos de no acrecentar el temor a ser víctimas de crímenes y delitos cuando estadísticamente sea poco probable serlo.  En cualquier sociedad dada se producen cotidianamente crímenes y delitos y debemos ser criteriosos para dar cuenta de aquellos que sobresalgan de la cotidianeidad por sus características particulares, y dando debida cuenta de la incidencia que tiene ese determinado delito en la sociedad.

4.2 Las fuentes

La información en el servicio informativo debe basarse exclusivamente en fuentes contrastadas y evidencia concreta, evitando la especulación infundada y las elucubraciones ya que nuestro principal capital es la credibilidad y la veracidad de las informaciones que brindamos.

La información, cuando no surge de la observación presencial de nuestro staff periodístico, nos llega a través de diversas fuentes y es nuestro deber profesional verificar y contrastar lo expresado por las fuentes. También es importante transparentar ante la audiencia la forma en la que se obtuvo la información de manera clara y precisa excepto en los casos en los que sea de por sí explícito, por ejemplo cuando la fuente brinda la información en cámara o cuando recogemos los datos de comunicados oficiales.

Particularmente fundamental es identificar por completo las fuentes cuando el tema a tratar sea controversial, tenga implicancias en la seguridad nacional o afecte la intimidad u honorabilidad de las personas. Ante estos casos es necesario contar con los testimonios de los implicados o, en casos en los cuales esto no fuera posible, dar acabada fundamentación a través de la documentación y/o hechos concretos en los cuales se basa la información.

4.2.1  Proximidad y pertinencia

Las fuentes más relevantes son habitualmente aquellas más próximas al acontecimiento. La mejor fuente suele ser el protagonista o testigo directo del hecho pero, en ocasiones en las que no fuera posible acceder a los mismos, debemos acudir a  las fuentes más próximas al hecho a informar. Se recomienda en estos casos partir de la consulta a protagonistas, testigos directos o fuentes oficiales según se aplique para luego contrastarlas con las demás fuentes consultadas. 

4.2.2 Contrastabilidad y Diversidad

Es común en nuestra profesión que las fuentes consultadas tengan algún interés particular en el tema sobre el cual nos brindan los datos que recopilamos para la construcción de la noticia. Por este motivo debemos ser en esencia críticos, evitando la complicidad con  las fuentes y evaluando su sinceridad y la correspondencia de los datos aportados con la realidad. Para poder contrastar una versión tenemos que apelar a otras tantas fuentes como fuera posible y evaluar los puntos y grados de coincidencias y disidencias en torno al acontecimiento.  

En los casos en que las versiones entre las fuentes estén en conflicto entre sí, o cuando se sospecha que ambas versiones faltan a la verdad, es responsabilidad del periodista realizar el juicio necesario utilizando su experiencia profesional y saberes para jerarquizar las versiones; a pesar de ello es importante que el periodista de cuenta de las contradicciones existentes entre las diferentes versiones.

4.2.3 Fidelidad

Nuestro compromiso con la verdad nos obliga a ser fidedignos con los datos que aportan las fuentes consultadas; esto quiere decir que no debemos jamás a sabiendas tergiversar, falsear o utilizar cualquier forma de manipulación que modifique el espíritu de lo que nuestras fuentes expresaron.

4.2.4 Atribución

Como regla general toda  información presentada en nuestro servicio informativo que debe ser correctamente atribuida a las fuentes correspondientes, facilitando sus títulos y capacidades para que la audiencia pueda evaluar por sí misma la pertinencia de la misma. Sea la fuente  una agencia de noticias, un medio, un testigo, un documento, debe ser atribuido claramente.

En casos en los que una fuente pida reserva debemos evitar rotundamente el uso de frases tales como “fuentes confiables”, “fuentes cercanas”, “especialistas en el tema”, etc, y en su lugar delimitarlas al ámbito más cercano posible sin develar su identidad (ej: “fuentes de la secretaría de cultura”).  Si la fuente es una sola evitaremos el uso del plural.

4.2.5 Fuentes anónimas

Entendemos que la protección de las fuentes y el secreto profesional periodístico es un principio fundamental en el ejercicio de nuestra profesión y en los casos que así sea requerido garantizaremos la preservación y resguardo de la identidad a ultranza. Sin embargo la audiencia tiene el derecho a conocer el origen de la noticia y debemos ofrecer tanta información sobre la fuente y su relevancia como sea posible, de una manera clara y dentro de los límites de la protección de su identidad. En todos los casos en donde se pacte con la fuente la reserva de su identidad se debe aclarar que la dirección del servicio informativo se reserva el derecho de hacer pública o no la noticia en cuestión.

4.2.5.1 Uso de las fuentes anónimas

Sólo se mantendrá en reserva la fuente en los siguientes casos:

a. Cuando la seguridad de la fuente se viera comprometida en caso de develarse, corriendo riesgo de una posible denuncia, de represalias en el ámbito laboral o político o riesgo para su integridad física

b. Cuando la fuente lo solicite amparándose en el secreto periodístico profesional.

En ambos casos, cuando la divulgación de la información esté condicionada al resguardo de la identidad de la fuente, y dada la sensibilidad y complejidad de estos temas, se requerirá la autorización por parte de la gerencia del servicio informativo antes de emitir informaciones basadas en fuentes anónimas.

4.2.6 Fuentes propias

Es imprescindible para un servicio informativo de calidad que nuestro staff cuente con una nutrida agenda de contactos propios que sirvan de referencia y fuentes de información y análisis. Parte del ejercicio periodístico profesional consiste en contar con buenas relaciones personales con fuentes relevantes de cada área por lo cuál desde el servicio informativo alentamos y sugerimos a nuestros periodistas que mantengan relaciones aceitadas con fuentes que nos permitan corroborar o desmentir las informaciones que nos llegan.

4.2.7 Rumores

Los rumores pueden ser útiles como disparadores de investigaciones; sin embargo la responsabilidad profesional nos impide emitir cualquier noticia o hipótesis que esté basada y/o fundamentada en rumores. La información que emitimos siempre debe referirse a un hecho, un protagonista y al menos una fuente identificada (propiamente contrastada y verificada).

4.2.8 Off the record

Respetaremos siempre el off the récord pactado toda vez que la otra parte respete el acuerdo. Consideraremos por finalizado el acuerdo de off the record en los casos en donde la información brindada por alguien bajo esa condición fuera emitida en cualquier otro medio atribuyéndole la información.

4.3 Privacidad e Intimidad

4.3.1 Consentimiento

Seremos respetuosos de la vida privada de las personas y no recogeremos imágenes o audios de maneras subrepticias y/o éticamente reprobables (ej: cámaras ocultas, tomas al interior de un domicilio desde edificios aledaños, a través de engaños, etc). Toda vez que realicemos una cobertura en un lugar privado debemos contar con el consentimiento expreso -por escrito o en cámara- para hacerlo; sin embargo no es necesario pedir autorización ni consentimiento a la hora de grabar en lugares públicos.

4.3.2 Vida privada

Para el servicio informativo no son noticias los comportamientos de la esfera privada de los individuos por más prominentes que sean. No utilizaremos ni deslizaremos datos que pudieran exponer

4.3.3 Secreto del domicilio

El domicilio de las personas sobre las cuales informamos, al igual que el de sus familiares y allegados, no será revelado bajo ningún concepto sin su consentimiento previo y  nos comprometemos a evitar cualquier referencia que permita que los mismos sean identificados. Cuando la persona en cuestión sea víctima y nuestra tarea pudiera poner en riesgo su integridad física o psicológica tomaremos aún más recaudos en la tarea de preservar su privacidad desde el relato y desde las imágenes.

4.4 Temas complejos

4.4.1 Minoridad

La convención sobre los derechos del niño establece en su artículo 17 que “Los Estados Partes reconocen la importante función que desempeñan los medios de comunicación y velarán por que el niño tenga acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, en especial la información y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud física y mental.”  y que “Alentarán a los medios de comunicación a difundir información y materiales de interés social y cultural para el niño”. A la hora de brindar informaciones y coberturas que apunten a un público infantil ésta será nuestra principal directriz y debemos cerciorarnos de que nuestros contenidos estén en consonancia con el espíritu de ésta convención que en nuestro país tiene rango constitucional. 

4.4.1.1 Horario de protección al menor


Toda vez que nuestro deber periodístico nos obligue a dar cuenta de contenidos que podrían afectar la susceptibilidad en el público infantil fuera del horario de protección al menor, debemos dar aviso previo a la emisión de dichas imágenes indicándolo verbalmente o a través de una gráfica y tomar todos los recaudos posibles para preservar a los menores.

Evitaremos siempre que sea posible la presentación de los detalles escabrosos de los acontecimientos fuera del horario de protección al menor, seleccionando cuidadosamente las imágenes que brindamos a la audiencia o alterandolas digitalmente si fuera necesario para resguardar a los niños que pudieran estar formando parte de la audiencia en ese horario. Tendremos especial cuidado en que nuestras coberturas no incluyan:

a. Violencia innecesaria que pudiera, por su crueldad o dramatismo, ser traumatizante para el público infantil.

b. Imágenes de contenido sexual explícito que carezcan de valor educativo o informativo. 

c. Uso obsceno o indecente del lenguaje.

d. Mensajes con contenido racista o discriminatorio.

4.4.1.2 Consentimiento de los padres

Toda vez que utilicemos imágenes o recojamos testimonios de menores de edad debemos contar con el consentimiento expreso, preferentemente por escrito, de los padres o tutores de los mismos sin excepción.

4.4.1.3 Minoridad  y delito

En los casos en que los acontecimientos tengan como sujeto a niños o adolescentes debemos tener cuidados especiales para el resguardo de la identidad y protección psicológica de los mismos.

Cuando un niño sea víctima de un delito es nuestro deber evitar cualquier información o imagen que pudiera develar su identidad o paradero. Si el deber informativo nos obliga a presentar el testimonio de algún menor de edad debemos utilizar todos los medios disponibles para distorsionar su imagen y voz de manera que no sea identificable por la audiencia.

4.4.2 Secuestros/Tomas de rehenes

Cuando se trate de casos sensibles como lo son los secuestros y las tomas de rehenes nuestro servicio informativo se contactará previo a cualquier información con las autoridades para corroborar que efectivamente se trata de un episodio de estas características  y no de una falsa alarma o malentendido. Nuestra obligación es informar, pero nunca pondremos la información por sobre la vida de las víctimas. Por eso seremos absolutamente cuidadosos de no mostrar en nuestra pantalla imágenes que pudieran comprometer los operativos de rescate en curso ni brindar informaciones que pudieran comprometer la integridad física de las víctimas. Bajo ningún concepto aceptaremos comunicaciones con los raptores.

4.4.3 Emergencias sanitarias

Debemos ser especialmente prudentes a la hora de informar a la audiencia ante casos de epidemias o problemáticas sanitarias de grandes proporciones. Doblaremos esfuerzos en pos de garantizar el debido chequeo de las fuentes, recurriendo a especialistas en la materia concreta. La información será presentada de manera precisa, clara y con especial cuidado en no caer en el alarmismo ya que dado el efecto amplificador de los medios masivos audiovisuales podríamos causar pánico, agravar la situación o disparar comportamientos perjudiciales, nocivos o antisociales. Ante estos casos consultaremos a profesionales reconocidos y los identificaremos en pantalla a través de su matrícula o presentando sus credenciales (aquellas por las cuáles su opinión nos interesa) y contrastaremos y matizaremos con las opiniones de otros profesionales especializados en el tema. Bajo ningún concepto en estas situaciones pondremos al aire a personajes que no cuadren dentro de los criterios de pertinencia y cercanía de las fuentes (ver 4.2.2/4.2.3)

4.4.4 Terrorismo

Los actos terroristas son aquellos actos violentos que tienen como objetivo infundir el terror en la sociedad. Cuando informemos sobre atentados terroristas tomaremos todas las precauciones, desde lo visual hasta lo narrativo, para no contribuir al miedo y confusión generalizados que una cobertura irresponsable producen dado que el objetivo de los actos terroristas es multiplicar el efecto a través de la difusión.  Por este motivo evitaremos la reproducción íntegra de los comunicados  por parte de los responsables.

No especularemos jamás sobre los responsables de un atentado o acto terrorista y para atribuirlo debemos dar cuenta de las fuentes que señalen a los responsables y las pruebas presentadas para tal afirmación.

4.4.5 Guerras

Las guerras son los sucesos más trágicos de la humanidad dado que no sólo son los que producen mayor cantidad de muertos y heridos sino que comprometen el futuro de los paises implicados al dañar la estructura social, económica y política. El ejercicio profesional nos obliga a no tomar partido y ser imparciales y precisos al informar. No adoptaremos el lenguaje de una de las partes como propio (por ejemplo cuando uno de los paises se refiere al otro como terrorista) y brindaremos todos los datos contextuales para que la audiencia pueda comprender las razones y contexto que desencadenaron el conflicto bélico.  En estos casos debemos dar cuenta y visibilizar los diferentes intereses económicos y políticos, a veces ocultos, que motivan o se benefician del conflicto bélico en cuestión y explicar con la profundidad necesaria los precedentes y la historia que los determina.

En el caso de guerras locales daremos cuenta de toda la información disponible; sin embargo evitaremos brindar datos que comprometieran la seguridad nacional.

4.4.6 Catástrofes naturales

Ante catástrofes naturales extremaremos todas las precauciones para no herir la susceptibilidad de las víctimas. Nuestra responsabilidad profesional nos obliga a seleccionar prudentemente, y teniendo presente el dolor de los allegados a las víctimas, las imágenes que reproducimos de manera evitando el sensacionalismo y el morbo (ver secciones 5.3 y 5.4), y cuidando de no generar alarmismo en la audiencia. Ante estas trágicas situaciones priorizaremos todas las informaciones y recomendaciones que tiendan a preservar y salvar vidas humanas o a reducir el peligro para la población potencialmente afectada.

4.4.7 Intentos de suicidio


Nuestro servicio informativo no brindará cobertura en tiempo real ante situaciones de intento de suicidio. Si se produjeran alteraciones relevantes informaremos que en un determinado lugar está transcurriendo el operativo pero las imágenes, en tanto el episodio no sea resuelto, no tendrán espacio en nuestra pantalla basandonos en nuestro compromiso de calidad (ver 5.4).


4.5 Tratamiento informativo

4.5.1 Discurso narrativo

Para alcanzar la excelencia periodística debemos ejercer el uso correcto del lenguaje escrito, verbal y audiovisual. Seremos precisos y coherentes al presentar las informaciones, apelando al orden cronológico del desenvolvimiento del acontecimiento en la narración. No daremos por sentado, salvo casos excepcionales que por su magnitud son conocidos por todos, que la audiencia conoce a los protagonistas de los hechos y los identificaremos propiamente dando cuenta de todos los hechos relevantes necesarios para entender la historia.

4.5.2 Titulares

Los titulares deben reflejar el espíritu de la noticia. Evitaremos en los títulos aquellas frases que pudieran generar confusiones o malas interpretaciones de la información brindada. Seremos rigurosos en la gramática y ortografía al componer los títulos, realizando las consultas necesarias ante las eventuales dudas que pudieran surgir, y siempre que utilicemos un fragmento de una declaración debemos apelar al uso de comillas. Evitaremos el sensacionalismo y seremos honestos cuando el título sea una cita de un discurso, documento o testimonio, respetando el sentido original de la frase en su contexto.

4.5.3 Generalizaciones

Debemos dar cuenta de los sucesos en la debida escala en la que se producen y sin promover el alarmismo, el miedo y los comportamientos antisociales en la audiencia. No presentaremos casos atípicos de maneras que den a entender que se producen cotidianamente y contextualizaremos la información con las estadísticas existentes sobre ese determinado tipo de delito o enfermedad.

4.5.4. Naturalización y acostumbramiento

A través de la cobertura de los acontecimientos violentos buscamos concientizar a la audiencia y generar rechazo hacia los comportamientos antisociales. Por esto debemos evitar la naturalización y acostumbramiento que se producen al tratar a todos los acontecimientos de un mismo tipo -por ejemplo “asaltos a taxistas”- como un todo homogéneo. Para ello orientaremos la crónica periodística hacia aquellas características particulares de cada episodio concreto y evitaremos el uso de expresiones tales como “otra vez la violencia en el fútbol”, “un nuevo asalto a blindados”, “countries inseguros” y similares que sacan el eje del acontecimiento concreto y lo llevan a generalizaciones propias del sentido común que no aportan más que alarmismo y la naturalización de la violencia. 

4.5.5 Encuestas


El uso de encuestas debe tener una clara justificación editorial y siempre que utilicemos esta herramienta será como complemento de alguna información y nunca como noticia en sí misma. Toda encuesta que presentemos en nuestra pantalla debe ser claramente atribuida a quienes la hubieran realizado y al expresar los resultados daremos cuenta no sólo de los porcentajes sino de la cantidad de casos analizados, el lugar o lugares en donde fuera realizada, el margen de error, el período de tiempo abarcado y método utilizado. Cuando se traten encuestas complejas deberemos convocar a especialistas idóneos para analizarlas.

4.7 Crímenes y delitos

4.7.1 Las víctimas

Nuestra obligación de informar no puede atentar contra la integridad moral y la intimidad de quienes han sido víctimas de crímenes y delitos y sus familiares y allegados.  Respetaremos el dolor ajeno, evitando brindar datos sensibles como la identidad, domicilio o detalles escabrosos sobre los padecimientos de las víctimas y respetaremos siempre el derecho a no efectuar declaraciones si así lo demandaran.

4.7.2 Presunción de inocencia

Desde el servicio informativo nos comprometemos a respetar el principio constitucional de presunción de inocencia. Juzgar a las personas o agrupaciones acusadas de cometer algún delito, por más grave que fuera, es competencia exclusiva de la justicia argentina y nuestro deber desde el periodismo profesional es ser fieles a la verdad y brindar información sobre los acontecimientos sin prejuicios ni sesgos subjetivos.

Si bien es indispensable recurrir a fuentes oficiales de las fuerzas de seguridad, debemos evitar basarnos exclusivamente en la versión policial ante un episodio criminal y buscar tantas fuentes alternativas -de acuerdo a los criterios establecidos en la sección 4.2- como fuera posible para contrastarlas y elaborar una versión propia de los hechos que incorpore la perspectiva de los presuntos implicados.

5. Calidad informativa
 
Para lograr informar con la excelencia debida estableceremos, además de los criterios de selección y tratamiento informativo, criterios de control de calidad acordes

5.1 Rectificación de errores

Nuestro compromiso de calidad nos obliga a no emitir premeditadamente bajo ninguna circunstancia informaciones falsas, inexactas o distorsionadas y a tomar todas las precauciones correspondientes a evitarlo. Sin embargo y dada la naturaleza de nuestra profesión aún con los más rigurosos estándares profesionales eventualmente somos pasibles de cometer errores y es nuestra obligación profesional rectificarlos inmediatamente al detectarlos.

5.2 Opinión

Nuestra opinión no es información y, por lo tanto, debemos delimitar claramente ambas cosas. No emitiremos juicio ni opinión sobre los acontecimientos tratados en los espacios de información, con la excepción de los espacios habilitados para ello los cuales estarán claramente identificados como “espacio de opinión”, “editorial”, o denominaciones similares que permitan a la audiencia discernir con claridad la información de las opiniones sobre los acontecimientos. En los espacios editoriales nuestro esfuerzo radicará en fundamentar nuestras opiniones y ayudar a la audiencia a reflexionar sobre los acontecimientos tratados.

5.3 Sensacionalismo

Evitaremos a toda costa el sensacionalismo, entendiendo como sensacionalista al estilo de presentar informaciones -relevantes o no- de formas que maximizan el impacto y utilizan los miedos y las emociones  para atraer la atención de los televidentes. Nuestra relación con la audiencia debe ser racional, no emocional, y la construcción y presentación de la noticia debe apuntar a informar y no a conseguir más audiencia. Nuestro principal capital es la credibilidad y el profesionalismo y no lo dilapidaremos con titulares efectistas, falsas noticias, polémicas innecesarias, etc.

5.4 Morbosidad/Obscenidad

En el servicio informativo no trabajaremos sobre los detalles escabrosos de los acontecimientos, sean estos sangrientos, explícitamente sexuales o excesivamente violentos. Si fuera inevitable explicar o dar cuenta de detalles de esta índole los narraremos en segundo plano y jamás los pondremos en el centro de la noticia. Ante un accidente fatal las imágenes de los cuerpos no aportan a la noticia, como tampoco primeros planos de la sangre en el piso aunque sí aportan los detalles que pudieran servir a la reconstrucción del hecho. Si por razones de inmediatez -como podría ser un móvil en vivo en las tareas de rescate de un terremoto o atentado- fuera inevitable mostrar imágenes de alto impacto que pudieran herir la susceptibilidad de la audiencia, lo indicaremos previamente a la transmisión de las mismas. 

5.5 Contexto y seguimiento

Muchas veces en el vértigo cotidiano de la información se pierden de la agenda periodística casos sobre los cuáles informamos anteriormente. Cuando informemos sobre un acontecimiento concreto debemos procurar realizar un seguimiento sobre el caso y relevar los datos novedosos que ocurrieran posteriormente al acontecimiento original.  Además es indispensable presentar junto al hecho concreto sobre el cuál se basa la noticia todos los datos contextuales relevantes para facilitar la comprensión del acontecimiento.

5.6 Derecho a réplica

El pacto de San José de Costa Rica, de rango constitucional, establece que “Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley”. Como seres humanos quienes integramos el equipo del servicio informativo somos pasibles de cometer errores y, además de la rectificación de los eventuales errores que pudiéramos cometer (ver 5.1), ofreceremos a las personas afectadas que lo soliciten el correspondiente derecho a réplica. Para ello habrá una persona responsable a la cual acudir y que será quien gestione internamente las instancias según corresponda.

5.7 Divulgación científica

La divulgación de los avances científicos debe ser tratada con seriedad y con los mismos controles y procedimientos profesionales que cualquier otra información. Siempre que tratemos los avances científicos debemos basarnos en estudios concretos realizados por parte de entidades reconocidas en el ámbito científico, los atribuiremos propiamente a la entidad responsable y lo contrastaremos con las opiniones de especialistas en el área para corroborar y comprender los alcances y problemáticas que el acontecimiento científico implican.

5.8 Discriminación

Nuestro servicio informativo tratará a todos los seres humanos como iguales y no hará diferencias basándonse en el culto, origen social, orientación sexual, color de piel, ideología, condición económica ni nacionalidad de nadie y trabajaremos en la difusión de las problemáticas de las minorías y de género haciendo nuestro mejor esfuerzo  para colaborar con la integración social y la erradicación del racismo, sexismo, homofobia, xenofobia y toda forma de discriminación.

5.8.1 Violencia de género
En el servicio informativo nos preocupan las problemáticas de género y las abordaremos desde la profundidad que ameritan teniendo como eje concientizar y erradicar la violencia de género en cualquiera de sus formas, desde las formas físicas hasta las verbales. Evitaremos rotundamente la cosificación y estereotipación de las mujeres y  usaremos correctamente el lenguaje,  apelando al uso del femenino en todos los casos que existiera en nuestra lengua y realizaremos coberturas, seguimientos e informes especiales que aborden esta problemática.

5.8.2 Xenofobia

Los inmigrantes gozan en nuestro país, constitucionalmente, los mismos derechos que los argentinos nativos. Por esta razón no antepondremos su situación migratoria a la hora de hablar de las problemáticas y acontecimientos que tuvieran como protagonistas a ciudadanos de otros paises residiendo en el nuestro excepto en los casos que estén directamente relacionados con su estatus migratorio (por ejemplo al mostrar las problemáticas y la violencia hacia los inmigrantes). Para nuestro servicio informativo no existen seres humanos “ilegales” y así lo reflejaremos en nuestras coberturas informativas.

5.8.3 Religión

Nuestro servicio informativo será absolutamente respetuoso de las creencias, prácticas y tradiciones religiosas de los diferentes credos y no hará diferencias de ningún tipo en el trato o la cobertura cuando de acontecimientos religiosos relevantes se trate. Nuestro punto de vista en la información es laico y al cubrir estos acontecimientos los analizaremos desde ese punto de vista, tomando las precauciones necesarias para no ofender las creencias de los pueblos y comunidades que sostengan una determinada religión. Todas las creencias religiosas merecen el mismo respeto, al igual que sus creyentes, y no toleraremos en nuestra cobertura la reproducción de estereotipos y generalizaciones que ofendan a comunidades enteras (por ejemplo asociando el islam al terrorismo/fundamentalismo o a los referentes religiosos del catolicismo con los abusos a menores)

5.8.4 Homofobia

Rechazaremos toda forma de discriminación, prejuicios y odio contra los hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transgénero, transexuales y demás expresiones de la diversidad sexual existentes. Daremos espacio a la cobertura y análisis de los crímenes y violencia motivados por odio a las minorías sexuales y seremos absolutamente respetuosos en el uso del lenguaje,  respetando las denominaciones e identidades que cada ser humano o colectivo elijan para sí mismos. Contribuiremos desde nuestra perspectiva a la integración social de las minorías sexuales y apoyaremos sus  luchas y reivindicaciones. 

Saludos
D.F.

Imagen: Morbo en theinfosphere.org

Leer el post completo...

viernes, mayo 24, 2013

La izquierda en tiempos del kirchnerismo


Gracias a un intercambio vía twitter entre quien escribe y Demian Paredes, militante del PTS, terminamos llevando la discusión acerca de la izquierda revolucionaria y el kirchnerismo al Tren que conducen Hugo Presman y Gerardo Yomal en Radio Cooperativa.

El debate estuvo más que interesante en tiempos en los que lo que sobreabunda es espuma lanatista y abuso de los lugares comunes del honestismo, por lo profundo y por las temáticas que respetuosamente se abordaron. No voy a editorializarlo ya que sería redundar lo expresado en la discusión, pero sí dejar a modo de conclusión-disparador en base a lo debatido que, independientemente de lo correcto de los análisis y las críticas acerca de las falencias del gobierno, me queda la sensación de que en el fondo la izquierda revolucionaria no tiene vocación de gobernar ni proyecto de gobierno debido al rechazo absoluto al Estado y sus mecanismos políticos como forma de organización, de ahí que no les importe ganar o no las elecciones. Una interesante idea para otros tiempos históricos pero a mi entender es impracticable en el aqui ahora.

Más allá de todo, me gustó mucho la posibilidad de debatir en los terminos que lo hicimos desde las diferencias ideológicas que portamos cada uno, algo que en pocos espacios se puede generar y por eso va el agradecimiento a Hugo Presman y Gerardo Yomal que con su impuro periodismo permiten que se den estas raras situaciones aún en esta rara y crispada coyuntura que nos toca atravesar.

Parte 2:


Parte 3:


Parte 4:


Saludos
D.F.


Leer el post completo...

miércoles, mayo 15, 2013

Panorama de situación


¿Cuál es el denominador común entre el PRO, al PJ-2, al radicalismo, a Libres del Sur, la Coalición Cívica, al Partido Socialista, al MST y demás partidos de oposición? Algo tienen en común todos estos partidos opositores y es que ninguno de ellos siquiera intenta instalar un tema de agenda en el país. La agenda política opositora en un país con tantos y tan complejos problemas a por resolver no la manejan los partidos opositores.

La única agenda política de la oposición es el antikirchnerismo. Es plegarse incondicionalmente a la estrategia de un grupo de corporaciones con mucho poder cuya cara visible es el célebre grupo Clarín, que es hoy por hoy quien orquesta y disciplina a la oposición, rehén -a veces voluntaria, otras no tanto- de esta corporación. Si quieren tener exposición sólo tienen que jugar a ver quién es más antikirchnerista. Los que se opongan a la iniciativa oficial de turno con más vehemencia serán recompensados con una mayor exposición mediática. De ahí que dirigentes o personajes que sacan menos votos que el voto en blanco, como Carrió, estén sobrerrepresentados en los medios mientras dirigentes como Binner, cuyo caudal electoral es unas 10 veces mayor, casi no tienen exposición.

Lo relevante, lo preocupante de que la oposición política esté a merced de este grupo económico, es que bajo ningún concepto se discuten políticas, proyectos, problemáticas sociales y un sinfin de cuestiones que pasaron a un segundo o tercer plano en esta lucha por ver quién es más soldado. No se puede reconocer una sóla cosa que haya hecho bien el Gobierno en todos estos años.

Por el otro lado hay un kirchnerismo que impone una agenda política, como corresponde a cualquier fuerza a la que le toque gobernar, pero que se maneja con el criterio clarinista a la inversa: todo lo que impulse el oficialismo es perfecto, maravilloso, incuestionable. Criticar -en la primera acepción de la palabra- matizar, problematizar, e incluso dudar son acciones que convierten a quien lo haga en enemigo. Un buen soldado se traga las dudas -la duda es la jactancia de los intelectuales diría alguno por ahí- y, si no le gusta algo, se lo tiene que callar. Se trate de la ley antiterrorista, la inflación, la política de explotación de los recursos estratégicos o en tantos otros temas, el silencio es salud. No vaya a ser cosa de que por señalar alguna cuestión que no ande bien salga Barone con su varita mágica a convertirte en amigo de Videla y felador de Magnettos.

Entre estos dos universos no hay nada. No hay espacio para lo que desde ambas puntas denominan peyorativamente "tibios" (tibieza que bajo ningún concepto implica no tener posición tomada o ser neutral). O está todo bien o está todo mal; pero no vengan con esto de que hay cosas bien, otras regulares y otras mal. Eso no sirve en un momento clave como este, no seas funcional al otro. Y así y todo, aunque no les guste a los ejércitos en pugna, hay mucha más gente no alineada incondicionalmente ni con uno ni con el otro que todos los soldados de unos y otros sumados. Es un error diseñar políticas comunicacionales que apuntan sólo a la militancia orgánica. El caso de Juan Miceli -junto con quien trabajé durante mi paso por la TV Pública- es un ejemplo clarito de eso: hizo una pregunta que podría haber hecho una doña Rosa
neustadtdista, un "la gente dice", y en lugar de responderle en términos didácticos -siquiera amenos- sobre la pregunta, el dirigente oficialista lo maltrató al aire, lo mandó a militar, y luego durante esa semana desde el aire de ese mismo canal, pegado al noticiero, lo destrozaron diariamente a Juan quién más allá de las diferencias ideológicas que pudieran haber pone la cara día a día en el noticiero del canal público desde hace años.
 
Y si algo no ayuda a aliviar la cuestión es que el oficialismo haya arrasado en las elecciones pasadas. Ese 54% a 40 puntos del segundo infló de soberbia a unos cuántos que ahora hablan con una asquerosa prepotencia que ha convertido a personas interesantes en infumables. Y no se dan cuenta que es esa misma soberbia la que puso en crisis al grupo Clarín allá por 2008, crisis de la cual nunca pudo salir (aunque con la incorporación de Lanata como vocero ha repuntado un poco) y que por ese camino es que se pierden los votos.

Y a todo esto hay una realidad con muchos problemas que resolver y que no se pueden discutir porque en lo mediático no hay forma de llevar terceras y cuartas posiciones a los hogares. Los diarios son ilegibles, los periodistas se han convertido en vedettes que ya ni siquiera se toman el trabajo de ejercer su profesión. No se habla de temas que no estén en la agenda, no se problematiza ni se busca construir consensos sobre cuestiones que están a la vista de todos. Desde la oposición porque lo único que importa es hacer daño al gobierno y para ello lo mejor es pelar el corruptómetro, la doctrina honestista; y desde el gobierno porque la única que dice qué y cuándo y cómo y dónde y por qué es problema, es Cristina.

Entonces se tapa todo hasta que revienta. Ahí sí se aborda el tema. La corrupción en el área de transporte estaba a la vista de todos durante años. Tuvo que llegar a niveles alevosos para que se separe del cargo a un corrupto como Jaime y ni siquiera allí se modificó la política de transporte. Tuvieron que morir 51 personas y 703 resultar heridas para que se empiece a hacer algo en serio. Y nadie hablaba del tema porque no querían regalarle un tema a Clarín. Con esa lógica se está manejando el Gobierno y por esa razón es que seguiremos de quilombo en quilombo con el matafuegos en la mano. Los problemas de hoy no son problemas hasta que exploten (o hasta que Cristina, de quien nadie duda de su inteligencia y su enorme capacidad pero que sigue siendo al final del día un ser humano como cualquier otro, lo ponga en la agenda). Por poner otro ejemplo ¿cuántas mujeres tendrán que morir o quedar mutiladas hasta que se impulse la despenalización del aborto? ¿Cuántas nenas violadas más deben tener que pasar por el sistema judicial y ser doblemente violadas al serles denegado el control sobre su propio cuerpo?

El oficialismo te puede reformar el consejo de la magistratura en un par de semanas, ¿será muy de videlista aprovechar el impulso de la "democratización de la justicia" para pedir que ya que estamos se impulse el juicio por jurados que está en nuestra constitución y que sería un verdadero avance en cuanto a democratización? Hay millones de ejemplos de cosas que faltan, cosas que se pueden mejorar y cosas que están mal. Pero no hay nadie con capacidad real de generar una alternativa. Los opositores han perdido todo tinte ideológico y respeto al someterse a los designios de la empresa que articula el campo opositor. Por eso no cosechan votos, no tienen proyecto propio y ni siquiera pueden despegarse con un solo gesto o declaración del monstruo que maneja sus hilos. 


Por el otro lado la propia dinámica del oficialismo impide que surjan diferentes posiciones, propuestas e incluso dirigentes. Se muestra como un todo monolítico sin fisuras, vertical y ordenadito y así seguirá hasta el 2015, año en el que habrá que ver de qué nos disfrazamos cuando Cristina deje la presidencia del país y todo eso que hoy por hoy está amalgamado bajo el paraguas de Cristina se muestre como lo diverso que es en realidad y quede en evidencia que a nivel institucional los partidos y el sistema político siguen en crisis. Pero por supuesto, faltan dos años para eso y por experiencia sabemos bien que cada año cronológico en política argentina equivale a décadas. Pero igual hay que ir pensando en una agenda superadora y también en cómo garantizar la gobernabilidad en el mediano plazo para que todo lo que se avanzó durante la era K no se pierda con la asunción de un nuevo gobierno. En definitiva, cómo hacer un mejor kirchnerismo en el poskirchnerismo.

Saludos
D.F. 

Imagen: ulacit-pensamiento.blogspot.com 


Leer el post completo...

martes, mayo 07, 2013

Acá no pasa nada




Pasaron seis años ya de la intervención del INDEC que devino en un índice de precios al consumidor en el que nadie cree y que genera consecuencias negativas por partida triple: por un lado al naturalizarse estadísticas oficiales que a la vista de cualquiera no se corresponden con la realidad, los demás datos oficiales son por transición descreidos, aún siendo absolutamente reales; es decir se desvaloriza la palabra oficial. Por otra parte al negar el problema se encubre a los responsables de aumentar los precios por encima de los costos -que la están levantando ya no con pala sino con excavadora industrial- ya que acá no pasa nada así que no hay nada que arreglar ni actores a los cuales disciplinar.  Y por último y no menos importante, el descreimiento sobre las estadísticas oficiales genera expectativas que afectan negativamente la economía. Aparecen otros índices generados por otros actores con el fin del intervenir en las expectativas y, como nadie puede saber a ciencia cierta cuál es el verdadero índice de precios al consumidor, los agentes económicos se basan en valores incluso más altos que los reales para tomar las decisiones a futuro con lo cual esta intervención en las expectativas por actores interesados termina siendo exitosa. Esto indefectiblemente juega un papel importante en el proceso inflacionario del que al menos en público no se discute desde las filas oficiales.



Y mientras el oficialismo deja pasar los años y las empresas concentradas se llenan los bolsillos, los consumidores van perdiendo referencia de los precios. La dispersión es tal que se puede encontrar el mismo producto un 50% más caro o más barato en cuestión de un par de cuadras de diferencia. Se perdió la brújula y no se sabe cuánto vale o cuánto debería valer un determinado producto y esto, por supuesto, se vuelve indefectiblemente en contra de la gente de a pie que no puede ir a hacer las compras al Mercado Central.

El propio Ministro de Economía sabe que la inflación real es mayor a la oficial, al punto en que probablemente el único acto de gobierno por el cual será recordado Lorenzino sea por haber dado por terminada una entrevista en la cual le preguntaron acerca de cuál era el nivel de inflación en el país del cual es Ministro de Economía. Para peor, la entrevista no la hacía una enviada de la CNN o de Clarín para hacerlo quedar mal sino una periodista de un país que está en una crisis muy similar a la que atravesamos en 2001 y que busca en las preguntas al Ministro, respuestas que le sirvan a su gente para sortear la brutal crisis neoliberal que están atravesando. Pero acá no pasa nada, el Ministro se quiso ir y se fue, y con su ida dejó mal parado al modelo.

Así como el Gobierno se metió hace años en un problema que a entender de quien escribe está generando más costos que beneficios, pareciera estar entrando en otro problema de esos que "no pasa nada" pero que cuando menos *algo* pasa. Muchos estamos de acuerdo con la desdolarización de la economía. El país estaba pagando un costo muy alto para que ciertos sectores pudieran ahorrar en moneda extranjera y eso es un problema serio, más aún en tiempos de crisis en los que hay que hacer malabares para mantener el superávit y conseguir el ingreso de dólares a las arcas nacionales. Para tener una idea de la dimensión de lo que implicaba esa fuga de dólares a los colchones estamos hablando de unos u$20,000,000,000 anuales lo cual es una locura acá y en cualquier país del mundo.

Ahora bien, teniendo en cuenta que en Argentina, debido a múltiples razones, existe hace décadas una cultura de ahorro en esa verde moneda -hablando de pequeños ahorristas y ya no de las grandes corporaciones que fugan dólares a sus casas matrices- la desdolarización no puede darse sin estar acompañada de alguna forma de preservar el valor en pesos. Al que le sobra por mes algunos pesos para ahorrar los termina perdiendo ante la falta de alternativas que le permitan ya no ganar sino preservar el valor adquisitivo de sus ahorros. La única opción que tenía era volcar el ahorro al consumo innecesario o adelantado; ahora con la reaparición del mercado marginal y el aumento del dólar paralelo quienes apostaron al dólar, a diferencia de lo que venía pasando hasta 2011 bajo este modelo, ganaron. Y ojo, no hablaremos aquí de las grandes empresas ya que estas disponen de instrumentos no sólo para preservar el valor sino para ganar dinero con su capital. El que está jodido es el pequeño ahorrista.

Y ante un escenario de incertidumbre, sin perspectivas a pesar del congelamiento de precios de que los precios dejen de aumentar, sin opciones razonables para preservar el valor de los ahorros, y ante las expectativas negativas -inducidas o no- en torno al valor del peso, ante una fuerte campaña devaluacionista y la puesta en vidriera de un dólar que como inversión generó muchas ganancias a quienes en él apostaron; ante la falta de respuestas alternativas el dolar paralelo sigue subiendo y, con dicha suba, las expectativas negativas sobre la economía y el futuro se alimentan y crecen casi a la par de la demanda (aún siendo un mercado marginal en comparación al oficial) poniendo en juego muchos de los avances del modelo.

Ojalá los funcionarios responsables no actúen como siguen haciendolo en el tema de las estadísticas, la negación en ciertos casos produce efectos mucho más nocivos que los que se buscan evitar a través de la negación. El malhumor que siembran algunos trabajadores de alguna conocida corporación mediática y aliados, al igual que la especulación y sobreactuación con la verde moneda e incluso una parte de la inflación se monta sobre este flanco negacionista que deja el gobierno. Somos muchos más los que queremos que al Gobierno le vaya bien que los que alla Sanz rezan para que todo se vaya al carajo; y para que le vaya bien al Gobierno -y por ende al país- hace falta reconocer los problemas y dar las peleas que hagan falta para solucionarlo. Esto no sucederá mientras todos los que apoyamos a este Gobierno nos quedemos callados -murmurando por lo bajo- mirando para otro lado ante las cosas que están mal para "no hacer olas". Si de la inflación, el dólar, los trenes, la criminalidad o lo que fuera dejamos que sólo hablen los opositores y desde el oficialismo salimos a decir "Acá no pasa nada", flaco favor le estamos haciendo al país ya que las soluciones que se instalarán en el sentido común de la opinión pública serán indefectiblemente las propuestas por esta oposición cachivachezca que supimos conseguir y que tanta amplificación mediática tiene.

Saludos
D.F.

Video: Ultima entrevista a Néstor Kirchner como Presidente / crédito A Dos Voces.

Leer el post completo...

viernes, octubre 19, 2012

Espejos


No parecieran haber demasiadas diferencias entre lo que plantea esta señora y lo que plantea este señor.

¿Cómo se sale de esta Era de la Boludez cuando oposición y oficialismo parecieran coincidir en querer seguir profundizando esta estrategia de espejos antagónicos en la que ya no sólo dejan afuera todo aquello que no cuadre con la burda talibanización que estamos atravesando por estos días, sino que hasta toman por enemigos a los "tibios"?

Saludos
D.F.

Imagen: http://enblancoynegromedia.blogspot.com


Leer el post completo...

martes, octubre 02, 2012

Camino al #7D



En pocas semanas se acabará la impermeabilidad que cobija hoy a los comunicadores a sueldo del emporio comunicacional más grande de la historia del país. Aquella impunidad que permite a estos señores y señoritas decir o inventar cualquier pavada y que sólo puede surgir del blindaje que todos esos fierros mediáticos juntos pueden ofrecer.

El modelo comunicacional vertical y unidireccional está herido de muerte; y sin embargo en lugar de orientar sus últimos alientos a intentar adaptarse a los tiempos que corren, utilizan toda esa energía en profundizar hasta el ridículo esta estrategia de emoción violenta a la que vienen apelando desde el conflicto por las retenciones móviles y que se dispara cuando Néstor Kirchner deja desnudo al rey al preguntarle públicamente al Yabrán mediático Héctor Magnetto por qué estaba tan nerviosho.

Desde el punto de vista de los turbios empresarios que hoy por hoy son dueños de todas esas licencias, cables, radios, canales, agencias de noticias, diarios, etc; el 7 de diciembre (ver aquí el análisis de Gustavo Arballo al respecto) implica perder los jugosos negocios que su posición dominante o monopólica según el caso les permitía. El dejar de ser los dueños de todos esos medios que responden piramidal y jerárquicamente a una sola persona que se maneja como patrón de estancia tendrá consecuencias ciertamente negativas para la patronal, perderán muchísimo poder y lo saben. De ahí su enojo y las últimas jugadas como la incorporación de Lanata como capitán de ese Titanic mediático que se hunde (jugada que les ha servido para incentivar el mal humor colectivo y para ordenar las tropas puertas adentro del emporio).

Entonces, es entendible la desesperación de los dueños; pero ¿qué motiva a los comunicadores empleados a sumarse a toda operación psicológica contra el gobierno por más ridícula que fuera? Es decir, ¿cómo llegan periodistas reconocidos a sumarse a la militancia política clarinista y adherir con tanta obsecuencia a la estrategia de sus empleadores, llegando a inventar mentiras lisas, llanas y burdas, sacar de contexto (y siempre en el mismo sentido) cada frase que diga cualquier funcionario relevante, incentivar este clima de enojo y violencia y demás? Evidentemente lo que está en juego para estos muchachos también es relevante: se trata de los privilegios que la comunicación vertical y unidireccional les había otorgado y que, al desarmarse el gigantezco monstruo mediático que los cobija, quedarían a la intemperie abandonados a la horizontalidad que día a día va ganando más terreno por fuera de esa burbuja en la que se desempeñan. Entonces sólo les queda aferrarse con más ganas a la estrategia de sus jefes.

Para ilustrar el punto: ¿podría un periodista pararse ante las cámaras de tv y decir con seriedad que lo quieren asesinar argumentando una frase suelta y sacada de contexto de no existir todo ese aparato mediático? Claramente no, si existiera la posibilidad de ser interpelados hasta sus propios colegas desde otros medios inmediatamente refutarían la pavada, el tipo quedaría como un pelotudo y seguramente hasta lo echarían del canal en el que trabaja. Y sin embargo aquel episodio protagonizado por Leuco -que nunca pidió disculpas por el papelón- fue replicado por todos los medios aliados, llegó hasta la tapa de los diarios más vendidos del país, Clarín y La Nación, fue extensamente editorializado y quedó como un hecho más de ese relato ficticio de mentiras que refieren a otras mentiras anteriores y será nutrido por las mentiras de mañana.

Entiéndase que esto no se trata de pensar distinto, de ideologías ni de pertenencias partidarias. Está muy bien que cada quien se pare desde el lugar que más le plazca y sea todo lo crítico u obsecuente con el gobierno de turno o con quien se le cante. El problema es cuando se rompe el contrato de lectura con la audiencia y se inventan y falsean -y con sumo descaro- los hechos. Cuando todos los titulares son interpretaciones forzadamente maliciosas, cuando lo que importa no es el argumento ni el dar cuenta de lo que sucede sino que lo único que se busca es la frasecita que sacada de contexto pudiera irritar un poco más a la propia audiencia; cuando lo único que importa es generar miedo, incertidumbre y violencia, no sólo se corrompe sino se condena a muerte al periodismo tradicional cuya legitimidad radica en su credibilidad. Y a esta altura del partido, sólo nos quedan los zombies.

Todo indica que Clarín no cambiará su estrategia y seguirá pisando el acelerador en ese camino que desemboca en el 7 de diciembre. Seguirán actuando en conjunto con sus aliados -PRO, Sociedad Rural, ATFA y demás gente linda- haciendo todo lo posible por generar descontento y caos (por ejemplo la organización de los cacerolazos desde las redes sociales, que dicho sea de paso ahora están organizando otro para el 8 de Noviembre, o también los inocentes estudiantes de Harvard que eran en realidad funcionarios del PRO). Evidentemente las pocas semanas que le queda a Clarín como dueño de cientos de licencias serán un in crescendo de episodios obscenos con el único fin de desgastar al punto que sea posible al Gobierno nacional.

Lamentablemente no queda otra que esperar que el Estado logre hacer cumplir de una buena vez la ley que con tanto apoyo nacional e internacional fue aprobada democráticamente luego de un proceso de discusión inédito en Argentina. Será duro porque cada día se esfuerzan un poquito más en generar irritación, provocar, mentir y falsear; pero recordemos que ya atravesamos situaciones similares y esa estrategia no les sirvió para evitar que se aprueben leyes como la que se resisten a cumplir.



Saludos
D.F.

Imagen: http://noticiaya.com


Leer el post completo...

jueves, septiembre 20, 2012

La impunidad mediática


Pasaron dos años de la célebre frase que empujó los límites del periodismo un poquito más allá en la pendiente con aquello de "Lamento tener que dar esta noticia el día de la primavera, pero es muy grave y no la puedo dejar pasar. Lucas Carrasco, integrante del aparato de comunicación kirchnerista, me amenazó de muerte y prometió ir con una metralleta al Canal 26 para matarnos a todos". Hoy podemos ver que Leuco hizo escuela y el alumno Nicolás Wiñazki aprendió muy bien esta nueva forma de operar desde la más elemental literalidad.

Por supuesto, así como Leuco jamás se retractó de increiblemente estúpida operación literalicida, tampoco lo harán Lanata y Wiñazki. Porque el carozo del asunto es la impunidad absoluta que tienen para operar. Toda esa infraestructura y universo de canales, radios, diarios y demás es el soporte en donde se apoyan para no tener que sustentar lo que afirman en hechos concretos del mundo real y es lo que les permite poder inventar a gusto sin tener que hacer periodismo. Si el objetivo a atacar es don Cosme Fulanito, sólo tienen que inventar alguna historia acerca de los oscuros lazos de don Cosme con Al Qaeda, su compulsión zoofílica a violar gacelas bebé o todo aquello que surja de su imaginación. Lo único importante es evitar a toda costa el testimonio de don Cosme y así, en sólo unos minutos en el espacio estelar de la televisión de aire, la horda indignada de televidentes pasó de no conocer a don Cosme, a tener una razón para repudiarlo.

Este mecanismo no sólo se usa y abusa por la negativa sino que también es abusado por la positiva. Un ejemplo clarísimo fue el último cacerolazo, el cual fue cubierto desde el principio hasta el final sin corte alguno. Lo interesante de la cobertura es que durante las largas horas de la marcha opositora se mostraban las imágenes y se escuchaba de fondo el chingui-chingui de las cacerolas mientras los empleados del grupo editorializaban y explicaban lo que ellos decían que los caceroleros decían. Pero en ningún momento -insisto, en NINGUN momento- de esa larguísima cobertura se acercó algún cronista a los caceroleros y les preguntó "¿Usted por qué está acá?¿Qué está pidiendo?". No hacía falta, los empleados de Clarín saben mucho mejor que los que estaban protestando el por qué de las protestas y no necesitan de los testimonios porque el sólo hecho de acercarles un micrófono echaría por tierra todo ese relato ficticio que durante horas construyeron gracias a la impunidad que les concede trabajar en un monstruo tan grande como el citado multimedios.

Sobre el caso en concreto del Maknual no hay mucho para decir, el mismísimo Lanata abre el manual y en tono serio lee "Manual del militante pasivo del frente cenas y cafés". Si ven el informe y no conocen a la Mesa de Autoayuda K, seguramente creerán que este es un manual que La Cámpora reparte a sus militantes para que "militen" las cenas familiares. Eso es lo que querían hacer creer ya que es una forma de explicar para quienes creen en Lanata y Clarín por qué los jóvenes tienden a ser kirchneristas y se generan discusiones familiares habitualmente intergeneracionales sobre política en las mesas. A tono con el 0800 impulsado por el candidato presidencial del grupo Clarín, la idea es instalar y reforzar que los jóvenes son adoctrinados. Que no llegan a esas conclusiones o ideologías por su propia inteligencia y visión del mundo sino que entran militantes a las escuelas a hacerlos jugar al nestornauta y que existe hasta un manual secreto con este fin. La idea claramente es mostrar a los jóvenes como víctimas manipulables y negarles así su condición de sujetos políticos.

Lo interesante de este caso puntual es que no sólo es en joda sino que además el Maknual nunca había sido impreso. La primera copia en papel del Maknual es la que tiene Lanata en sus manos. Pero para entender mejor los detalles de la opereta de Wiñazki aquí el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo (no de La Cámpora como dijo el periodista) El Bosnio lo explica en la entrevista que le hizo el amigo Gerardo Fernández:



Evidentemente la era de la boludez ha llegado para quedarse. Esperemos que a partir del 7 de diciembre las cosas empiecen a cambiar para bien. También sería interesante encontrar algún mecanismo (¿tribunal de ética quizás?) por el cual los propios periodistas puedan actuar y regularse ante casos de mentiras tan flagrantes y operaciones tan burdas. Pero bueno, un primer paso debe necesariamente ser la desconcentración mediática que dicta la ley de servicios audiovisuales.

Saludos
D.F.


Leer el post completo...

jueves, septiembre 13, 2012

Cacerolitos reloaded


Seguramente la movilización organizada desde hace semanas llamando a cacerolear esta noche tenga algo más de convocatoria que las anteriores organizadas por estos mismos grupos que no ponen la cara ni se hacen cargo de su pertenencia a ciertos espacios políticos. Sería muchísimo más sano para la democracia de que todos aquellos que consideren sus cacerolas están vacías de alimentos explicitaran su pertencia ideológica -que la tienen y radicalizada- y marcharan bajo esa bandera.

Pero por supuesto, tiene mucho más punch mediático presentar la cuestión como una espontánea protesta de "la gente" ante la dictadura comunista que se comunica con el pueblo sin mediaciones, a través de la cadena nacional que tanto enerva a grandes valores del Tango como Laurita Alonso, Caparrós y Mauricio Macri.

Los detalles acerca de la ambigua convocatoria se pueden ver agrandando la imagen que abre el post y allí se encontrarán con razones para cacerolear tales como "basta de dividir al pueblo en todos y todas" "Basta del plan conectar que repartió netbooks inservibles" "Basta de twiteros K falsos" y demás joyitas que más que un compendio de demandas políticas se parecen más a los titulares de Clarín de cada día.

Sin embargo hay algo que viene sucediendo con todos estos cacerolitos (llamar cacerolazo a estas protestas de algunas centenas de personas en los barrios más ricos de la ciudad es faltarle el respeto al cacerolazo de 2001) y es que los los medios de comunicación de las clases dominantes intentan hacer pasar por clase media a los protestantes de Recoleta y Barrio Norte que vienen militando en contra del Gobierno desde hace ya varios meses.

En el relato dominante "la gente" a la que se refieren son la clase alta, clase que pareciera no existir en las coberturas. La Ciudad de Buenos Aires es predominantemente clase media, y sin embargo estos sistemáticos cacerolitos se dan en un par de barrios que oh casualmente son en los que viven las clases altas. Ni en Jonte y Nazca, ni San Juan y Boedo, ni San Martín y Juan B Justo ni mucho menos Larrazabal y Eva Perón: siempre se dan en Santa Fe y Callao y en algunas ocasiones se agrega la columna Cabildo y Juramento. En el resto de la ciudad no suenan las cacerolas ni las bocinas más allá del malestar que puedan sentir la clase media no está saliendo a protestar porque evalúa que no es tan terrible. Y ni hablar de las clases bajas a las que jamás se vió en estas protestas chic.

También desde la vereda del kirchnerismo muchas veces se cae en la trampa del relato clarinista de omitir a la clase alta y poner a la clase media como sujeto de estas protestas. Si los caceroludos de Recoleta fueran la clase media, el kiosquero de Caballito sería indigente, el mecánico de Lugano un desclasado y La Matanza directamente quedaría en otro planeta. La clase alta tiende a autopercibirse como clase media y los medios en representan así a estos sectores.

En fin, habrá que ver cómo les va al PRO, PJ disidente, y paladines de la democracia como la Che Chupando en esta nueva convocatoria militante. El único efecto que han logrado hasta ahora, además de entorpecer el tránsito en estas zonas, es el de sostener el mal humor que despierta en los sectores más acomodados de esta sociedad la mera existencia de un Gobierno que gobierna para el pueblo y no para esta ultraminoría tan intensa. Lo mejor que podría hacer esta gente es reconocer la fuerte politización y organizarse, exigirles a los partidos que los representan una oposición seria y así generar una alternativa opositora detrás de la cual se puedan embanderar partidariamente y competir en elecciones democräticas. Porque este infantilismo de salir con las cacerolas a intentar derrocar a un gobierno electo en elecciones libres y limpias y con tanto apoyo sin proponer nada "a favor de" no conduce a absolutamente nada más que el ridículo.

Saludos

D.F.


Leer el post completo...

martes, septiembre 11, 2012

11S


Leer el post completo...

domingo, septiembre 09, 2012

De acá al 2015



Tomemos como punto de partida el hoy. Tenemos un Gobierno con alto apoyo popular al cual le quedan 3 años de mandato sin reelección posible y con las elecciones legislativas de por medio. Las oposiciones partidarias con chances de superar el piso establecido para competir en las presidenciales siguen a grandes rasgos encuadradas detrás de la agenda que imponen algunas corporaciones mediáticas y ninguna pone el eje en preservar todo lo bueno que se ha logrado en estos años de kirchnerismo e ir por más sino mas bien lo contrario.

El año que viene tocará renovar las cámaras de Diputados y Senadores. Las buenas son que las bancas que se renovarán corresponden a los Diputados electos en 2009 lo cual se traduce en que sólo 38 de los 116 Diputados que al día de hoy integran el bloque del Frente para la Victoria ponen su banca en juego. Para ahorrar palabras:

Frente para la Victoria: 38 renuevan de 116
PRO : 12 renuevan de 15
UCR : 25 renuevan de 38
Peronismo Federal : 15 renuevan de 22
ARI : 6 renuevan de 6
Nuevo Encuentro : 2 renuevan de 5
Proyecto Sur : 3 renuevan de 3

Y en el Senado el FPV pone en juego 11 de sus 32 bancas, la UCR 4 de 14, Nuevo Encuentro sus dos bancas, la coalición cívica su única banca.

Si bien incompleta la muestra da cuenta de más o menos cómo viene la mano. De este panorama se podría suponer la campaña será bastante intensa por parte de la oposición para intentar conquistar al electorado con miras a permanecer en el Congreso y proyectarse como alternativa para 2015. Y dado el mapa político que se constituyó en 2011, no se avisora un liderazgo que se destaque de entre los perdedores de aquellas elecciones con lo cual desde lo racional la disputa legislativa debería ser encarada por parte de las oposiciones como una lucha entre sí para diferenciarse del resto y representar el voto opositor; sin embargo todo indica que la estrategia de todo el arco opositor será la misma que hasta ahora: el rechazo pleno y visceral a todo lo que emane del kirchnerismo. Un planteo extremista y clarinista muy bien analizado por Edgardo Mocca aquí.

Las malas noticias para el oficialismo son que le será muy difícil, en una elección legislativa, obtener un resultado que implique sumar más bancas a las que ya dispone ya que en las legislativas el electorado no se comporta como en las presidenciales, se dispersa más. Es de esperar que a 10 años de Gobierno, con una oposición empujada por el instinto de supervivencia y el constante agite mediático el oficialismo obtenga un resultado menor a las presidenciales y los medios y opositores presenten el hecho como una derrota con la intención de generar un nuevo clima de fin de época (algo como lo que sucedió en 2009).

Entonces, con este hipotético escenario politico (que por supuesto es sólo una elucubración), es improbable que el oficialismo logre conseguir los dos tercios de ambas cámaras que le harían falta para modificar la Constitución que permita, entre otras cuestiones relevantes como la discusión sobre si devolver los recursos naturales a la Nación o dejar de "sostener" a la iglesia, habilitar la posibilidad de una nueva reelección. Y entonces el gran problema que se evidencia por estos días es la falta de alternativas dentro del variopinto universo kirchnerista con chances de aglutinar a todos esos sectores que, muchas veces con intereses contrapuestos, hoy por hoy se encuadran dentro de un mismo denominador común que es Cristina.

¿Qué alternativas quedarían? La más simple sería la salida "a la Lula" nombrando un delfín que pueda garantizar la gobernabilidad y el rumbo político del kirchnerismo; sin embargo hoy por hoy no se perciben candidatos con las cualidades necesarias para ello. Por un lado hay algunos gobernadores, como Scioli, que si bien contarían con el apoyo del PJ, algunos célebres sindicalistas y ciertos medios de comunicación tiene ideas bastante diferentes a las del kirchnerismo en políticas que van desde las económicas hasta las sociales pasando por los derechos humanos y demás. Por el otro hay algunos funcionarios como Abal Medina o Axel Kicillof, que si bien comulgan con el rumbo propuesto por el modelo no son bien ponderados por algunos sectores de poder necesarios para impulsar una candidatura con chances de ganar las elecciones en 2015.

Y por último quedaría por ver el peor escenario, que sería el kirchnerismo sin reelección de Cristina y con un triunfo de alguno de los proyectos opositores (surjan del mismo kirchnerismo o de la oposición partidaria). En tal caso lo previsible sería una complicada gobernabilidad dado que el desarmar lo hecho por el kirchnerismo en estos años generará grandes resistencias sociales. Frenar los juicios a los genocidas, reprivatizar lo estatizado, apertura económica, reformulación de las alianzas internacionales con miras de "volver al mundo", el retorno del endeudamiento y demás cuestiones no serán nada gratis para quien intente llevar estas cuestiones a cabo y sería de esperar una etapa muy conflictiva con un final incierto.

Está bien, falta mucho para el 2015 y es cierto que 3 años en tiempo político argentino equivale por lo menos a 30 años cronológicos y que existen múltiples impoderables que podrían generar otros escenarios impensados hoy por hoy. Pero con lo que tenemos a mano el futuro político pareciera lo suficientemente complicado como para ir pensando cómo hacer para no perder todos los avances de estos años y que el kirchnerismo eche raíces y se institucionalice de manera que independientemente de los gobiernos que vengan, algunas cuestiones fundamentales no se puedan desandar de un plumazo.

Saludos
D.F.

Imagen: http://maquiaveloyfreud.com/


Leer el post completo...

miércoles, septiembre 05, 2012

En contra del voto voluntario



Mucho se está hablando por estos días de bajar la edad mínima para poder ejercer el derecho a la participación política a través de la elección de las autoridades. Sobre cuál debería ser la edad concreta, el límite a trazar a partir de la cual se pueda votar no tengo una opinión formada y para ello será interesante escuchar las argumentaciones de los impulsores y sus detractores de bajar la edad a los 16.

Pero hay algo que sí me preocupa respecto a este proyecto y es el planteo de que los adolescentes de entre 16 y 18, de ser aprobado, no tendrían la obligación de asistir a las urnas. Independientemente de la edad que se establezca, una vez definida esa edad en la cual uno es para el Estado un sujeto político con el derecho a elegir los gobiernos que lo orientan, el derecho al voto adolescente debe necesariamente conllevar la misma responsabilidad y compromiso que el de los mayores de 18. Como dice nuestra Constitución Nacional en su artículo 37: "El sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio."

Si consideramos que a cierta edad uno tiene la suficiente madurez como para ejercer el acto cívico de votar, no se evidencia razón alguna para establecer que a esa edad el ciudadano tenga que ser eximido de la responsabilidad que implica la participación ciudadana. El derecho viene atado a la responsabilidad, y la obligatoriedad forma parte de esas responsabilidades y de la cultura política de nuestro país. Mientras estemos obligados a cumplir con las leyes que redactan las autoridades electas por el sufragio el participar en su elección debe seguir siendo obligatorio.

Y además no pareciera una obligación de difícil cumplimiento; después de todo, la escuela es también obligatoria y los chicos tienen que ir todos los días. La obligatoriedad de ir un domingo cada dos años no pareciera una responsabilidad fuera de alcance para una franja de ciudadanos que de aprobarse el proyecto estarán habilitados para discutir y participar en el rumbo político del país.

Saludos
D.F.


Leer el post completo...

martes, septiembre 04, 2012

Debatiendo el kirchnerismo



Ayer debatimos con Hugo Montero, director editorial de la revista Sudestada, sobre aquello que hegemoniza la Política del aquí-ahora: el kirchnerismo. La discusión estuvo realmente interesante y como suele pasar en El Tren fue por afuera de la agenda que proponen los dos queridísimos relatos mediáticos que imperan en los medios hoy por hoy y, de entre los matices y las críticas por izquierda, aparecen contrapuntos que ayudan a pensar la política actual y la que se viene.

Aprovecho para hacer un update a los lectores y comentaristas del blog: varias cuestiones personales se juntaron y de ahí que el blog haya estado parado este último tiempo. Pero bueno, aquí estamos de vuelta a casi 9 años de haber empezado este blog y con pilas para seguir al menos 9 más.

Saludos
D.F.


Leer el post completo...

miércoles, julio 18, 2012

#ChauAlonso (O de cómo alardear de la idiocia política)



Apenas unos días de que el célebre Martín Caparrós llamara valientemente en su blog a "boicotear las cadenas nacionales" (o sea, a no escuchar lo que la Presidente del país tenga para decirle a la ciudadanía) la Diputada Laura Alonso sacó de la galera un proyecto que promete ser otra de las geniales iniciativas opositoras con destino a los anales del olvido.

Reproduzco íntegro el proyecto que publica en su sitio web la Diputada que, tan republicana e institucional que es, pretende que los Gobiernos no puedan utilizar nunca más la cadena nacional, de manera que "el relato" quede en manos de la mediación de sus socios políticos del grupo empresario que tiene frenada con argucias leguleyas la ley de servicios audiovisuales. De hecho la idea de este proyecto es derogar un artículo de dicha ley (y presten atención a los divertidos fundamentos):

El Senado y la Cámara de Diputados, reunidos en Congreso, sancionan con fuerza de LEY

ARTÍCULO 1º.- Derógase el artículo 75 de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual.

ARTÍCULO 2°.- Modifícase el anexo II del decreto 875/2011 en relación a las acciones de la Dirección Nacional de Contenidos Audiovisuales, inciso 6, que quedará redactado de la siguiente forma: “Diligenciar lo relacionado con la expedición de mensajes de interés público y publicidad política”

ARTICULO 3°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo nacional.

FUNDAMENTOS Señor Presidente:

Por medio de este proyecto de ley proponemos la supresión de la llamada “cadena nacional” que se encontraba prevista en la antigua ley de radiodifusión y se prevé en el artículo 75 de la actual ley que regula los servicios de comunicación audiovisual.

En el primer caso, la ley preveía su utilización para necesidades vinculadas con la seguridad nacional, mientras que el artículo 75 de la vigente ley 26.522 establece la facultad discrecional del Poder Ejecutivo Nacional para disponer la integración de la cadena de radiodifusión con carácter obligatorio para todas los licenciatarios y en caso de “situaciones graves, excepcionales o de trascendencia institucional”.

La cadena nacional es una rémora del pasado autoritario. Nos remonta a épocas del país a las que la Argentina nunca más volverá.

En la era de Internet, donde millones de personas acceden a y producen la información de manera constante y en tiempo real, la cadena nacional es un elemento de museo. Sin embargo, el uso abusivo y masivo de este instrumento por parte de la Presidenta de la Nación revela que - de mantenerse la norma sin modificaciones - éste puede ser utilizado discrecionalmente para satisfacer necesidades políticas coyunturales.

Esta situación podría agravarse en años electorales. Los actuales antecedentes alertan respecto del uso abusivo que la Presidenta podría hacer de la cadena nacional en épocas electorales, desnivelando el escenario de la competencia en favor de sus candidatos y en contra de los partidos de la oposición. Ni que hablar si la Presidenta decidiera recurrir sistemáticamente al uso de la cadena nacional todos los domingos a las 23 para evitar que la ciudadanía acceda al programa televisivo periodístico de mayor rating y que, aparentemente más incomoda al gobierno con sus investigaciones. Nadie puede impedirle que lo haga de mantenerse el artículo 75 de la Ley de Medios.

En una democracia donde la libertad de expresión para todos y todas está garantizada, no es necesario que los Presidentes cuenten con una herramienta superpoderosa como la cadena nacional que de utilizarse discrecionalmente podría limitar el derecho de otros a expresarse.

Las recientes cadenas nacionales de la Presidenta de la Nación no han difundido mensajes que reflejen gravedad, excepcionalidad o trascendencia institucional. Ello revela el uso político que la Presidenta - que no otorga reportajes ni conferencias de prensa - le ha dado y piensa darle si no se limita esta facultad drásticamente.

Hoy más que nunca, el libre acceso a Internet permite que cualquier persona - no sólo un Presidente o una Presidenta, pueda difundir sus mensajes y de quererlo, también interactuar con terceros a través del ciberespacio.

El artículo 75 de la Ley de Medios ha sido redactado adrede por el oficialismo que gobernó entonces, y gobierna hoy, con el fin de que la cadena nacional pueda ser utilizada discrecionalmente por el Presidente.

No existen indicios para concluir que ni la actual Presidenta de la Nación ni los futuros mandatarios tengan limitaciones para difundir sus mensajes y anuncios. Pueden hacerlo por televisión, radio, medios gráficos e Internet.

Todos los canales de noticias transmiten en vivo o cubren inmediatamente después los discursos presidenciales. Sería una catástrofe para la democracia que los mensajes de un Presidente no fueran difundidos por los medios de comunicación tradicionales y no tradicionales. No es el caso en la Argentina ni lo ha sido desde la redemocratización en diciembre de 1983.

En muchísimos países, la cadena no existe como tal, sino que sencillamente las autoridades solicitan a los medios la difusión de determinados contenidos en el caso de emergencias, y estos se los conceden en el marco de una relación normal y razonable entre el titular del espacio –que es el Estado- y sus Licenciatarios.

Asimismo, cabe destacar que la comunicación de actos del Estado y mensajes para casos de emergencias o estados de conmoción se encuentra salvaguardada a través del deber de colaboración a que los medios se encuentran obligados en los términos de la ley 26.522.

Por ello consideramos que resulta oportuno y conveniente, en aras de la normalidad republicana e institucional, suprimir la cadena nacional, que además es un resabio autoritario de la vieja ley de radiodifusión, y en la hora actual se ha convertido en un resorte arbitrario del Poder Ejecutivo cuyo uso desmedido y privado se encuentra fuera de control.

Por lo expuesto, solicito a los señores y las señoras legisladores que nos acompañen con su voto.

http://www.lauraalonso.org/2012/07/chaucadena.html


La desesperación del establishment vernáculo al no contar más con el monopolio de la palabra y la imposición del sentido lleva a sus representantes a presentar estos disparatados proyectos que huelen mucho a aquel republicano decreto de los "libertadores" algunas décadas atrás. Por supuesto, esta iniciativa no es más que un chasquiboom para llamar la atención ya que un partido vecinalista como el PRO-Repsol no cuenta con representión significativa en las cámaras y no es de esperar que los partidos con voluntad real de Gobierno -por más que estén en las antípodas ideológicas- acompañen a este mamarracho que pagamos con los impuestos de todos y todas.

En fin, gracias a los kirchneristas encubiertos como Laura Alonso habrá Kirchnerismo hasta el 2049.

Saludos
D.F.

Leer el post completo...

lunes, julio 02, 2012

La vía de la estatización


Una forma de expresar sintéticamente los rasgos de nuestra economía, de gran aceptación entre los economistas locales, es que está conformada por una estructura productiva desequilibrada. Sin coincidir plenamente con esa descripción, creemos que pone en relieve un aspecto central: las consecuencias que genera el desigual potencial de explotación del sector primario respecto al industrial.

Tanto las condiciones de fertilidad –casi sin igual– del suelo pampeano y litoraleño, la enorme riqueza metalífera de los Andes y las reservas de recursos fósiles y gasíferos de la Patagonia, suponen la existencia de una gran masa potencial de renta de origen primario. Estos recursos son apropiados por quienes ostentan el monopolio en el acceso a su explotación, aunque el Estado puede intervenir aquí, captando parte de la renta mediante retenciones, u otros impuestos, además de a través del control directo de la explotación. En caso de que no sea apropiada por el Estado, lejos de tener como destino el desarrollo productivo, la renta suele encontrar su fin en el consumo suntuario (boom de las 4x4 en localidades sojeras), fuga de capitales, o en colocaciones que reproducen la lógica rentista, como inversiones inmobiliarias (que pueden generar burbujas especulativas en sectores como la construcción residencial).

En contraposición, encontramos un sector industrial que, exceptuando algunos complejos muy específicos, presenta capacidades productivas inferiores a las vigentes a nivel internacional. Esto implica que su desarrollo a una escala competitiva está supeditado a la posibilidad de ser subsidiado mediante recursos derivados de la renta primaria, proceso que sólo puede ocurrir por la mediación del Estado. Asimismo, al ser los capitales con condiciones más competitivas los de origen extranjero, terminan adquiriendo empresas de capital local, a lo que si le sumamos la larga historia de entrega de la explotación de nuestros recursos a capitales foráneos (en especial en los ’90), tenemos una progresiva extranjerización de la economía.

Algunos datos señalan que este esquema de base primaria y extranjerizada no se modificó en lo sustancial, aun a pesar del planteo desarrollista: las exportaciones del complejo sojero en 2011 –porotos, aceite y pellets de soja– suman 20.000 millones de dólares, casi un 25 por ciento del total. A su vez, esta situación vuelve al (muy volátil) precio de la soja una variable de posible inestabilidad para nuestra economía, en particular para los ingresos estatales ya que desde 2002 los derechos de exportación representan aproximadamente un 10 por ciento de los ingresos tributarios. Por su parte, respecto a la extranjerización, basta con señalar que de las 500 empresas más grandes del país, la participación de las de origen extranjero crece ininterrumpidamente en la década del ’90, pasando de 44 por ciento en 1993 a un 68 por ciento en 2002, estabilizándose en 67 por ciento para el promedio 2003-2010. Más significativo resulta que, en promedio, las ganancias de las empresas extranjeras son cuatro veces las de las locales, y que las utilidades y dividendos que sacaron del país en 2011 alcanzaron los 8500 millones de dólares, cifra cuatro veces superior al promedio de la convertibilidad.

Poniendo en debate el planteo desarrollista, entendemos que los límites no están en una cuestión de “diseño” de la política, sino en las alianzas que ella supone necesarias, y que requiere como actor principal un pujante sector empresarial nacional. Nuestra interpretación es que este sector no sólo no tiene esa fuerza –dado que sólo puede germinar bajo el apoyo estatal– sino que, fundamentalmente, no está motivado por el “desarrollo nacional”, más por la maximización de la ganancia. Ejemplos abundan, pero quedan plasmados nítidamente con los recientes casos de los Eskenazi en YPF, y más dramáticamente aún, con el de Cirigliano y la tragedia ferroviaria en Once.

Al haber planteado estos límites al desarrollo, vemos en la estatización una vía plausible para superarlos, para el cambio profundo de esta sociedad. Pero desde ya que nadie se deja expropiar gratuitamente, y la repercusión mediática local e internacional que tuvo el caso YPF lo demuestra cabalmente. En este contexto, el marco de alianzas regional puede ser un determinante clave en el “campo de juego” posible de dichas políticas (claramente, no es lo mismo para esto que sea Unasur, el ALBA o Mercosur). Pero al mismo tiempo, al pensar al Estado como una arena de y en disputa, debemos recordar que es siempre un terreno que corre con desventaja para los sectores populares. Sólo sobre la organización de éstos pueden cimentarse las expectativas del aporte de aquellas políticas a las perspectivas emancipatorias.

Martín Harracá, vía Página/12 Imagen: leandrobartoletti.blogspot.com

Leer el post completo...

martes, junio 26, 2012

Scioli Presidente - Moyano Gobernador


Ningún entenado en las artes políticas ve en el paro y movilización impulsados por Moyano hoy una mera reivindicación sindical. Pocos cuestionamos la legitimidad del reclamo de levantar el piso del mínimo no imponible en el impuesto a los ingresos que en estas pampas denominamos "impuesto a las ganancias". Todos los años se discute y, sin embargo, nunca hasta el día de hoy se apelaron a métodos tan desafortunados como el intento de desabastecimiento de combustibles cuyo cénit vivimos la semana pasada.

Podríamos detenernos a debatir las cuestiones técnicas del reclamo formal, pero lo relevante son las razones latentes de la conflictividad social que estamos atravesando. Y no es tan difícil -de hecho alcanza el título del post para explicarla- la explicación: simplemente hay un líder sindical con aspiraciones políticas manifiestas que, ante la imposibilidad reeleccionaria de Cristina, apuesta a un proyecto que considera será el que sucederá al actual.

La capacidad de movilización -y la capacidad de daño- de Moyano están a la vista; controla los camiones -en un país que abandonó a su red ferroviaria como principal transporte de cargas con todo lo que eso implica y que quizás sea un buen momento para rever- y es el líder de la CGT ergo su poder es muy grande. El Gobierno es conciente de esto y por eso mantuvo la alianza estratégica, y Moyano es conciente de los beneficios que implica este gobierno para los trabajadores que él representa y por eso mantuvo la alianza estratégica.

Pero las cosas cambiaron. ¿Qué cambió? En principio que Moyano quiere saltar a la política.

Las ambiciones de políticas de Scioli son de público conocimiento y su ideología quizás no tenga tanta difusión como sus aspiraciones políticas pero son igual de contundentes (no por nada los medios de cierto grupo mediático y aliados nunca lo atacan como al resto de los "ultraarchirecontrak"); pero como habíamos desarrollado aquí a Scioli Néstor lo mandó al freezer por el lapso de toda su presidencia después de afirmar, a pocas horas de haberse derogado las leyes de impunidad, que "en un país serio el Congreso no anula las leyes".

Allí entre cuestiones archivísticas planteabamos que "lo más probable no es que Scioli se presente como continuación del kirchnerismo sino mas bien que se presente como esa figura aglutinadora de los peronismos y panperonismos disidentes para competir con el kirchnerismo."

Y Scioli es un candidato de derecha que tiene chances de poder aglutinar a los resabios neoliberales, a la derecha peronista y ciertas corporaciones independientes de medios. Es un candidato mucho más presentable que, ponganle, Macri o Duhalde pero con capacidad de encuadrar a los sectores que estos representan y que sin embargo no pueden canalizar en un proyecto electoral viable con miras a 2015.

Una candidatura de Moyano a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (cargo al que Scioli no podría volver a presentarse) hasta parecería un costo ínfimo a pagar por los servicios del líder sindical. Es un Win-win ante lo que perciben como la sucesión del kirchnerismo. Ya arreglaremos con Macri, con De Narváez, con los radicales, etc; pero en principio ganan algo de lo que carecían: capacidad de movilicación y de daño y, si de algo carecía la derecha es de la calle por más caceroleras intentonas y cucos agitados mediáticamente.

Desde aquí la sensación es la de que ha sido un gran error estratégico de Moyano el romper incluso al punto de que sus muchachos, liderados por su hijo menos lúcido, aparecieran en el horario central de la tv cantando "Cristina hija de puta, la puta que te parió" mientras intentaban desabastecer al país y rezaban por una represión que nunca llegó. Pero bueno, la política no es matemática y Moyano seguramente suponga que el kirchnerismo morirá cuando se acabe el mandato de Cristina.

Y ahí está lo que a quien escribe estas líneas más le preocupa: la falta al día de hoy de un posible sucesor que continúe este rumbo y garantice la gobernabilidad que garantiza Cristina Fernández de Kirchner. No me vengan con Budúes Urtubeyes ni Giojas, este proyecto no ha generado aún -y por su propia dinámica- cuadros con posibilidades de gobernar en los que uno perciba la continuidad de este rumbo. Los que están en el podio bajo ningún concepto seguirían el rumbo al que los obliga la presidencia de Cristina. Malas noticias para los que sinceramente esperamos que este rumbo se profundice.

Pero bueno, en horas le tocará a Moyano demostrar su poder de convocatoria y habrá que ver lo que sucede de aquí en adelante, a pocos meses de haber sido electo un Gobierno con el 54% de los votos a 40 puntos de los segundos y con una derecha peronista que aspira a ser un catch-all de las demás derechas. Desde aquí apelamos a la racionalidad aunque, en el fondo, quien escribe estas líneas lamenta intuir que este conflicto -no el sindical manifiesto sino el político latente- seguirá escalando.

En definitiva, no tiene nada de malo ni que Scioli ni Moyano tengan sus aspiraciones políticas, ni que se cuestione el piso al mínimo no imponible, ni que se movilicen los sindicatos que adhieren; el problema está en que se haga política desde otros canales que los correspondientes encubriendo las acciones políticas en reclamos legítimos que podrían ser canalizados de otras maneras.

Saludos
D.F.


Leer el post completo...

Related Posts with Thumbnails